El Vínculo Inquebrantable de la Formación y la Ternura

Posted on

ESJ-2017 0408-001

El Vínculo Inquebrantable de la Formación y la Ternura

(Hombres Cristianos y Sus Madres Piadosas)

Por Tim Challies

El gran deseo de los padres cristianos es que nuestros hijos crezcan en la piedad. Mientras están bajo nuestro cuidado, oramos para que lleguen a confesar a Jesús como Señor, atesoren su Palabra, y sean cada vez más conformes a la imagen de ese gran Salvador. Y mientras oramos, trabajamos duro para entrenarlos en la sana doctrina, para profundizar sus raíces en la Escritura, y para disciplinarlos para su bien.

Sin embargo, todos los padres cristianos también saben que llega un día en que debemos abrir nuestras manos en confianza cuando nuestros hijos se van al mundo. En ese día, esperamos que nuestros hijos no se aparten de los años de instrucción que recibieron de nuestras manos. Esta es una época difícil, porque aun cuando nuestros hijos luchan con el mundo y sus engaños, debemos elegir amarlos con firmeza, para mostrarles el amor inquebrantable del Padre.

En esta colección sobre los hombres cristianos y sus madres piadosas, hemos aprendido del poder de una madre que era espiritualmente fuerte, aunque físicamente débil, y hemos aprendido del poder de una madre que oraba fervientemente. Ahora queremos examinar el poder de una madre que diligentemente entrenó a su hijo en la sana doctrina y lo amó hasta el final.

Un Hogar Feliz

John Gresham Machen nació el 28 de julio de 1881 en Baltimore, Maryland, el segundo de tres hijos nacidos para Arthur y Mary. Arthur era un abogado entrenado en Harvard que dirigía una exitosa práctica y que estudiaba los antiguos clásicos como hobby. Amante de las lenguas, era experto en inglés, latín, griego, francés e italiano. También fue un consumado escritor que tenía una serie de obras en circulación, aunque todas publicadas bajo un seudónimo.

Mary, quien pasó por Minnie, era igual a su marido en inteligencia y amor al conocimiento. Nació en una familia privilegiada en Georgia, cuyo dinero había venido del algodón y de los ferrocarriles. Su herencia religiosa era conservadora, presbiteriana y devota. Ella recibió una licenciatura de Wesleyan College y mantuvo un amor de toda la vida por la lectura y la escritura, e incluso publicó un libro más adelante en vida. Mary era 19 años mas joven que Arthur, cuando se casaron en 1873, él tenía 45 años y ella sólo tenía 24 años. Se instalaron fácilmente en la vida matrimonial y pronto dio a luz a tres niños: Arthur Jr., John Gresham y Thomas.

La vida temprana de Gresham era de facilidad y prosperidad. También era de devoción, pues sus padres eran cristianos comprometidos que asistían a la Iglesia Presbiteriana de Franklin Street, una congregación tradicional y conservadora. Minnie, con quien Gresham siempre tuvo un vínculo especial, tuvo una influencia especialmente significativa en la educación del niño. Fue en su rodilla que había aprendido la Biblia y que por primera vez se enteró de la vida cristiana a través del Progreso del Peregrino. En línea con sus raíces presbiterianas, ella entrenó diligentemente a su hijo en el catecismo de Westminster, llevándolo a comprender y abrazar su teología histórica reformada. Ella consistentemente preparó lecciones bíblicas del domingo por la tarde y discusiones para sus niños. Más tarde, supervisó su educación, leyendo y criticando sus papeles. No pasó mucho tiempo antes de que Gresham se distinguió como un erudito, ocupando el primer lugar en su clase en una serie de temas, que van desde la geometría hasta el griego. A los 15 años, hizo una profesión creíble de fe y fue recibido como miembro pleno de la iglesia.

En este momento, ni él ni sus padres podrían haber adivinado cómo su vida se desarrollaría. Se convertiría en un gran erudito del Nuevo Testamento, aceptaría una posición docente en el seminario preeminente de la nación y eventualmente ayudaría a fundar y dirigir un nuevo seminario y una nueva denominación. También publicaría muchos libros, incluyendo algunos que han resistido la prueba del tiempo y siguen siendo tan importantes y aplicables hoy como el día en que fueron escritos. Se convertiría en un firme defensor de la fe cristiana ortodoxa frente a un creciente liberalismo teológico. Pero no podemos entender su vida posterior sin mirar su confrontación juvenil con ese movimiento creciente y su tentación inicial hacia él.

El Poder de una Madre Consejera

Después de terminar la escuela secundaria con calificaciones superiores, Gresham procedió a la Universidad Johns Hopkins, donde se graduó en los clásicos y se graduó con distinción. Puesto que no tenía una dirección clara en la vida, se dirigió a la Universidad de Chicago para buscar el derecho internacional y la banca, pensando que podría seguir con holgura los pasos de su padre. Sin embargo, después de consultar con sus padres y pastor, decidió inscribirse en el Seminario Teológico de Princeton, aunque dejó claro que no tenía ningún interés en la ordenación o el ministerio pastoral. Aquí estudió bajo una facultad distinguida y, una vez más, demostró ser un estudiante capaz.

