Dos Extremos Que Deben Evitarse En La Predicación

Posted on

ESJ-2018 0426-004

Dos Extremos Que Deben Evitarse En La Predicación

Por Brian G. Najapfour

Extremo no. 1: Predicar como si todos en la congregación se salvasen.

Hace años recibí un correo electrónico de un miembro de cierta congregación. Esta persona, a quien no conocía personalmente en el momento en que recibí el correo electrónico, se preguntaba por qué su pastor predicaba como si todos en su iglesia fuesen salvos. Y debido a que su pastor veía a todos en las bancas como regenerados, no vio la necesidad de llamar a su congregación para que se autoexaminaran. En otras palabras, dado que en la mente de este predicador todos en su iglesia local fueron salvos, él solo entregó mensajes que se dirigen a los creyentes. En sus sermones, no hubo un llamado directo para que los incrédulos se arrepientan de sus pecados y crean en el Señor Jesucristo para su salvación.

Tengo algunos problemas con este tipo de predicación. Antes que nada, un predicador que predica como si todos en la congregación fueran salvos tiene una visión idealista de una iglesia local. La verdad es que no existe una iglesia local perfectamente pura compuesta solo de verdaderos creyentes. Una iglesia visible siempre tendrá cabras y ovejas, una triste y dolorosa realidad para los ministros. Y tanto las cabras como las ovejas necesitan el evangelio: las cabras para su salvación; las ovejas para su santificación. Hasta que Cristo regrese, las congregaciones a las que serviremos permanecerán impuras (Mateo 25:31-46). Por lo tanto, un pastor debe tener en cuenta que al proclamar la Palabra de Dios, puede haber al menos un incrédulo presente durante la predicación. Además, un pastor, que no ve la necesidad de llamar a su congregación al autoexamen sobre la base de su suposición de que todos son salvos, puede crear una falsa sensación de seguridad entre los incrédulos.

Necesitamos darnos cuenta, también, que el autoexamen no es solo para los incrédulos sino también para los creyentes. Escribiendo a la iglesia de Corinto, Pablo dice: “Poneos a prueba para ver si estáis en la fe; examinaos a vosotros mismos. ¿O no os reconocéis a vosotros mismos de que Jesucristo está en vosotros, a menos de que en verdad no paséis la prueba?” (2 Corintios 13:5). Aquí Pablo se dirige particularmente a sus hermanos creyentes. Ese examen de conciencia también para los creyentes se ve en nuestra “Forma Litúrgica para la Celebración de la Cena del Señor,” en la que se nos exhorta a examinarnos a nosotros mismos antes de participar de la Cena del Señor.

Para que podamos celebrar hoy la cena del Señor para nuestro consuelo, es necesario, antes que nada, examinarnos a nosotros mismos correctamente …. que cada uno examine su corazón si él también cree en esta promesa segura de Dios de que todos sus pecados han sido perdonados. Solo por la pasión y la muerte de Jesucristo, y que la justicia completa de Cristo es imputada y libremente dada a él como suya, sí, completamente como si de él mismo, en su propia persona, hubiera satisfecho todos sus pecados y cumplido toda justicia.

Aquí está mi punto: los creyentes en Cristo también necesitan examinarse a sí mismos si realmente creen en Jesús o no. Y el propósito de este examen no es hacerles dudar sino conducirlos aún más cerca de Cristo.

Extremo No. 2: Predicando como si nadie en la congregación fuera salvo.

Algunos pastores predican como si nadie en sus congregaciones fuera salvo (hacen exactamente lo contrario de lo que hacen los pastores anteriores). O, para ser más precisos, estos pastores suponen que la mayoría de sus oyentes no son salvos y que solo hay una minoría entre su audiencia que es verdaderamente salva. Como resultado, muchos miembros de sus congregaciones, que son creyentes genuinos, sufren severamente por la falta de seguridad de la salvación. Imagínese sentado bajo semejante predicación. Eventualmente, usted (como creyente) comenzará a cuestionar la autenticidad de su salvación de una manera no saludable, y luego caerá en la desesperación.

