Un Amplio Paseo Teológico a Través del libro de Apocalipsis

Posted on

ESJ-2018 0518-003

Un Amplio Paseo Teológico a Través del Libro de Apocalipsis

Por Dr. Greg Harris

La totalidad del libro de Apocalipsis es tan importante que muchos artículos, sermones y libros se han escrito usando sus contenidos como temas. Nos damos cuenta de que un capítulo de este Manual ciertamente no cubrirá todo; no obstante, procederemos a estudiar Apocalipsis. Muchos lectores, maestros y predicadores de la Biblia evitan por completo el libro de Apocalipsis, aunque una de sus características únicas es que Dios promete específicamente su bendición en esta parte final e insustituible de su revelación progresiva: “Bienaventurado el que lee.” y los que oyen las palabras de la profecía, y prestan atención a las cosas que están escritas en ella, porque el tiempo está cerca “(Apocalipsis 1: 3).

No puedo cubrir todos los versículos en Apocalipsis, por lo que tendrás que hacer eso por tu cuenta. Pero una cosa que podemos hacer juntos es caminar ampliamente y sentirnos más a gusto en este libro que desconcierta a tantos pero contiene verdades que Jesús quiere que sus iglesias conozcan (Ap 22:16).

Descargas de audio gratuitas sobre asuntos relacionados en este capítulo .

El material introductorio en Apocalipsis

La parte del preámbulo de Apocalipsis (1:1-8) incluye el saludo de Juan a las iglesias, su declaración que incluye referencias a Dios y su enfoque inmediato en el regreso del Señor:

4 Juan, a las siete iglesias que están en Asia: Gracia a vosotros y paz, de aquel que es y que era y que ha de venir, y de los siete Espíritus que están delante de su trono, 5 y de Jesucristo, el testigo fiel, el primogénito de los muertos y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos ama y nos libertó de nuestros pecados con su sangre, 6 e hizo de nosotros un reino y sacerdotes para su Dios y Padre, a El sea la gloria y el dominio por los siglos de los siglos. Amén. 7 He aquí, viene con las nubes y todo ojo le verá, aun los que le traspasaron; y todas las tribus de la tierra harán lamentación por El; sí. Amén.

8 Yo soy el Alfa y la Omega —dice el Señor Dios— el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso.” (vv. 4-8)

Después del preámbulo, la introducción del material está en Apocalipsis 1:9-11:

9 Yo, Juan, vuestro hermano y compañero en la tribulación, en el reino y en la perseverancia en Jesús, me encontraba en la isla llamada Patmos, a causa de la palabra de Dios y del testimonio de Jesús. 10 Estaba yo en el Espíritu en el día del Señor, y oí detrás de mí una gran voz, como sonido de trompeta, 11 que decía: Escribe en un libro lo que ves, y envíalo a las siete iglesias: a Efeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardis, Filadelfia y Laodicea.

Juan fue el último de los apóstoles que aún vivía y probablemente tenía más de noventa años en ese momento. Cuando se volvió para ver quién le había hablado, esto es lo que vio según Apocalipsis 1:12-16:

12 Y me volví para ver de quién era la voz que hablaba conmigo. Y al volverme, vi siete candelabros de oro; 13 y en medio de los candelabros, vi a uno semejante al Hijo del Hombre, vestido con una túnica que le llegaba hasta los pies y ceñido por el pecho con un cinto de oro. 14 Su cabeza y sus cabellos eran blancos como la blanca lana, como la nieve; sus ojos eran como llama de fuego; 15 sus pies semejantes al bronce bruñido cuando se le ha hecho refulgir en el horno, y su voz como el ruido de muchas aguas. 16 En su mano derecha tenía siete estrellas, y de su boca salía una aguda espada de dos filos; su rostro era como el sol cuando brilla con toda su fuerza.

Una de las razones por las que Apocalipsis es tan difícil de entender para las personas es que en este libro, Jesús parece tan diferente del amado Jesús sobre el que leemos en los Evangelios. Quizás estos dos conceptos ayuden: en Apocalipsis 1, Jesús se mostró a Sí mismo (1) en el modo de juicio y (2) con los atributos de Dios. Su modo de encarnación (compárese con Filipenses 2: 5-8) ha terminado, y Jesús nunca más será visto por el mundo de esa manera. Incluso el amado apóstol Juan, que se había apoyado en el cofre de Jesús en la Última Cena, ahora veía a Jesús en una capacidad que era completamente nueva para él: “Cuando lo vi, caí a sus pies como un muerto” (Apoc. 1:17a). Por lo tanto, Jesús respondió: “No temas, yo soy el primero y el último, y el que vive, y estuve muerto; y he aquí, estoy vivo por los siglos de los siglos, y tengo las llaves de la muerte y del Hades.” (vv. 17b-18).

Apocalipsis 1:19 es crucial para entender lo que sigue: “Escribe, pues, las cosas que has visto, y las que son, y las que han de suceder después de éstas.” Al mencionar “las cosas que has visto” (tiempo pasado), es evidente que Jesús había cambiado su apariencia de la manera en que lo acababa de mostrar al apóstol Juan. No se nos dice exactamente cómo Jesús se apareció a Juan, pero ya no estaba en el modo de juicio anterior.

IMPORTANTE: Apocalipsis 1:19 da el esquema triple de Apocalipsis:

  1. “Escribe, pues, las cosas que has visto.” (tiempo pasado) se refiere al contenido de Apocalipsis 1.
  2. “Y las que son” serían (tiempo presente en ese momento) las cartas a las siete iglesias como se registra en Apocalipsis 2-3.
  1. “Las que han de suceder después de estas” se refiere a la mayor parte del libro, comenzando con Apocalipsis 4:1: “Después de esto miré, y vi una puerta abierta en el cielo; y la primera voz que yo había oído, como sonido de trompeta que hablaba conmigo, decía: Sube acá y te mostraré las cosas que deben suceder después de éstas “(es decir, después de las cosas que están en ese momento, Apocalipsis 2-3) . Esto llega hasta Apocalipsis 22:6: “Y me dijo: Estas palabras son fieles y verdaderas; y el Señor, el Dios de los espíritus de los profetas, envió a su ángel para mostrar a sus siervos las cosas que pronto han de suceder.” Incluso el versículo inicial de Apocalipsis señalaba la importancia de lo que debe suceder: “La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para mostrar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto” (énfasis añadido). Entonces la tercera parte del bosquejo es la mayor parte del libro, que cubre Apocalipsis 4:1-22:6.

Apocalipsis 22:8-21 contiene declaraciones / mandamientos / afirmaciones de conclusión.

En la segunda división del libro de Apocalipsis (capítulos 2-3), Jesús se dirige a siete de sus iglesias en Asia Menor. Él comienza cada letra con algunos de sus atributos (que se muestran en Apocalipsis 1), cada atributo apropiado para esa iglesia en particular. La mayoría de las iglesias recibieron advertencias de Jesús. Dos iglesias no recibieron tales advertencias: la iglesia en Esmirna (Ap 2: 8-11) y Filadelfia, que se encuentra en la Turquía moderna (Ap 3, 7-13). Cada una de las siete cartas se cierra con amonestaciones y estímulos por medio de promesas al vencedor, quien finalmente es cada cristiano genuinamente redimido.

CONSIDERE: Un devocional alentador es pasar por cada promesa que Jesús le ha dado al vencedor y hacer que todas ellas se conviertan en una sola unidad. Si caminas en obediencia al Señor, esto puede ser (1) un gran estímulo para ti personalmente, especialmente si estás atravesando un momento difícil, y (2) un aliento para otros con los que discipulas o en los que tienes contacto. Además, (3) especialmente cuanto más nos acercamos al regreso del Señor cuando parece que el mal está ganando, las promesas de Dios al vencedor son un recordatorio de que la historia no ha terminado: Jesús será el vencedor, y Él dará la victoria. vence la plenitud de cada una de estas maravillosas promesas. La mayoría de las promesas de los vencedores se cumplirán a su regreso.

El Comienzo De La Tercera Gran División En Apocalipsis

La tercera división del libro (Apoc 4:1-22:6) comienza así:

1 Después de esto miré, y vi una puerta abierta en el cielo; y la primera voz que yo había oído, como sonido de trompeta que hablaba conmigo, decía: Sube acá y te mostraré las cosas que deben suceder después de éstas. 2 Al instante estaba yo en el Espíritu, y vi un trono colocado en el cielo, y a uno sentado en el trono. (4:1-2)

Tenga en cuenta la cantidad de veces que aparece la palabra trono en Apocalipsis 4-5. En esta visión, Juan fue transportado a la sala del mismo trono de Dios. Apocalipsis 4:2-4 es cómo Dios se manifestó a sí mismo en la visión, y los versículos 5-8 muestran a otros seres en Su presencia en el cielo en esta visión.

