¿Por Qué Hay Tantas Diferentes Interpretaciones De La Biblia?

Posted on

ESJ-2018 0205-003

¿Por Qué Hay Tantas Diferentes Interpretaciones De La Biblia?

Por GREG HARRIS

Antes de irme al seminario, dos queridos amigos me hicieron preguntas casi idénticas, resumidas como: ¿cómo pueden las personas que aman a Dios y su Palabra terminar con interpretaciones tan diferentes? Dije que no sabía pero que vería lo que podría averiguar. Me tomó años determinar que la respuesta se reduce a dos preguntas simples: (1) ¿cuál es el primer pacto de Dios en la Biblia, y cuál es la hermenéutica utilizada para interpretarlo ?, y (2) ¿cuál es el segundo pacto? de Dios en la Biblia, y ¿cuál es la hermenéutica utilizada para interpretarlo? La manera en que uno responda estas preguntas establecerá una trayectoria de gobierno sobre cómo se interpretará el resto de las Escrituras, correcta o incorrectamente. Comenzaremos respondiendo la primera de estas preguntas.

EL PRIMER PACTO DE DIOS EN LA BIBLIA ES EL PACTO NOÉCNICO

Como sabemos, el pecado de Adán y Eva tuvo un gran impacto. Para cuando Génesis 6 ocurre, Dios ya no podría llamar bueno a su creación:

5 Y el Señor vio que era mucha la maldad de los hombres en la tierra, y que toda intención de los pensamientos de su corazón era sólo hacer siempre el mal 6 Y le pesó al Señor haber hecho al hombre en la tierra, y sintió tristeza en su corazón. 7 Y el Señor dijo: Borraré de la faz de la tierra al hombre que he creado, desde el hombre hasta el ganado, los reptiles y las aves del cielo, porque me pesa haberlos hecho. (Gen 6:5-7)

Después de que Dios le informó a Noé que Dios estaba a punto de destruir su tierra e instruyó a Noé para que construyera un arca, Dios usó una palabra que no aparece previamente en Génesis, la palabra pacto en Génesis 6:17-18:

17 Y he aquí, yo traeré un diluvio sobre la tierra, para destruir toda carne en que hay aliento de vida debajo del cielo; todo lo que hay en la tierra perecerá. 18 Pero estableceré mi pacto contigo; y entrarás en el arca tú, y contigo tus hijos, tu mujer y las mujeres de tus hijos.

Dios mismo dijo que establecería “Mi pacto contigo”. Notamos dos puntos importantes acerca de este pacto, llamado el pacto Noético o Noaciano. Primero, Dios lo llamó “Mi pacto”, no un pacto, ni su pacto, ni nuestro pacto. En segundo lugar, Dios usó el tiempo futuro, declarando: “Estableceré mi pacto contigo”. Entonces, cualquier cosa que Dios hiciera, lo anunció aquí primero en Génesis 6:18 pero eligió no revelar exactamente lo que eso implicaba hasta un momento tiempo posterior.

Antes de ir más allá, es importante establecer una definición básica para la palabra pacto y considerar un ejemplo bíblico que nos ayude a entender el concepto. En términos más simples, un pacto es un acuerdo legalmente reconocido y legalmente vinculante entre dos o más partes. Los pactos se pueden aplicar a individuos o grupos de personas, como países que firman un tratado de guerra o celebran acuerdos comerciales.

Los pactos bíblicos también pueden variar según el contexto, pero tal vez el profeta Malaquías capte mejor la naturaleza de los pactos bíblicos. Malaquías 2:14 declara: “Y vosotros decís: “¿Por qué [esta Dios enojado]?” Porque el Señor ha sido testigo entre tú y la mujer de tu juventud, contra la cual has obrado deslealmente, aunque ella es tu compañera y la mujer de tu pacto.”

