Dando Al César Lo Que Es Del César

Posted on

ESJ-2018 0515-002

Dando Al César Lo Que Es Del César

Una Perspectiva Bíblica Sobre El Gobierno

Por Gil Rugh

INTRODUCCIÓN

Como cristianos, tenemos una doble ciudadanía. Somos miembros de una nación terrenal, pero también tenemos una ciudadanía que está en el cielo. El ejercicio de esta doble ciudadanía, sin embargo, a menudo ha llevado a la confusión. La gente a menudo me pregunta, como pastor, cómo debemos ver los cristianos la institución del gobierno terrenal: ¿El gobierno humano está fundado por Dios? ¿Dios ordena toda autoridad, incluso la mala autoridad? ¿Los cristianos tienen una obligación con los gobiernos humanos? ¿Deberíamos tratar de cristianizar a nuestra nación por medios políticos? ¿Hasta qué punto debemos someternos al gobierno?

En términos generales, aquellos que son cristianos a veces han caído en dos extremos sobre este tema. Una opinión dice que, dado que somos ciudadanos del cielo, no tenemos ninguna responsabilidad o relación con el gobierno terrenal en absoluto. Aquellos que creen estrictamente esto, no votarían, no servirían en el ejército, no saludarían a la bandera o mostrarían lealtad o preocupación por la nación en la que viven. Por otro lado, una segunda visión estrechamente vincula el cristianismo con la actividad política y social.

¿Cuál es la perspectiva es la correcta? ¿La respuesta está en algún lugar en el medio? Aunque existe una gran confusión y variedad de opiniones sobre este tema, la Biblia sí nos da respuestas y pautas para entender al gobierno y cómo nosotros, como cristianos, debemos verlo y responder a él. El propósito de este trabajo, por lo tanto, es mostrar desde las Escrituras lo que Dios dice sobre estos asuntos y las responsabilidades que nosotros, como creyentes, tenemos a la luz de eso.

CAPÍTULO UNO

Orden Establecido Por Dios

Antes de discutir nuestra relación con el gobierno, debemos entender que el orden siempre ha sido parte del plan de Dios. No es algo malvado o algo que solo se produjo debido a la caída del hombre. Nuestro mundo a menudo se rebela contra el orden y las ideas asociadas con ello. Por ejemplo, el término “autoridad” puede traer a la mente dictadores de puño de hierro, políticos corruptos y otros que utilizan sus posiciones de poder para obtener ganancias egoístas. Por otro lado, la sumisión a la autoridad a menudo se asocia con la debilidad y la falta de libertad. En nuestro día de autoafirmación y buscando el número uno, muchos ven la sumisión como una negación arcaica de los derechos individuales. Esas ideas, sin embargo, no provienen de la Biblia. Tanto la autoridad como la sumisión, como Dios quiso, no son malas. De hecho, Dios estableció el orden y siempre ha sido parte de su plan desde la eternidad pasada hasta la eternidad futura. Los aspectos negativos del orden, como veremos, no provienen de Dios, sino de las consecuencias adversas de la caída del hombre.

Los siguientes ejemplos muestran que el orden siempre ha sido parte del plan de Dios:

La Trinidad

Todos los miembros de la Deidad, incluidos el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, son todos iguales en esencia y naturaleza. Ellos son todos completamente Dios. Sin embargo, dentro de esta igualdad de esencia, existe un orden funcional. Cuando Pablo describió el plan de Dios para el orden en la iglesia, dijo: “Pero quiero que sepáis que la cabeza de todo hombre es Cristo, y la cabeza de la mujer es el hombre, y la cabeza de Cristo es Dios.” (1 Corintios 11:3) [énfasis mío]. Esto muestra claramente que el orden existe dentro de la Deidad. Cuando Pablo quiso mostrar a los corintios un ejemplo de orden, señaló la subordinación voluntaria del Hijo al Padre.

Esta sumisión del Hijo al Padre no es temporal; de hecho, continuará por la eternidad. En 1 Corintios 15: 24-28, Pablo declara que al final del Reino Milenial de Cristo en la tierra, Cristo entregará el Reino al Padre y “estará sujeto a Aquel que sometió todas las cosas a él” (1 Corintios 11:28). Entonces, incluso cuando comienza el estado eterno, Cristo es representado como Aquel que está sujeto al Padre. Esto muestra que incluso después de que Dios eliminó todos los aspectos negativos de la caída, el orden todavía existirá y continuará para siempre.

También vemos la sumisión en la Trinidad con el Espíritu Santo. Según las Escrituras, el Padre y el Hijo son los que envían el Espíritu Santo (véase Juan 14:16; 16: 7). Aunque es igual con el Padre y el Hijo en esencia, el Espíritu Santo procede de ellos, y por lo tanto, está subordinado a ellos en la función. El orden, por lo tanto, trasciende al hombre y la caída. Si podemos ver el orden en la Trinidad, no debería sorprendernos verlo en la creación de Dios.

El Reino Angélico

Si el orden solo se produjo debido a la caída del hombre, no esperaríamos verlo entre los ángeles. Sin embargo, la Biblia sugiere que existe en el reino angélico. Efesios 6:12 declara: “Porque nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los poderes de este mundo de tinieblas, contra las huestes espirituales de maldad en las regiones celestiales.” La mayoría de los estudiosos de la Biblia están de acuerdo en que las categorías mencionadas en este pasaje describen una jerarquía dentro de las fuerzas de Satanás. Si es así, entonces el orden existe incluso entre los ángeles caídos.

Daniel 10 también es útil para mostrar el rango entre los ejércitos espirituales de Dios y Satanás. En Daniel 10:13, un ángel (quizás Gabriel) le dice a Daniel que el “príncipe del reino de Persia” lo retrasó tres semanas. En este contexto, “príncipe” sería un ángel caído que obstaculiza el progreso de un ángel no caído. Como resultado, Miguel, quien es llamado “arcángel” en Judas 9, fue enviado para liberar al mensajero obstruido. En este relato, Miguel, un ángel de rango excepcional, libera a un compañero ángel no caído del poder de un “príncipe” de Satanás. La actividad descrita en este pasaje sugiere que entre los ejércitos angélicos de Dios y Satanás, existe rango y orden.

La tierra antes de la caída

Dios le dijo al hombre que “Sed fecundos y multiplicaos, y llenad la tierra y sojuzgadla; ejerced dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo ser viviente que se mueve sobre la tierra” (Génesis 1:28). Dios le dio dominio al hombre sobre toda la tierra. Con ese dominio viene la autoridad.

Dios también estableció el orden entre hombres y mujeres en la creación. Al explicar por qué las mujeres no debían ejercer autoridad sobre los hombres en la iglesia, Pablo dijo: “Porque Adán fue creado primero, después Eva” (1 Timoteo 2:13). Los hombres deben funcionar como líderes en la iglesia debido al orden de creación de Dios. Algunos creen que el orden en la iglesia entre hombres y mujeres es solo por la caída. Pablo, sin embargo, no dice que esta autoridad fue el resultado de la caída. Fue establecido en la creación. El orden de creación de Adán y Eva tuvo lugar antes de la caída. Entonces, si la caída nunca sucedió, esta orden todavía existiría.

Los aspectos negativos de la autoridad y la sumisión

El orden, tal como fue creado por Dios, es bueno. Sin embargo, si Dios estableció la autoridad, ¿por qué hay tantos aspectos negativos asociados con ella? ¿Por qué las personas abusan de su poder y por qué la gente se rebela contra la autoridad?

La razón: el pecado

La razón por la cual la autoridad y la sumisión han tomado asociaciones negativas es por una cosa: el pecado. El pecado es rebelión contra la autoridad de Dios. Dios creó el orden para bien. Sin embargo, cuando el pecado entró en el mundo, el plan de Dios para el orden se pervirtió. Si el pecado nunca existió, no habría aspectos negativos de autoridad y sumisión.

¿Dónde comenzó esta rebelión? El rechazo de la autoridad de Dios comenzó con Lucifer. Isaías 14:13-14 habla de los cinco “yo haré” de Lucifer:

“Pero tú dijiste en tu corazón: “Subiré al cielo, por encima de las estrellas de Dios levantaré mi trono, y me sentaré en el monte de la asamblea, en el extremo norte. “Subiré sobre las alturas de las nubes, me haré semejante al Altísimo.”

Estos “quiero” de Lucifer significaron “reemplazaré a Dios. No aceptaré y no me someto a tu plan para el orden.” Como resultado, Lucifer se convertiría en el padre de todos aquellos que se rebelan contra Dios.

La humanidad finalmente se unió a la rebelión de Lucifer contra el orden intencional de Dios. Cuando Adán desobedeció a Dios, el pecado entró en el mundo (ver Romanos 5:12). Con el pecado, la capacidad del hombre para gobernar y sojuzgar se contaminó. El hombre pecador naturalmente se rebela contra la autoridad y rechaza la idea de sumisión. Esa es la razón de los aspectos negativos del orden en nuestra sociedad. Los que están en autoridad quieren usar su poder para sus propios deseos egoístas, mientras que los que deben someterse a la autoridad no quieren que nadie les diga qué hacer.

Como hemos visto, entonces, la Trinidad, el reino angélico y la tierra pre-caída muestran que el orden siempre ha sido parte del plan de Dios. Existió antes de la caída y existirá por toda la eternidad.

CAPITULO DOS

Estableciendo reyes y reinos

Una vez leí un artículo de un líder cristiano que se negó a creer que Dios pudiera participar en el establecimiento de gobiernos impíos. Según este hombre, Dios tolera gobiernos injustos pero no los coloca en el poder. Esto lleva a una pregunta interesante: ¿Dios designa a todos los líderes y gobiernos, incluso a los malvados?

A pesar de los fuertes sentimientos de este hombre, la Biblia es clara en que Dios establece directamente a cada gobierno en el poder. Por ejemplo:

• “No hay autoridad sino de Dios,” (Romanos 13:1).

• “Someteos, por causa del Señor, a toda institución humana, ya sea al rey, como autoridad, o a los gobernadores, como enviados por él” (1 Pedro 2: 13-14).

• “El es quien cambia los tiempos y las edades; quita reyes y pone reyes” (Daniel 2:21).

La soberanía de Dios se aplica directamente a todos los que están en el poder. Esto no significa que todos los líderes designados por Dios le agraden a Él, pero Él los designa para llevar a cabo Sus propósitos. Los siguientes ejemplos muestran la soberanía de Dios al establecer todo el gobierno:

El rey Nabucodonosor

En ninguna parte de la Biblia, la soberanía de Dios al seleccionar líderes es más evidente que con el rey Nabucodonosor de Babilonia. El rey Nabucodonosor, que reinó del 604-562 aC, fue uno de los reyes más grandes que jamás haya existido. Su reino no tenía parangón en gloria y fuerza. Cuando se convirtió en rey de Babilonia, era obviamente un gobernante pagano. Sin embargo, la Biblia es clara en cuanto a que Nabucodonosor fue un vaso escogido de Dios:

“Yo hice la tierra, los hombres y los animales que están sobre la faz de la tierra con mi gran poder y con mi brazo extendido, y la doy a quien me place. ‘Y ahora yo he puesto todas estas tierras en manos de mi siervo Nabucodonosor, rey de Babilonia, siervo mío, y también las bestias del campo le he dado para que le sirvan.” (Jeremías 27:5-6).

Aunque el rey Nabucodonosor no era un creyente en este momento, Dios lo llamó “siervo mío.” En otras palabras, Nabucodonosor fue un instrumento seleccionado de Dios para cumplir Sus propósitos.

Cuando el judío piadoso, Daniel, se hizo parte de la corte de Nabucodonosor, Daniel le dijo al rey:

“Tú, oh rey, eres rey de reyes, a quien el Dios del cielo ha dado el reino, el poder, la fuerza y la gloria; y dondequiera que habiten los hijos de los hombres, las bestias del campo o las aves del cielo, El los ha entregado en tu mano y te ha hecho soberano de todos ellos; tú eres la cabeza de oro.” (Daniel 2:37-38). [énfasis mío]

Dios designó el gran y glorioso reino de Nabucodonosor, al cual Daniel afirma claramente. Esto no significa que Nabucodonosor comprendió humildemente de dónde vino su poder o que le dio a Dios la gloria. De hecho, le dio la gloria por su reino:

“¿No es ésta la gran Babilonia que yo he edificado como residencia real con la fuerza de mi poder y para gloria de mi majestad?” (Daniel 4:30)?

Nabucodonosor cometió el error de atribuirse las glorias de su reino. Debido a su orgullo, Dios humillaría a Nabucodonosor:

“esta es la interpretación, oh rey, y este es el decreto del Altísimo que ha venido sobre mi señor el rey: Serás echado de entre los hombres, y tu morada estará con las bestias del campo, y te darán hierba para comer como al ganado, y serás empapado con el rocío del cielo; y siete tiempos pasarán sobre ti, hasta que reconozcas que el Altísimo domina sobre el reino de los hombres y que lo da a quien le place.” (Daniel 4:24-25). [énfasis mío]

Debido al orgullo de Nabucodonosor, Dios le daría una lección. Nabucodonosor se convertiría en una bestia durante siete años. Doce meses después se cumplió esta profecía. Después de este período, se dio cuenta de que Dios:

“El actúa conforme a su voluntad en el ejército del cielo y entre los habitantes de la tierra; nadie puede detener su mano, ni decirle: “¿Qué has hecho?” (Daniel 4:35)

Dios le devolvió el poder de Nabucodonosor cuando se dio cuenta de que Dios, no él mismo, era la fuente de su autoridad. Luego tuvo una perspectiva diferente sobre quién estaba realmente a cargo. Dios es quien establece y quita reyes. Esto se aplica incluso a uno de los reyes más grandes que jamás haya existido.