CONSIDERE: En nuestra naturaleza caída y desde el punto de vista de la tierra, las descripciones de estos seres pueden ser difíciles de entender, pero debemos notar esta importante doctrina: estas no son criaturas horribles. Tanto en el tabernáculo como más tarde en el templo de Dios, cuanto más se acercaba a Dios -como el lugar santísimo-, más puros eran los materiales y más hermosos eran estos seres. Cuanto más se acerca algo a Dios, más bello es. Para aquellos de nosotros que somos salvos, si Dios nos permitió ver estas hermosas criaturas en su presencia, estaríamos tan abrumados que influiría en la mayoría de nuestros pensamientos por el resto de nuestras vidas en la tierra.

CONSIDERE TAMBIÉN: Lo contrario de lo anterior también es cierto: cuanto más alejados se está de Dios, comenzando en la tierra y continuando en el infierno eterno, más horribles son o se vuelven estos seres, ya sean seres humanos o satánicos, y sus seres vivos. Las actividades continuas se vuelven más pecaminosas y feas.

Apocalipsis 4:8-11 muestra esto desde la sala del trono de Dios el Creador:

8 Y los cuatro seres vivientes, cada uno de ellos con[g] seis alas, estaban llenos de ojos alrededor y por dentro, y día y noche no cesaban de decir: Santo, Santo, Santo, es el Señor Dios, el Todopoderoso, el que era, el que es y el que ha de venir. 9 Y cada vez que los seres vivientes dan gloria, honor y acción de gracias al que está sentado en el trono, al que vive por los siglos de los siglos, 10 los veinticuatro ancianos se postran delante del que está sentado en el trono, y adoran al que vive por los siglos de los siglos, y echan sus coronas delante del trono, diciendo: 11 Digno eres, Señor y Dios nuestro, de recibir la gloria y el honor y el poder, porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas.

La creación de Dios, ya sea la parte espiritual o la parte física, jugará un papel tremendamente importante en el libro a través de Apocalipsis 22. Estudiaremos más sobre eso más adelante. El objetivo del libro de Apocalipsis en esta sección no es específicamente mostrar las bellezas de Dios; eso seguirá más adelante con la breve descripción del cielo / Nueva Jerusalén en Apocalipsis 21-22. Apocalipsis 5:1-3 muestra el punto de vista que se origina en la sala del trono del Dios santo, el Juez:

1 Y vi en la mano derecha del que estaba sentado en el trono un libro escrito por dentro y por fuera, sellado con siete sellos. 2 Y vi a un ángel poderoso que pregonaba a gran voz: ¿Quién es digno de abrir el libro y de desatar sus sellos? 3 Y nadie, ni en el cielo ni en la tierra ni debajo de la tierra, podía abrir el libro ni mirar su contenido.

La respuesta de Juan en Apocalipsis 5: 4 muestra que de alguna manera entendió que si nadie da un paso adelante para quitar el rollo de la mano (en esta visión) de Dios el Padre, la maldición del mundo nunca sería eliminada, y el bendito reino de Dios nunca vendría: “Y yo lloraba mucho, porque nadie había sido hallado digno de abrir el libro ni de mirar su contenido.” Juan es amonestado y animado por uno de los ancianos en la visión. El anciano dice: “No llores; mira, el León de la tribu de Judá, la Raíz de David, ha vencido para abrir el libro y sus siete sellos” (Apocalipsis 5: 5).

VERDAD CRUCIAL: La respuesta para el temor de Juan de que nadie vendrá, así como la respuesta a lo que el libro de Apocalipsis está a punto de revelar, proviene directamente de las profecías mesiánicas en Génesis 49: 8-12, acerca del León de la tribu de Judá. Recuerde que Génesis 49:1 comenzó de esta manera: “Entonces Jacob llamó a sus hijos, y dijo: Reuníos para que os haga saber lo que os ha de acontecer en los días venideros” o “al final de los días”. También sabemos a quién se refirió Jacob en Génesis 49:28: “Todas estas son las doce tribus de Israel, y esto es lo que les dijo su padre cuando los bendijo. A cada uno lo bendijo con la bendición que le correspondía.” Lo que sigue no son actos aleatorios; son actos justos en “el fin de los días,” por el León de la tribu de Judá, Jesús el Mesías.

Juan se volvió para ver un León y en su lugar vio un Cordero, en Apocalipsis 5:6-7:

6 Miré, y vi entre el trono (con los cuatro seres vivientes) y los ancianos, a un Cordero, de pie, como inmolado, que tenía siete cuernos y siete ojos, que son los siete Espíritus de Dios enviados por toda la tierra. 7 Y vino, y tomó el libro de la mano derecha del que estaba sentado en el trono.

PRINCIPALES VERDADES: En Juan 5:22, Jesús revela lo que no sabríamos de otra manera: “Porque ni aun el Padre juzga a nadie, sino que todo juicio se lo ha confiado al Hijo.” Entonces, en Apocalipsis 5, Jesús aparece en modo juicio, aunque no en una manifestación completa del modo de juicio que Él mostró brevemente en Apocalipsis 1. Ahora se requiere bíblicamente que cada vez que ocurra un juicio divino de algún tipo, Jesús será la Deidad miembro que hace el juicio. Vemos esto, apropiadamente, en “el tribunal de Cristo” (2 Cor 5:9-10), donde los redimidos recibirán sus recompensas. Además, no debemos sorprendernos cuando Jesús es Aquel presente y activo cuando llegamos al gran juicio del trono blanco de Apocalipsis 20.

Apocalipsis 5:8-10 muestra la adoración reaccionaria que ocurre por lo que hizo el Cordero:

8 Cuando tomó el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero; cada uno tenía un arpa y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos. 9 Y cantaban un cántico nuevo, diciendo:

Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos, porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre compraste para Dios a gente de toda tribu, lengua, pueblo y nación.

10 Y los has hecho un reino y sacerdotes para nuestro Dios; y reinarán sobre la tierra.

CONSIDERE: En Apocalipsis 5:10 vemos que (1) el reinado es tiempo futuro (actualmente no reinamos como cristianos), y (2) específicamente establece que los redimidos reinarán sobre la tierra. Aparte de una clara predisposición a rechazar esta verdad bíblica, ¿por qué no tomaríamos esta promesa exactamente como se dice? Además, si esto no significa que los redimidos reinarán algún día en la tierra, entonces la pregunta debe ser respondida en cuanto a lo que Dios estaba tratando de comunicar mediante la promesa de Apocalipsis 5:10. ¿Pero cómo sabrías a qué se refiere? Todo lo que Dios tuvo que hacer fue agregar la palabra “no”: “Y no reinarán sobre la tierra.”. En cambio, Él eligió un lenguaje que específicamente denota a la tierra. Y recuerda que es parte de su creación, como vimos en Apocalipsis 4.

La adoración en el cielo continúa en Apocalipsis 5:11-12:

11 Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono y de los seres vivientes y de los ancianos; y el número de ellos era miríadas de miríadas, y millares de millares, 12 que decían a gran voz: El Cordero que fue inmolado digno es de recibir el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, el honor, la gloria y la alabanza.

Apocalipsis 5:13-14 es un anticipo de lo que sucederá cuando, como lo revela Filipenses 2:9-11:

“toda rodilla se doblará”

13 Y a toda cosa creada que está en el cielo, sobre la tierra, debajo de la tierra y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el dominio por los siglos de los siglos.14 Y los cuatro seres vivientes decían: Amén. Y los ancianos se postraron y adoraron.

Entendemos varias cosas al mirar hacia atrás en Apocalipsis 4-5 juntos. (1) Al igual que las realidades espirituales en Lucas 1 que hicieron que los preparativos para Lucas 2 ocurran, Apocalipsis 4-5 revela las realidades espirituales para los eventos que se desarrollarán en la tierra desde Apocalipsis 6 en adelante. (2) Estas realidades espirituales serán razones por las que las cosas suceden en la tierra, pero estas razones estarán completamente ocultas para los no salvos; y (3) para aquellos que serán redimidos durante la tribulación, estas verdades, más muchas otras, serán una luz y una lámpara para aquellos que las recibirán y las creerán.

La Primera Parte De La Tribulación

Apocalipsis 6-18 es la amplia sección que cubre la tribulación, que termina con el regreso de Jesús a la tierra en Apocalipsis 19. Después de que ocurre el rapto, comienza la tribulación, pero no se nos dice si habrá o no un lapso de tiempo entre la rapto y el comienzo de la tribulación. Pero cada vez que comienza la tribulación, todos los que entran en ella inicialmente serán perdidos; solo los no salvos entrarán en la tribulación.

