El Pecado No Mató A Jesús, Dios Lo Hizo

Posted on

ESJ-2018 0409-004

El Pecado No Mató A Jesús, Dios Lo Hizo

Por John F. Macarthur

Una verdad impactante

La realidad de la muerte vicaria y sustitutiva de Cristo en nuestro nombre es el corazón del evangelio según Dios, el tema central de Isaías 53.

Sin embargo, debemos recordar que el pecado no mató a Jesús; Dios lo hizo La muerte del siervo sufriente fue nada menos que un castigo. A eso nos referimos cuando hablamos de expiación penal sustitutiva. De nuevo, si la idea parece impactante e inquietante, debe serlo. A menos que retrocedas ante el pensamiento, probablemente aún no lo hayas comprendido. “Nuestro Dios es fuego consumidor” (Hebreos 12:29). Esta es una de las principales razones por las cuales el evangelio es un obstáculo para los judíos, y es una necedad para los gentiles (1 Corintios 1:23). (V. 24), “el poder de Dios y la sabiduría de Dios” (v. 24).

Él está plenamente satisfecho con la justicia y aparta nuestro pecado para siempre a través de la muerte de su Hijo.

No hay forma de eludir el hecho de que la doctrina de la sustitución penal se afirma de manera inequívoca en el simple mensaje de Isaías 53. También se confirma y reiterado por muchos otros pasajes en toda la Escritura (cf. 2 Co. 5:21; Gal 3:13, Heb 9:28, 1 Ped. 2:24). El siervo de Yahweh, aunque perfectamente inocente, llevaba la culpa de los demás y sufrió una angustia indescriptible para expiar sus pecados.

La necesidad de la muerte de Cristo

A pesar de las alusiones inquietantes en ese mensaje, son buenas noticias. De hecho, no hay más buenas y gloriosas noticias. Explica por qué Dios “no nos trata según nuestros pecados, ni nos paga conforme a nuestras iniquidades” (Salmo 103: 10). Él no ha comprometido su propia justicia. Él no solo pasa por alto nuestras transgresiones. Más bien, él está plenamente satisfecho con la justicia y guarda nuestro pecado para siempre mediante la muerte de su Hijo. “En cuanto al oriente es del oeste, hasta ahora quita nuestras transgresiones de nosotros” (Sal. 103:12). Ahora la gracia verdaderamente puede reinar por medio de la justicia (Romanos 5:21). Y Dios puede ser tanto que “El sea justo y sea el que justifica al que tiene fe en Jesús” (Rom 3:26).

La salvación nacional de Israel todavía está en el futuro. Pero nadie (ni judío ni gentil) necesita esperar algún evento futuro para apartarse del pecado y confiar en Cristo. Puedes ser salvo “Si oís hoy su voz,” (Hebreos 3:7). La justicia de Dios está disponible “(Romanos 3:22). Y “todos los que invocan el nombre del Señor serán salvos” (Romanos 10:13).

“He aquí, ahora es el tiempo propicio; he aquí, ahora es el día de salvación”(2 Co. 6:2).

2 comentarios sobre “El Pecado No Mató A Jesús, Dios Lo Hizo

    María Lladó Torres escribió:
    9 abril 2018 en 2:19 pm

    La base del cristianismo es que Jesús es la Segunda Persona de la Trinidad. Creemos que ¨Padre-Hijo-Espíritu Santo, son un sólo Dios. Por lo cual Dios no se puede castigar a sí mismo. Jesús es Dios, no como Dios, y voluntariamente quiso tomar forma de hombre para llevar a cabo su muerte y Resurrección para darnos el perdón de nuestros pecados. Ese dios que manda a su hijo y luego lo castiga…NO ES DIOS.
    No sé si te he interpretado bien, pero como no hay lugar para decir que no me gusta.Lo digo aquí.

    Efren Gonzalez Quiros. escribió:
    11 abril 2018 en 10:09 am

    Buenos dias, Dios les bendiga.
    El pecado no mató a Jesús, Dios lo hizo.
    El pecado (desobendiencia) entró al Edén por Satanás. Implicando a las almas para alejarlas de su Creador y al entrar en la dimensión del tiempo quedan sujetas física y espirirualmente a la limitación (condenadas a muerte). Es una lucha espiritual para rescatar a las almas en el mundo material, Satanás quiere mantener bajo su dominio a las almas y sumarlas a los millones de seguidores echados del Cielo. Jesús, es el Único que puedo combatirlo y derrotarlo, a través de la obediencia. Teniendo así; a la desobediencia de Satanás y sus seguidores (pecadores) contra la Obediencia de Jesús y sus seguidores (creyentes). Al final de los tiempos se deslindara el futuro de las almas (pecadores y creyentes). El pecado (desobediencia) no mató a Jesús, Dios mató al pecado (desobediencia) a través de unigenito hijo Jesús (Obediencia) y todo aquel que en el crea tenga nuevamente vida eterna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s