Pilato

Pilato, que mató a Jesús, era un hombre conocido por su crueldad. ¿Dios le dio a Pilato su autoridad? La respuesta es sí. Cuando Jesús se presentó ante el gobernador romano, Pilato dijo: “Pilato entonces le dijo: ¿A mí no me hablas? ¿No sabes que tengo autoridad para soltarte, y que tengo autoridad para crucificarte? Jesús respondió: Ninguna autoridad tendrías sobre mí si no se te hubiera dado de arriba; por eso el que me entregó a ti tiene mayor pecado” (Juan 19:10-11). Aun sabiendo que Pilato daría la orden de su crucifixión, Jesús afirmó que Pilato, de hecho, tenía autoridad legítima. La autoridad de Pilato no estaba en duda, pero Jesús le recordó que provenía de Dios.

Faraón

El Faraón de Egipto en el momento del Éxodo representa uno de los mejores ejemplos de terquedad y rebelión contra Dios. Moisés le dijo a Faraón que liberara al pueblo de Israel para que pudieran adorar al Señor. Sin embargo, se negó a obedecer. ¿Podría ese líder, que se oponía a Dios, también ser puesto en el poder por Dios? Nuevamente, la respuesta es sí: “Porque la Escritura dice a Faraón: Para esto mismo te he levantado, para demostrar mi poder en ti, y para que mi nombre sea proclamado por toda la tierra.” (Romanos 9:17). Faraón era un líder malvado, sin embargo, la Biblia dice que Dios lo levantó soberanamente para que Dios pudiera cumplir sus propósitos a través de él.

Nerón

¿Qué hay de los líderes en los tiempos de los apóstoles? Cuando Pablo escribió, “no hay autoridad sino de Dios” (Romanos 13:2) y ese gobierno “ministro es de Dios” (Romanos 13:4), Nerón estaba en el trono en Roma. Nerón era un homosexual que hizo torturar y matar a muchos cristianos. Fue a tal líder que Pablo ordenó a sus lectores estar sujetos. Que Pablo pudiera decir esto con Nerón en el trono nos muestra que Dios no solo establece todo el gobierno, sino que su soberanía incluso se extiende a aquellos gobiernos que son opresivos para los creyentes.

Estos ejemplos muestran que Dios designa y elimina soberanamente a todos los gobiernos y sus líderes. Si Dios puso en el poder a hombres tales como Nabucodonosor, Pilato, Faraón y Nerón, podemos concluir que Dios está colocando soberanamente en el poder a aquellos que Él usará para cumplir Sus propósitos.

El control de Dios al nombrar gobiernos debería ser un estímulo para nosotros como creyentes. A veces he visto a los cristianos desanimarse y estar molestos cuando ciertos líderes en este país han sido votados dentro o fuera del poder. Escuchar a algunos cristianos después de una elección lo llevaría a creer que Dios había sido derrotado en las urnas. Ciertamente, como miembros responsables de la sociedad, deberíamos preocuparnos acerca de quiénes son nuestros líderes y si podemos votar, debemos tratar de elegir a los mejores líderes. Sin embargo, por otro lado, no tenemos que desanimarnos o preocuparnos acerca de quién es elegido o quién dirige el gobierno. Podemos saber que quien está en el poder está allí porque Dios los ha colocado en esa posición. Aunque esto no siempre significa que estos líderes serán justos, sí significa que podemos estar seguros de que cumplirán los propósitos de Dios. Si Pablo pudiera ver la soberanía de Dios con Nerón en el trono, nosotros como cristianos también deberíamos ver la mano de Dios en quienquiera que llegue al poder en nuestra nación.

Formas de gobierno

Con todos sus problemas, nuestro país nos otorga privilegios y libertades que muchas naciones no tienen. Nuestra democracia nos permite la libertad de expresión, la libertad de religión y el derecho al voto. Sin embargo, hay naciones que no son democracias y no son conocidas por otorgar libertades individuales. ¿La Biblia distingue entre estas diferentes formas de gobierno gubernamental? Curiosamente, la Biblia no hace distinciones entre formas de gobierno como la democracia o la dictadura. La Biblia simplemente dice que todas las autoridades “por Dios son constituidas” (Romanos 13:1). Cualesquiera que sean los gobiernos, ya sean crueles dictaduras opresoras o democracias libres, todos están establecidos por Dios. No podemos decir: “No estoy de acuerdo con esta forma de gobierno, por lo tanto, Dios no podría haberlo establecido.” También es significativo que la Biblia no divide a los gobiernos en buenos y malos. Esto es importante cuando discutimos nuestras obligaciones con el gobierno. Aunque la forma de gobierno puede cambiar, nuestras responsabilidades como cristianos ante nuestro gobierno no cambian. Son lo mismo ya sea que vivamos en un estado comunista opresivo o en una democracia.

CAPÍTULO TRES

Los propósitos del gobierno

Dios establece todos los gobiernos. Pero, ¿qué responsabilidades le ha delegado? Según la Biblia, el gobierno tiene dos funciones principales: (1) castigar a los malhechores y (2) recompensar a los que hacen lo correcto:

Someteos, por causa del Señor, a toda institución humana, ya sea al rey, como autoridad, o a los gobernadores, como enviados por él para castigo de los malhechores y alabanza de los que hacen el bien.” (1 Pedro 2:13- 15). [énfasis mío]

Castigar a los malvados

El tema del crimen y el castigo es muy debatido en nuestro país. Algunos dicen que el propósito principal de tratar con delincuentes es la reforma, mientras que otros dicen que es un castigo. Eso lleva a la pregunta: ¿qué debe hacer el gobierno con los infractores de la ley?

Según Pedro, una función del gobierno es “el castigo de los malhechores.” Dios le da al gobierno el poder de castigar a los infractores de la ley. La palabra “castigo,” como la usó Pedro, significa “infligir castigo por un mal hecho.” Es solo retribución por un crimen. Como dijo un estudiante de la Biblia:

“Aunque algunas teorías de castigos criminales sostienen que reformar a la sociedad criminal y protectora de más crímenes son los únicos propósitos legítimos de castigo, Pedro aquí incluye la retribución, la imposición del merecimiento justo sobre el que ha perjudicado a otros, como un propósito legítimo.”

Aunque la reforma y la protección social son factores, no son las principales razones para tratar con delincuentes, el castigo es: “porque no en vano lleva la espada, pues ministro es de Dios, un vengador que castiga al que practica lo malo” (Romanos 13:4).

“La espada” es figurativa por el derecho a castigar. En este contexto, se aplicaría especialmente a la pena capital. (Examinaremos la pena capital en la próxima sección). Dios, por lo tanto, le ha otorgado al gobierno el derecho de castigar a los criminales por la maldad.

Un disuasivo al mal

Mientras el gobierno maneja la espada castigando a los malhechores, también está disuadiendo al mal potencial:

“Porque los gobernantes no son motivo de temor para los de buena conducta, sino para el que hace el mal. ¿Deseas, pues, no temer a la autoridad? Haz lo bueno y tendrás elogios de ella, pues es para ti un ministro de Dios para bien. Pero si haces lo malo, teme; porque no en vano lleva la espada” (Romanos 13:3-4).

Cuando las autoridades tratan adecuadamente a los infractores de la ley, existe un elemento de disuasión para quienes violan la ley. Si obedecemos la ley, no tenemos motivos para temer a la autoridad. Sin embargo, aquellos que violan la ley tienen razones para preocuparse. Por ejemplo, si obedezco el límite de velocidad de 65 mph en la Interestatal, no tengo miedo de ser detenido por la patrulla estatal. Pero si conduzco 30 millas por encima del límite de velocidad, estaría mirando nerviosamente por el espejo retrovisor para ver si se aproximaban luces rojas intermitentes porque existe un temor natural al gobierno que conlleva infringir la ley.

En otro ejemplo, si estuviera en la cola de una tienda de comestibles para pagar mi comida y un oficial de policía viene detrás de mí, no estaría nervioso. Sin embargo, si momentos antes de que él llegara, me había deslizado una barra de chocolate en el bolsillo y temo que me atraparían. El principio es el siguiente: obedecer al gobierno trae paz mental, pero infringir la ley da una razón para temer. Dios por lo tanto, usa el gobierno para disuadir el mal.

En los últimos años, nuestra nación ha experimentado un aumento en la delincuencia y, a medida que esa tendencia continúa, hay más temor de ser víctima. Pero a pesar del aumento de la tasa de criminalidad en los Estados Unidos, deberíamos estar agradecidos de que nuestro gobierno siga siendo un elemento disuasivo del mal comportamiento. Todavía podemos salir de nuestros hogares con relativa seguridad. Si alguien intenta ingresar a nuestra casa, podemos llamar a la policía y ellos estarán allí. Compare eso con los países donde reina la anarquía porque no existe un gobierno estable. Imagínense si tenemos disparos en nuestras calles y no existe autoridad para detenerlo. La ex Unión Soviética fue un ejemplo de esto. Cuando la Unión Soviética se desintegró, muchos estados se quedaron sin un gobierno fuerte. La lucha, la rebelión y el crimen se produjeron porque no existía un gobierno estabilizado para controlar el mal. Compare esto con China, que a pesar de ser comunista, tiene un gobierno central fuerte. Debido a esto, existe muy poco crimen. Experimenté esto de primera mano cuando tuve la oportunidad de visitar China. Podría caminar por las calles por la noche sin temor a sufrir daños. No tenía que preocuparme por mis objetos de valor robados. El gobierno brindó protección contra el mal.

Puede que no siempre estemos de acuerdo con el funcionamiento de ciertos gobiernos, pero ya sea que estemos de acuerdo o no, proporciona un elemento disuasivo para el mal y agrega estabilidad a la sociedad. Por eso deberíamos estar agradecidos.

Un recompensador por hacer el bien

El gobierno trata con aquellos que violan la ley. Pero la segunda función principal del gobierno es la “alabanza de los que hacen el bien” (1 Pedro 2:14). En otras palabras, el gobierno recompensa a aquellos que guardan la ley. Cuando obedecemos a las autoridades, no debemos temerles. Podemos funcionar libremente en nuestra sociedad. Aquellos que desobedecen el gobierno a menudo pierden los beneficios y las libertades otorgadas a aquellos que cumplen con la ley. Si voy a prisión porque robé una tienda, pierdo mi libertad y mis privilegios. Sin embargo, si soy un ciudadano respetuoso de la ley, me recompensan con libertad y beneficios.

Romanos 13:4 también nos dice que el gobierno es “un ministro de Dios para bien.” Necesitamos que se nos recuerde que el gobierno puede ser bueno. A menudo nos enfocamos en la corrupción y el engaño que vemos en él y nos volvemos negativos hacia él. Podemos pensar: “Si los apóstoles solo supieran la corrupción que tenemos hoy en nuestra situación política, no habrían dicho que el gobierno es un ministro de Dios para bien.” La verdad es que vivieron en un gobierno romano que tenía más corrupción que esta nación. Muchos emperadores romanos eran homosexuales abiertos, adúlteros y asesinos. Este gobierno romano finalmente mataría a algunos de los apóstoles. Pero los apóstoles creían que el gobierno lograba el bien. Aunque el gobierno romano era corrupto, la paz que Roma trajo al mundo produjo un ambiente que permitió la rápida difusión del Evangelio. Esto no significa que el gobierno siempre simpatice con el Evangelio. Por el contrario, muchos cristianos han sido perseguidos por su fe. Aún así, un gobierno estable permite que el Evangelio sea presentado y difundido.

En los Estados Unidos, nuestras autoridades nos permiten reunirnos libremente y siempre que lo deseemos sin interferencia. Si alguna persona o grupo intentara interrumpir nuestras reuniones, podríamos confiar en el gobierno para protegernos. Una vez, en la iglesia que pastoreo, tuvimos personas que protestaban contra nuestra iglesia debido a nuestras creencias bíblicas. Incluso existía la posibilidad de que nuestro servicio se viese interrumpido. Las autoridades locales, sin embargo, proporcionaron protección en caso de que alguien intentara interrumpir nuestra reunión. Vimos de primera mano cómo el gobierno era un ministro para bien, ya que nos dieron la protección para rendir culto libremente.

Recaudación de impuestos

Como hemos visto, los dos deberes principales de la autoridad son castigar a los malhechores y recompensar a los que hacen lo correcto. Sin embargo, el gobierno también tiene una tercera función: recaudar impuestos:

“Pues por esto también pagáis impuestos, porque los gobernantes son servidores de Dios, dedicados precisamente a esto. Pagad a todos lo que debáis: al que impuesto, impuesto; al que tributo, tributo; al que temor, temor; al que honor, honor” (Romanos 13:6-7).