En este punto de la historia de Israel, el pueblo judío se había ido al exilio babilónico a causa de sus pecados y había regresado a su tierra debido a la fidelidad de Dios. Cuando regresaron a la tierra, comenzaron a dejar de lado a sus esposas mayores para supuestamente esposas gentiles “nuevas y mejoradas”. Dios reprendió a su pueblo descarriado por sus pecados y, al hacerlo, dio un claro ejemplo de lo que es un pacto. En resumen, cada vez que una pareja se casa, entran en un acuerdo de pacto, siendo un acuerdo legalmente reconocido y legalmente vinculante entre dos o más partes. En general, hay términos del pacto para una o ambas partes, que en la sociedad contemporánea toman la forma de votos matrimoniales. Los pactos a menudo tienen señales de que están vigentes, como el intercambio de anillos. Más importante aún, el pacto debe tener una ratificación oficial o un punto de partida. No es hasta que el que realiza la boda dice “ahora los declaro marido y mujer” que el pacto matrimonial se ratifica; es decir, ahora es oficial en todos sus aspectos.

Con esta definición de pacto en mente, ahora podemos reanudar nuestra discusión sobre el pacto Noé. Aunque la primera referencia explícita a un “pacto” ocurre en Génesis 6:18, Dios no dio los detalles de su pacto hasta después del diluvio en Génesis 9: 8-17:

8 Entonces habló Dios a Noé y a sus hijos que estaban con él, diciendo:9 He aquí, yo establezco mi pacto con vosotros, y con vuestra descendencia después de vosotros, 10 y con todo ser viviente que está con vosotros: aves, ganados y todos los animales de la tierra que están con vosotros; todos los que han salido del arca, todos los animales de la tierra. 11 Yo establezco mi pacto con vosotros, y nunca más volverá a ser exterminada toda carne por las aguas del diluvio, ni habrá más diluvio para destruir la tierra. 12 Y dijo Dios: Esta es la señal del pacto que hago entre yo y vosotros y todo ser viviente que está con vosotros, por todas las generaciones: 13 pongo mi arco en las nubes y será por señal del pacto entre yo y la tierra. 14 Y acontecerá que cuando haga venir nubes sobre la tierra, se verá el arco en las nubes, 15 y me acordaré de mi pacto que hay entre yo y vosotros y entre todo ser viviente de toda carne; y nunca más se convertirán las aguas en diluvio para destruir toda carne. 16 Cuando el arco esté en las nubes, lo miraré para acordarme del pacto eterno entre Dios y todo ser viviente de toda carne que está sobre la tierra. 17 Y dijo Dios a Noé: Esta es la señal del pacto que he establecido entre yo y toda carne que está sobre la tierra.

Se deben observar varias observaciones de este texto. Primero, Dios se refirió a lo que está haciendo como “Mi pacto” tres veces en este texto (Génesis 9: 9, 11, 15). En segundo lugar, ya no usaba el tiempo futuro como lo había hecho antes en Génesis 6:18, ya que su pacto ahora estaba siendo ratificado. En tercer lugar, al igual que con otros pactos, este pacto tiene una señal, es decir, el arco iris de Dios (Gen 9: 12-13). En cuarto lugar, Dios vio este acuerdo como un pacto eterno (Gen 9:16). Quinto, este pacto es “entre Dios y todo ser viviente de toda carne que está sobre la tierra” (Génesis 9:16). Sexto, Dios estipuló que nunca más destruiría la tierra por medio de un diluvio.

VERDAD CENTRAL: Quien hace el pacto es el que tiene la responsabilidad de hacer su parte. En el pacto Noético, es solo Dios quien hace un pacto con Noé y los seres vivientes de la tierra de ese tiempo en adelante.

Este sexto punto merece un trato especial. Quien hace el pacto es el que tiene la responsabilidad de hacer su parte. Este acuerdo no implica que Dios y Noé hagan un pacto bilateral entre ellos. Solo Dios hace un pacto con Noé y los seres vivientes de la tierra de ese tiempo en adelante. En este pacto particular, Dios se compromete con Su propia palabra a realizar ciertas acciones futuras, pero no obliga a Noé ni a sus descendientes bajo ninguna obligación. Ellos -y nosotros- simplemente disfrutamos de los beneficios del pacto que solo Dios ratificó.