Apocalipsis 3:10 nos ayuda con dos respuestas principales que se suman a nuestro entendimiento bíblico general. Primero, dice cuál será la tribulación: “esa hora que está por venir sobre todo el mundo para poner a prueba a los que habitan sobre la tierra.” Algunas veces la palabra hora se puede usar por un lapso aproximado de sesenta minutos, como la cantidad de tiempo que Jesús pasó en Su primer segmento de oración en Getsemaní (Marcos 14:37 dice: “Entonces vino y los halló durmiendo, y dijo a Pedro: Simón, ¿duermes? ¿No pudiste velar ni por una hora?”). También puede significar un período de tiempo designado, como en la oración de Jesús en Getsemaní, como en Marcos 14:35: “Adelantándose un poco, se postró en tierra y oraba que si fuera posible, pasara de El aquella hora.” Obviamente, Jesús no se estaba refiriendo a sesenta minutos aquí. Entonces, de Apocalipsis 3:10 sabemos que la tribulación es un período de tiempo designado. De otras Escrituras, como veremos, sabemos que este es un período de siete años que se dividirá por la mitad; los últimos tres años y medio a menudo se llaman “la gran tribulación.” Veremos por qué ese es un nombre apropiado para ese período de tiempo.

Incluido en esta sección están las promesas de Jesús al vencedor fiel en Apocalipsis 3:10. Él describe la fidelidad cristiana que demostraron en el versículo 8: “‘Yo conozco tus obras. Mira, he puesto delante de ti una puerta abierta que nadie puede cerrar, porque tienes un poco de poder, has guardado mi palabra y no has negado mi nombre.” Y, en consecuencia, Él hace promesas a Sus fieles en Su iglesia, en base a su fidelidad, y en el versículo 10 Él les promete una maravillosa recompensa preliminar: “‘Porque has guardado la palabra de mi perseverancia, yo también te guardaré de la hora de la prueba, esa hora que está por venir sobre todo el mundo para poner a prueba a los que habitan sobre la tierra.” Esta promesa actualmente sigue siendo una profecía no cumplida; los salvados que pertenecieron a la iglesia original en Filadelfia se han ido a casa para estar con el Señor. Por lo tanto, esta profecía es para una generación de cristianos que se mantendrá alejado de lo que está por suceder en la tierra.

Sabemos por Apocalipsis 15: 1 cuál será la tribulación: “Y vi otra señal en el cielo, grande y maravillosa: siete ángeles que tenían siete plagas, las últimas, porque en ellas se ha consumado el furor de Dios.” La tribulación será un período de tiempo designado cuando Jesucristo derramará, en dosis muy medidas, la ira de los juicios de Dios sobre la tierra que Él creó. Los juicios se intensificarán en severidad, especialmente a medida que nos acercamos al regreso del Señor en Apocalipsis 19.

Por lo tanto, la descripción bíblica de la tribulación comienza con romper los siete sellos del rollo que vimos en Apocalipsis 5, y cada ruptura de un sello será la realidad espiritual detrás de un evento de juicio que ocurrirá en la tierra, como 6:1- 2 muestra:

Vi cuando el Cordero abrió uno de los siete sellos, y oí a uno de los cuatro seres vivientes que decía, como con voz de trueno: Ven. Miré, y he aquí, un caballo blanco; y el que estaba montado en él tenía un arco; se le dio una corona, y salió conquistando y para conquistar.

Muchas personas que estudian Apocalipsis o profecías relacionadas no pueden ver la tribulación en su singularidad. Debemos recordar la advertencia de Jesús, como en Mateo 24:21-22:

porque habrá entonces una gran tribulación, tal como no ha acontecido desde el principio del mundo hasta ahora, ni acontecerá jamás. Y si aquellos días no fueran acortados, nadie se salvaría; pero por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados.

Asimismo, en Marcos 13:19, Jesús describió la venidera singularidad de la tribulación: “Porque aquellos días serán de tribulación, tal como no ha acontecido desde el principio de la creación que hizo Dios hasta ahora, ni acontecerá jamás.” Mucha gente no considera que durante la tribulación, el Bendito Retenedor (2 Tesalonicenses 2:6-7) ya no restringirá el mal bajo la estricta soberanía de Dios. Como veremos, la eliminación del Retenedor le permitirá a Satanás y al Anticristo toda oportunidad de llevar el mal a profundidades insondables, más de lo que ha ocurrido en cualquier otro momento de la historia.

Después del rapto de la iglesia, y por un tiempo relativamente corto, el mundo no salvo en general pensará que tienen paz y que todo está bien, como vimos anteriormente en 1 Tesalonicenses 5: 1-3:

1 Ahora bien, hermanos, con respecto a los tiempos y a las épocas, no tenéis necesidad de que se os escriba nada. 2 Pues vosotros mismos sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como un ladrón en la noche; 3 que cuando estén diciendo: Paz y seguridad, entonces la destrucción vendrá sobre ellos repentinamente, como dolores de parto a una mujer que está encinta, y no escaparán.

Al recordar las realidades espirituales detrás de los acontecimientos mundiales, Jesús rompe el segundo sello en Apocalipsis 6:3-4: “Cuando abrió el segundo sello, oí al segundo ser viviente que decía: Ven. Entonces salió otro caballo, rojo; y al que estaba montado en él se le concedió quitar la paz de la tierra y que los hombres se mataran unos a otros; y se le dio una gran espada.”

MARQUE EST MUY BIEN: Durante la tribulación, surgirá una guerra mundial masiva. Esto se debe directamente al juicio del segundo sello roto por Jesús en el que eliminará la paz mundial y provocará guerras increíblemente devastadoras.

Desde el juicio del cuarto sello vienen estos efectos desastrosos asombrosos en Apocalipsis 6:7-8:

7 Cuando abrió el cuarto sello, oí la voz del cuarto ser viviente que decía: Ven. 8 Y miré, y he aquí, un caballo amarillento; y el que estaba montado en él se llamaba Muerte; y el Hades lo seguía. Y se les dio autoridad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con pestilencia y con las fieras de la tierra.

Este solo sello de juicio significa que se matará a un cuarto de la población mundial. No se nos da el número total, pero si hay seis mil millones vivos en la tierra, esto significaría que mil quinientos millones de personas morirán durante este juicio único -y aún no hemos llegado ni siquiera a un tercio de la ira- de los juicios de Dios en la tribulación.

El quinto juicio del sello en Apocalipsis 6:9-11 es diferente:

9 Cuando el Cordero abrió el quinto sello, vi debajo del altar las almas de los que habían sido muertos a causa de la palabra de Dios y del testimonio que habían mantenido; 10 y clamaban a gran voz, diciendo: ¿Hasta cuándo, oh Señor santo y verdadero, esperarás para juzgar y vengar nuestra sangre de los que moran en la tierra? 11 Y se les dio a cada uno una vestidura blanca; y se les dijo que descansaran un poco más de tiempo, hasta que se completara también el número de sus consiervos y de sus hermanos que habrían de ser muertos como ellos lo habían sido.

CONSIDERE: Como veremos en Apocalipsis, habrá un aspecto redentor durante la tribulación porque será un tiempo de evangelismo mundial masivo e incomparable, como Jesús prometió en Mateo 24:14: “Y este evangelio del reino se predicará en todo el mundo como testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin.” Y aunque obviamente no todos en la tribulación serán salvos, Apocalipsis 6:9-11 da la primera indicación de que un gran número de personas ya habrá sido salvada -y martirizada- por esta primera parte de la tribulación.

VERDAD CENTRAL: Una vez que comienza la tribulación, nadie que haya sido salvado durante ese tiempo puede reclamar la promesa que hizo Jesús en Apocalipsis 3:10: “‘Porque has guardado la palabra de mi perseverancia, yo también te guardaré de la hora de la prueba, esa hora que está por venir sobre todo el mundo para poner a prueba a los que habitan sobre la tierra”. Estos redimidos que se salvarán durante la tribulación ya estarán en “la hora de la prueba,” y Dios les dará diferentes promesas y admoniciones en varios puntos del libro de Apocalipsis.

El juicio del sexto sello ocurre en Apocalipsis 6:12-14:

12 Vi cuando el Cordero abrió el sexto sello, y hubo un gran terremoto, y el sol se puso negro como cilicio hecho de cerda, y toda la luna se volvió como sangre, 13 y las estrellas del cielo cayeron a la tierra, como la higuera deja caer sus higos verdes al ser sacudida por un fuerte viento. 14 Y el cielo desapareció como un pergamino que se enrolla, y todo monte e isla fueron removidos de su lugar.

Observe la reacción, incluso en esta parte relativamente temprana de la tribulación, que muestra que muchos de los que no son salvos ya no dicen: “Paz y seguridad,” como habrán respondido originalmente (1 Tes 5:1-3). En cambio, su respuesta será como Apocalipsis 6:15-17 revela:

15 Y los reyes de la tierra, y los grandes, los comandantes, los ricos, los poderosos, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes; 16 y decían* a los montes y a las peñas: Caed sobre nosotros y escondednos de la presencia del que está sentado en el trono y de la ira del Cordero, 17 porque ha llegado el gran día de la ira de ellos, ¿y quién podrá sostenerse?