Quejarse sobre el pago de impuestos es fácil. Muchos temen el 15 de abril de cada año porque ese es el día en que vencen nuestros impuestos. Ciertamente, nadie disfruta pagando el dinero del gobierno, especialmente cuando sentimos que es demasiado. Sin embargo, la Biblia nos dice por qué pagamos impuestos. Pagamos impuestos para compensar al gobernante que “ministro es de Dios” (Romanos 13:4). Dios ve que las autoridades gubernamentales brindan un servicio público honorable; por lo tanto, son dignos de compensación. Los impuestos también son necesarios para dirigir el gobierno. Me preocupa cuando la gente no paga sus impuestos debido a supuestas convicciones cristianas. Independientemente de las convicciones que tengan, no están de acuerdo con Romanos 13:6-7. Esto no significa que el gobierno siempre haga lo correcto con nuestro dinero de impuestos. De hecho, el gobierno a menudo usa nuestro dinero de manera pecaminosa. Por ejemplo, no disfruto ver que nuestro dinero de los impuestos se usa para apoyar cosas como el aborto y el arte obsceno. Pero el gobierno es el responsable último de cómo usan nuestro dinero de los impuestos. Nuestra responsabilidad es pagar nuestros impuestos. Cómo se usa es algo por lo que no somos responsables. Obviamente, Roma no usó el dinero de los impuestos de Pablo de una manera que hubiera estado de acuerdo. Nerón, el emperador en la época de Pablo, utilizó el dinero de los impuestos para pagar su elaborada boda homosexual y para perseguir a los cristianos. Algunos emperadores romanos llevaron a la bancarrota al erario romano con sus gastos extravagantes. Este imperio que Pablo estaba apoyando con su dinero de impuestos eventualmente lo mataron. Sin embargo, Pablo dijo: “Pagad a todos lo que debáis: al que impuesto, impuesto” (Romanos 13:7).

En nuestra nación, afortunadamente, tenemos cierta influencia sobre los impuestos que pagamos. Algunas veces podemos votar directamente sobre ciertos asuntos tributarios. Pero incluso estos privilegios nos los otorga el gobierno. Si se eliminaran todos estos privilegios, aún seríamos responsables de pagar nuestros impuestos. La frase famosa, “Sin impuestos sin representación” puede ser el ideal, pero no es una condición para pagar nuestros impuestos. Ya sea que tuviéramos representación o no, nuestra responsabilidad sigue siendo la misma. No hubo representación de impuestos cuando Nabucodonosor gobernó Babilonia. Pablo y Pedro tampoco tenían representación cuando pagaban sus impuestos, pero eso no importaba. Dios dice “paga tus impuestos”, entonces deberíamos. No tenemos derecho a decidir si les pagaremos o cuánto pagaremos.

La convicción de Jesús sobre el pago de impuestos es consistente con la de Pablo. Los fariseos, que estaban tratando de atrapar a Jesús para que dijese algo mal, le preguntaron: “Dinos, pues, qué te parece: ¿Es lícito pagar impuesto al César, o no?” (Mateo 22:17). Los fariseos sabían que para algunos judíos pagar impuestos a Roma era aborrecible porque los romanos los gobernaban.

“Pero Jesús, conociendo su malicia, dijo: ¿Por qué me ponéis a prueba, hipócritas? Mostradme la moneda que se usa para pagar ese impuesto. Y le trajeron un denario. Y El les dijo: ¿De quién es esta imagen y esta inscripción? Ellos le dijeron: Del César. Entonces El les dijo: Pues dad al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios.” (Mateo 22:18-21).

La respuesta de Jesús a los fariseos muestra que pagarle al gobierno lo que requieren no entra en conflicto con obedecer a Dios. Pagamos impuestos porque eso es parte del plan de Dios para apoyar al gobierno.

CAPÍTULO CUATRO

Pena capital

La pena capital es un tema muy debatido. Incluso entre los cristianos existe una variedad de opiniones sobre su validez. Un capellán cristiano, que trabaja con presos condenados a muerte, condenó la pena capital al decir: “Cuando los asesinamos, permitimos que su mal nos contamine … A veces cometemos el mal en nombre de la justicia.” [2]Él no está solo en su sentimiento. De hecho, muchos sienten que la pena capital es otra forma de asesinato que genera más violencia. Esto nos lleva a la pregunta. ¿Tiene el gobierno el derecho de ejecutar criminales? Afortunadamente, la Biblia nos da la respuesta.

La institución de la pena capital

Génesis 9:6 nos da la primera y más simple dirección relacionada con la pena capital:

“El que derrame sangre de hombre,
por el hombre su sangre será derramada,
porque a imagen de Dios
hizo El al hombre.”

En este pasaje, Dios otorga el derecho de la pena capital al hombre. Si alguien comete un asesinato, se requiere que muera. En el debate sobre la pena capital, algunos dicen: “No tenemos derecho a quitar la vida humana, solo Dios”. Eso es solo parcialmente cierto. En última instancia, el derecho a llevar una vida humana pertenece solo a Dios, pero Dios también ha elegido delegar esta responsabilidad en el hombre. Cuando el gobierno lleva a cabo la pena capital, por lo tanto, actúa según la autoridad delegada de Dios. Entonces, en lugar de usurpar el rol de Dios, el hombre es responsable ante Dios por ejecutar a aquellos que asesinan a otra persona.

La razón de la pena capital

¿Por qué Dios requiere la muerte de alguien que comete un asesinato?

“porque a imagen de Dios
hizo El al hombre” (Génesis 9:6).

El asesinato es serio porque el hombre fue creado a imagen de Dios. Por lo tanto, cuando alguien comete un asesinato, él ha golpeado a la imagen de Dios. El hombre, incluso el hombre caído, es sagrado a los ojos de Dios. Dios le dio un lugar especial en la creación. Tenga en cuenta que los hombres no deben ser ejecutados por talar un árbol, pisar un gusano o matar a un animal. Dios no creó esas criaturas a Su imagen. Pero matar a un hombre es una ofensa capital porque fue hecho a la imagen de Dios. La pena capital, por lo tanto, no es un problema humanitario. Es un problema de justicia. Una razón por la cual hay tanto debate sobre la pena capital es porque nuestra sociedad no entiende la justicia. Ha abandonado a Dios y cualquier estándar fijo de lo correcto y lo incorrecto.

¿El castigo capital para hoy?

Existe cierto debate sobre si el mandato para la pena capital en Génesis 9:6 es para hoy. Después de todo, no guardamos todos los mandamientos dados en el Antiguo Testamento. Por ejemplo, no sacrificamos animales hoy como lo hicieron en los tiempos del Antiguo Testamento. ¿Cómo podemos estar seguros de que Génesis 9:6 es para hoy? Para saber esto, debemos entender su contexto.

Dios le dio la responsabilidad de la pena capital a Noé poco después del diluvio mundial. Las instrucciones dadas a Noé en Génesis 8:21-9:17 conforman lo que llamamos el Pacto Noético. Debido a que el diluvio había destruido a toda la humanidad, excepto a Noé y su familia, Noé es el representante de toda la raza humana. Dios, entonces, habló con Noé como la cabeza de la raza humana. Tampoco encontramos ningún lugar en las Escrituras donde este mandamiento sea revocado. Si la pena capital fuera solo temporal, esperaríamos que las Escrituras nos dijeran esto. Pero no es así. Por lo tanto, tenemos razones para creer que el mandato es tan válido hoy como lo era entonces.

Vemos la validez de la pena capital para hoy en los otros aspectos del Pacto Noético que todavía están vigentes hoy. Dicho de otra manera, si podemos ver aspectos del pacto Noético en vigencia hoy, esto ayuda a mostrar que las instrucciones de Dios para la pena capital también están vigentes para el día de hoy. Y este es el caso. Por ejemplo, Dios prometió a Noé que las estaciones existirían:

“Mientras la tierra permanezca,
la siembra y la siega,
el frío y el calor,
el verano y el invierno,
el día y la noche,
nunca cesarán.” (Génesis 8:22).

Antes del diluvio, todo el planeta probablemente tenía un ambiente tropical, pero el diluvio trajo cambios radicales en el medio ambiente, uno de los cuales es el cambio de las estaciones. Obviamente, la revelación de Dios sobre las estaciones continúa hasta el día de hoy.

Además, la naturaleza intemporal del Pacto de Noé se puede ver en la promesa de Dios de nunca más destruir el mundo con un diluvio:

“Yo establezco mi pacto con vosotros, y nunca más volverá a ser exterminada toda carne por las aguas del diluvio, ni habrá más diluvio para destruir la tierra. Y dijo Dios: Esta es la señal del pacto que hago entre yo y vosotros y todo ser viviente que está con vosotros, por todas las generaciones: pongo mi arco en las nubes y será por señal del pacto entre yo y la tierra.” (Génesis 9:11-13).

Dios le prometió a Noé que nunca más destruiría la tierra con agua. El arcoiris sería la señal de esta promesa. De nuevo, esto claramente se aplica hoy. En el medio de esta sección están las instrucciones para la pena capital (Génesis 9:6). Por lo tanto, tenemos buenas razones para creer que el mandato de Dios para la pena capital también está en vigencia hoy.

Diferencia entre asesinato accidental y asesinato

Otros pasajes de las Escrituras nos dan una idea del plan de Dios para la pena capital. Éxodo 21:12 dice: “El que hiera de muerte a otro, ciertamente morirá.” Esto es paralelo a la instrucción que Dios le dio a Noé en Génesis 9:6. Note que Dios no dice que Él personalmente los matará. Se da a entender que los líderes de Israel iban a llevar a cabo la ejecución de un asesino. También vemos que la pena capital no es por asesinato accidental:

“Pero si no estaba al acecho, sino que Dios permitió que cayera en sus manos, entonces yo te señalaré un lugar donde pueda refugiarse. Sin embargo, si alguno se ensoberbece contra su prójimo para matarlo con alevosía, lo tomarás aun de mi altar para que muera.” (Éxodo 21:13-14).

Aquí, Dios hace una distinción entre matar involuntariamente y tomar maliciosamente la vida de otra persona. En los días de Moisés, si una persona era asesinada ya sea por accidente o intencionalmente, un pariente cercano de la persona asesinada se encargaría de vengar la muerte de su pariente. Pero Dios hizo provisión para evitar la pena de muerte si el asesinato fue accidental. Él nombró ciudades a las cuales la persona responsable del asesinato podría huir hasta que se pudiera determinar la verdadera naturaleza del crimen.

Dios, entonces, distingue claramente el asesinato accidental del asesinato. Si alguien corriera frente a nuestro auto y muriera, eso no sería un asesinato. Sin embargo, si intencionalmente nos alejamos de la carretera para matar a alguien, entonces seríamos culpables de una ofensa capital. La pena capital, por lo tanto, es por asesinato intencional, no homicidio accidental.

¿Qué pasa con “No matarás”?

Una mañana, mientras leía el periódico local, me encontré con un editorial en el que una persona discutía contra la pena capital. Pensó que ejecutar asesinos era un asesinato en sí mismo. Para apoyar esto, citó Éxodo 20:13: “No matarás.” Su punto era que nunca deberíamos usar la pena capital porque la Biblia dice que no debemos matar. ¿Es este punto válido? El sentido común exige que el mandato de Dios en Éxodo 20:13 de no matar no contradiga el mandato de Éxodo 21:12 de ejecutar a un asesino. El argumento de este hombre es un caso clásico de sacar las Escrituras de contexto para adaptarlas a sus propias opiniones. La orden en Éxodo 20:13 (como se traduce en la Versión Autorizada) de no matar obviamente se refiere al asesinato. De hecho, la Nueva Biblia estándar estadounidense traduce correctamente esto: “No matarás.” Sin embargo, Dios dice en Éxodo 21:12 que se quite la vida a los asesinos. Por lo tanto, la orden en Éxodo 20:13 no se refiere a la ejecución de criminales condenados por asesinato. Si lo hiciera, la Escritura se contradeciría a sí misma y no tendría sentido.

Ejecutar a un criminal convicto no es un asesinato según las Escrituras. Y hay otros casos dados en las Escrituras donde matar no se considera asesinato. Por ejemplo, Dios ordenó a los israelitas que mataran a todos los cananeos en la tierra prometida. Esto obviamente no fue considerado asesinato. En 1 Samuel 15:2-3, Dios le dijo a Saúl que exterminara a todos los amalecitas. Cuando Saúl desobedeció, Dios envió al profeta Samuel para reprender al rey Saúl por no matar a Agag, el rey de los amalecitas. Nuevamente, el mandato de Dios a Saúl de matar a los amalecitas no era un mandato para asesinar. De hecho, Samuel hizo lo que Saúl se negó a hacer, es decir, hacer pedazos a Agag (ver 1 Samuel 15:33). Debemos tener cuidado de mantener la Biblia en contexto para que no impedir decir lo que dice.

La pena capital como disuasivo

La justicia es la razón principal de la pena capital. La retribución es necesaria para golpear a la imagen de Dios. La Escritura, sin embargo, sugiere una razón secundaria para la pena de muerte: la disuasión. Incluso si la pena capital no disuadiera al delito, seguiría siendo correcto porque es justo. Pero la justicia llevada a cabo correctamente tiene un efecto disuasivo sobre el crimen. La disuasión se puede ver en el siguiente ejemplo:

“Y el hombre que proceda con presunción, no escuchando al sacerdote que está allí para servir al Señor tu Dios, ni al juez, ese hombre morirá; así quitarás el mal de en medio de Israel. Entonces todo el pueblo escuchará y temerá, y no volverá a proceder con presunción.” (Deuteronomio 17:12-13). [énfasis mío]

Este pasaje enseña que desobedecer al sacerdote de Israel, cuando decidía sobre asuntos judiciales, significaba que esa persona debía ser ejecutada. Como resultado, el resto de la gente tendría miedo y no se sentiría tentado a actuar de esa manera.

Los países que llevan a cabo justicia rápida y severamente suelen tener bajas tasas de criminalidad. Por ejemplo, en naciones como Arabia Saudita y China, la tasa de criminalidad es baja. ¿Por qué? El castigo se da rápidamente y la gente teme violar la ley debido a las consecuencias. Cuando visité China, me sorprendió cómo la gente podía dejar los objetos de valor sin supervisión sin preocuparse de que alguien los robara. La gente también podía caminar libremente por la noche sin temor a ser asaltada. Puede que no siempre estemos de acuerdo con la forma en que gobiernan esas naciones, pero las personas en estos países tienen menos temor de ser víctimas de un crimen.