Por lo tanto, Dios lo llama “Mi pacto” en todo, no nuestro pacto, aunque somos los beneficiarios de Su buena gracia. Dios es el que tiene las estipulaciones en esta parte, es decir, nunca destruir su tierra por medio de un diluvio. Dios es quien crea la señal de este pacto en el cielo. Entonces, después de que llueve, y miras y ves el arco iris de Dios en el cielo, estás mirando el arco iris de Dios del pacto que Él ratificó, como se describe en Génesis 9.

Algunos de ustedes pueden estar pensando, bueno, eso está bien y bien, pero ¿cuál es el problema con el pacto Noético? ¿Qué tiene que ver este primer pacto bíblico con tantas interpretaciones diferentes de las Escrituras? Aquí viene nuestra primera “separación de los caminos” bíblicamente en cómo uno responde esta pregunta crítica que debe ser respondida:

LA PRIMERA PREGUNTA DE INTERPRETACION CLAVE: ¿Cuál es el primer pacto de Dios y cuál es la hermenéutica utilizada para interpretarlo?

Una vez más, no nos dirigimos a los “cristianos” liberales que niegan la inspiración y la infalibilidad de las Escrituras. Su hermenéutica es irrelevante, porque ni siquiera han identificado correctamente la fuente de la que están leyendo. La mayoría de ellos ven Génesis 1-11 como material de cuento de hadas, ciertamente no son verdades literales que explican eventos de la creación a través del diluvio.

Pero para aquellos que aman la Palabra de Dios, esta pregunta debe ser respondida, y la forma en que se responde afecta su interpretación de mucho más de la Biblia. ¿El pacto de Noé es el primer pacto de Dios?

Muchos enseñan como doctrina uno o dos pactos que no están en la Biblia y no son utilizados por Jesús en ninguno de los relatos de Lucas 24 cuando enseña verdades doctrinales acerca de Sí mismo. ¿Cuál es su hermenéutica? También junto a esto, ¿Cuál es la hermenéutica utilizada para entender el pacto Noético para aquellos que aceptan la Biblia como la Palabra de Dios? ¿Toman este relato bíblico como una aplicación o lecciones de vida, similar a 1 Corintios 10:6, 11? Por ejemplo, ¿Será que el punto enseñado en esta sección es algo como “Dios quiere que hagas arcoiris de tus tormentas”? Como puede ver, es extremadamente importante cómo uno interpreta, o malinterpreta, esta Escritura.

Para reiterar: sostengo que el pacto de Noé de Génesis 6-9 fue el primer pacto de Dios y que Dios tuvo la intención de una hermenéutica literalmente gramatical. Noé y sus hijos eran personas reales. Realmente hubo un diluvio mundial enviado por Dios. La gente fuera del arca pereció cuando Dios envió el diluvio. Dios conservó a Noé y otros siete humanos y diferentes animales en el arca en medio del diluvio. Después de que disminuyeron las aguas del diluvio, Dios mismo entró en su primer pacto con Noé y sus descendientes “y todo ser viviente de toda carne”. Solo Dios ratificó este pacto; Dios lo llamó un pacto eterno; Dios dio su arcoiris en el cielo como la señal visible de Su pacto. Además, comprometido ahora bajo Su propia palabra, Dios nunca más destruirá el mundo por medio de un diluvio.

Todos estos detalles sobre el pacto Noético tienen sentido con una comprensión normal del lenguaje, una interpretación normativa literal-gramatical. Nada es loco y extraño; no hay que abusar de nada en una interpretación, por ejemplo, si alguien propusiera que el arca de Noé era en realidad una cápsula espacial que orbitaba alrededor de la Tierra. Aceptamos la Palabra de Dios por lo que es, y en este caso, una comprensión normativa de este pasaje de las Escrituras tiene sentido.