Los que no son salvos en la tribulación saben lo que está sucediendo y de quién provienen estos juicios. Muchos de ellos sabrán, incluso en esta primera parte de la tribulación, que es “el gran día de su ira,” y aún queda mucho más por hacer.

El séptimo juicio del sello no ocurrirá hasta Apocalipsis 8:1. Apocalipsis 6 termina con la pregunta: “¿Y quién podrá sostenerse?” Apocalipsis 7 es un interludio celestial que, entre otras cosas, da una respuesta preliminar acerca de quién puede sostenerse. Apropiadamente, el versículo 1 comienza este capítulo al revelar: “Después de esto, vi a cuatro ángeles de pie en los cuatro extremos de la tierra, que detenían los cuatro vientos de la tierra, para que no soplara viento alguno, ni sobre la tierra ni sobre el mar ni sobre ningún árbol.” Los cuatro ángeles están instruidos en los versículos 2-3:

2 Y vi a otro ángel que subía de donde sale el sol y que tenía el sello del Dios vivo; y gritó a gran voz a los cuatro ángeles a quienes se les había concedido hacer daño a la tierra y al mar, 3 diciendo: No hagáis daño, ni a la tierra ni al mar ni a los árboles, hasta que hayamos puesto un sello en la frente a los siervos de nuestro Dios.

Apocalipsis 7:4-8 revela quiénes serán estos siervos especiales del Señor:

4 Y oí el número de los que fueron sellados: ciento cuarenta y cuatro mil sellados de todas las tribus de los hijos de Israel; 5 de la tribu de Judá fueron sellados doce mil; de la tribu de Rubén, doce mil; de la tribu de Gad, doce mil; 6 de la tribu de Aser, doce mil; de la tribu de Neftalí, doce mil; de la tribu de Manasés, doce mil; 7 de la tribu de Simeón, doce mil; de la tribu de Leví, doce mil; de la tribu de Isacar, doce mil; 8 de la tribu de Zabulón, doce mil; de la tribu de José, doce mil, y de la tribu de Benjamín fueron sellados doce mil.

Pero, ¿y la Tribu de Dan?

Muchos escépticos de la Biblia y muchos que solo son curiosos señalan a Apocalipsis 7:4-8 como prueba de que no se debe hacer una interpretación gramatical literal acerca de estas personas porque la tribu de Dan se omite de esta lista. Uno no puede comenzar en Apocalipsis 7 como un punto de comienzo (o permanecer allí) para obtener la respuesta con respecto a lo que está sucediendo en este pasaje. Dios ha dado un maravilloso camino bíblico que claramente responde a esto.

Primero, ciento cuarenta y cuatro mil no es un número completo de todos los judíos a quienes Dios salvará en la tribulación. Zacarías 13:8-9 nos informa acerca del remanente del pueblo judío que Dios salvará durante la tribulación:

8 Y sucederá en toda la tierra
—declara el Señor—
que dos partes serán cortadas en ella, y perecerán;
pero la tercera quedará en ella.
9 Y meteré la tercera parte en el fuego,
los refinaré como se refina la plata,
y los probaré como se prueba el oro.
Invocará él mi nombre,
y yo le responderé;
diré: “El es mi pueblo”,
y él dirá: “El Señor es mi Dios.”

La tribu de Dan será parte de un tercio de los judíos que se salven durante la tribulación. Veremos esto claramente en nuestros estudios.

Segundo, los ciento cuarenta y cuatro mil se introducen en Apocalipsis 7, pero no se dan más explicaciones sobre ellos hasta Apocalipsis 14:1-5:

1 Miré, y he aquí que el Cordero estaba de pie sobre el Monte Sion, y con El ciento cuarenta y cuatro mil que tenían el nombre de El y el nombre de su Padre escrito en la frente. 2 Y oí una voz del cielo, como el estruendo de muchas aguas y como el sonido de un gran trueno; y la voz que oí era como el sonido de arpistas tocando sus arpas. 3 Y cantaban un cántico nuevo delante del trono y delante de los cuatro seres vivientes y de los ancianos; y nadie podía aprender el cántico, sino los ciento cuarenta y cuatro mil que habían sido rescatados de la tierra. 4 Estos son los que no se han contaminado con mujeres, pues son castos. Estos son los que siguen al Cordero adondequiera que va. Estos han sido rescatados de entre los hombres como primicias para Dios y para el Cordero. 5 En su boca no fue hallado engaño; están sin mancha.

Durante la tribulación, estos serán ciento cuarenta y cuatro mil recipientes judíos elegidos que muy probablemente estarán involucrados en evangelismo masivo, especialmente para el pueblo judío, y jugarán un papel importante en llevar el evangelio a un tercio del remanente judío a quien Dios salvará en ese momento. Estos serán vasos escogidos y santificados, similares a Daniel y sus tres amigos, quienes, en Daniel 1, se consagraron para servir al Señor. Además, como parte de la respuesta a la pregunta que Apocalipsis 6:17 preguntó acerca de quién podrá permanecer en el gran día de Dios y la ira del Cordero, Apocalipsis 14 comienza de esta manera: “Miré, y he aquí que el Cordero estaba de pie sobre el Monte Sion, y con El ciento cuarenta y cuatro mil…”

Tercero, necesitamos regresar a nuestro capítulo de “viejos amigos” al que hemos acudido tantas veces en este Manual para ver la respuesta de Dios. Génesis 49:1 comienza de esta manera: “Entonces Jacob llamó a sus hijos, y dijo: Reuníos para que os haga saber lo que os ha de acontecer en los días venideros [literalmente, en “el fin de los días”].” Génesis 49:28 anota específicamente quién está involucrado en este capítulo de profecías al final de los días: “Todas estas son las doce tribus de Israel, y esto es lo que les dijo su padre cuando los bendijo. A cada uno lo bendijo con la bendición que le correspondía.” Ya hemos visto “el León de la tribu de Judá” en Apocalipsis 5, que viene directamente de las profecías hechas acerca de Él en Génesis 49:8-12.

En base a bendecir a cada hijo con la bendición apropiada para él, y al responder la pregunta que Dios sabía que eventualmente se haría, la profecía de los tres versículos sobre la tribu de Dan comienza de esta manera: “Dan juzgará a su pueblo, como una de las tribus de Israel” (Génesis 49:16). El daño desastroso que Dan hará en el comportamiento pecaminoso de su tribu se describe en Génesis 49:17:

“Sea Dan serpiente junto al camino,
víbora junto al sendero,
que muerde los jarretes del caballo,
y cae su jinete hacia atrás.”

La Escritura tiene muchas referencias a la tribu de Dan como involucrada en el comportamiento pecaminoso, y aquí está la versión corta.

En Jueces 1:34, Dan está entre las tribus que no tomaron la parte que les corresponde de la tierra que Dios les había prometido: “Entonces los amorreos forzaron a los hijos de Dan hacia la región montañosa, y no los dejaron descender al valle.” Más tarde, en Jueces 18:1-2, la tribu de Dan comienza a buscar un lugar para vivir a largo plazo:

1 En aquellos días no había rey en Israel. Y por aquel tiempo la tribu de los danitas buscaba para sí una heredad donde habitar, porque hasta entonces ésta no se le había asignado como posesión entre las tribus de Israel. 2 Y los hijos de Dan enviaron de su tribu[d], de entre todos ellos, a cinco hombres, hombres valientes de Zora y Estaol, a reconocer la tierra y explorarla; y les dijeron: Id, explorad la tierra. Y llegaron a la región montañosa de Efraín, a la casa de Micaía, y se hospedaron allí.

Puede leer el resto de los Jueces 18 por su cuenta, si lo desea, pero la tribu de Dan tomó por la fuerza lo que no era suyo y se describió así, en Jueces 18:27-30:

27 Entonces ellos tomaron lo que Micaía había hecho, y al sacerdote que le había pertenecido, y llegaron a Lais, a un pueblo tranquilo y confiado; y los hirieron a filo de espada e incendiaron la ciudad. 28 Y no había nadie que la librara, porque estaba lejos de Sidón, en el valle que está cerca de Bet-rehob, y ellos no tenían trato con nadie. Y reedificaron la ciudad y habitaron en ella. 29 Le pusieron el nombre de Dan a la ciudad, según el nombre de Dan su padre, que le nació a Israel; pero el nombre de la ciudad anteriormente era Lais. 30 Y los hijos de Dan levantaron para sí la imagen tallada; y Jonatán, hijo de Gersón, hijo de Manasés, y sus hijos fueron sacerdotes para la tribu de los danitas, hasta el día del cautiverio de la tierra.