Cuando la justicia es lenta, sin embargo, casi no hay disuasión a la delincuencia. Este principio se encuentra en la Escritura, “Como la sentencia contra una mala obra no se ejecuta enseguida, por eso el corazón de los hijos de los hombres está en ellos entregado enteramente a hacer el mal.” (Eclesiastés 8:11). En otras palabras, cuando la justicia es lenta, los delincuentes se sienten más libres para cometer actos malvados porque no temen el castigo. Cuando el gobierno tarda muchos años en ejecutar a alguien condenado por un delito capital, se diluye la fuerza disuasoria para hacer el mal y los delincuentes están más dispuestos a correr riesgos. Los criminales en nuestra sociedad saben que si cometen un asesinato, existe una buena posibilidad de que no tengan que enfrentar la pena de muerte e incluso si lo hacen no será por muchos años. En estas circunstancias, hay poco o ningún elemento de disuasión.

La perspectiva de Jesús sobre la pena capital

¿Cómo vio Jesús la pena capital? Jesús no dio instrucciones específicas al respecto, pero su encuentro con Pilato en Juan 19 es revelador. Cuando Pilato le dijo a Jesús que tenía el poder de liberarlo o crucificarlo, Jesús dijo: “Ninguna autoridad tendrías sobre mí si no se te hubiera dado de arriba; por eso el que me entregó a ti tiene mayor pecado.” (Juan 19:11). No discutió con Pilato sobre la pena capital ni le dijo que estaba mal. De hecho, Jesús reconoció el poder de Pilato para llevar a cabo la pena capital pero le recordó a Pilato que esta autoridad provenía de Dios.

La perspectiva de Pablo sobre la pena capital

Nada en la vida o las cartas de Pablo sugiere que no estaba de acuerdo con el derecho del gobierno a ejecutar criminales. Cuando estaba bajo arresto y defendiéndose ante Festo, el gobernador romano de Judea, Pablo dijo: “Si soy, pues, un malhechor y he hecho algo digno de muerte, no rehúso morir” (Hechos 25:11). En esta situación, Pablo reconoce el derecho de Festo a llevar a cabo la pena capital. No hubo debate si la pena de muerte era correcta o no. Pablo estaba al tanto del abuso de justicia que a menudo ocurría en el gobierno romano. Después de todo, los romanos incluso mataron a Cristo. Sin embargo, eso no le hizo rechazar el derecho de los romanos a llevar a cabo la pena de muerte. De hecho, Pablo estaba dispuesto a aceptar la pena de muerte si se podía demostrar que había hecho algo digno de muerte.

¿Pueden los individuos llevar a cabo una pena capital?

A mediados de la década de 1990, la nación se sorprendió por los asesinatos separados de dos médicos abortistas en Pensacola, Florida. En un caso de asesinato, el hombre que cometió el asesinato era un ministro cristiano ordenado. Este hombre afirmó que matar a un médico abortista era un “homicidio justificable,” [3] que es quitarle la vida a alguien por supuestas razones morales. El razonamiento es el siguiente: si alguien comete un acto incorrecto, y el gobierno no hará nada al respecto, entonces el individuo tiene derecho a ejecutar la justicia por sí mismo. ¿Pero nosotros, como cristianos, o como individuos, tenemos el derecho de quitarle la vida a una persona por razones morales?

Como hemos visto, el derecho de la pena capital recae en las autoridades designadas. En ninguna parte de la Biblia se da a las personas el derecho de tomar la ley en sus propias manos. Romanos 12:17 dice: “Nunca paguéis a nadie mal por mal.” Romanos 12:19 también dice: “Amados, nunca os venguéis vosotros mismos, sino dad lugar a la ira de Dios, porque escrito está: Mia es la venganza, yo pagare, dice el Señor.” La venganza y la justicia no son responsabilidad del individuo. Por ejemplo, si alguien manejara por mi casa a 70 mph, no tendría el derecho de perseguirlos y meterlos en la cárcel. Aunque cometieron un crimen, no tengo la autoridad ni el derecho de enjuiciarlos. Solo las autoridades apropiadas tienen esa responsabilidad.

Tomar la ley en sus propias manos nunca está justificado, incluso para detener el aborto. No se equivoquen, el aborto es un pecado atroz. Pero ningún individuo tiene el derecho de quitarle la vida a alguien. Ese es solo el derecho del gobierno. Los vigilantes que llevan y citan sus Biblias mientras quebrantan la ley traen deshonra al nombre de Jesucristo y están en rebelión directa con las Escrituras. 1 Pedro 4:15 declara: “Que de ninguna manera sufra alguno de vosotros como homicida, o ladrón, o malhechor, o por entrometido.” Dios no da a nadie el derecho de quitarle la vida a otra persona. Si lo hacen, ellos mismos son un asesino.

Tomar la ley en nuestras propias manos no solo no es bíblico, sino que también puede funcionar contra los cristianos. Algunas personas están en total desacuerdo con los puntos de vista de los evangélicos. ¿Deberían permitirles interrumpir nuestros servicios y matar a pastores con quienes no están de acuerdo? La mayoría de los cristianos estarían consternados por esta idea, pero algunos cristianos apoyarían la interrupción ilegal de la actividad de los incrédulos. Pero cuando las personas toman la justicia por sus propias manos, la anarquía resulta y la sociedad se disuelve.

CAPITULO CINCO

Sumisión al gobierno

El mandamiento a la sumisión

El gobierno es establecido por Dios para castigar a los malhechores, recompensar a los que hacen lo correcto y recaudar impuestos. Y nosotros, como cristianos, tenemos responsabilidades con nuestras autoridades también:

• “Sométase toda persona a las autoridades que gobiernan” (Romanos 13:1).

• “Recuérdales que estén sujetos a los gobernantes, a las autoridades” (Tito 3:1).

• “Someteos, por causa del Señor, a toda institución humana, ya sea al rey, como autoridad, o a los gobernadores…” (1 Pedro 2:13-14).

• “Honrad al rey” (1 Pedro 2:17).

El significado de la sumisión

Dios nos ordena, como cristianos, estar sujetos a nuestro gobierno. Someterse al gobierno, entonces, no es una opción. Es obligatorio. La palabra “someter” significa voluntaria y voluntariamente ponerse bajo la autoridad de otro. A menudo se usaba para las tropas militares que se colocaban bajo la autoridad de su comandante, y también se usaba para describir la relación de Cristo con Sus padres (Lucas 2:51), el creyente con Cristo (Efesios 5:24), esclavos de maestros (1 Pedro 2:18), y creyentes más jóvenes a creyentes mayores (1 Pedro 5: 5).

El alcance de la sumisión

El alcance de esta sumisión es amplio. Debe hacerse “a toda institución humana” (1 Pedro 2:13). Esta es una declaración general. Incluye lo mejor del gobierno humano y lo peor. Incluye los mejores gobernantes y los peores. Debemos someternos voluntariamente a cualquier forma de autoridad en la que nos encontremos. Pedro vivió bajo el gobierno romano, pero este mandato no se limita al gobierno romano. Debemos obedecer al gobierno en el que la providencia de Dios nos ha colocado, ya sea que vivamos en los Estados Unidos, China, India o en cualquier otro país. La frase “toda institución humana” incluye “ya sea al rey, como autoridad, o a los gobernadores” (1 Pedro 2:14). El “rey” es alguien que tiene autoridad suprema. Él es el jefe del estado. En nuestro país no tenemos reyes, pero tenemos un presidente que es nuestro jefe reconocido. “Gobernantes” serían aquellos con autoridad delegada. Jesús reconoció la autoridad de Pilato, aunque su poder fue delegado por el emperador romano (ver Juan 19:10-11). El gobierno, por lo tanto, no solo incluye la regla principal, sino que también incluye toda la autoridad delegada. Al hablar de cómo esto se relaciona con nosotros hoy, un escritor dijo:

“En términos contemporáneos, significa que los cristianos deben obedecer la ley de la tierra, ya sea a nivel federal, estatal o local. Desde la Corte Suprema hasta el tribunal de tránsito, desde el impuesto sobre la renta hasta las normas de estacionamiento, los creyentes deben ser sujeto a la autoridad debidamente constituida.”[4]

Debemos obedecer todas las formas de gobierno, tanto locales como nacionales. No podemos decir: “Obedeceré al presidente, pero no obedeceré a la policía local.”

¿El tipo de gobierno en el que nos encontramos afecta nuestro sometimiento a él? Es significativo que el Nuevo Testamento no distingue entre las diferentes formas de gobierno. No se nos dice que obedezcamos al gobierno solo si se trata de una democracia. Tampoco se nos dice que la democracia es la forma de gobierno preferida de Dios. De hecho, los gobiernos a los que se hace referencia en el Antiguo Testamento no eran democracias. A veces, los estadounidenses suponen que la democracia es la mejor forma de gobierno, y eso puede ser. Pero debemos ser cuidadosos cuando tratamos de probar ese punto de las Escrituras. Dios ha elegido establecer muchas formas diferentes de gobierno en todo el mundo. En lo que concierne a Dios, son tan legítimos como la democracia en la que vivimos.

Frecuentemente, los líderes a quienes debemos someternos no son creyentes. A veces son hombres de carácter moral cuestionable. Es por eso que es significativo que la orden de someterse al gobierno humano se hizo cuando Nerón era emperador de Roma. Someterse a Nerón no fue fácil. Era un homosexual abierto y un asesino. Él finalmente sería responsable de la muerte de Pedro. ¿Qué nos dice esto? Nuestra responsabilidad de someternos no se cancela porque la persona con autoridad es una persona malvada e impía. Nos sometemos porque el puesto que tiene es establecido por Dios. Si ser piadoso era un prerrequisito para someterse a un líder, Pedro y Pablo nunca se hubieran sometido a Nerón. Del mismo modo, incluso si nuestros líderes fueran las personas más despreciables de la tierra, Dios todavía nos exigiría someternos a ellos. Necesitamos preocuparnos cuando los cristianos conservadores se irritan por someterse a nuestros líderes. No los honramos por su carácter; los honramos porque Dios los ha puesto en el liderazgo sobre nosotros.

Razones para someterse al gobierno

Como hemos visto, Dios nos ordena que nos sometamos a la autoridad. Si no hubiera otras razones dadas, eso sería suficiente. Sin embargo, hay otras razones por las que debemos someternos humildemente a la autoridad:

1. Someterse es la voluntad de Dios. Cuando Pedro discutió el sometimiento a las autoridades, dijo: “Porque esta es la voluntad de Dios” (1 Pedro 2:15). Debemos hacer esto, “por causa del Señor” (1 Pedro 2:13). Los cristianos se someten a la autoridad porque queremos honrar a Dios y no queremos reprochar Su nombre. Al obedecer al gobierno, realmente estamos obedeciendo a Dios. Me entristece cuando veo a los cristianos profesantes constantemente rebelándose y peleando contra el sistema. El mundo debe pensar: “Hay cristianos que siempre luchan contra la autoridad.” Eso trae deshonra en nuestro testimonio de Jesucristo. Nuestra perspectiva para obedecer al gobierno mejorará a medida que comprendamos que la obediencia a la autoridad agrada a Dios.

2. Desobedecer al gobierno es desobedecer a Dios. “El que resiste a la autoridad, a lo ordenado por Dios se ha opuesto” (Romanos 13:2). Rebelarse contra la autoridad, por lo tanto, es rebelarse contra Dios. Prácticamente, esto significa que cuando las autoridades establecen una ley y la rompemos, estamos desobedeciendo a Dios. Si el límite de velocidad dice 35 mph y voy a 55 mph, lo he desobedecido. No importa si me atrapan o no. Algunas personas piensan que si no son sorprendidas violando la ley, en realidad no son desobedientes, pero lo son. Si tuviéramos que hacer trampa en nuestros impuestos y nadie se enterara, seguiría siendo un pecado a los ojos de Dios. Debemos tener cuidado de no racionalizar el pecado y solo obedecer las leyes que sean convenientes para nosotros.

3. Desobedecer al gobierno produce ira. “y los que se han opuesto [a la autoridad], sobre sí recibirán condenación” (Romanos 13:2). “Por tanto, es necesario someterse, no sólo por razón del castigo, sino también por causa de la conciencia.” (Romanos 13:5). La ira del gobierno no es agradable de pensar, pero sin ella nuestra sociedad se convertiría en anarquía. Sería genial si todos obedecieran la ley porque eso es lo correcto. Sin embargo, esa no es siempre la razón para algunas personas. Muchas personas no cometerán crímenes por la simple razón de que tienen miedo a las consecuencias. Eso es bueno. Es por eso que cuanto más un gobierno enjuicia rápida y eficazmente a los delincuentes, menos probable es que la gente cometa crímenes. Si sé que voy a ser atrapado y castigado por cometer un acto ilegal, es menos probable que infrinja la ley. La rebelión contra la autoridad trae consecuencias. El gobierno “no en vano lleva la espada, pues ministro es de Dios, un vengador que castiga al que practica lo malo.” (Romanos 13:4). Cada vez que se comete un crimen, la ira debe ser pronto.

4. Obedecer al gobierno trae una clara conciencia. “Por tanto, es necesario someterse… por causa de la conciencia” (Romanos 13:5). El miedo al castigo es una razón para obedecer al gobierno. Sin embargo, para el creyente, obedecer tiene otra dimensión: una conciencia clara ante Dios. No es suficiente que los creyentes teman las consecuencias de violar la ley; los cristianos deben tener el deseo de estar bien con Dios. La paz existe para un creyente que está haciendo lo que Dios quiere que haga. Pablo dijo:

“Porque nuestra satisfacción es ésta: el testimonio de nuestra conciencia que en la santidad y en la sinceridad que viene de Dios, no en sabiduría carnal sino en la gracia de Dios, nos hemos conducido en el mundo y especialmente hacia vosotros.” (2 Corintios 1:12).