LA SEGUNDA DIVISIÓN TEOLÓGICA PARA LOS CREYENTES BÍBLICOS

Voy a poner esto a nuestra consideración:

LA SEGUNDA PREGUNTA DE INTERPRETACION CLAVE: ¿Cuál es el segundo pacto de Dios y cuál es la hermenéutica utilizada para interpretarlo?

Aunque puede ser difícil para algunas personas aceptarlo como tal, la forma en que se responden estas dos preguntas afecta cómo uno se acerca e interpreta todo el resto de la Biblia, hasta el libro de Apocalipsis. Alguien hará muy bien cuando se mide con las advertencias en Santiago 3:1, que Dios considera que los que enseñan Su Palabra tienen un juicio más estricto, y algunos de nosotros no vamos a hacerlo tan bien cuando estemos ante el Señor en el juicio del Bema. Vimos en Job 42 cuán seriamente toma Dios a los que imprecisamente le presentan a Él y a Su Palabra.

El segundo pacto de Dios ocurre relativamente poco después de Génesis 9, en Génesis 12:1-3:

1 Y el Señor dijo a Abram:

Vete de tu tierra,
de entre tus parientes
y de la casa de tu padre,
a la tierra que yo te mostraré.
2 Haré de ti una nación grande,
y te bendeciré,
y engrandeceré tu nombre,
y serás bendición.
3 Bendeciré a los que te bendigan,
y al que te maldiga, maldeciré.
Y en ti serán benditas todas las familias de la tierra.

Aunque la palabra pacto no se menciona aquí, se usa en otro lugar. En Génesis 12:1-3 Dios prometió tres elementos particulares que Él daría: una tierra (no descrita aún), una simiente (o linaje), y una bendición para todas las familias de la tierra. Desde un punto de observación, observe que Dios usó los tiempos futuros para prometer la tierra, la simiente y la bendición. Por lo tanto, esto no es la ratificación de lo que finalmente se llamaría el pacto abrahámico.

Después de que su sobrino Lot se apartó de Abram para ir hacia la más agradable (en ese momento) a Sodoma y Gomorra, (Génesis 13: 8-13), Génesis 13: 14-18 continúa el relato, retomando donde el autor lo dejó en Génesis 12:

14 Y el Señor dijo a Abram después que Lot se había separado de él: Alza ahora los ojos y mira desde el lugar donde estás hacia el norte, el sur, el oriente y el occidente, 15 pues toda la tierra que ves te la daré a ti y a tu descendencia para siempre. 16 Y haré tu descendencia como el polvo de la tierra; de manera que si alguien puede contar el polvo de la tierra, también tu descendencia podrá contarse. 17 Levántate, recorre la tierra a lo largo y a lo ancho de ella, porque a ti te la daré. 18 Entonces Abram mudó su tienda, y vino y habitó en el encinar de Mamre, que está en Hebrón, y edificó allí un altar al Señor.

En este relato, Dios no solo hizo que Abram mirara los cuatro puntos cardinales de la tierra que Abram podía ver; Dios también dijo “Te lo daré a ti y a tu descendencia para siempre” (Gen 13:15). Observe una vez más que Dios empleó los tiempos futuros; esta no es la ratificación del pacto en este punto. Abram respondió a los mandamientos de Dios mudándose a un lugar particular en la tierra, los robles de Mamre en Hebrón y construyendo allí un altar. Hasta ahora, no hay nada en el relato que indique que el cumplimiento de tales promesas fue cualquier cosa menos literal y físico. Dios realmente se refería a la tierra de la que hablaba.

Génesis 15 es un gran avance en el desarrollo de la revelación de Dios. Génesis 15: 1-11 muestra el dilema de Abram y la respuesta y las acciones de Dios:

1 Después de estas cosas la palabra del Señor vino a Abram en visión, diciendo:

No temas, Abram,
yo soy un escudo para ti;
tu recompensa será muy grande.