Otra notación bíblica importante con respecto a la tribu de la maldad continua de Dan involucra al rey Jeroboam y al comienzo de su reinado sobre las diez tribus del norte en 1 Reyes 12:28-30:

28 Y el rey tomó consejo, hizo dos becerros de oro, y dijo al pueblo: Es mucho para vosotros subir a Jerusalén; he aquí vuestros dioses, oh Israel, los cuales te hicieron subir de la tierra de Egipto. 29 Puso uno en Betel y el otro lo puso en Dan. 30 Y esto fue motivo de pecado, porque el pueblo iba aun hasta Dan a adorar delante de uno de ellos.

La omisión de la tribu de Dan de Apocalipsis 7 parecería ser una parte del castigo que Dios apropiadamente prestó basado en su comportamiento.

Sin embargo, en Génesis 49:18, a pesar del pecado que la tribu de Dan cometió, se hace una oración a Dios, mirando a Él para que sea misericordioso: “¡Tu salvación espero, oh Señor!”

Así que, cuarto, en vista de que Dios prometió que la tribu de Dan juzgaría a su pueblo como una de las tribus de Israel y, a pesar de la flagrante pecaminosidad de esa tribu, cuando finalmente se ore una oración a Yahweh, viene la respuesta de Dios. Después del regreso del Señor en gloria para comenzar su reinado (Ezequiel 43:1-5) viene la distribución de las promesas de tierra para las doce tribus. Apropiadamente, Ezequiel 48:1-2 promete:

1 Estos son los nombres de las tribus: desde el extremo norte, junto al camino de Hetlón a Lebo-hamat, hasta Hazar-enán en el límite de Damasco al norte, junto a Hamat, desde el lado oriental hasta el occidental: Dan, una parte. 2 Junto al límite de Dan, desde el lado oriental hasta el lado occidental: Aser, una parte.

Ezequiel 48:29-35 concluye y reafirma:

29 Esta es la tierra que sortearéis como herencia para las tribus de Israel, y éstas serán sus porciones —declara el Señor Dios.

30 Y estas son las salidas de la ciudad: al lado norte, cuatro mil quinientos codos por medida. 31 Las puertas de la ciudad llevarán los nombres de las tribus de Israel; tres puertas al norte: la puerta de Rubén, una; la puerta de Judá, otra; la puerta de Leví, otra. 32 Al lado oriental, cuatro mil quinientos codos, y tres puertas: la puerta de José, una; la puerta de Benjamín, otra; la puerta de Dan, otra. 33 Al lado sur, cuatro mil quinientos codos por medida, y tres puertas: la puerta de Simeón, una; la puerta de Isacar, otra; la puerta de Zabulón, otra. 34 Y al lado occidental, cuatro mil quinientos codos y sus tres puertas: la puerta de Gad, una; la puerta de Aser, otra; la puerta de Neftalí, otra. 35 La ciudad tendrá dieciocho mil codos en derredor; y el nombre de la ciudad desde ese día será: el Señor está allí.”)

CRUCIAL: Que la tribu de Dan no figure como parte de las doce tribus de Israel en Apocalipsis 7 no debilita el uso “normativo” literal-gramatical de la interpretación. Por el contrario, lo fortalece porque Dios ha declarado claramente que Dan tendría una tribu para juzgar, y la Palabra de Dios lo menciona expresamente tres veces en Ezequiel 48 cuando se otorgan y establecen los límites de la tierra. Esta es otra de las muchas veces en que Isaías 25:1 es apropiadamente apropiada de nuevo: “designios concebidos desde tiempos antiguos con toda fidelidad.”

Después de haber presentado a los ciento cuarenta y cuatro mil siervos de Dios judíos especiales, Él en este punto introduce otra parte de la respuesta “¿quién podrá sostenerse?,” En Apocalipsis 7:9-10:

9 Después de esto miré, y vi una gran multitud, que nadie podía contar, de todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas, de pie delante del trono y delante del Cordero, vestidos con vestiduras blancas y con palmas en las manos. 10 Y clamaban a gran voz, diciendo:

La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero.

Una respuesta más sobre quién podrá sostenerse ocurre en Apocalipsis 7:11-12:

11 Y todos los ángeles estaban de pie alrededor del trono y alrededor de los ancianos y de los cuatro seres vivientes, y cayeron sobre sus rostros delante del trono, y adoraron a Dios, 12 diciendo:

¡Amén! La bendición, la gloria, la sabiduría, la acción de gracias, el honor, el poder y la fortaleza, sean a nuestro Dios por los siglos de los siglos. Amén.

Apocalipsis 7:13-17 revela más detalles y da la base de la salvación para estas personas:

13 Y uno de los ancianos habló diciéndome: Estos que están vestidos con vestiduras blancas, ¿quiénes son y de dónde han venido? 14 Y yo le respondí: Señor mío, tú lo sabes. Y él me dijo: Estos son los que vienen de la gran tribulación, y han lavado sus vestiduras y las han emblanquecido en la sangre del Cordero. 15 Por eso están delante del trono de Dios, y le sirven día y noche en su templo; y el que está sentado en el trono extenderá su tabernáculo sobre ellos. 16 Ya no tendrán hambre ni sed, ni el sol los abatirá, ni calor alguno, 17 pues el Cordero en medio del trono los pastoreará y los guiará a manantiales de aguas de vida, y Dios enjugará toda lágrima de sus ojos.

UN ALIENTO: Todos nosotros tenemos seres queridos o amigos que actualmente no son salvos.

Muchos de ellos no tienen interés en Jesús o el evangelio. Cuando se produce la tribulación, todo aquel que no es salvo al comenzar se perderán en ese momento y vivirán en desobediencia ante Dios. Si bien no deseamos que nadie que conocemos o amamos pase por la tribulación, no pierda la esperanza. Algunos de nuestros familiares / amigos pueden estar entre los que se salvaron durante el evangelismo masivo en ese momento. Aquellos de nosotros que somos salvos ya escucharemos sus testimonios en el cielo, y nos regocijaremos ante el Señor para siempre.

Volviendo a Apocalipsis A Los Próximos Juicios De La Ira De Dios

Apocalipsis 8 regresa nuevamente a la intensificación de los juicios de ira del Cordero, y con el séptimo sello roto, siete juicios más intensos emergerán, siete juicios de trompeta, y siete ángeles estarán ante Dios. En los versículos 1 y 2 leemos: “Cuando el Cordero abrió el séptimo sello, hubo silencio en el cielo como por media hora. Y vi a los siete ángeles que están de pie delante de Dios, y se les dieron siete trompetas.”

MARQUE ESTO: En Apocalipsis 4 observamos desde la sala del trono de Dios el Creador. En Apocalipsis 8, Dios usará parte de Su creación en muchos de estos juicios; en algunos de estos Él comenzará a recuperar parte de Su creación que la mayoría de la gente ha dado por sentada, como veremos.

Jesús envía los primeros dos juicios de trompeta en Apocalipsis 8:7-8:

7 El primero tocó la trompeta, y vino granizo y fuego mezclados con sangre, y fueron arrojados a la tierra; y se quemó la tercera parte de la tierra, se quemó la tercera parte de los árboles y se quemó toda la hierba verde. 8 El segundo ángel tocó la trompeta, y algo como una gran montaña ardiendo en llamas fue arrojado al mar, y la tercera parte del mar se convirtió en sangre.

Apocalipsis 8:10-12 muestra los juicios de la tercera y la cuarta trompeta:

10 El tercer ángel tocó la trompeta, y cayó del cielo una gran estrella, ardiendo como una antorcha, y cayó sobre la tercera parte de los ríos y sobre los manantiales de las aguas. 11 Y el nombre de la estrella es Ajenjo; y la tercera parte de las aguas se convirtió en ajenjo, y muchos hombres murieron por causa de las aguas, porque se habían vuelto amargas. 12 El cuarto ángel tocó la trompeta, y fue herida la tercera parte del sol, la tercera parte de la luna y la tercera parte de las estrellas, para que la tercera parte de ellos se oscureciera y el día no resplandeciera en su tercera parte, y asimismo la noche.

Como saben, esta es una visión continua, y Apocalipsis 8:13 concluye el capítulo con esta advertencia: “Entonces miré, y oí volar a un águila en medio del cielo, que decía a gran voz: ¡Ay, ay, ay, de los que habitan en la tierra, a causa de los toques de trompeta que faltan, que los otros tres ángeles están para tocar!” El uso triple de “ay” llama nuestra atención a la ira intensificada de los juicios de Dios que deben seguir con las últimas tres trompetas juicios

Apocalipsis 9 revela una representación que no aparece en ninguna otra parte de la Escritura: da una descripción de cómo se ven los demonios. Dios en su cuidado misericordioso no nos permite ver demonios. (Podríamos volvernos locos si los viéramos.) Sin embargo, en la tribulación, muchos demonios serán usados ​​como el primer “ay” y el quinto juicio de trompeta.

