La Participación Política De Un Cristiano

Posted on

ESJ-2018 0207-001

La Participación Política De Un Cristiano

Por Eric Davis

Tal vez estoy prestando más atención, pero parece que la política está cada vez más en el centro de atención con cada año que pasa. El año pasado no fue una excepción. Y este año está demostrando lo mismo. Y esta semana. Sin embargo, no hay nada nuevo bajo el sol, incluso cuando se trata de clamores políticos.

Es fácil quedar atrapado en los agujeros políticos de las noticias políticas si no tenemos cuidado. Los vórtices políticos abundan. Es posible que tengamos que ver nuestro paso a veces. Es fácil caerse. ¿Qué tan consumidos deberíamos estar con los Césares? ¿Cuán ejercitado deberíamos estar por encima de los alborotos de los Herodes? ¿Qué tan ansiosos deberíamos de ver los duelos de Burr-Hamilton?

A veces, estos pueden proporcionar una parada técnica, para recordarnos algunas cosas.¿Quién es el Rey de reyes? ¿Cuál es nuestra más alta ciudadanía? ¿Qué puede hacer el gobierno? ¿Qué no puede hacer el gobierno?

¿El gobierno está encargado de la misión de la iglesia? ¿La iglesia está encargada de la misión del gobierno? ¿Cómo puedo ser usado por Dios para provocar cambios en la sociedad?

Un buen lugar para comenzar es Mateo 16:18, “Edificaré mi iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella”.

Jesús nació y está construyendo su organismo imparable, la iglesia. Esto no se puede decir de ningún gobierno humano o partido político.

Luego delegó la iglesia con su misión.

Y Jesús les habló, diciendo: “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.” (Mateo 28:18-20).

Ahí está. Haced discípulos. La implicación necesaria es predicar y hablar las buenas nuevas de Cristo crucificado y resucitado para resolver el mayor problema que enfrenta la humanidad; nuestro pecado El cambio que vamos a utilizar para lograrlo es primero espiritual, no político. Queremos que las personas nazcan del Espíritu, doblen la rodilla en fe a Jesús y lo sigan.

Cristo reclama nuestras vidas.  Él no posee una parte, sino todo nuestro ser. Entonces, sobre todo, los cristianos son ciudadanos del reino eterno y espiritual de Cristo.

“Respondió Jesús: Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí.Le dijo entonces Pilato: ¿Luego, eres tú rey? Respondió Jesús: Tú dices que yo soy rey. Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio a la verdad. Todo aquel que es de la verdad, oye mi voz.” (Juan 18:36-37).

“Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo;” (Filipenses 3:20).

El imperio de Jesús no es ningún imperio o nación terrenal. Sus ciudadanos no son principalmente terrenales en lealtad.

Todo esto, entonces, aclara lo que el gobierno puede hacer frente a lo que la iglesia puede hacer y cómo podemos involucrarnos en esos ámbitos respectivos.

Por ejemplo:

Un cristiano que intenta hablar sobre Cristo con su amigo de tendencias liberales, hace mucho más para promover la causa de Dios y amar a su amigo que si lo despreciara por sus opiniones políticas y entablara debates políticos con él. Si crees que las inclinaciones políticas y morales de tu amigo deben cambiar, no hables tanto con él sobre sus inclinaciones políticas. Hable con él acerca de su necesidad de la vida, la crucifixión y la resurrección del Jesús bíblico.

Los cristianos que participan en la reunión de oración corporativa de su iglesia para orar por la salvación de los perdidos y la piedad de su iglesia están haciendo más por promover la causa de Dios que aquellos que publican airadamente en las redes sociales y se lamentan contra su senador por un asunto político.

Un cristiano que participa en el ministerio de evangelismo de su iglesia, para compartir a Cristo con los perdidos en su pueblo, está haciendo mucho más por promover la causa de Dios y ayudar a las personas que enviar correos electrónicos cargados de política a sus amigos de tendencias liberales.

Un cristiano que intenta conocer a su vecino ultra-liberal, le confiesa apropiadamente algún pecado, y ora por él, está haciendo mucho más por promover la causa de Dios que por entablar un debate cargado de política con él.

Un cristiano que ve, llora y confiesa sus orgullosos pensamientos a un miembro de la iglesia, mientras pide ayuda y ora, está haciendo mucho más bien que confesar su ira a un miembro de la iglesia por el último escándalo político.