2 Y Abram dijo: Oh Señor Dios, ¿qué me darás, puesto que yo estoy sin hijos, y el heredero de mi casa es Eliezer de Damasco? 3 Dijo además Abram: He aquí, no me has dado descendencia, y uno nacido en mi casa es mi heredero. 4 Pero he aquí que la palabra del Señor vino a él, diciendo: Tu heredero no será éste, sino uno que saldrá de tus entrañas, él será tu heredero. 5 Lo llevó fuera, y le dijo: Ahora mira al cielo y cuenta las estrellas, si te es posible contarlas. Y le dijo: Así será tu descendencia. 6 Y Abram creyó en el Señor, y El se lo reconoció por justicia. 7 Y le dijo: Yo soy el Señor que te saqué de Ur de los caldeos, para darte esta tierra para que la poseas. 8 Y él le dijo: Oh Señor Dios[i], ¿cómo puedo saber que la poseeré? 9 El le respondió: Tráeme una novilla de tres años, una cabra de tres años, un carnero de tres años, una tórtola y un pichón. 10 El le trajo todos éstos y los partió por la mitad, y puso cada mitad enfrente de la otra; mas no partió las aves. 11 Y las aves de rapiña descendían sobre los animales sacrificados, pero Abram las ahuyentaba.

A la luz de este telón de fondo, Dios ratificó lo que se conocería como el pacto abrahámico en Génesis 15:12-21:

12 Y sucedió que a la puesta del sol un profundo sueño cayó sobre Abram, y he aquí que el terror de una gran oscuridad cayó sobre él. 13 Y Dios dijo a Abram: Ten por cierto que tus descendientes serán extranjeros en una tierra que no es suya, donde serán esclavizados y oprimidos cuatrocientos años. 14 Mas yo también juzgaré a la nación a la cual servirán, y después saldrán de allí con grandes riquezas. 15 Tú irás a tus padres en paz; y serás sepultado en buena vejez. 16 Y en la cuarta generación ellos regresarán acá, porque hasta entonces no habrá llegado a su colmo la iniquidad de los amorreos. 17 Y aconteció que cuando el sol ya se había puesto, hubo densas tinieblas, y he aquí, apareció un horno humeante y una antorcha de fuego que pasó por entre las mitades de los animales. 18 En aquel día el Señor hizo un pacto con Abram, diciendo:

A tu descendencia he dado esta tierra,
desde el río de Egipto hasta el río grande, el río Eufrates:

19 los ceneos, los cenezeos, los cadmoneos, 20 los hititas, los ferezeos, los refaítas, 21 los amorreos, los cananeos, los gergeseos y los jebuseos.

Es importante recordar que, al igual que con Noé, quien ratifica el pacto tiene la responsabilidad de cumplir con su parte. Abram durmió durante todo el proceso, tal como Dios lo pretendió. Solo Dios ratificó este pacto; Solo Dios tiene la responsabilidad de cumplir lo que había pactado. En esta ratificación del pacto abrahámico, no se usan más tiempos futuros: “En aquel día el Señor hizo un pacto con Abram, diciendo: ‘A tu descendencia he dado esta tierra, / Desde el río de Egipto hasta el río grande, el río Eufrates'”(Gen 15:18). Solo para mostrar por otros medios que Dios tenía la intención de que estas promesas se cumplieran literal y físicamente, Dios enumeró grupos de personas que entonces tenían o habitarían la tierra; estas eran personas reales con quienes Abraham y sus descendientes tenían que tratar.

Años más tarde, después de que Lot y su familia partieron hacia Sodoma y Gomorra, Dios le recordó a Abraham su promesa una vez más, en Génesis 17:7-8.

7 Y estableceré mi pacto contigo y con tu descendencia después de ti, por todas sus generaciones, por pacto eterno, de ser Dios tuyo y de toda tu descendencia después de ti. 8 Y te daré a ti, y a tu descendencia después de ti, la tierra de tus peregrinaciones, toda la tierra de Canaán como posesión perpetua; y yo seré su Dios.