Apocalipsis 9:1-6 introduce este tesoro demoníaco y da los límites de lo que se les permite hacer, por cuánto tiempo y a quién, todo lo cual está bajo la estricta soberanía de Dios:

1 El quinto ángel tocó la trompeta, y vi una estrella que había caído del cielo a la tierra, y se le dio la llave del pozo del abismo. 2 Cuando abrió el pozo del abismo, subió humo del pozo como el humo de un gran horno, y el sol y el aire se oscurecieron por el humo del pozo. 3 Y del humo salieron langostas sobre la tierra, y se les dio poder como tienen poder los escorpiones de la tierra. 4 Se les dijo que no dañaran la hierba de la tierra, ni ninguna cosa verde, ni ningún árbol, sino sólo a los hombres que no tienen el sello de Dios en la frente. 5 No se les permitió matar a nadie[c], sino atormentarlos por cinco meses; y su tormento era como el tormento de un escorpión cuando pica al hombre. 6 En aquellos días los hombres buscarán la muerte y no la hallarán; y ansiarán morir, y la muerte huirá de ellos.

Apocalipsis 9:7-10 revela detalles sobre la apariencia de estas criaturas:

7 Y el aspecto de las langostas era semejante al de caballos dispuestos para la batalla, y sobre sus cabezas tenían como coronas que parecían de oro, y sus caras eran como rostros humanos. 8 Tenían cabellos como cabellos de mujer, y sus dientes eran como de leones. 9 También tenían corazas como corazas de hierro; y el ruido de sus alas era como el estruendo de carros, de muchos caballos que se lanzan a la batalla. 10 Tienen colas parecidas a escorpiones, y aguijones; y en sus colas está su poder para hacer daño a los hombres por cinco meses.

Apocalipsis 9:12 ofrece este resumen y da una advertencia: “El primer ¡ay! ha pasado; he aquí, aún vienen dos ayes después de estas cosas”.

El juicio de la sexta trompeta, bastante específico y asombroso, se presenta en Apocalipsis 9:13-15:

13 El sexto ángel tocó la trompeta, y oí una voz que salía de los cuatro cuernos del altar de oro que está delante de Dios, 14 y decía al sexto ángel que tenía la trompeta: Suelta a los cuatro ángeles que están atados junto al gran río Eufrates. 15 Y fueron desatados los cuatro ángeles que habían sido preparados para la hora, el día, el mes y el año, para matar a la tercera parte de la humanidad.

Apocalipsis 9:18 dice cuán increíblemente destructivo será este juicio de la sexta trompeta: “La tercera parte de la humanidad fue muerta por estas tres plagas: por el fuego, el humo y el azufre que salían de sus bocas.”

Mientras que Apocalipsis 7 dio un “buen informe del fruto,” 9:20-21 da un mal informe de aquellos que vimos en 2 Tesalonicenses 2:10. Estas son las personas que durante la tribulación “no recibirán el amor de la verdad para ser salvos”:

20 Y el resto de la humanidad, los que no fueron muertos por estas plagas, no se arrepintieron de las obras de sus manos ni dejaron de adorar a los demonios y a los ídolos de oro, de plata, de bronce, de piedra y de madera, que no pueden ver ni oír ni andar; 21 y no se arrepintieron de sus homicidios ni de sus hechicerías ni de su inmoralidad ni de sus robos.

El Siguiente Interludio En El Libro De Apocalipsis

La séptima trompeta no sonará hasta Apocalipsis 11:15. Apocalipsis 10:1-11:14 es otro interludio de la acción y llama la atención sobre ciertos asuntos. Otro ángel fuerte desciende del cielo, y 10:6-7 revela esta declaración:

6 y juró [El ángel fuerte] por el que vive por los siglos de los siglos, quien creo el cielo y las cosas que en el hay, y la tierra y las cosas que en ella hay, y el mar y las cosas que en el hay, que ya no habrá dilación, 7 sino que en los días de la voz del séptimo ángel, cuando esté para tocar la trompeta, entonces el misterio de Dios será consumado, como El lo anunció a sus siervos los profetas.

En la visión, se le dice a Juan que tome el rollo y lo coma, y ​​esta acción se asemeja al mandato de Dios para que Ezequiel comiera el rollo en Ezequiel 2:7-3:3:

Háblales mis palabras, escuchen o se nieguen a escuchar, porque son rebeldes.

7 Les hablarás mis palabras, escuchen o dejen de escuchar, porque son rebeldes.

8 Y tú, hijo de hombre, escucha lo que te hablo; no seas rebelde como esa casa rebelde. Abre tu boca y come lo que te doy. 9 Entonces miré, y he aquí, una mano estaba extendida hacia mí, y en ella había un libro en rollo. 10 El lo desenrolló delante de mí, y estaba escrito por delante y por detrás; y en él estaban escritas lamentaciones, gemidos y ayes.

3; 1Y él me dijo: Hijo de hombre, come lo que tienes delante; come este rollo, y ve, habla a la casa de Israel. 2 Abrí, pues, mi boca, y me dio a comer el rollo. 3 Entonces me dijo: Hijo de hombre, alimenta tu estómago y llena tu cuerpo de este rollo que te doy. Y lo comí, y fue en mi boca dulce como la miel.

Las instrucciones se dan al apóstol Juan en Apocalipsis 10:8-10:

8 Y la voz que yo había oído del cielo, la oí de nuevo hablando conmigo, y diciendo: Ve, toma el libro que está abierto en la mano del ángel que está de pie sobre el mar y sobre la tierra. 9 Entonces fui al ángel y le dije que me diera el librito. Y él me dijo: Tómalo y devóralo; te amargará las entrañas, pero en tu boca será dulce como la miel. 10 Tomé el librito de la mano del ángel y lo devoré, y fue en mi boca dulce como la miel; y cuando lo comí, me amargó las entrañas.

La dulzura sería todas las bendiciones de Dios, especialmente porque están relacionadas con el regreso y el reinado del Señor; la amargura sería el horror absoluto de lo que vendría en la última parte de la tribulación.

Juan se comió el rollo con el propósito de Apocalipsis 10:11: “Y me dijeron: Debes profetizar otra vez acerca de muchos pueblos, naciones, lenguas y reyes.” El énfasis en esta sección es específicamente sobre los detalles explícitos dados con las personas involucradas, tanto del bien como del mal.

Apocalipsis 11:1-2, que acontecerá durante la gran tribulación, da detalles muy importantes con respecto a Jerusalén:

1 Me fue dada una caña de medir semejante a una vara, y alguien dijo: Levántate y mide el templo de Dios y el altar, y a los que en él adoran. 2 Pero excluye el patio que está fuera del templo, no lo midas, porque ha sido entregado a las naciones, y éstas hollarán la ciudad santa por cuarenta y dos meses.

Recuerda lo que Jesús dijo en Lucas 21:24: “Jerusalén será hollada por los gentiles, hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan.” Esto concuerda con la abominación desoladora que ya hemos visto en Mateo 24:15 y 2 Tesalonicenses 2:3-4.

Sin embargo, en medio de este mal sin paralelo, Dios levanta dos testigos a quienes él faculta para hacer lo milagroso en Apocalipsis 11:3-6. Estos pueden ser Moisés (ver Judas 9) y Elías (Mal 4:5-6). Apocalipsis 11:7-10 es importante porque es la primera referencia al Anticristo, aunque no lo llama por ese nombre:

7 Cuando hayan terminado de dar su testimonio, la bestia que sube del abismo hará guerra contra ellos, los vencerá y los matará. 8 Y sus cadáveres yacerán en la calle de la gran ciudad, que simbólicamente se llama Sodoma y Egipto, donde también su Señor fue crucificado. 9 Y gente de todos los pueblos, tribus, lenguas y naciones, contemplarán sus cadáveres por tres días y medio, y no permitirán que sus cadáveres sean sepultados. 10 Y los que moran en la tierra se regocijarán por ellos y se alegrarán, y se enviarán regalos unos a otros, porque estos dos profetas atormentaron a los que moran en la tierra.

Los versículos 11-12 cambiarán las cosas considerablemente:

11 Pero después de los tres días y medio, el aliento de vida de parte de Dios vino a ellos y se pusieron en pie, y gran temor cayó sobre quienes los contemplaban. 12 Entonces oyeron una gran voz del cielo que les decía: Subid acá. Y subieron al cielo en la nube, y sus enemigos los vieron.

Los versículos 13-14 dicen lo que sucederá a continuación y dan la cronología de los eventos concernientes a los juicios de la tribulación:

13 En aquella misma hora hubo un gran terremoto y la décima parte de la ciudad se derrumbó, y siete mil personas murieron en el terremoto, y los demás, aterrorizados, dieron gloria al Dios del cielo.

