La Mayor Ofensa De Las Indulgencias

Posted on Actualizado enn

ESJ-2017 1117-005

La Mayor Ofensa De Las Indulgencias

Por Cameron Buettel / John F. Macarthur
Hechos 8:18-20

¿Dónde está tu línea teológica límite?

Como cristiano, ¿cuánto de un ataque al carácter de Dios o su evangelio podría soportar antes de que su justa indignación se eleve en respuesta? Y cuando se ha alcanzado ese umbral, ¿puedes canalizar esa pasión de una manera que honre a Dios y promueva Su evangelio?

Comenzamos esta serie al examinar uno de los incidentes más explosivos de justa indignación en la historia de la iglesia. Sucedió hace quinientos años, lo que desató la Reforma Protestante.Cuando la Iglesia Católica Romana llenó sus arcas mediante la venta de promesas falsas de indulgencias concernientes al favor de Dios y la vida futura, cruzaron la línea teológica limite de Martín Lutero. Hace poco le pedimos a John MacArthur que describa la situación que provocó las noventa y cinco tesis, y por qué esos eventos provocaron una respuesta tan hostil por parte de Lutero.

El punto final de John fue su punto más importante: cualquier intento de mediar humanamente el favor de Dios es, finalmente, un ataque directo al evangelio mismo.

Después de todo, la mayor bendición de Dios para nosotros, la salvación a través del sacrificio de su Hijo, vino a nosotros a un costo infinito para Él. Sin embargo, en Su bondad y gracia, Él da libremente ese regalo a todos los que vienen a Él en arrepentimiento y fe. Cristo ha hecho esto pagando en su totalidad la grave deuda contraída por nuestros múltiples pecados. Además, atribuye libremente su propia justicia perfecta a la cuenta del creyente (2 Corintios 5:21).

¿Cómo se atreve alguien a insultar la gracia de Dios al pensar que nuestro insignificante poder de compra a través del esfuerzo humano o el gasto financiero puede compararse con el precio infinito que ya ha pagado El por nosotros? Es el último insulto a la gracia divina y una repugnante perversión del glorioso evangelio. Es por eso que el apóstol Pablo pronunció la condenación sobre cualquiera que se atreva a hacer cualquier alteración o adición al evangelio puro de Dios (Gálatas 1:8-9).

Es a la vez blasfemo y ridículo creer que el favor de Dios puede ser comprado o vendido humanamente. El apóstol Pedro dejó esto en claro cuando se encontró con un hechicero llamado Simón.

Cuando Simón vio que el Espíritu se daba por la imposición de las manos de los apóstoles, les ofreció dinero, diciendo: Dadme también a mí esta autoridad, de manera que todo aquel sobre quien ponga mis manos reciba el Espíritu Santo. Entonces Pedro le dijo: Que tu plata perezca contigo, porque pensaste que podías obtener el don de Dios con dinero (Hechos 8:18-20).

Los apóstoles se negaron a comercializar las bendiciones de Dios, ni dejarían que nadie siquiera pensara en comprarlas. Como hemos visto a lo largo de esta serie, Cristo, los apóstoles y Martín Lutero han dejado a todos los cristianos un modelo que debemos emular por el bien de la gloria de Dios y su evangelio.

Trágicamente, muchas voces cristianas influyentes actualmente abogan u operan de una manera que permite la coexistencia pacífica con los vendedores ambulantes de indulgencia de nuestros días. Su completa falta de celo no guarda ningún parecido con los reformadores, los apóstoles o el Señor mismo. No tienen indignación contra la blasfemia o carecen de pasión por el evangelio. De cualquier manera, están abandonados en su deber bíblico de “instruir en sana doctrina y también reprender a quienes la contradicen” (Tito 1:9).

Nadie ama a los pacifistas espirituales de nuestros días más que a los terroristas espirituales. No podemos hacer la vista gorda pasivamente a nadie que piense que la gracia de Dios es un producto que se puede comprar o vender en el mercado religioso. Y mientras que, como cristianos, no estamos llamados a una retribución física, una retórica rencorosa o las salvajes sacudidas de una diatriba de Facebook, tenemos la responsabilidad de exponer “las obras de las tinieblas” (Efesios 5:11) y advertir a los que están en peligro ( Ezequiel 3: 17-21, Hechos 20:31, 1 Tesalonicenses 5:14, Judas 22-23).

Debemos mantener una postura de fidelidad a la exclusividad de la verdad bíblica y la exclusividad de la compra de Cristo de nuestra redención. Tenemos el deber cristiano de reprender a los extorsionadores y advertir a los que están siendo extorsionados en nombre de Dios. El silencio no era una opción para Martin Lutero ni debería serlo para nosotros.


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B171115
COPYRIGHT ©2017 Grace to You

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s