En esta sección, Dios es quien describió esto como “Mi pacto” y “por pacto eterno”, y por la tierra que le dio a Abram y a sus descendientes “como posesión perpetua”, junto con la relación especial de Dios con ellos, “Y yo seré su Dios”.

Aquellos que aman la Palabra de Dios y aceptan la interpretación literal-gramatical del relato de las inundaciones y aceptan que el pacto de Noé está vigente debe explicar esta importante cuestión:

CONSIDERACIÓN TEOLÓGICA CLAVE: La carga de la prueba está en aquellos que aceptarán e interpretarán el primer pacto de Dios en Génesis 9 (es decir, el pacto Noé) de una manera literal para todo lo relacionado y luego cambiarán la hermenéutica para que una parte o la mayoría del siguiente pacto de Dios sea alegórico. Este segundo pacto es del mismo Dios, el mismo autor, el mismo libro y el mismo género. ¿Cómo, además de una predisposición a aportar algo al texto, se podría llegar y poner en el texto esta nueva hermenéutica?

El resto del Manual del Expositor de la Biblia: Edición del Antiguo Testamento implementará una hermenéutica literal / gramatical en pasajes clave y verá si encaja como una hermenéutica razonable para ser utilizada en la comprensión de la Palabra de Dios.

EL IMPORTANTE ENLACE BIBLICO DEL PACTO ABRAHAMICO

Aquellos que piensan que los pactos de Dios no son importantes deben considerar su papel en los anuncios sobre el nacimiento del Mesías prometido. Después de que Gabriel le informó a María que ella sería la madre del Mesías de Dios, ella respondió con la alabanza apropiada, en Lucas 1:46-53:

46 Entonces María dijo:

Mi alma engrandece al Señor,
47 y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador.
48 Porque ha mirado la humilde condición de esta su sierva;
pues he aquí, desde ahora en adelante todas las generaciones me tendrán por bienaventurada.
49 Porque grandes cosas me ha hecho el Poderoso;
y santo es su nombre.
50 Y de generacion en generacion es su misericordia
para los que le temen.
51 Ha hecho proezas con su brazo;
ha esparcido a los soberbios en el pensamiento de sus corazones.
52 Ha quitado a los poderosos de sus tronos;
y ha exaltado a los humildes;
53 a los hambrientos ha colmado de bienes
y ha despedido a los ricos con las manos vacías.

Y luego, en medio de los elogios de María viene este final y recordatorio -que esta obra es parte de las promesas que Dios dio hace mucho tiempo: ” Ha ayudado a Israel, su siervo, / para recuerdo de su misericordia / tal como dijo a nuestros padres/ a Abraham y a su descendencia para siempre.” (Lucas 1:54-55).

Del mismo modo, cuando el padre de Juan el Bautista finalmente le fue liberada la lengua, esto es lo que sucedió, como se registra en Lucas 1:67-71:

67 Y su padre Zacarías fue lleno del Espíritu Santo, y profetizó diciendo:

68 Bendito sea el Señor, Dios de Israel,
porque nos ha visitado y ha efectuado redención para su pueblo,
69 y nos ha levantado un cuerno de salvación
en la casa de David su siervo,
70 tal como lo anunció por boca de sus santos profetas desde los tiempos antiguos,
71 salvación de nuestros enemigos
y de la mano de todos los que nos aborrecen;

Como lo había hecho María anteriormente, Zacarías, ahora mucho más sabio y lleno del Espíritu Santo, señaló directamente el pacto abrahámico como parte de su alabanza a Dios:

72 para mostrar misericordia a nuestros padres,
y para recordar su santo pacto,
73 el juramento que hizo a nuestro padre Abraham:
74 concedernos que, librados de la mano de nuestros enemigos,
le sirvamos sin temor
75 en santidad y justicia delante de El, todos nuestros días.(Luc 1:72-75)

VERDAD CLAVE: No hay Lucas 2 -la historia de la Navidad- sin Lucas 1, y Lucas 1 contiene dos referencias directas al pacto abrahámico. En ambos capítulos, las promesas proféticas dadas y su cumplimiento estaban en una hermenéutica literal-gramatical.