Recuerdo que hace varios años, conocí a un anciano que se sentaba bajo este tipo de predicación. Este hombre tenía más de 90 años y había sido miembro de su congregación durante más de 50 años. Y, sin embargo, lamentablemente no sabía si era salvo o no. Este hombre fue a la iglesia dos veces todos los domingos durante muchos años y sirvió como anciano varias veces, pero no tenía la seguridad de la salvación. Irónicamente, para este hombre, cuanto más dudas, más devoto era. Por lo tanto, en su mente, la duda es una forma de virtud.

Bueno, tal pensamiento contradice lo que Pedro dice: “Así que, hermanos, sed tanto más diligentes para hacer firme vuestro llamado y elección de parte de Dios” (2 Pedro 1:10). Aquí, Pedro está ordenando a sus compañeros creyentes que se aseguren de su llamado y elección. Y sí, es posible que los cristianos experimenten y disfruten la seguridad de la salvación. Como dicen Los Canones de Dort: “De esta preservación de los elegidos a la salvación y de su perseverancia en la fe, los verdaderos creyentes pueden y obtienen seguridad según la medida de su fe …” Charles Spurgeon una vez observó: “Muchos creyentes viven en la cabaña de la duda cuando podría vivir en la mansión de la fe.”

Los pastores que cometen el extremo # 2 en la predicación deben darse cuenta del daño que les hacen a sus miembros, es decir, fomentan un espíritu de duda y desesperación entre aquellos que son sinceramente salvos.

Conclusión

¿Cómo podemos evitar estos dos extremos en la predicación? Hay muchas formas, pero por el bien del tiempo, permítame darle una, es decir, sea fiel a su texto. No solo lea su texto y déjelo. Úselo. Expóngalo. Predíquelo. Y no fuerce su texto para decir algo que no dice. Como predicador, debe decirle a su congregación lo que dice su texto. Supongamos que su texto es Romanos 8:28-29: “Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a su propósito. Porque a los que de antemano conoció, también los predestinó a ser hechos conforme a la imagen de su Hijo, para que El sea el primogénito entre muchos hermanos”

Obviamente, este texto es para los creyentes, así que use este texto para dirigirse a los creyentes en su sermón. Sin embargo, en ese mismo sermón, (incluso solo en pocas palabras) también puedes advertir a los incrédulos diciendo que todas las cosas no están cooperando para su bien eterno, porque la promesa gloriosa que se encuentra en este pasaje es solo para aquellos que aman a Dios.

Ahora, si su texto es Apocalipsis 21:8, entonces diríjase a los incrédulos en su sermón: “Pero los cobardes, incrédulos, abominables, asesinos, inmorales, hechiceros, idólatras y todos los mentirosos tendrán su herencia en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.” Con este pasaje, no vacile en desafiar a los incrédulos a arrepentirse y creer en Jesucristo. Y mientras lo hace, de paso puede consolar y asegurar a sus compañeros creyentes que su porción no estará en el lago de fuego sino en el cielo nuevo y la tierra nueva.

Ahora, por supuesto, también puedes predicar a partir de un pasaje que naturalmente se dirige tanto a los creyentes como a los incrédulos. Algunas de las parábolas de Jesús hacen esto (p. Ej., Constructores sabios y necios [Mateo 7:24-27], Vírgenes sabias y necias [Mateo 25:1-13], y Ovejas y cabras [Mateo 25:31- 46]). Estos pasajes le permiten al pastor abordar tanto a los justos como a los malvados en su sermón de una manera natural y equilibrada.

Sin embargo, permítanme decir algo de cautela aquí para aquellos que escuchan un sermón: no pueden esperar que su pastor ofrezca un sermón perfectamente equilibrado que el 50% trate con los piadosos y el 50% trate con los impíos. Dependiendo del texto, a veces el mensaje puede orientarse más hacia los creyentes y, a veces más hacia los incrédulos. Por lo tanto, si quiere evaluar a su pastor, hágalo en base a su fidelidad a su texto. La pregunta no debería ser si se dirigió a los incrédulos o no en su mensaje, o si se dirigió a los creyentes o no. ¡No! En cambio, ¿predicó fielmente y aplicó su texto a su congregación?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s