No Dejaré Que El Cáncer Se Lleve Mis Domingos

Posted on

ESJ-2018 0220-001

No Dejaré Que El Cáncer Se Lleve Mis Domingos

Por Jordan Standridge

“No dejaré que el cáncer se lleve mis domingos”, estas son algunas palabras que no olvidaré pronto.

Las escuché el domingo pasado de un dulce santo, que a pesar de estar en un dolor bastante obvio llegó a la iglesia como lo había hecho durante el último año desde que se enteró de su cáncer. Pronto comenzará su segunda sesión de quimioterapia y solicitó la oración de los ancianos. Ella continuó diciendo que a pesar de estar sufriendo mucho, simplemente no quería perderse la oportunidad de adorar a Dios con sus hermanos y hermanas en Cristo.

La profundidad de su explicación de por qué no se había quedado en casa este domingo o en el último año para el caso, me golpeó duro. Siempre he dicho que no hay lugar en el que prefiera estar que con el pueblo de Dios el domingo por la mañana y el domingo por la noche, pero nunca tuve cáncer en los pulmones. Quizás la cama sería un mayor deseo para mí si tuviera cáncer. Y, sin embargo, para esta dulce santa, la iglesia era mejor a pesar del dolor en que ella incurría al venir.

No pude evitar pensar en Hebreos 10:32-34.

Pablo aquí en estos versículos les recuerda a los hebreos acerca de los días pasados ​​cuando sufrieron una severa persecución por su fe. Él dice:

Pero recordad los días pasados, cuando después de haber sido iluminados, soportasteis una gran lucha de padecimientos; por una parte, siendo hechos un espectáculo público en oprobios y aflicciones, y por otra, siendo compañeros de los que eran tratados así. Porque tuvisteis compasión de los prisioneros y aceptasteis con gozo el despojo de vuestros bienes, sabiendo que tenéis para vosotros mismos una mejor y más duradera posesión.

Pablo les dice a estas personas que experimentaron algunos momentos muy difíciles. Perder sus casas, golpizas y encarcelamientos y, por supuesto, muchos también perdieron la vida. Encontrarse y ser reconocido como parte de la iglesia fue difícil. Podría traer algunas consecuencias serias.

Lo que hace que estas palabras sean escandalosas es que vienen después de los versículos 24-25 donde dice:

y consideremos cómo estimularnos unos a otros al amor y a las buenas obras, no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos unos a otros, y mucho más al ver que el día se acerca.

¡Pablo tiene la audacia de decirles que no descuiden la reunión! Hebreos 10:24-25 es el famoso pasaje a seguir para llevar a alguien si tienen una tendencia a omitir la iglesia, pero muchas veces no lo conectamos con las palabras que aparecen a menos de 10 versículos después. Si se reúnen regularmente, dramáticamente aumentarán las posibilidades de que sean descubiertos y perseguidos.

A veces me pregunto qué pasaría con nuestras iglesias si la persecución severa llegara a nuestra área. ¿Con qué frecuencia vendría la gente?

Probablemente, para algunos, el temor de perder una casa o un trabajo podría ser una tentación demasiado grande y se quedarían en casa la mayor parte del tiempo. Sin embargo, para otros, sospecho que la iglesia sería más un oasis y mucho más dulce que nunca. Algo que nunca, alguna vez, querrían perderse.

Lutero famosamente dijo, que reunirse con el pueblo de Dios en la adoración unida del Padre es tan necesario para la vida cristiana como la oración. Añadiría, si pudiera, que no solo es necesario, sino que un desbordamiento natural de esa necesidad sería un deseo de compañerismo. Que la necesidad penetraría en el corazón y las emociones y que una persona que realmente comprende la importancia de reunirse con otros creyentes estará esperando el domingo, y no dejará que nada se interponga entre ellos y la capacidad de reunirse con sus hermanos y hermanas en Cristo.

Hay muchas razones legítimas para perderse la iglesia, y este post no es un aliento para ir a la iglesia y hacer enfermar a todos. Muchas madres en particular vienen a mi mente, que por su gran desinterés se quedan en casa y se pierden de la iglesia por el bien de los demás, no deben sentirse agobiadas de ninguna manera. Por supuesto, use la sabiduría para determinar si debe o no asistir a la iglesia un domingo en particular. Hable de ello con su discípulo y con las personas en su iglesia. Muchas veces, saltarse puede ser la mejor opción. Esta publicación no es una crítica de la iglesia desaparecida por ninguna razón legítima. Este comentario surgió de un comentario hecho por una dulce santa de mi iglesia, que a pesar de la prueba al que se enfrentaba y que a pesar del dolor que estaba sufriendo simplemente no iba a dejar que se interpusiera en su camino y la oportunidad de adorar al Señor con sus hermanos y hermanas.

En resumen, perderse de la iglesia parecía enfermarla más de lo que el cáncer podía hacerlo.

Que nosotros también amemos reunirnos con la iglesia tanto que perderse la iglesia nos traería mucha tristeza. Que esto también sea un recordatorio para nosotros para acercarnos a nuestros hermanos y hermanas que no pueden asistir y ser un estímulo para ellos también.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s