5. Someterse calla las acusaciones necias. “Porque esta es la voluntad de Dios: que haciendo bien, hagáis enmudecer la ignorancia de los hombres insensatos.” (1 Pedro 2:15). Otra razón por la que obedecemos al gobierno es para que podamos tener un buen testimonio y no ser acusados ​​con acusaciones difamatorias. El apóstol Pablo sabía lo que era tener cargos infundados contra él. En un momento, los judíos presentaron cargos contra Pablo ante el procurador romano, Félix. Cuando Pablo tuvo la oportunidad de hablar, dijo:

“Y ni en el templo, ni en las sinagogas, ni en la ciudad misma me encontraron discutiendo con nadie o provocando un tumulto. Ni tampoco pueden probarte de lo que ahora me acusan. Pero esto admito ante ti, que según el Camino que ellos llaman secta, yo sirvo al Dios de nuestros padres, creyendo todo lo que es conforme a la ley y que está escrito en los profetas” (Hechos 24:12-14). [énfasis mío]

Los judíos acusaron a Pablo de ser un alborotador e incitar a la disidencia. Sin embargo, Pablo le dijo a Félix que no había pruebas de eso. Pablo, en cierto sentido, estaba silenciando las acusaciones de hombres ignorantes. Pablo dijo que si fuera culpable de algo, sería de ser cristiano y predicar el Evangelio. Su testimonio habría sido dañado si realmente hubiera sido un alborotador. ¿Qué pasaría si los judíos legítimamente pudieran haber dicho que Pablo habló difamadamente sobre Félix y de todo el gobierno romano? Si Pablo hubiera sido un disidente contra el gobierno, sus acusaciones habrían resultado ser ciertas y el testimonio de Pablo por Cristo habría disminuido.

Cuando los líderes religiosos judíos llevaron a Jesús ante Pilato, lo acusaron, diciendo: “Hemos hallado que éste pervierte a nuestra nación, prohibiendo pagar impuesto al César, y diciendo que El mismo es Cristo, un Rey.” (Lucas 23:2). Acusaron a Jesús de rebelarse contra el gobierno romano. Para los romanos, no pagar impuestos se consideraba rebelión. Esta acusación, sin embargo, no tenía fundamento. Días antes, Jesús les había dicho que “Pues dad al César lo que es del César.” (Lucas 20:25). Incluso Pilato pudo ver a través de estas falsas acusaciones:

Y Pilato convocó a los principales sacerdotes y a los gobernantes y al pueblo, y les dijo: “Entonces Pilato convocó a los principales sacerdotes, a los gobernantes y al pueblo, y les dijo: Me habéis presentado a este hombre como uno que incita al pueblo a la rebelión, pero[a] habiéndole interrogado yo delante de vosotros, no he hallado ningún delito en este hombre de las acusaciones que hacéis contra El” (Lucas 23:13-14).

Aunque Pilato eventualmente sentenciaría a muerte a Jesús, él sabía que había sentenciado a un hombre inocente. Nosotros también deberíamos estar por encima de todo reproche en nuestro comportamiento, “teniendo buena conciencia, para que en aquello en que sois calumniados, sean avergonzados los que difaman vuestra buena conducta en Cristo” (1 Pedro 3:16). Debemos vivir vidas piadosas para que ninguna acusación maliciosa venga sobre nosotros. Si la gente nos va a acusar de algo, que sea por nuestra predicación de la Palabra.

Las acusaciones difamatorias y la persecución algunas veces vienen con ser cristiano. En la iglesia primitiva, muchos miles de cristianos murieron por su fe. Fueron acusados ​​de ateísmo, canibalismo y muchas otras cosas horribles. Pero sus vidas consistentes y piadosas demostraron que esas acusaciones eran falsas. Del mismo modo, nuestras vidas deberían ser tales que si somos calumniados, las acusaciones serán infundadas. Ser cristiano no significa que nunca seremos calumniados injustamente; pero si vivimos vidas piadosas, las acusaciones difamatorias no se mantendrán y nuestro testimonio de Cristo brillará.

6. Obedece porque una vez fuimos desobedientes. “Recuérdales que estén sujetos a los gobernantes, a las autoridades; que sean obedientes, ….Porque nosotros también en otro tiempo éramos necios, desobedientes, extraviados…” (Tito 3:1-3). La rebelión contra Dios se manifiesta en rebelión contra la autoridad humana. Antes de que fuéramos salvos, nosotros también fuimos “desobedientes.” Pero ahora que somos salvos, debemos estar sujetos a nuestros gobernantes. Tenga en cuenta que desobedecer a los gobernantes es algo que caracteriza a los inconversos, pero no es cierto para los creyentes.

A veces necesitamos que nos recuerden que solíamos vivir en rebelión contra Dios. Es fácil para nosotros pensar que antes de ser salvados no estábamos realmente mal. Creemos que los incrédulos son mucho peores de lo que fuimos alguna vez. Pero eso no es verdad. Éramos tan viles y rebeldes como ellos. Lo único que nos separa del incrédulo es la gracia de Dios que nos salvó (véase Tito 3:4-5). Eso debería motivarnos hacia la piedad.

Cuando la sumisión es difícil

Someterse es fácil cuando nos gustan las personas a las que debemos enviarnos y nos resulta beneficioso enviarlo. Por ejemplo, a mis hijos les resultaría fácil enviarme si les diera $ 20,000 y les dijera que lo gasten en un automóvil y un estéreo. Ellos dirían: “Papá, sin duda me encanta someterme a ti.” La verdadera prueba, sin embargo, para mis hijos es cuando les digo que hagan algo que no quieren hacer. Si mis hijos quieren salir a jugar, pero les digo que se queden en casa y que limpien sus habitaciones, esa es la verdadera prueba para ellos. Lo mismo es cierto con el gobierno. Cuando nos gusta quién está en autoridad y estamos de acuerdo con lo que hace el gobierno, es fácil ser sumiso. La prueba para someterse, por lo tanto, no es cuando estamos contentos con el gobierno, sino cuando no estamos de acuerdo. ¿Cómo responderemos a la autoridad cuando pensemos que es impía e injusta? He visto a los cristianos ser un gran apoyo de los líderes electos que simpatizaban con sus puntos de vista. Sin embargo, cuando se elige un líder que no comparte sus puntos de vista, muchos se vuelven críticos y se quejan de ellos. Como cristianos, debemos tener cuidado de permanecer sumisos incluso con los líderes con quienes no estamos de acuerdo. No debemos ser sumisos a los gobiernos que nos gustan y no someternos a los que no nos gustan. El mandamiento de “someteos … a toda institución humana” (1 Pedro 2:13) es intencionalmente amplio. Incluye todas las formas de gobierno, sean buenas o malas. Incluso los incrédulos encuentran fácil estar sujetos a la autoridad que les gusta. Pero el cristiano que se somete a una autoridad injusta puede manifestar su carácter piadoso y la obra de Dios en su vida. “Mantened entre los gentiles una conducta irreprochable, a fin de que en aquello que os calumnian como malhechores, ellos, por razón de vuestras buenas obras, al considerarlas, glorifiquen a Dios en el día de la visitación” (1 Pedro 2:12 )

Honrad al Rey

Otro mandato para nosotros es “honrad al rey” (1 Pedro 2:17). De nuevo, recuerda que Pedro dijo esto cuando el malvado Nerón estaba en el trono. Imagine hoy si nuestro presidente fuera un homosexual abierto que asesina a cristianos. Sería difícil someterse a él, pero las Escrituras todavía nos obligarían a hacerlo.

Nuestra democracia nos permite expresar nuestras opiniones sobre los problemas. Sin embargo, en nuestra escena política estadounidense, nuestros líderes no son honrados. A menudo son destrozados por las ondas de televisión y radio, y en los dibujos sarcásticos de las páginas editoriales de los periódicos. Desafortunadamente, muchos cristianos están involucrados en críticas mezquinas de nuestros líderes. He oído a creyentes decir del actual presidente: “Nunca podría respetarlo.” Ese es un problema, porque Dios nos ordena que respetemos a nuestros líderes. Su problema, entonces, no es con el Presidente, sino con Dios. Nosotros, seguramente, hemos tenido presidentes de carácter cuestionable. Pero no los honramos por su carácter; los honramos porque Dios los ha colocado en posiciones de autoridad. Pedro no honró a Nerón porque era una gran persona, lo honró por su posición dada por Dios. Como creyentes, debemos ser cuidadosos. Podemos estar en desacuerdo con nuestros líderes, y en nuestro sistema político votar para eliminarlos, pero nunca debemos ser críticos hasta el punto de la falta de respeto.

Orando por los líderes

Mantener la perspectiva correcta hacia nuestros líderes puede ser difícil. Una forma de asegurarnos de tener una actitud correcta hacia ellos es orar por ellos:

“Exhorto, pues, ante todo que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias por todos los hombres; por los reyes y por todos los que están en autoridad, para que podamos vivir una vida tranquila y sosegada con toda piedad y dignidad” (1 Timoteo 2: 1-2).

Como creyentes, tenemos la responsabilidad de orar por nuestros gobernantes. Debemos orar para que Dios les dé sabiduría en las decisiones que deben tomar. Oramos por ellos para que tengamos el tipo de entorno que ayudará al ministerio del Evangelio. Y, por supuesto, debemos orar por su salvación.

Dios nos ha dado, en esta nación, un entorno en el que podemos proclamar libremente el Evangelio. Cuando miro hacia atrás en los últimos 25 años de mi ministerio, noto que muy poco ha cambiado debido a quién era el presidente o quién estaba en el Congreso. Algún día, sin embargo, eso puede cambiar. Como cristianos, no debemos dar por sentadas nuestras libertades para predicar el Evangelio. En cambio, debemos agradecer a Dios por estas oportunidades y orar para que él designe líderes que seguirán brindando un entorno que ayude a promover la difusión del Evangelio.

Orando en el tiempo de elección

Cada vez que llega el momento de las elecciones, la gente a menudo me pregunta cómo decido a quién votar y cómo me acerco a todo el proceso electoral. Primero, oro para que Dios designe a aquellos que Él quiere que estén en el cargo. Luego oro para que aquellos, que creo que están más cerca de mis convicciones bíblicas, sean elegidos. Y, por supuesto, yo voto por ellos. También oro: “Señor, tú solo, conoce los corazones de estas personas. Tú sabes lo que quieres lograr en esta ciudad, estado o nación. Quiero a aquellos que elijas, que traerán la mayor gloria a Ti.” Después de eso puedo relajarme en la soberanía de Dios. No importa quién gane, sé que Dios ha puesto en el poder a aquellos que quería estar allí.

El ejemplo de sumisión: Jesucristo

Pedro sabía cuando escribió 1 Pedro que la sumisión es difícil. Entonces él nos dio un ejemplo de Uno que se presentó perfectamente incluso en las peores circunstancias:

“Porque para este propósito habéis sido llamados, pues también Cristo sufrió por vosotros, dejándoos ejemplo para que sigáis sus pisadas, el cual no cometió pecado, ni engaño alguno se hallo en su boca; y quien cuando le ultrajaban, no respondía ultrajando; cuando padecía, no amenazaba, sino que se encomendaba a aquel que juzga con justicia” (1 Pedro 2:21-23).

Nadie ha sufrido más injustamente que Jesucristo. Nunca se abusó más de la autoridad que cuando hombres malvados ejecutaron al Creador del universo en una cruz. Sin embargo, la manera en El lidió con la autoridad es el ejemplo de cómo debemos responder a la autoridad. Jesucristo se sometió humildemente a él aun cuando fue malvado y le costó la vida. Lo hizo sin queja y dejó a Dios. Ese es el ejemplo que debemos seguir.

CAPITULO SEIS

Obedecer a Dios antes que a los hombres

La Biblia dice que los cristianos deben estar sujetos al gobierno. Sin embargo, ¿hay ocasiones en que los cristianos deben desobedecer a la autoridad humana?

En Hechos 5:29, los apóstoles dijeron: “Debemos obedecer a Dios antes que a los hombres.” Este es el versículo más utilizado por los cristianos cuando tratan de justificar el incumplimiento de la ley. Pero, ¿qué significa realmente obedecer a Dios antes que a los hombres? Para responder a esto, debemos mirar el contexto en el que se dio esta declaración y equilibrarla con lo que dice la Escritura en otras áreas. Solo entonces podremos comprender verdaderamente el equilibrio entre someternos al gobierno y obedecer a Dios en lugar de a los hombres.

Hechos 4 y 5

Hechos 4 y 5 detallan el enfrentamiento entre los apóstoles, que habían predicado el Evangelio en Jerusalén, y los líderes religiosos en Israel que trataron de detenerlos. Hechos 4:18 dice: “Cuando los llamaron (el Sanedrín), les ordenaron (a los apóstoles) no hablar ni enseñar en el nombre de Jesús.” Este fue un mandato claro para dejar de predicar el Evangelio. Más tarde en Hechos 5, los líderes religiosos dieron un mandato similar a los Apóstoles: “Os dimos órdenes estrictas de no continuar enseñando en este nombre, y he aquí, habéis llenado a Jerusalén con vuestras enseñanzas, y queréis traer sobre nosotros la sangre de este hombre.” (Hechos 5:28). En ambos casos, a los apóstoles se les prohibió predicar a Cristo. “Mas respondiendo Pedro y los apóstoles, dijeron: Debemos obedecer a Dios antes que a los hombres.” (Hechos 5:29).