No se puede hacer con precisión exposición bíblica sin entender los pactos de Dios y cómo estos tienen en cuenta la Palabra reveladora de Dios. Aquellos que dicen que predicarán o enseñarán del Nuevo Testamento solamente no pueden hacer esto por mucho tiempo sin volver a las promesas de Dios en el Antiguo Testamento, que, después de todo, es la historia de Jesús, como repetidamente veremos.

CONCLUSIÓN

La forma en que uno responda las dos preguntas siguientes establecerá una trayectoria dominante sobre cómo se interpretará el resto de las Escrituras: (1) ¿cuál es el primer pacto de Dios en la Biblia y cuál es la hermenéutica utilizada para interpretarlo ?; y (2) ¿cuál es el segundo pacto de Dios en la Biblia, y cuál es la hermenéutica utilizada para interpretarlo? En este capítulo propusimos que la carga de la prueba está en aquellos que aceptan e interpretan el primer pacto de Dios en Génesis 9 (es decir, el pacto Noé) en una forma literal para todo lo contenido en él, y aún cambian la hermenéutica por el próximo pacto de Dios, por lo que gran parte de ello debe ser entendido como cumplido espiritualmente. Siguiendo el rastro bíblico de la línea de la historia en desarrollo del Antiguo Testamento, es la hermenéutica literal-gramatical la que tiene el sentido más lógico. Este enfoque es manifiesto, no menos importante, en Lucas 1-2. Aquí ambos capítulos se refieren a las promesas abrahámicas, cuyo cumplimiento se comprende mejor a la luz de una hermenéutica literal-gramatical.

3 comentarios sobre “¿Por Qué Hay Tantas Diferentes Interpretaciones De La Biblia?

    Onamerh escribió:
    6 febrero 2018 en 6:14 pm

    Nuestro Padre Creador Jehová nos crea a todos y a cada uno nos da una porción de sabiduría e inteligencia. para discernir su verbo viviente de sus santos evangelios. Es decir que hoy hay cerca de seis mil millones de humanos que al leer discernirán con lo que Dios le a dado. Y Hoy en estos tiempos su Doctrina del Cordero de Dios nos recuerda que solo el Padre Celestial puede explicar su santa Biblia.. Porque la historia humana nos demuestra que el hombre a hecho mal uso de su palabra de vida eterna. Y sus consecuencias todas las generaciones hasta hoy la estamos sintiendo y viviendo en estos tiempos. División – sufrimientos – desigualdad- injusticias- no hay paz entre las naciones, etc. Solo debemos cumplir sus leyes divinas y mandatos de sus doctrinas de amor y bondad.

    pedro7idiart escribió:
    10 febrero 2018 en 10:37 am

    Reblogueó esto en Reformado y Dispensacionalista.

    Onamerh escribió:
    10 febrero 2018 en 3:43 pm

    Hay que recordar que nuestro Padre Eterno nos creo a todos iguales. Y nos dio el Libre Albedrío en nuestro pensar. Y partiendo de ello, cada ser humano hace uso de ese derecho cuando lee los santos evangelios. Y Dios nos enseño a respetar ese pensar y expresar de sus creaciones vivientes. Porque el Padre Celestial nunca a atropellado esa libertad del ser. Y es más hoy en estos tiempos su Doctrina del Cordero de Dios nos recuerda que el único tiene la potestad de juzgar y condenar a sus hijos, Y también no olvidar que El Hijo del Hombre prometió regresar antes del final de los tiempos humanos. Y ese anhelo y esperanza es toda una realidad en estos tiempos tan convulsos de desesperanza de hoy.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s