¿Cuáles Son Las Acechanzas de Satanás? (2ª. Parte)

Posted on

ESJ-2017 1121-001

¿Cuáles Son Las Acechanzas de Satanás? (2ª. Parte)

Por Paul Lamey

En la 1ª. Parte, presenté la necesidad de entender las acechanzas de Satanás al buscar librar la guerra contra la iglesia. En lugar de buscar lo sensacional, los creyentes deben comprender que las obras de Satanás son mucho más comunes de lo que podríamos imaginar. Martyn Lloyd-Jones dice: “Nuestro enemigo no solo es poderoso sino que también es sutil … Sus métodos y la variedad de sus armas son tales que no podemos permitirnos dar nada por sentado. Nunca debemos relajarnos … Nunca hay vacaciones en el reino espiritual.”

Hasta ahora, hemos visto que Satanás busca:

1) Para explotar el descuido en nuestro caminar con Cristo (Efesios 6:11b; 1 Pedro 5: 8) 2) Fomentar la inmadurez perpetua entre los creyentes (Efesios 4:14) 3 ) Explotar la división en la iglesia (Efesios 4:26- 27)

4) Exaltar el orgullo en el ministerio (2 Cor 12: 7; 1 Tim 3:6-7)

El orgullo en el ministerio es como una chispa que tiene el potencial de causar destrucción donde sea que se incendie. Ningún pastor o anciano es inmune a la tentación de exaltarse a sí mismo en el ministerio. Aquellos como Diotrefes que aman el lugar de prominencia son como un cáncer en el rebaño (3 Juan 9). Otros, como Alejandro, el calderero, hacen daño al ministerio al oponerse constantemente a la enseñanza bíblica. Por esta razón, Pablo prevé que algunos de los ancianos de Éfeso desviarán divisivamente al rebaño (Hechos 20:30).

Escribiendo a la iglesia de Corinto, Pablo conecta explícitamente a tales intrigantes con la obra de Satanás: “Porque los tales son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. Y no es de extrañar, pues aun Satanás se disfraza como ángel de luz. Por tanto, no es de sorprender que sus servidores también se disfracen como servidores de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras.” (2 Cor 11: 13-15).

A esta precaución se suma la necesidad de que los jóvenes ancianos sean probados en la fe porque la alternativa será un desastre para el joven ministro y la iglesia. El anciano no debe ser “no un recién convertido, no sea que se envanezca y caiga en la condenación en que cayó el diablo.” (1 Tim 3:6). Los jóvenes pastores-ancianos están especialmente abiertos al diluvio de orgullo inmaduro, porque sus vidas pueden ser una confesión clara, pero no se ha sostenido a través de la perseverancia y ganada con esfuerzo y fidelidad.

Incluso el veterano experimentado del evangelio no es inmune a ese orgullo diabólico. El mismo Pablo confesó: “Y dada la extraordinaria grandeza de las revelaciones, por esta razón, para impedir que me enalteciera, me fue dada una espina en la carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca.” (2 Cor 12:7). Independientemente de cuál haya sido su “aguijón”, el Señor de hecho permitió que Satanás le enseñase la humildad a su apóstol.

5) Llenar las relaciones cristianas con egoísmo y mundanalidad (Santiago 4:7, 1 Cor 7:5)

Santiago se dirigió a la incipiente iglesia y su tendencia a librar una guerra contra sí misma. La fuente del conflicto no era otra cosa que sus propios placeres pecaminosos que se les permitían gobernar y potencialmente arruinar su compañerismo (Mer 4: 1-3). Además, su mundanalidad, que era como una amistad de cohabitación adúltera con una amante, era en realidad hostilidad al único Dios verdadero (Stg 4: 4). ¿Cuál fue el consejo de Santiago para este orgullo cáustico y mundanalidad? “Por tanto, someteos a Dios. Resistid, pues, al diablo y huirá de vosotros.” (Sant 4:7). La lucha de la iglesia solo se sintió a nivel humano, pero Satanás acechaba detrás de la escena. El consejo de Santiago es no tomar una postura proactiva contra Satanás, sino adoptar una postura sumisa hacia el Señor Jesucristo.