Dos puntos deben ser entendidos sobre este pasaje. Primero, aunque los líderes religiosos de Israel obtuvieron ciertos derechos y libertades del gobierno romano, no tenían el derecho legal de prohibir a los apóstoles de predicar el Evangelio. Entonces, en realidad, desobedecer este mandato por parte de los líderes religiosos no fue desobedecer al gobierno. Esto sería como un grupo religioso anticristiano al mando de que los cristianos en los Estados Unidos dejemos de predicar el Evangelio. No tendrían el derecho legal de hacerlo. Desobedecerlos, por lo tanto, no sería desobedecer a la ley. Un segundo y más importante principio, sin embargo, es este: si el gobierno alguna vez requiere que un cristiano haga algo directamente contrario a la Escritura, el cristiano debe negarse a hacerlo. Esa es la única condición en la cual un creyente es justificado a los ojos de Dios por desobedecer un mandato directo del gobierno. Jesús explícitamente les dijo a los apóstoles que llevaran el Evangelio a todo el mundo (ver Mateo 28:19-20, Hechos 1:8). No hacerlo sería desobedecer el mandato de Jesús. De manera similar, si el gobierno alguna vez nos ordenara hacer algo directamente contrario a la Escritura, tendríamos que rechazarlo.

Ciertamente debemos obedecer a Dios por sobre los hombres; sin embargo, debemos ser cuidadosos al aplicar este principio. Esto no significa que cada vez que el gobierno haga algo con lo que no estamos de acuerdo, tenemos el derecho a desobedecer. Algunos cristianos creen que cada vez que el gobierno hace algo que no aprobamos, tenemos derecho a difamar y ser irrespetuosos.

Debemos desobedecer al gobierno solo cuando nos ordena hacer algo contrario a la Escritura. Luego debemos distinguir entre que el gobierno permite el mal y exige a los cristianos cometer el mal. No podemos evitar que el gobierno promueva y permita la conducta pecaminosa. Como cristianos, sin embargo, nunca podemos convertirnos en parte de esa conducta pecaminosa. Por ejemplo, si nuestro gobierno aprueba una ley que haga que leer la Biblia y compartir el Evangelio sea un crimen, tendríamos que desobedecer. Si el gobierno le exigiera a mi esposa que abortara, tendríamos que desobedecer. A menudo, en la iglesia primitiva ser cristiano era ilegal y, en consecuencia, muchos cristianos fueron torturados y asesinados. Una vez al año, el gobierno romano requería que todos juraran fidelidad a César como Dios. Los cristianos no podían hacer esto, por supuesto, porque eso sería idolatría. En ese punto, luego tuvieron que obedecer a Dios por sobre los hombres.

Afortunadamente para nosotros en los Estados Unidos, nuestro gobierno no requiere que desobedezcamos a Dios. A veces tolera y alienta el pecado. Por ejemplo, nuestro gobierno permite el pecado de la homosexualidad. Sin embargo, no se requiere que los cristianos sean homosexuales. Del mismo modo, nuestro gobierno permite el aborto, pero ningún cristiano se ve obligado a abortar. Si algún día, el gobierno requiere que los creyentes participen en actividades inmorales o participen en abortos, no podríamos hacerlo.

Ejemplos Bíblicos

La Escritura nos da varios ejemplos cuando el pueblo de Dios tuvo que obedecer a Dios en lugar de a los hombres.

1. Cuando el gobierno ordena el asesinato de personas inocentes. En Éxodo 1:15-21, el crecimiento de la población hebrea asustó al Rey de Egipto. Como resultado, le dijo a las parteras hebreas:

Cuando estéis asistiendo a las hebreas a dar a luz, y las veáis sobre el lecho del parto, si es un hijo, le daréis muerte, pero si es una hija, entonces vivirá. Pero las parteras temían a Dios, y no hicieron como el rey de Egipto les había mandado, sino que dejaron con vida a los niños.

Cuando el rey ordenó a las parteras hebreas que asesinaran a niños inocentes, las parteras tenían la obligación de desobedecer al rey. Del mismo modo, si nuestro gobierno hoy alguna vez nos ordenara matar personas inocentes, tendríamos que rechazarlo.

2. Cuando ordena la adoración de ídolos. Nabucodonosor, rey de Babilonia, construyó una gran imagen de oro y requirió que cada persona en su reino cayera y la adorara. Pero los tres compañeros de Daniel, Sadrac, Mesac y Abed-nego se negaron a adorar la imagen. Como resultado, fueron llevados ante el rey enojado quien les dio otra oportunidad de caer y adorarlo:

“Sadrac, Mesac y Abed-nego respondieron y dijeron al rey Nabucodonosor: No necesitamos darte una respuesta acerca de este asunto. Ciertamente nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiente; y de tu mano, oh rey, nos librará. Pero si no lo hace, has de saber, oh rey, que no serviremos a tus dioses ni adoraremos la estatua de oro que has levantado.” (Daniel 3:16-18).

Estos tres hombres habían sido fieles y leales ciudadanos del rey. Pero cuando el rey les dijo que adoraran algo que no fuera Dios, no pudieron hacerlo. Esto proporciona un claro ejemplo de que estos creyentes judíos no podrían ser obedientes a las demandas del rey. No podían participar en la adoración falsa. También es significativo que estuvieran dispuestos a enfrentar las consecuencias de sus acciones. De manera similar, si nuestro gobierno algún día prohibiera a los cristianos adorar a Jesucristo y nos exigiera que adoremos a los ídolos, nosotros también tendremos que desobedecer respetuosamente y estar dispuestos a enfrentar las consecuencias.

3. Cuando el gobierno prohíbe a los creyentes difundir el Evangelio. Como vimos en Hechos 4 y 5 con el ejemplo de los apóstoles, los cristianos nunca pueden comprometerse cuando se trata de compartir el Evangelio. Si nuestros líderes alguna vez prohibieran el evangelismo, nosotros también tendríamos que obedecer a Dios en lugar de a los hombres.

Aceptando las consecuencias

Como hemos visto, puede haber momentos en que los cristianos tengan que desobedecer a las autoridades. Pero incluso cuando debemos desobedecer a la autoridad, hay pautas para hacerlo. Negarse a obedecer al gobierno cuando nos ordena pecar es diferente de rebelarse contra la autoridad legítima del gobierno. Los cristianos no deben ser insubordinados. En otras palabras, no deberíamos buscar formas de violar la ley. También debe existir la voluntad de aceptar las consecuencias por violar la ley. Cuando Pablo estuvo en prisión, nunca se quejó ni dijo que el gobierno no tenía derecho a colocarlo allí: “Pues es mejor padecer por hacer el bien, si así es la voluntad de Dios, que por hacer el mal.” (1 Pedro 3:17).

Nuestros derechos como ciudadanos

Algunos gobiernos otorgan ciertos derechos a sus ciudadanos. En los Estados Unidos, tenemos muchas libertades otorgadas a nosotros. El uso de estos derechos, entonces, dentro de los límites establecidos por la ley no es incorrecto. Pablo, como ciudadano romano, entendió los derechos que le otorgaba el gobierno romano y no tuvo miedo de usarlos. En Hechos 22, la enseñanza de Pablo había provocado un motín entre los judíos. Como resultado, el comandante romano arrestó a Pablo. A continuación se muestra cómo Pablo usó sus derechos:

“el comandante ordenó que lo llevaran al cuartel, diciendo que debía ser sometido a azotes para saber la razón por qué gritaban contra él de aquella manera. Cuando lo estiraron con correas, Pablo dijo al centurión que estaba allí: ¿Os es lícito azotar a un ciudadano romano sin haberle hecho juicio? Al oír esto el centurión, fue al comandante y le avisó, diciendo: ¿Qué vas a hacer? Porque este hombre es romano. Vino el comandante a Pablo y le dijo: Dime, ¿eres romano? Y él dijo: Sí. Y el comandante respondió: Yo adquirí esta ciudadanía por una gran cantidad de dinero. Y Pablo dijo: Pero yo soy ciudadano de nacimiento. Entonces los que iban a someterlo a azotes, al instante lo soltaron; y también el comandante tuvo temor cuando supo que Pablo era romano, y porque lo había atado con cadenas.” (Hechos 22:24-29).

Se pueden obtener dos puntos de este relato. Primero, no hay nada de malo en reclamar la ciudadanía nacional. Ciertamente somos ciudadanos del cielo. Pero esto no necesariamente entra en conflicto con ser ciudadanos de una nación terrenal. Pablo no tuvo miedo de decir: “En realidad, yo nací ciudadano” (Hechos 22:28). En segundo lugar, podemos reclamar los derechos que nos otorga nuestro gobierno. Pablo sabía como ciudadano romano que ser golpeado sin un juicio era ilegal. Ese era un derecho que tenía como ciudadano. Del mismo modo, tenemos ciertos derechos en los Estados Unidos. Por ejemplo, no podemos ser condenados por un crimen sin un juicio justo. Por lo tanto, debemos aprovechar los derechos que nuestro gobierno nos ha otorgado. A veces las personas preguntan: “¿Deberían votar los cristianos?” La respuesta es sí. Podemos votar porque nuestro gobierno nos ha otorgado ese derecho. Es una buena mayordomía usar estos privilegios.

Como ciudadanos en una democracia, tenemos derecho a votar y tenemos derecho a abordar áreas de preocupación porque nuestro gobierno nos ha otorgado estos derechos. Nuestras libertades son mayores que en muchos países. Sin embargo, debemos tener cuidado de no ir más allá de los límites de la autoridad que se nos ha dado. No existe una justificación bíblica para los creyentes que participan en actividades ilegales contra el gobierno. Tampoco existe el derecho a participar activamente en el intento de derrocar a un gobierno existente.

Los cristianos y el proceso político

Hoy hay un gran énfasis en que los creyentes se involucren con el proceso político y el cambio social. Por ejemplo, Christian Coalition, un grupo político cristiano conservador, se jacta de tener 1,7 millones de miembros.[5] Dos de sus objetivos declarados son ganar control sobre el Partido Republicano en los 50 estados y elegir una mayoría conservadora en ambas cámaras del Congreso. [6] Esto lleva a la pregunta, ¿cuán involucrados deberían estar los cristianos en el proceso político?

En nuestra democracia, hay una disposición para que seamos parte del proceso político y no hay nada en las Escrituras que nos prohíba usar esta libertad. Pero debemos tener cuidado de que nuestra identidad como creyentes no se mezcle con ciertos puntos de vista y causas políticas. Nuestro llamado a ser mensajeros del Evangelio de Jesucristo no está ligado a un sistema o posición política particular. Ciertamente, hay algunas posiciones políticas y sociales que son más consistentes con un punto de vista bíblico, pero nosotros, como creyentes, somos llamados a un ministerio que es el mismo cualquiera que sea la actividad política o social en nuestro país. Nuestra responsabilidad como cristianos no cambia si nuestro gobierno es liberal o conservador. Me temo que muchos en la iglesia se han equivocado hasta el punto de identificarse con ciertos grupos políticos. Una vez recibí un boletín de un prominente líder cristiano que lamentaba que los republicanos no hubieran cumplido algunas de sus promesas que hicieron con el movimiento Pro-Vida. Este hombre se había vuelto tan atado a un grupo político que cuando este grupo hizo algo con lo que no estaba de acuerdo se sintió traicionado. Algunos cristianos dedican sus vidas a elegir un presidente y un congreso cristianos. Ciertamente, sería deseable si pudiéramos tener un presidente y un congreso cristianos y no hay nada de malo en votar y apoyar a los candidatos cristianos. Pero debemos tener cuidado de que nuestro celo se mantenga en equilibrio adecuado. Nuestra principal preocupación como iglesia es no alterar y cambiar el sistema político. De hecho, en ningún lado la Biblia instruye a los cristianos a alterar la situación social y política en sus países. La prioridad de la iglesia es defender la verdad (1 Timoteo 3:15) y llevar el Evangelio de Jesucristo a todo el mundo (Mateo 28:19-20). Nuestra principal preocupación es espiritual: la predicación de las buenas nuevas de Cristo a las personas que están perdidas en sus pecados y camino a un infierno eterno. Los asuntos políticos y sociales de nuestros días son temporales, pero las almas de los hombres son eternas. Incluso si pudiéramos detener cada aborto y curar cada mal social, los destinos eternos de los hombres y mujeres perdidos nunca cambiarían a menos que se predicara el Evangelio. En ninguna parte del Nuevo Testamento encontramos a Jesús o los apóstoles tratando de cambiar el sistema político y social. En la iglesia del primer siglo hubo muchos males sociales: el aborto, la esclavitud, la inmoralidad y el maltrato de las mujeres, por nombrar algunos. Los apóstoles, sin embargo, no estaban en una cruzada social. Nunca se los vio protestar por la esclavitud, exigir los derechos humanos e intentar colocar a ciertas personas en el poder político. Tampoco hay instrucciones para que la iglesia cambie la sociedad a través de la acción política.

Cuando estaba en China, quedé impresionado con el enfoque de los creyentes de allí. Vivían en una nación comunista, pero su enfoque no estaba en cómo cambiar el sistema político. Estaban preocupados por ministrar la Palabra y alcanzar a los perdidos. Como resultado, llegaron a miles con el Evangelio. ¿Eso significaba que el comunismo y las injusticias sociales que enfrentaban no eran importantes? No. Pero significaba que la situación política era secundaria al propósito principal del Evangelio. Nosotros también debemos entender nuestro propósito principal como cristianos. Estamos aquí para predicar el Evangelio. Cuando nublamos ese propósito al tratar de cambiar las condiciones políticas y sociales, nublamos nuestro testimonio ante el mundo. A los ojos del mundo, el cristianismo se convierte simplemente en otro movimiento político. No deberíamos identificarnos más con un partido político que con Jesucristo. A veces me pregunto qué pasaría si todo el dinero, el tiempo y el esfuerzo de los cristianos en las causas políticas se canalizasen para llegar a los perdidos. Imagine el significado eterno que tal acción tendría.