Un pastor que predica amplios sermones expositivos a través de la Biblia está haciendo mucho más bien a la congregación y los propósitos de Dios que el pastor que abre la Biblia en el púlpito, y la usa como un punto de partida para meditaciones y discursos políticos.

Un cristiano que lamenta su pecado en oración está haciendo más por los propósitos de Dios que uno que lamenta el buen hacer de una figura política que desprecia.

Un cristiano que se hace tiempo para leer la Biblia y orar cada día está haciendo más para los propósitos de Dios que uno que hace tiempo para mantenerse al día sobre los últimos escándalos políticos.

Un cristiano que da prioridad a las contribuciones financieras a una iglesia bíblica local Neotestamentaria está haciendo más para promover la causa de Dios que el que da prioridad a dar a un partido político.

Un cristiano que asiste a clases de entrenamiento bíblico en su iglesia para crecer está haciendo más para promover la causa de Dios que alguien que pasa más tiempo asistiendo a mítines y reuniones para promover una agenda política.

Un cristiano que ora por su amigo no salvo, construye una relación y habla de Cristo probablemente está haciendo más por la causa de Dios que el que protesta airadamente un problema moral con otros cristianos.

Si vamos a usar las redes sociales, llénelas de versículos de la Biblia, no de tópicos políticos. Si vamos a enviar un correo electrónico a nuestros amigos no salvos, envíeles expresiones de cuidado, no memes cargados de política con signos de admiración.

Si queremos que nuestros amigos, familiares, compañeros de trabajo, vecinos, pueblo, nación y el mundo cambien, hable amablemente con ellos acerca de su necesidad de Cristo crucificado, no deje caer mensajes impersonales sobre la ridiculez de sus puntos de vista políticos. Ore por ellos bíblicamente, no los arruine políticamente.

¿Está mal participar en el ámbito político? Por supuesto no. La iglesia no es antipolítica. Pero es una forma de hacer discípulos y predicar el evangelio. Cuando un cristiano prioriza el reino de Dios sobre el de los hombres o de los Estados Unidos, será un servidor mucho mejor del reino de los hombres o de Estados Unidos. Y, hay momentos necesarios para usar vehículos políticos para hacer el bien.

El cristianismo bíblico no es antigubernamental, sino que es trans-gobierno. No está restringido ni depende del gobierno. Podemos y debemos agradecer a Dios por los muchos beneficios de nuestro gobierno. Pero, una cosa está clara en las Escrituras y la historia: la iglesia ha continuado existiendo incluso bajo gobiernos altamente imperfectos. Entonces, no debemos atarnos demasiado a un gobierno humano en particular. Nuestra misión es hacer discípulos hablando las buenas nuevas de Cristo crucificado.

Considere lo que los apóstoles están haciendo mientras viajaban por el Imperio Romano.¿Están movilizando partidos políticos, manifestaciones y disturbios? Están ordenando a las personas que confíen en Jesucristo para su salvación, se conecten completamente con las iglesias del Nuevo Testamento, crezcan, oren, sean sal y luz, evangelicen y luego mueran.

A partir de entonces, a los pastores del Nuevo Testamento no se les ordena que prediquen sobre política (1 Timoteo 4:13). La iglesia no está llamada a exponer la constitución o la carta magna o los titulares políticos o la opinión cultural o las redes de noticias. La iglesia está llamada a predicar la palabra de Dios (2 Timoteo 4: 2). Debemos enfrentar la cultura con la cruz de Cristo, no con posiciones políticas. Debemos encontrar a los perdidos con el juicio inminente de Dios, no con las agendas políticas. Nos enfrentamos a nuestra nación con la necesidad del arrepentimiento, no del republicanismo.

El mayor gobierno humano no puede avanzar en el reino de Dios y traer vida eterna. Y el peor gobierno humano no puede eliminar el reino de Dios y destruir la vida eterna.

¿Estamos más interesados ​​en ganar personas para nuestra posición política que en Jesucristo? Una persona puede abrazar su agenda política e irse al infierno.

Un comentario sobre “La Participación Política De Un Cristiano

    David escribió:
    22 febrero 2018 en 2:14 pm

    A la luz de esto, como ve lo que sucede en Venezuela?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s