Predica como Hebreos

Posted on

ESJ-2018 0215-002

Predica como Hebreos

Por Austin Duncan

El libro de Hebreos es la única carta en la Biblia que contiene un sermón inspirado, y como tales, los pastores deben modelar sus sermones siguiendo Hebreos más que los estilos de comunicación populares de la actualidad.

Hebreos es ciertamente una carta escrita que contiene el contenido del sermón del autor. El objetivo del sermón era expresar la preocupación del pastor por la perseverancia de la congregación. Si abres tu Biblia a Hebreos, lo primero que notas es que no comienza como ninguna de las cartas de Pablo ni como ninguna otra cosa en la literatura del Nuevo Testamento. Es diferente. Tiene un comienzo sorprendente. “El Espíritu dice expresamente …” La declaración de apertura es de carácter confesional y llama la atención. Involucra al auditor o lector de inmediato. El predicador tiene un sentido de urgencia. Él quiere obligar a su congregación a la perseverancia.

Él se mueve de allí al tema de la superioridad de Cristo. El autor escribe para advertir contra la deriva y fomentar la constancia en sus destinatarios. Él hace esto instando, advirtiendo y probando que Jesús es “mejor” que todo lo que vino antes.

Este debería ser nuestro modelo también. El predicador antiguo, inspirado y anónimo proporciona un paradigma para la predicación que trasciende su audiencia y el período de tiempo y nos instruye como comunicadores en la era moderna. Este deslumbrante retrato de Cristo debe motivar a un expositor hoy para asegurar que su sermón sea fijo y centrado en el Hijo de Dios y su gloria.

No es solo que Hebreos está fijo en la gloria de Cristo, sino que el predicador usa todas las herramientas retóricas en la caja de herramientas para pintar una bella imagen de Cristo. Demasiada predicación moderna es una especie de aproximación a medias, mal concebida, coloquial, desenfrenada, de actuar sin pensar, pero esa no es la predicación en el Libro de Hebreos.

Este sermón está lleno de cualidades literarias y empleo retórico. Tiene estructura. Mientras usa un quiasma, ese es el equivalente hebreo de un bosquejo claro y convincente. Para el oyente hebraico, ellos habrían podido identificar de oído el enfoque que estaba trazando cuando construyó algo de forma crítica. La predicación expositiva no debe ser como esa descripción de la tierra antes de la creación, sin forma y vacía. Debería tener una estructura clara y convincente, según lo modelado por Hebreos.

Además, la predicación en Hebreos es ilustrativa. Es vívida y memorable, con giros de frases que penetran en los oídos de su oyente. “La esperanza de un creyente es como un ancla para el alma”. “La apostasía es como desviarse hacia el mar”. La palabra de Dios es más aguda que una espada de dos filos.

Si nos preocupamos por nuestra gente, entonces cuidaremos de una preparación cuidadosa para nuestros sermones. No es suficiente ser un exegeta fiel, pero también debemos ser fieles artesanos.

Podemos aprender a predicar más como el autor a los Hebreos. Podemos aprender a hablar sobre Cristo de una manera más central. Necesitamos aprender a ensalzar a Cristo en nuestra predicación y Hebreos quiere enseñarnos. Necesitamos aprender cómo escribir sermones, y Hebreos nos enseña. Los predicadores necesitan aprender cómo emplear introducciones, y Hebreos lo demuestra. Los predicadores necesitan aprender a ilustrar, y Hebreos lo describe por nosotros.

Oro para que más pastores modelen su predicación del único libro en la Biblia que es a la vez una epístola y un sermón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s