Un pastor en Los Ángeles realmente hizo esto. Observó lo organizados, diligentes y concentrados que muchos en su iglesia promovían a cierto candidato en el momento de las elecciones. Pensó que si su gente pudiera ser tan motivada y enfocada en una campaña política, probablemente podrían canalizar esa misma energía para alcanzar a los perdidos con el Evangelio. Si pudieran alcanzar a cada persona por una causa política, también podrían alcanzarlos para Cristo. Su iglesia luego elaboró ​​un plan para llegar a la comunidad con el Evangelio. Esta vez llegaron a la gente con un mensaje que tenía un significado eterno.

Ese es el tipo de perspectiva que necesitamos en la iglesia. No debemos sustituir lo mejor reemplazándolo con lo bueno. En cien años, no va a importar mucho quién ganó las elecciones más recientes, pero sí importará quién escuchó y creyó en el Evangelio de Jesucristo.

¿Por qué es más fácil involucrarse en causas sociales y políticas que en compartir el Evangelio? La razón es que el Evangelio es más ofensivo. Si me identifico con causas políticas y sociales, puedo ser aceptado tanto por creyentes como por incrédulos. Ciertamente, algunos incrédulos se opondrán a mí, pero muchos me aceptarán por mis puntos de vista políticamente conservadores. Pero si tuviera que predicar la Cruz, sería ofensivo incluso para muchos que están de acuerdo con mis puntos de vista políticos. Pablo dijo, “pues nada me propuse saber entre vosotros, excepto a Jesucristo, y éste crucificado” (1 Corintios 2:2). Predicó la cruz que los incrédulos consideran “una piedra de tropiezo” y una “necedad” (1 Corintios 2:23). Pablo tuvo cuidado de asegurarse de que todos conocieran su mensaje principal: la Cruz de Jesucristo. Él no haría nada para nublar ese mensaje. Pablo sabía de los problemas sociales y políticos de su época, pero no lo desviaron de su tarea principal de predicar el Evangelio. Han pasado dos mil años desde que vivió Pablo. En última instancia, no importaba qué impacto tuvo en la escena política de su época. Pero su impacto con el Evangelio y las almas eternas a las que ministraba durará para siempre.

Los males de la sociedad son problemas espirituales y solo se pueden resolver con una solución espiritual. Los problemas del hombre provienen del pecado. El único remedio es el mensaje de la cruz de Jesucristo. Si una persona se pierde y se dirige al infierno, no importa si es republicano o demócrata. Cuanto más superficiales nos volvemos con la Palabra de Dios, más cautivados nos sentimos con el proceso político. Es hora de que la iglesia regrese a lo que es importante para la eternidad.

CAPITULO SIETE

Daniel: un ejemplo de sumisión

Como hemos visto, Dios tiene mucho que decir sobre cómo nosotros, como creyentes, debemos ver nuestra responsabilidad ante las autoridades gobernantes. Sin embargo, también es bueno para nosotros observar un ejemplo real de carne y hueso de alguien que vivió estos principios, incluso en tiempos difíciles.

Daniel es un claro ejemplo de un hombre que obedeció y se sometió al gobierno y, sin embargo, trazó la línea cuando ese gobierno le ordenó pecar. Daniel era un joven judío cuando Babilonia tomó cautivo a Judá. Fue en Babilonia donde Daniel y sus tres amigos, Hananías, Misael y Azarías (también renombrados como Sadrac, Mesac y Abednego) fueron elegidos para formar parte de la corte del rey Nabucodonosor. Esto no fue fácil, sin embargo, porque ser parte de la corte del rey significaba comer alimentos que los judíos tenían prohibido comer según la ley mosaica. Aunque Daniel sería obediente en todo lo que se le pedía, se apartó cuando se le dijo que hiciera algo que la Palabra de Dios prohibía, en este caso comer la comida del rey:

“Se propuso Daniel en su corazón no contaminarse con los manjares del rey ni con el vino que él bebía, y pidió al jefe de los oficiales que le permitiera no contaminarse. Dios concedió a Daniel hallar favor y gracia ante el jefe de los oficiales” (Daniel 1:8-9).

Dios bendijo a Daniel por su fidelidad y le permitió convertirse en un oficial en la corte del rey sin tener que comer la comida contaminante.

“El rey habló con ellos, y de entre todos ellos no se halló ninguno como Daniel, Ananías, Misael y Azarías; entraron, pues, al servicio del rey.” (Daniel 1:19).

El rey Nabucodonosor estaba tan complacido con Daniel y sus amigos que cuando “en todo asunto de sabiduría y conocimiento que el rey les consultó, los encontró diez veces superiores a todos los magos y encantadores que había en todo su reino.” (Daniel 1:20). Recuerde que esta era la Babilonia pagana con un rey incrédulo. Daniel estaba dispuesto a servir fielmente al rey si no se le exigía que pecara contra Dios. Como se mencionó anteriormente, los tres amigos de Daniel también fueron fieles al rey. Pero cuando se les dijo que adoraran una imagen dorada (ver Dan. 3), respetuosamente desobedecieron, estando dispuestos a enfrentar las consecuencias del horno ardiente.

Años más tarde, cuando Darío el Medo se convirtió en rey, Daniel también le fue fiel. Daniel era un hombre tan íntegro que esto llevó a muchos hombres en la corte del rey a celos de Daniel. Estos hombres:

“Entonces los funcionarios y sátrapas buscaron un motivo para acusar a Daniel con respecto a los asuntos del reino; pero no pudieron encontrar ningún motivo de acusación ni evidencia alguna de corrupción, por cuanto él era fiel, y ninguna negligencia ni corrupción podía hallarse en él.” (Daniel 6:4).

Que testimonio tenía Daniel. Cuando sus enemigos estaban buscando debajo de cada roca para encontrar evidencia contra Daniel, no pudieron encontrar ninguna. Si Daniel hubiese estado quejándose contra el rey o quejándose de que su nación estaba bajo cautiverio, seguramente sus enemigos lo habrían descubierto y lo usarían contra él. Daniel, sin embargo, era un ciudadano modelo incluso en una nación que no conocía al Señor. Entonces estos hombres dijeron: “No encontraremos ningún motivo de acusación contra este Daniel a menos que encontremos algo contra él en relación con la ley de su Dios.” (Daniel 6:5). Estos hombres malvados sabían que si alguna vez iban a acusar a Daniel de algo, tendrían que crear una situación en la que una ley del gobierno fuera hecha entrar en conflicto con la ley del Dios de Daniel. Si solo eso pudiera decirse sobre los cristianos. Qué testimonio sería si, cuando nuestros enemigos quisieran acusarnos de algo, tuviéramos que estar a nuestro servicio a Dios.

Estos hombres luego convencieron al rey para que promulgara un decreto que prohíbiera la oración a cualquiera que no sea el rey. Romper esta ley significaría la muerte:

“Cuando Daniel supo que había sido firmado el documento, entró en su casa (en su aposento superior tenía ventanas abiertas en dirección a Jerusalén), y como lo solía hacer antes, continuó arrodillándose tres veces al día, orando y dando gracias delante de su Dios” (Daniel 6:10).

Daniel, que había sido fiel en servir al rey y al gobierno ahora tenía que desobedecer al rey. Podía obedecer al rey en todos los sentidos a menos que significara pecar. Dejar de orar a Dios y orar solo al rey habría sido idolatría. Daniel entonces voluntariamente desobedeció. No transmitió su desobediencia, se quejó de cuán inconstitucional era la ley, o trató de rebelarse contra el gobierno. Él solo obedeció a Dios. Por supuesto, sus enemigos lo encontraron orando a Dios y le informaron a Daniel, que luego fue sentenciado a la guarida del león (Daniel 6:16-18). Por supuesto, Dios liberó a Daniel esa noche:

“Entonces el rey se levantó al amanecer, al rayar el alba, y fue a toda prisa al foso de los leones. Y acercándose al foso, gritó a Daniel con voz angustiada. El rey habló a Daniel y le dijo: Daniel, siervo del Dios viviente, tu Dios, a quien sirves con perseverancia, ¿te ha podido librar de los leones? Entonces Daniel respondió al rey: Oh rey, vive para siempre. Mi Dios envió su ángel, que cerró la boca de los leones, y no me han hecho daño alguno porque fui hallado inocente ante El; y tampoco ante ti, oh rey, he cometido crimen alguno” (Daniel 6:19-22).

Daniel sabía que no había hecho nada malo. Sin embargo, voluntariamente fue a la guarida de los leones. Cuando el Rey lo encontró al día siguiente, Daniel solo tenía respeto por el rey. Que humildad por parte de Daniel. Debido a la integridad de Daniel, el rey vio a través de los malvados planes de aquellos que trataron de destruir a Daniel, y el rey ejecutó a esos hombres por el mismo medio con el que trataron de destruir a Daniel. Daniel continuó sirviendo fielmente al rey, “Y este mismo Daniel prosperó durante el reinado de Darío y durante el reinado de Ciro el Persa.” (Daniel 6:28).

Con Daniel vemos un ejemplo de un hombre que fielmente sirvió a sus líderes y obedeció al gobierno. Sin embargo, él todavía se aferró a sus convicciones bíblicas. Cuando la ley del rey chocó con lo que decía la ley de Dios, Daniel respetuosamente desobedeció al rey y estaba dispuesto a enfrentar las consecuencias de una manera humilde y piadosa. ¡Qué ejemplo para seguir!

CONCLUSIÓN

Resumamos los puntos principales en nuestra discusión de una perspectiva bíblica hacia el gobierno:

1) Dios ha establecido el orden y la sumisión. Siempre han sido parte de su plan creativo y existirán por toda la eternidad.

2) Dios ha establecido toda forma de gobierno humano. Ninguna autoridad existe por accidente. Todo líder de cada nación, estado o ciudad está allí porque Dios los ha puesto allí para que trabajen en Su gloria. Incluso los gobiernos malvados no están más allá de los límites de Su soberanía. La soberanía de Dios también se extiende a todas las formas de gobierno, ya sea una dictadura o una democracia.

3) Dios ha delegado dos responsabilidades principales al gobierno humano: el castigo de los malhechores y la alabanza de aquellos que hacen lo correcto. El gobierno también tiene el derecho de imponer impuestos para mantenerse.

4) El gobierno tiene el derecho de llevar a cabo la pena capital, porque Dios le ha delegado este derecho. La razón de la pena capital es que Dios ha creado al hombre a su propia imagen. Quien asesina a otra persona está golpeando a la imagen de Dios.

5) Se les ordena a los creyentes que se sometan al gobierno. Esto se aplica a todo gobierno, ya sea bueno o malo, dictadura o democracia.

6) Las únicas veces que un creyente debe desobedecer al gobierno es cuando el gobierno lo ordena a pecar. Entonces el cristiano debe obedecer a Dios antes que a los hombres. Pero incluso aquí, la actitud del cristiano debe ser la de no desafiar y la voluntad de enfrentar las consecuencias.

7) Los cristianos deben mantener una perspectiva adecuada de la participación política y social. Debemos mantenernos informados de los eventos que nos rodean y usar los derechos y privilegios que se nos han otorgado como ciudadanos de este país. Sin embargo, nuestra primera y máxima prioridad siempre debe ser el Evangelio de Jesucristo. Debemos enfocar principalmente nuestro tiempo y energía en asuntos eternos y no en lo temporal.

Como cristianos, debemos tener el enfoque adecuado. Somos sal y luz para un mundo moribundo. Dios no nos ha llamado a reformar la sociedad. De hecho, la Biblia nos dice que el mundo seguirá empeorando hasta que Jesucristo venga de nuevo. Nuestro deber es llevar el Evangelio a todo el mundo para no intentar transformar la sociedad. Esto no significa que no nos preocupen los asuntos políticos y sociales de nuestros días. Tampoco significa que no votemos y no ejerzamos los privilegios que tenemos. Significa, sin embargo, que nos damos cuenta por qué existimos como iglesia y que nuestra principal responsabilidad es espiritual. Aunque sabemos que el gobierno humano no siempre trabajará con nosotros, de hecho, a menudo puede ser en contra de nosotros, debemos obedecerlo. Esa es la voluntad de Dios como se revela en Su Palabra. Mientras servimos al Señor al someternos a las autoridades que Él ha puesto sobre nosotros, también esperamos ese día cuando “El reino del mundo ha venido a ser el reino de nuestro Señor y de su Cristo; y El reinará por los siglos de los siglos.” (Apocalipsis 11:15).

APÉNDICE

Gobierno y la ley mosaica

Un tema importante en la discusión de los cristianos y el gobierno es la relación de la Ley Mosaica con el presente. Algunos cristianos creen que la Ley Mosaica debería ser el modelo de cómo debería funcionar nuestro gobierno. Por lo tanto, cómo la Ley Mosaica se relaciona con el día de hoy puede tener un gran impacto en la forma en que se ve el gobierno y nuestras responsabilidades. Por eso es esencial que comprendamos el propósito de la Ley Mosaica y su uso legítimo hoy.