Las acechanzas de Satanás también se sienten en la relación del matrimonio sagrado. La unión física del matrimonio se da como un obsequio para el esposo y la esposa, pero Pablo advierte que no se convierta en una fuente de negociación arbitraria o se descarte anhelosamente. Él conecta esta tentación egoísta con la obra de Satanás. Él escribe: “No os privéis el uno del otro, excepto de común acuerdo y por cierto tiempo, para dedicaros a la oración; volved después a juntaros a fin de que Satanás no os tiente por causa de vuestra falta de dominio propio.” (1 Cor 7:5). Proteger la pureza integral de nuestro matrimonio y disfrutar el regalo de Dios es una guerra espiritual para cada pareja casada.

6) Velar el evangelio a los perdidos (2 Cor 4:3-4, Lucas 8:12, Ef 2:2)

Desde el principio, Satanás ha tratado de arrojar dudas sobre la Palabra de Dios con su repetido refrán, “¿¿Conque Dios os ha dicho…?”, También buscando comprometer la obra redentora y cósmica de Cristo (Gen 3, Mateo 4, Lucas 4).

De diversas maneras, no todas nos son reveladas por las Escrituras, Satanás ciega las mentes de los incrédulos. En 2 Corintios 4:3-4 Pablo escribe: “Y si todavía nuestro evangelio está velado, para los que se pierden está velado, 4 en los cuales el dios de este mundo ha cegado el entendimiento de los incrédulos, para que no vean el resplandor del evangelio de la gloria de Cristo, que es la imagen de Dios. ” De manera similar, Jesús dijo: “Y aquéllos a lo largo del camino son los que han oído, pero después viene el diablo y arrebata la palabra de sus corazones, para que no crean y se salven.” (Lucas 8:12).

Nuestra vida antes de Cristo se describe como estando bajo el control del dominio temporal de Satanás. Pablo dice: “en los cuales anduvisteis en otro tiempo según la corriente[a] de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia,” (Efesios 2:2). La buena noticia es que “El nos libró del dominio de las tinieblas y nos trasladó al reino de su Hijo amado” (Col 1:13).

¿Y ahora qué?

Lo que vemos en todos estos asechanzas es que Satanás es explotador, sin embargo las personas a menudo son cómplices en cumplir sus órdenes (aunque sin saberlo). La realidad es que la obra explotadora de Satanás a menudo se cruza con la vida cotidiana del pueblo de Dios. Por esta razón, es vital entender que esta es una batalla espiritual y no un mero esfuerzo humano. “Porque nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los poderes de este mundo de tinieblas, contra las huestes espirituales de maldad en las regiones celestiales.” (Efesios 6:12).

Sin embargo, también es fundamental entender que Dios, el Señor, ha equipado completamente a su iglesia con todo lo que necesitamos para estar firmes, sin compromiso y firmes en la fortaleza que Él provee. Nunca una vez se nos exhorta a “atar” a Satanás, a hablar con él, o a molestar indebidamente a nuestras almas con sus maquinaciones desviadas. Más bien, se nos aconseja: “fortaleceos en el Señor y en el poder de su fuerza” (Efesios 6:10). El Dios trino, revelado en la obra de Cristo, fortalecido por su Espíritu que mora en nosotros, en comunión con Su Iglesia, y estar firme en su Palabra es suficiente para usted. Entonces, Lutero tenía razón: “¡No temeremos porque Dios ha querido, que su verdad triunfe a través de nosotros!”

Paul Lamey es el pastor de uno de nuestros nueve campus de TES, y se desempeñó como pastor de predicación y desarrollo de liderazgo en Grace Community Church en Huntsville, Alabama, desde 2002.

2 comentarios sobre “¿Cuáles Son Las Acechanzas de Satanás? (2ª. Parte)

    Abimael Garcia escribió:
    29 noviembre 2017 en 12:06 am

    Tendrán algún artículo sobre los atributos de Dios?

    Armando Valdez respondido:
    29 noviembre 2017 en 12:26 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s