Por Qué Necesitas Desesperadamente Al Espíritu Santo

Posted on

ESJ-2018 0206-001

Por Qué Necesitas Desesperadamente Al Espíritu Santo

Por Jordan Standridge

¿Cuándo fue la última vez que suplicaste a Dios por ayuda? Ya sea que comprensión de las Escrituras o aplicación a su vida. O si es un deseo de mortificar un pecado en particular, o pedirle una puerta abierta para compartir el Evangelio, ¿con qué frecuencia pasa un poco de tiempo rogándole por ayuda?

Quiero decir, ¿podemos hacer algo espiritual aparte de la ayuda del Espíritu Santo?

Recientemente leí una cita que me llenó de convicción.

John Owen, hablando sobre el ministerio del Espíritu Santo, dijo:

Para un hombre emprender solemnemente la interpretación de cualquier parte de la Escritura sin invocación de Dios, para ser enseñado e instruido por su Espíritu, es una gran provocación a Él; ni esperaré el descubrimiento de la verdad de cualquiera que de este modo se enorgullezca de participar en un trabajo que está muy por encima de su capacidad.

Y como dice Dale Ralph Davis, “somos culpables de arrogancia, no simplemente negligencia, cuando no suplicamos la ayuda del Espíritu en el estudio de las Escrituras”.

Me gustaría recordarles una verdad simple que todos tendemos a descuidar, es decir, debemos ser dependientes del Espíritu Santo en busca de ayuda en tres áreas principales de la vida.

Necesitamos Ayuda Cuando Estamos Expuestos A La Palabra De Dios

Cuando realmente entendemos nuestra completa incapacidad no solo para aplicar la Palabra de Dios a nuestras vidas, sino incluso para entenderla (1 Co. 2:14 ), se vuelve mucho más fácil depender del Espíritu Santo para obtener ayuda. Es muy fácil leer capítulos de la Biblia sin solicitar la ayuda del Espíritu Santo. Algunos pastores incluso preparan sermones completos sin pedirle al Espíritu Santo que ilumine sus mentes. Miles, si no millones, de personas conducen a la iglesia cada domingo por la mañana sin pedirle al Espíritu Santo que use el mensaje que escucharán para penetrar sus corazones duros y hacer que se transformen.

Muchos de nosotros, incluso aquellos de nosotros que vamos a “iglesias sólidas” donde se predica la Palabra y nuestro pastor fielmente busca crear sermones que serán un aliento para nuestra alma, ¡necesitamos desesperadamente pedirle al Señor que nos cambie! Quizás especialmente aquellos de nosotros que estamos constantemente sentados bajo una sólida predicación expositiva, ya que es tan fácil para nuestros corazones volverse aburridos. Ya que son los espíritus santos los que nos llevan a la verdad (Juan 16:13) Es tonto y francamente peligroso aparecer y escuchar la Palabra de Dios, o leerla en nuestras devociones, sin pedirle al Señor que ilumine nuestros corazones y nos cambie a nosotros para ámarlo más.

Necesitamos La Ayuda Del Espíritu En Nuestra Batalla Contra El Pecado

Antes de la salvación, no podíamos dejar de pecar. Eramos esclavos de eso (Romanos 6:20). Ahora que somos creyentes y hemos recibido corazones nuevos, es el Espíritu el que obra en nuestros corazones para convencernos del pecado (Juan 16: 8). Es solo por el Espíritu Santo que somos capaces de decir no al pecado. Sin embargo, es tan fácil caminar por la vida sin pedirle al Señor que nos ayude en nuestra batalla constante contra la carne.

Como Spurgeon dijo tan elocuentemente: “Si él te da la gracia para hacerte creer, él te dará la gracia de vivir una vida santa después”.

En pocas palabras, el Señor desea que seamos santos y que ha dado al Espíritu Santo como ayuda para hacer que eso suceda. Nunca seremos perfectamente santos como Él en la tierra, pero eventualmente llegaremos al Cielo. Saber que el Espíritu Santo está dentro de nosotros y desea que seamos santos es una motivación muy necesaria para decir no al pecado (1 Corintios 6:19-20). Debemos recordar constantemente esta verdad, y debemos estar constantemente pidiéndole al Padre que haga que el Espíritu exponga nuestros corazones, nos ayude y nos haga odiar y matar el pecado.