Institución de la ley mosaica

Para entender la Ley Mosaica, debemos darnos cuenta de que Dios se la dio a un pueblo determinado, Israel, no a toda la humanidad:

• “Y Moisés subió hacia Dios, y el Señor lo llamó desde el monte, diciendo: Así dirás a la casa de Jacob y anunciarás a los hijos de Israel…Ahora pues, si en verdad escucháis mi voz y guardáis mi pacto, seréis mi especial tesoro entre todos los pueblos, porque mía es toda la tierra; y vosotros seréis para mí un reino de sacerdotes y una nación santa.” Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel.” (Éxodo 19:3, 5-6). [énfasis mío]

• “Escríbete estas palabras; porque conforme a estas palabras he hecho un pacto contigo y con Israel” (Éxodo 34:27). [énfasis mío]

Dios dio la Ley a los Israelitas en un momento especial de su historia. Él no se lo dio a las naciones ni se dio como un ejemplo de lo que las otras naciones debían hacer. Como la iglesia no es Israel, debemos ser cuidadosos en cómo aplicamos la ley hoy.

Una regla para vivir

Dios le dio la Ley Mosaica a Israel como su constitución. Era la regla por la cual debían vivir. Específicamente detallaba cómo debían vivir con respecto a asuntos civiles, ceremonias religiosas y conducta moral. La Ley detallaba explícitamente cómo Israel debía funcionar en toda capacidad.

No es un medio de salvación

La Ley Mosaica fue dada a Israel como una regla de vida, no como un medio de salvación. Algunos creen erróneamente que la salvación proviene de guardar los Diez Mandamientos. Pero Dios no le dio la Ley a Israel para que pudieran ganar su salvación. Como dijo Pablo, “porque por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de El” (Romanos 3:20). En otras palabras, nadie ha sido salvo tratando de cumplir la ley. ¿Por qué? Nadie puede mantener toda la Ley a la perfección. “Porque cualquiera que guarda toda la ley, pero tropieza en un punto, se ha hecho culpable de todos” (Santiago 2:10). Como todos los hombres son pecadores, nadie será salvado al guardar la ley. En todas las edades, la salvación ha sido por gracia a través de la fe solamente. Por lo tanto, la observancia de la Ley era la forma en que Israel expresaba su fe hacia Dios.

El cristiano y la ley

Si la Ley fue dada específicamente a Israel como una regla para la vida, ¿cuál es entonces la relación de la Ley Mosaica con el cristianismo actual? ¿Deberían los cristianos seguir toda la ley mosaica? ¿Deberíamos seguir partes de ella, como los elementos morales y civiles? ¿O no estamos bajo la ley en algún sentido hoy?

Ningún cristiano abogó por la plena institución de toda la Ley Mosaica porque esto significaría un regreso al judaísmo, algo contra lo que el escritor de Hebreos advirtió severamente (Hebreos 10). Algunos, sin embargo, creen que partes de la Ley son, o deberían ser, operativas hoy. Por ejemplo, muchos cristianos sostienen que los mandamientos morales, como los Diez Mandamientos siguen siendo obligatorios. Otros piensan que necesitamos instituir los aspectos civiles de la Ley para nuestro país hoy. Aquellos que sostienen esto creen que nuestro país debe funcionar bajo las mismas pautas que Israel hizo bajo la ley. Sin embargo, hay un error fundamental al tratar de aplicar ciertos aspectos de la Ley hasta el día de hoy. Aunque la Ley tiene tres aspectos principales (civil, ceremonial y moral), sigue siendo esencialmente una unidad y no se puede dividir. La Ley se presenta como una unidad o cae como una unidad. No hay justificación para dividirla. Entonces, a pesar de las afirmaciones de algunos que creen que la Ley Mosaica (o partes de ella) están vigentes para esta era, la Biblia nos dice que los cristianos no están sujetos a la ley en ningún sentido en la actualidad:

• “Porque no estás bajo la ley, sino bajo la gracia” (Romanos 6:14).
• “¿Qué, pues, ¿pecaremos porque no estamos bajo la ley sino bajo la gracia” (Romanos 6:15)?

• “Porque el fin de la ley es Cristo, para justicia de todo aquel que cree” (Romanos 10: 4).

• “Pero si eres guiado por el Espíritu, no estás bajo la ley” (Gálatas 5:18).

Cuando Cristo vino, cumplió la Ley, haciendo que fuera inoperante como regla de vida para hoy (ver Efesios 2:15; Colosenses 2:14). Esto no significa que el cristiano se quede sin ley y pueda hacer lo que quiera. De hecho, ahora tiene un estándar más alto: la Ley de Cristo (Gálatas 6:2). Esta Ley de Cristo incluye todas las instrucciones dadas en el Nuevo Testamento. En la era de la iglesia, por lo tanto, la regla de conducta no es la Ley mosaica sino el Nuevo Testamento. Esto incluso se aplica a los mandatos morales dados en la Ley. Muchos mandamientos dados en la Ley Mosaica han sido recogidos y aplicados en el Nuevo Testamento. Guardamos estos mandamientos no porque estamos obligados a guardar la Ley mosaica, sino porque estamos bajo la instrucción del Nuevo Testamento.

Las epístolas también ayudan a mostrar que no estamos bajo la Ley Mosaica en esta era de la iglesia. Porque cuando comparamos las instrucciones para la iglesia en el Nuevo Testamento con las que se encuentran en el Antiguo Testamento para Israel, vemos diferencias. Por ejemplo, en la Ley, si un hombre dormía con la esposa de su padre, debía ser ejecutado (véase Levítico 20:11). Pero las instrucciones de Pablo para una situación incestuosa en 1 Corintios 5 son el entregarlo a Satanás (5:7) y la expulsión de la iglesia (5:13), no la pena de muerte. La Ley también requería la muerte de los falsos profetas (véase Deuteronomio 18:20), pero en el Nuevo Testamento el mandato es estar al tanto de ellos (véase 2 Pedro 2). No hay un llamado para que se ejecuten falsos profetas. Si la iglesia estuviera bajo la Ley, esperaríamos que situaciones como estas se manejaran de la misma manera que en el Antiguo Testamento. Pero no lo son.

Propósito de la ley

Conocimiento del pecado

Los cristianos no están bajo la ley. Pero si los creyentes no están sujetos a la Ley mosaica, la pregunta debe hacerse: “¿La ley sirve para algún propósito hoy?” Para esto, la respuesta es Sí. La Ley muestra a las personas su pecado y su necesidad de un Salvador: “Porque por medio de la Ley, el conocimiento del pecado” (Romanos 3:20).

El propósito de la ley, entonces, es mostrarle a la gente cuán pecadores son en realidad. Pablo dijo: “No habría sabido de la codicia si la Ley no hubiera dicho: ‘No codiciarás’” (Romanos 7:7). La Ley aumenta nuestra conciencia del pecado y nos muestra el juicio que viene con ese pecado. Hay un sentido en el que la Ley funciona como un espejo que refleja la verdadera condición espiritual del hombre. Por ejemplo, supongamos que alguien estaba extremadamente deformado y devastado por la enfermedad, pero esa persona pensaba que era extremadamente guapo. Si a esa persona se le proporcionara un espejo para observar, entonces vería cuán desfigurado estaba realmente. El espejo haría conocer sus defectos. Eso es lo que la Ley hace con el pecado. Muchas personas piensan que son básicamente buenas y que Dios las dejará entrar al cielo porque son personas morales. A veces, cuando le pregunto a las personas por qué piensan que Dios les dejará entrar al cielo, muchos dicen: “Porque básicamente soy una buena persona y no he hecho nada realmente malo.” Pero el espejo de la Ley de Dios muestra que no son buenas personas. De hecho, la Ley muestra a todas las personas como pecadores culpables ante Dios. Puedo pensar que soy aceptable a los ojos de Dios, pero cuando leo “No robarás” (Éxodo 19:15) me doy cuenta de que he sido culpable de robar en algún momento. Cuando leí “No darás falso testimonio contra tu prójimo” (Éxodo 19:16) me doy cuenta de que he sido culpable de mentir. Cuando leo “no codiciarás” (Éxodo 19:17) sé que celosamente he deseado lo que otra persona tiene. Entonces, cuando leo la Ley de Dios, veo que la evaluación que Dios hace de mí es totalmente diferente de mi evaluación. Santiago 2:10 dice: “Porque cualquiera que guarda toda la ley, pero tropieza en un punto, se ha hecho culpable de todos.” Todo lo que se necesita es un pecado para hacer que una persona sea culpable a los ojos de Dios. La Ley me revela ese pecado. Lejos de ser un medio para la salvación, la Ley muestra a las personas cuán desesperadamente necesitan creer en Cristo para ser salvos. La Ley Mosaica, entonces, tiene un propósito para hoy. Pero su propósito no es como un medio de salvación o como una regla para la vida, sino para mostrarnos cuán pecadores somos y dirigirnos a Cristo.

El uso apropiado de la ley

¿Cuál es entonces el uso correcto de la Ley hoy? Nosotros, como cristianos, necesitamos usar la Ley para hacer que la gente tome conciencia de su pecado y de su necesidad de creer en Cristo solo por la fe. La Ley, por lo tanto, tiene un lugar en la presentación del Evangelio. No debemos usar la Ley para persuadir a las personas a cambiar su conducta, pero la usamos para mostrarles su pecado y, por lo tanto, su necesidad de perdón en Cristo.

Por ejemplo, si un cristiano fuera testigo de alguien que vive en una relación adúltera, su discusión debería ser algo como esto:

PERSONA 1: ¿Te das cuenta de que eres un pecador y estás viviendo bajo la condenación de Dios?

PERSONA 2: No, yo no. Básicamente soy una buena persona. No estoy lastimando a nadie. Dios sabe que hay personas que son mucho peores que yo. Además, ¿quién eres tú para juzgar?

PERSONA 1: Lo que pienso no importa, pero lo que Dios dice importa. Y Él ha dicho en su Ley: “No cometerás adulterio”. Has roto el mandamiento de Dios. La Biblia dice que quien rompe una sola de sus leyes es un “transgresor de la ley” (Santiago 2:10). Debido a que has violado su ley, eres un pecador y “la paga del pecado es muerte” (Romanos 6:23). Estás perdido y de camino al infierno a menos que pongas tu fe en Jesucristo para salvarte de tus pecados.

En este caso, la Persona 1 usó la Ley para mostrar a la Persona 2 que él es un pecador a los ojos de Dios, y luego señala a la persona a la fe en Cristo. Ese es el uso correcto de la ley.

Uso incorrecto de la ley hoy

Desafortunadamente, muchos cristianos hoy en día no están usando la Ley en su sentido bíblico. En lugar de usar la Ley en el contexto del Evangelio, a veces lo usan para tratar de cambiar la conducta del incrédulo. Intentan usar la Ley para poner a la sociedad en conformidad con los estándares de Dios. Sin embargo, este no es el uso correcto de la Ley. La Biblia revela que cuando la Ley se usa incorrectamente, la carne se agita aún más:

• “Porque mientras estábamos en la carne, las pasiones pecaminosas despertadas por la ley, actuaban en los miembros de nuestro cuerpo a fin de llevar fruto para muerte” (Romanos 7:5).

El punto de Pablo es este: las pasiones pecaminosas son suscitadas por la Ley. La Ley no es pecaminosa (Romanos 7:7,12) pero cuando el incrédulo conoce la Ley, su pecado se multiplica. Entonces, un uso incorrecto de la Ley en realidad puede contribuir a más pecado. Vemos este principio en situaciones prácticas. Por ejemplo, mi hijo puede estar afuera en el patio jugando, pero si tuviera que salir y decirle que no salga a la calle, ¿qué estaría tentado de hacer? Antes de que trajera el tema, él ni siquiera pensaba en salir a la calle. Pero ahora que se le ha ordenado no hacerlo, comienza a pensar en ello y está más tentado de hacerlo. Lo mismo es cierto cuando la Ley se presenta a personas fuera del contexto del Evangelio. Algunos cristianos le dicen a los incrédulos: “No cometas homosexualidad.” “No abortes.” “Deja de tener sexo premarital.” Pero cuanto más les decimos a los incrédulos que dejen de pecar, más se despertarán sus pasiones pecaminosas. De hecho, cuanto más se habla de estas cosas, peor se pone la situación. Esto se puede ver con toda la educación sexual en las escuelas de hoy. El objetivo de la educación sexual es informar a los jóvenes sobre el sexo para que sean más responsables en sus acciones. Pero, ¿cuál ha sido el resultado? Cuanto más se habla de sexo, más participan los jóvenes en él. El problema se ha multiplicado. En lugar de frenar la inmoralidad sexual, esta educación solo avivó las llamas.

Dios no ha llamado a los cristianos a usar la Ley para tratar de reformar la sociedad. Él los ha llamado a predicar el mensaje transformador del Evangelio. La única solución para la inmoralidad y cualquier otro pecado es una vida transformada por el Evangelio. La iglesia ha aceptado erróneamente la idea de que Dios ha llamado a la iglesia para que este país vuelva a la moralidad. Predicar la moralidad en un pecador depravado y no salvo no es la respuesta. ¿Significa esto que nunca deberíamos decirle a la gente lo que Dios dice sobre el pecado? Por supuesto no. Pero estos asuntos pecaminosos deben abordarse en el contexto del Evangelio. Cualquier otra forma es superficial y solo empeora el problema.

BIBLIOGRAFÍA

1 Wayne A. Grudem, The First Epistle of Peter, p. 120.

2 Erik Brady, “Bringing God to death row,” USA Today, August 25, 1995.

3 Time, August 8, 1994, p. 26 “Avenging the Unborn.”

4 William C. Brownson, Tried by Fire, the Message of 1 Peter, p. 46.

5 “Christian Coalition See Prize Within Reach” Omaha World Herald, p. 3-A

6 Ibid.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s