En 1905, Gresham decidió estudiar en Alemania durante un año, y fue aquí que él soportó un desafío inesperado al entrenamiento sano que él había recibido como niño. El desafío vino en forma de liberalismo teológico alemán, y especialmente sus dudas sobre la resurrección milagrosa de Jesús. Había sido entrenado en el aula para contrarrestar las reivindicaciones del liberalismo, pero no había estado preparado para encontrar esa teología en la forma de profesores que eran cálidos y caritativos y que parecían ser ejemplos de piedad cristiana. De un teólogo liberal escribió: "Herrmann afirma muy poco de lo que he estado acostumbrado a considerar como esencial para el cristianismo; sin embargo, no hay duda en mi mente, de que es un cristiano y un cristiano de un tipo peculiarmente serio.” Oyó la teología de este hombre que le habían enseñado era anti-bíblica, pero vio una fe mucho más profunda y más cálida que la suya. ¿Podría ser que el liberalismo no fuera una amenaza para la fe cristiana sino un medio para desbloquearla?

Mientras Gresham se encontró luchando con las afirmaciones del liberalismo, también fue atraído por su respetabilidad. Se sentía atrapado entre dos entendimientos contradictorios de la fe cristiana, una que era tradicional pero que se veía como algo aburrido y otro que era fresco y se veía como respetable. Fue en esta crisis que volvió a mirar a su madre, a quien seguía admirando y dependiendo en sabiduría. Más tarde escribió de ella: "No veo cómo alguien podría conocer bien a mi madre sin estar siempre seguro de que cualquier cosa que pueda haber en el cristianismo, el verdadero corazón del cristianismo se encuentra en la muerte expiatoria de Cristo". Minnie luchó con una creciente ansiedad por las dudas de su hijo. Pero debido a que estaba arraigada en las Escrituras, sabía que no debía entrar en pánico y confrontar a su hijo con miedo o ira. Confiando en la gracia de Dios, eligió proporcionarle consuelo y amor firme. Ella le escribió: "Pero una cosa puedo asegurarte de que nada de lo que pudieras hacer me impediría amarte, nada. Es bastante fácil afligirme. Tal vez me preocupe demasiado. Pero mi amor por mi hijo es absolutamente indestructible. Confío en cualquier cosa que venga. Y tengo fe en ti también y creo que la fuerza vendrá a ti para tu trabajo sea cual sea, y que el camino se abrirá.”

Regresando por el amor de su madre, junto con el consejo de otros mentores piadosos, la crisis de Gresham pronto fue reprimida, y volvió a la sana doctrina en la que fue criado. Uno de los biógrafos de Gresham escribiría: "Nadie rivalizó seriamente con su madre en su capacidad de satisfacer su necesidad de profunda simpatía espiritual o en su afán por su afecto y admiración". Con la ayuda de Dios, la combinación del entrenamiento y la ternura ganó a su hijo de vuelta a sus raíces.

Pronto tomó una posición en Princeton enseñando el Nuevo Testamento y se hizo muy amado y muy respetado entre profesores y estudiantes. Él enseñaría en Princeton hasta 1926, aunque su tiempo allí sería interrumpido por el servicio de ultramar durante la Primera Guerra Mundial. Pero el liberalismo continuaría su ascendencia, forzándolo a actuar. En 1929, él tomaría la iniciativa en la fundación del Seminario Teológico de Westminster, y en 1936, una nueva denominación, la Iglesia Presbiteriana Ortodoxa.

Debido a que Greham era un soltero de por vida, su madre seguiría siendo la mujer más cercana en su vida hasta su muerte en 1931. Este fue el evento más doloroso que había experimentado, porque nadie le había tenido más estima que su madre. Nadie había sido tan inquebrantablemente leal a él. Tal vez nadie había impactado tanto a él. Una vez ella le escribió: "No puedo expresar a medias mi orgullo y gozo profundo en tu trabajo.” Mi madre parece Al menos para mí, el ser humano más sabio y mejor que he conocido. Has manejado de una manera muy capaz el problema más importante de la época, y has dado voz a mis propios sentimientos mucho mejor que yo misma.” El día en que la familia la dejó descansar, Gresham escribió: “Mi madre parece al menos para mí, el ser humano más sabio y mejor que he conocido.”

Dios usó el poderoso intelecto de Minnie y su cálida bondad para levantar a un hombre que beneficiaría a generaciones de cristianos por su firme defensa de la fe. Y continúa utilizando a estas madres hasta nuestros días. Madres: mientras luchan por instruir a sus hijos en la Palabra y en la sana doctrina, aprended de Minnie que vuestro trabajo está estableciendo una base sólida para los años venideros. A medida que se esfuerzan por mostrar un amor firme a sus hijos vacilantes, aprender de Minnie que Dios a menudo utiliza tal compasión para atraer a sus hijos de nuevo a sí mismo. A través de su entrenamiento y su ternura, estás mostrando el amor del Padre.

Minnie había sido la primera maestra de su hijo y, con su esposo, la que lo llevó a Cristo. “Sin lo que obtuve de ti y de mi Madre", le decía a su padre, "desde hace mucho tiempo habría abandonado todos los pensamientos de religión o de una vida moral. . . . . . . Lo único que me permite obtener algún beneficio de mis oportunidades aquí es la presencia continua conmigo en espíritu de ti y de mi Madre y la enseñanza cristiana que ustedes me han dado.” En su momento de mayor necesidad, ella lo había consolado con amar y aconsejarle con la Palabra de Dios. Ella había permanecido leal a él en esa crisis y con cada otra controversia que él sobrellevó. En su obra más grande y duradera, el Cristianismo y el Liberalismo , fue conveniente que su primera página incluyera esta sencilla dedicación: «A mi madre».

La información para este artículo fue tomada de J. Gresham Machen: A Guided Tour of His Life and Thought por Stephen Nichols y J. Gresham Machen: A Biographical Memoir por Ned Stonehouse. Esta breve reseña de Randy Oliver también fue útil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s