Necesitamos La Ayuda Del Espíritu Para Compartir El Evangelio

¿Cuándo fue la última vez que le pediste a Dios que te diera las palabras para decir mientras conversas con un incrédulo? Si no ha tenido ninguna conversación últimamente, ¿cuándo fue la última vez que oró por una puerta abierta? Si descubre que no está evangelizando, entonces debo preguntarle si confía en el Espíritu Santo. La Biblia te llama a participar en la evangelización, tal vez no tan a menudo como tu pastor o el misionero que apoyas, pero estás llamado a evangelizar a aquellos en el círculo en el que Dios te ha colocado soberanamente.

Debes compartir el Evangelio como un embajador de Cristo, no tienes opción (2 Corintios 5:20). Y sin el Espíritu Santo no puedes.¡Esa es precisamente la razón por la que debes estar constantemente consciente de tu necesidad de Su ayuda y confiar constantemente en Él para esta importante tarea!

Es sabido que Hudson Taylor le dijo a un compañero misionero: “Hermano, si quiere entrar en esa provincia, debe ponerse de rodillas”. Qué tonto sería hacer evangelismo y no pedirle al Espíritu Santo, el Único capaz de reemplazar corazones de piedra con corazones de carne (Ezequiel 36:26): para ayudarle a alcanzar las almas que le rodean. ¡Recuerde su necesidad de evangelizar, y lo más importante, su necesidad del Espíritu Santo!

Estas son verdades que todos conocemos y amamos, pero, la mayoría de las veces, podemos descuidar. Es imperativo que estemos siempre alertas al hecho de que por nuestro propio poder no podemos hacer nada (Juan 15:5), sino solo a través del Espíritu Santo podemos glorificar a nuestro Padre Celestial. Sea animado, y la próxima vez que esté expuesto a la Palabra, a su pecado, o a un incrédulo, pídale a Dios que permita que el Espíritu Santo lo cambie, lo ayude y lo anime a ser fiel.

3 comentarios sobre “Por Qué Necesitas Desesperadamente Al Espíritu Santo

    Onamerh escribió:
    6 febrero 2018 en 4:36 pm

    El espíritu santo. en estos tiempos la Doctrina del Cordero de Dios nos explica que significa y que todos sin excepción somos consecuencia de ello. Porque es el verbo viviente del Padre Jehová que ha creado todas las cosas. Entender el contenido de su divino evangelio es encontrar la luz para comprender como hizo sus obras maravillosas en su universo expansivo pensante viviente e inteligente. Y nos recuerda lo que nos enseño Jesús: Que solo el conocimiento y el trabajo nos conduce al reino del Padre Celestial,

    Sergio escribió:
    11 febrero 2018 en 7:55 pm

    LA PROMESA DEL ESPÍRITU SANTO
    Antes de ascender al cielo, el Señor Jesús les dio ciertas instrucciones a los discípulos, registradas en Lucas 24:49 y en el capítulo 1 de Hechos, que dicen así:

    “He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros;
    Pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén,
    Hasta que seáis investidos de poder de lo alto.” (Lucas 24:49)

    Hechos 1:4-5 Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo oísteis de mí.
    Porque Juan ciertamente bautizó con agua, más vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días.

    Según la orden que el Señor les dio a los discípulos, ellos se tenían que quedar en Jerusalén a esperar la promesa del Padre…Ahora la pregunta que surge es:

    ¿Cuál fue la promesa que Dios les había hecho a los discípulos por intermedio del Señor Jesucristo?
    Para contestar esta pregunta vea el artículo:
    http://lafeya.blogspot.com.uy/2015/09/la-promesa-del-espiritu-santo-parte-i.html

    Onamerh escribió:
    14 febrero 2018 en 3:46 pm

    Todos somos consecuencia del Espíritu Santo del Padre Creador Jehová. Y todos nosotros necesitamos de sus infinitos conocimientos, sus infinita ciencia solar u divina, para nuestro desarrollo evolutivo.La cual nos permitirá encontrar el verdadero camino a su santo Reino Celestial. Y hoy ese camino de su conocimiento divino esta plasmado en su Doctrina del Cordero de Dios. La cual nos ayude a entender y comprender mejor sus santas obras universales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s