14 El segundo ¡ay! ha pasado; he aquí, el tercer ¡ay! viene pronto.

En Apocalipsis 11:15 suena la séptima trompeta: “El séptimo ángel tocó la trompeta, y se levantaron grandes voces en el cielo, que decían: El reino del mundo ha venido a ser el reino de nuestro Señor y de su Cristo; y El reinará por los siglos de los siglos.” Esto da una vista previa de lo que vendrá en el versículo 18:

Y las naciones se enfurecieron, y vino tu ira y llegó el tiempo de juzgar a los muertos y de dar la recompensa a tus siervos los profetas, a los santos y a los que temen tu nombre, a los pequeños y a los grandes, y de destruir a los que destruyen la tierra.

El Reconocimiento Crucial De Apocalipsis 12-14 Como Una Unidad

A mucha gente le gusta abrir sus Biblias directamente a Apocalipsis 13 porque habla del Anticristo, y ese es el capítulo que revela su número bíblico 666. Pero para entender esta sección de la Escritura, no se puede comenzar en Apocalipsis sin (idealmente) haber leído primero los capítulos 1-12 e (idealmente) tenga una amplia comprensión de toda la Biblia hasta ese punto. Pero lo que muchos lectores de la Biblia no saben sobre esta sección es que Apocalipsis 12-14 es una unidad en las Escrituras. No puede comenzar en el capítulo 13, ni puede permanecer en ese capítulo; ambos, Apocalipsis 12 y 14 dan partes importantes de la revelación de Dios.

Apocalipsis 12 contiene las realidades espirituales que están detrás de las escenas para los eventos del capítulo 13 que verán los que están en la tierra. Estas realidades espirituales son importantes porque describen una serie de derrotas preliminares de Satanás. Apocalipsis 12:1-2 dice: “Y una gran señal apareció en el cielo: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza; 2 estaba encinta, y gritaba, estando de parto y con dolores de alumbramiento.” Esto es llamado “una gran señal,” lo que significa que debemos prestarle atención; sin embargo, lamentablemente, pocos lo hacen. Necesitamos identificar a la mujer en esta señal, que no es María, sino el pueblo judío. En Génesis 37:9-11 leemos acerca del sueño de José:

9 Tuvo aún otro sueño, y lo contó a sus hermanos, diciendo: He aquí, he tenido aún otro sueño; y he aquí, el sol, la luna y once estrellas se inclinaban ante mí. 10 Y él lo contó a su padre y a sus hermanos; y su padre lo reprendió, y le dijo: ¿Qué es este sueño que has tenido? ¿Acaso yo, tu madre y tus hermanos vendremos a inclinarnos hasta el suelo ante ti? 11 Y sus hermanos le tenían envidia, pero su padre reflexionaba sobre lo dicho.

En el sueño de José, el sol y la luna representaban a Jacob y sus hermanos, y las once estrellas eran las de las doce tribus de Israel, especialmente porque José se consideraba a sí mismo como una de las estrellas en este sueño.

Apocalipsis 12:3-5 habla de otra gran señal en el cielo y da una amplia abanico de una de las derrotas preliminares de Satanás:

3 Entonces apareció otra señal en el cielo: he aquí, un gran dragón rojo que tenía siete cabezas y diez cuernos, y sobre sus cabezas había siete diademas. 4 Su cola arrastró la tercera parte de las estrellas del cielo y las arrojó sobre la tierra. Y el dragón se paró delante de la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo cuando ella diera a luz. 5 Y ella dio a luz un hijo varón, que ha de regir a todas las naciones con vara de hierro; y su hijo fue arrebatado hasta Dios y hasta su trono.

En esta gran franja de tiempo representada, Satanás no pudo matar al niño que no podía devorar; esto incluiría los esfuerzos realizados en el relato de Mateo 2. En cambio, el niño creció hasta la virilidad, ascendió a Dios y a su trono, y es el que gobernará las naciones con vara de hierro.

Esta continuación de la visión en Apocalipsis 12:6 explica lo que hará el remanente judío durante la tribulación: “Y la mujer huyó al desierto, donde tenía un lugar preparado por Dios, para ser sustentada allí, por mil doscientos sesenta días.” Tendremos que examinar algunos otros pasajes de las Escrituras para comprender mejor lo que está por suceder bíblicamente en esta sección.

En Daniel 12:1, esta profecía se hace acerca de Miguel durante la tribulación:

En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que vela sobre los hijos de tu pueblo. Será un tiempo de angustia cual nunca hubo desde que existen las naciones hasta entonces; y en ese tiempo tu pueblo será librado, todos los que se encuentren inscritos en el libro.

La explicación y el significado de esta profecía no se dan hasta el relato de esta segunda derrota preliminar de Satanás en Apocalipsis 12:7-9:

7 Entonces hubo guerra en el cielo: Miguel y sus ángeles combatieron contra el dragón. Y el dragón y sus ángeles lucharon, 8 pero no pudieron vencer, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo. 9 Y fue arrojado el gran dragón, la serpiente antigua que se llama el diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra y sus ángeles fueron arrojados con él.

CONSIDERE: no se nos dice específicamente por qué obstaculizará a Satanás su falta de acceso futuro al cielo, pero en Efesios 2:2 se le llama “el príncipe del poder del aire.” Tal vez la jerarquía demoníaca revelada en Efesios 6:12 ya no estará estructurada de esa manera. Cuando Miguel y sus ángeles derrotan a Satanás y sus ángeles, Satanás y sus demonios serán arrojados a la tierra. Todavía serán muy poderosos, pero sus movimientos serán mucho más incómodos en ese momento.

Apocalipsis 12:10-11 da la respuesta de adoración que ocurrirá después de que Satanás y sus ángeles hayan sido derribados:

10 Y oí una gran voz en el cielo, que decía:

Ahora ha venido la salvación, el poder y el reino de nuestro Dios y la autoridad de su Cristo, porque el acusador de nuestros hermanos, el que los acusa delante de nuestro Dios día y noche, ha sido arrojado. 11 Ellos lo vencieron por medio de la sangre del Cordero y por la palabra del testimonio de ellos, y no amaron sus vidas, llegando hasta sufrir la muerte.

El versículo 12 les recuerda a las personas en la tierra que la batalla está lejos de terminar: “Por lo cual regocijaos, cielos y los que moráis en ellos. ¡Ay de la tierra y del mar!, porque el diablo ha descendido a vosotros con gran furor, sabiendo que tiene poco tiempo.”

Recuerde que esta es una visión continua que muestra el intento de Satanás de destruir el resto judío, pero Dios usará su creación para proteger ese remanente, como muestra Apocalipsis 12:13-16:

13 Cuando el dragón vio que había sido arrojado a la tierra, persiguió a la mujer que había dado a luz al hijo varón. 14 Y se le dieron a la mujer las dos alas de la gran águila a fin de que volara de la presencia de la serpiente al desierto, a su lugar, donde fue* sustentada por un tiempo, tiempos y medio tiempo. 15 Y la serpiente arrojó de su boca, tras la mujer, agua como un río, para hacer que fuera arrastrada por la corriente. 16 Pero la tierra ayudó a la mujer, y la tierra abrió su boca y tragó el río que el dragón había arrojado de su boca.

Después de esta tercera derrota preliminar, el versículo 17 presagia lo siguiente: “Entonces el dragón se enfureció contra la mujer, y salió para hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesús.” Esta ira resultante de Satanás ayuda a explicar la gran cantidad de mártires vistos en el juicio del quinto sello de Apocalipsis 6:9-11.

Es extremadamente significativo notar que en el capítulo que da detalles del surgimiento del Anticristo (Apocalipsis 13), Satanás no revelará al mundo sus tres derrotas preliminares en Apocalipsis 12, ni que le queda poco tiempo. Apocalipsis 13 revela el pico más alto de la actividad malvada de Satanás y el Anticristo. Más sobre ciertos asuntos cruciales en Apocalipsis 13 estará en el último capítulo de este Manual.

Las realidades espirituales que se mostraron en Apocalipsis 12 serán la base de lo que el mundo verá, y Apocalipsis 13:3-4 muestra a Satanás renunciando a su poder, trono y gran autoridad para con el Anticristo:

3 Y vi una de sus cabezas como herida de muerte, pero su herida mortal fue sanada. Y la tierra entera se maravilló y seguía tras la bestia; 4 y adoraron al dragón, porque había dado autoridad a la bestia; y adoraron a la bestia, diciendo: ¿Quién es semejante a la bestia, y quién puede luchar contra ella?

CLAVE: El objetivo final de Satanás es ser adorado (ver su tentación de Jesús en Mateo 4). En esa misma tentación, después de que Satanás le mostró a Jesús todos los reinos del mundo en un momento de tiempo, Satanás le dijo a Jesús: “Todo este dominio y su gloria te daré; pues a mí me ha sido entregado, y a quien quiero se lo doy.” (Lucas 4:5-6). Jesús rechazó la oferta; el Anticristo gustosamente lo tomará durante la tribulación.

Apocalipsis 13:5-8 muestra el pináculo del mal de Satanás:

5 Se le dio una boca que hablaba palabras arrogantes y blasfemias, y se le dio autoridad para actuar durante cuarenta y dos meses. 6 Y abrió su boca en blasfemias contra Dios, para blasfemar su nombre y su tabernáculo, es decir, contra los que moran en el cielo. 7 Se le concedió hacer guerra contra los santos y vencerlos; y se le dio autoridad sobre toda tribu, pueblo, lengua y nación. 8 Y la adorarán todos los que moran en la tierra, cuyos nombres no han sido escritos, desde la fundación del mundo, en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado.

Observe cómo la promesa al vencedor en Apocalipsis 3:10 difiere de la admonición aleccionadora en Apocalipsis 13:9-10: “Si alguno tiene oído, que oiga. Si alguno es destinado a la cautividad, a la cautividad va; si alguno ha de morir a espada, a espada ha de morir. Aquí está la perseverancia y la fe de los santos.” Observe, también, cómo esto difiere del uso séptuplo anterior en Apocalipsis 2-3, como en 2:29: “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.” Apocalipsis 13:9-10 es expresamente para aquellos que son salvos durante la tribulación.

Los versículos 11-18 revelan que otra bestia, que será llamada “el falso profeta,” también surgirá y desempeñará un papel importante en la obtención de la conquista ordenada por Dios por parte del Anticristo.

11 Y vi otra bestia que subía de la tierra; tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero y hablaba como un dragón. 12 Ejerce toda la autoridad de la primera bestia en su presencia, y hace que la tierra y los que moran en ella adoren a la primera bestia, cuya herida mortal fue sanada. 13 También hace grandes señales, de tal manera que aun hace descender fuego del cielo a la tierra en presencia de los hombres. 14 Además engaña a los que moran en la tierra a causa de las señales que se le concedió hacer en presencia de la bestia, diciendo a los moradores de la tierra que hagan una imagen de la bestia que tenía* la herida de la espada y que ha vuelto a vivir. 15 Se le concedió dar aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen de la bestia también hablara e hiciera dar muerte a todos los que no adoran la imagen de la bestia. 16 Y hace que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les dé una marca en la mano derecha o en la frente, 17 y que nadie pueda comprar ni vender, sino el que tenga la marca: el nombre de la bestia o el número de su nombre. 18 Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, que calcule el número de la bestia, porque el número es el de un hombre, y su número es seiscientos sesenta y seis.

Recuerde que Apocalipsis 12-14 es una unidad. De modo que en el capítulo que sigue inmediatamente al pináculo del mal de Satanás (Apoc. 13) viene la victoria de los ciento cuarenta y cuatro mil recipientes judíos elegidos junto al Cordero (Apc 14:1-5). Esto parece pasar el reinado temporal de Satanás al regreso de Jesús a su tierra, y la victoria suprema garantizada. Apocalipsis 14:6-7 revela,

6 Y vi volar en medio del cielo a otro ángel que tenía un evangelio eterno para anunciarlo a los que moran en la tierra, y a toda nación, tribu, lengua y pueblo, 7 diciendo a gran voz: Temed a Dios y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; adorad al que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.

CRUCIAL: La última parte de la tribulación finalmente concluirá con solo dos opciones: Jesucristo o el Anticristo. No hay otras opciones, no habrá otros rivales presentes. Todos los que estén vivos eventualmente tendrán que elegir a cuál servir, y esta elección tiene consecuencias eternas, y también temporales.

Apocalipsis 14:8 dice: “Y le siguió otro ángel, el segundo, diciendo: ¡Cayó, cayó la gran Babilonia!; la que ha hecho beber a todas las naciones del vino de la pasión de su inmoralidad.”

Apocalipsis 14:9-11 muestra:

9 Entonces los siguió otro ángel, el tercero, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe una marca en su frente o en su mano, 10 él también beberá del vino del furor de Dios, que está preparado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y en presencia del Cordero. 11 Y el humo de su tormento asciende por los siglos de los siglos; y no tienen reposo, ni de día ni de noche, los que adoran a la bestia y a su imagen, y cualquiera que reciba la marca de su nombre.

CLAVE: Las personas que viven en la tribulación no serán forzadas físicamente a ser marcadas con la marca de la bestia. Debe ser recibido por aquellos que lo aceptan voluntariamente. Sin embargo, las Escrituras claramente establecen que una vez que toman la decisión de recibir la marca de la bestia, se sellan sus destinos eternos. No habrá esperanza para salvación.

Apocalipsis 14:12-13 es otra advertencia para los fieles durante la tribulación:

12 Aquí está la perseverancia de los santos que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.

13 Y oí una voz del cielo que decía: Escribe: “Bienaventurados los muertos que de aquí en adelante mueren en el Señor.” Sí —dice el Espíritu— para que descansen de sus trabajos, porque sus obras van con ellos.

Apocalipsis 14:14-20 concluye con la visión de un ángel a punto de poner su hoz (en esta visión) en toda la tierra, preparando así el escenario para los juicios finales. Los versículos 19-20 reiteran que estos son juicios de la ira de Dios que se han prometido:

19 El ángel blandió su hoz sobre la tierra, y vendimió los racimos de la vid de la tierra y los echó en el gran lagar del furor de Dios. 20 Y el lagar fue pisado fuera de la ciudad, y del lagar salió sangre que subió hasta los frenos de los caballos por una distancia como de trescientos veinte kilómetros.

Apocalipsis 15: 1 continúa los juicios que vendrán en rápida sucesión: “Y vi otra señal en el cielo, grande y maravillosa: siete ángeles que tenían siete plagas, las últimas, porque en ellas se ha consumado el furor de Dios.” Viniendo del templo de Dios en el cielo, los versículos 7-8 revelan:

7 Entonces uno de los cuatro seres vivientes dio a los siete ángeles siete copas de oro llenas del furor de Dios, que vive por los siglos de los siglos. 8 Y el templo se llenó con el humo de la gloria de Dios y de su poder; y nadie podía entrar al templo hasta que se terminaran las siete plagas de los siete ángeles.

Apocalipsis 16:1 da la orden para que estos juicios finales comiencen: “Y oí una gran voz que desde el templo decía a los siete ángeles: Id y derramad en la tierra las siete copas del furor de Dios.” Los versículos 2-4 son los primeros tres juicios de las copas:

2 El primer ángel fue y derramó su copa en la tierra; y se produjo una llaga repugnante y maligna en los hombres que tenían la marca de la bestia y que adoraban su imagen.

3 El segundo ángel derramó su copa en el mar, y se convirtió en sangre como de muerto; y murió todo ser viviente que había en el mar.

4 El tercer ángel derramó su copa en los ríos y en las fuentes de las aguas, y se convirtieron en sangre.

Apocalipsis 16:6-7 da un breve interludio y una respuesta a alguien que podría preguntar cómo Dios puede ser tan cruel:

6 pues ellos derramaron sangre de santos y profetas y tú les has dado a beber sangre; lo merecen. 7 Y oí al altar, que decía: Sí, oh Señor Dios Todopoderoso, verdaderos y justos son tus juicios.

En Apocalipsis 16:8-11, el cuarto y el quinto juicio de las copas muestran la esfera de gran alcance de estos juicios, y estos versículos prueban que el Anticristo ciertamente no es Dios porque también será receptor de estos juicios:

8 El cuarto ángel derramó su copa sobre el sol; y al sol le fue dado quemar a los hombres con fuego. 9 Y los hombres fueron quemados con el intenso calor; y blasfemaron el nombre de Dios que tiene poder sobre estas plagas, y no se arrepintieron para darle gloria.

10 El quinto ángel derramó su copa sobre el trono de la bestia; y su reino se quedó en tinieblas, y se mordían la lengua de dolor. 11 Y blasfemaron contra el Dios del cielo por causa de sus dolores y de sus llagas, y no se arrepintieron de sus obras.

Apocalipsis 16:12-14 comienza a reunir naciones para la batalla final:

12 El sexto ángel derramó su copa sobre el gran río Éufrates; y sus aguas se secaron para que fuera preparado el camino para los reyes del oriente. 13 Y vi salir de la boca del dragón, de la boca de la bestia y de la boca del falso profeta, a tres espíritus inmundos semejantes a ranas; 14 pues son espíritus de demonios que hacen señales, los cuales van a los reyes de todo el mundo, a reunirlos para la batalla del gran día del Dios Todopoderoso.

Jesús interrumpe con una advertencia a los fieles en Apocalipsis 16:15: “(He aquí, vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela y guarda sus ropas, no sea que ande desnudo y vean su vergüenza.)” Cuando Dios seque el río Éufrates, se convertirá en un conducto para reunir ejércitos del este para reunirse. El efecto resultante del juicio de la sexto copa se ve en el versículo 16: “Y los reunieron en el lugar que en hebreo se llama Armagedón.”

En Apocalipsis 16:17-21, se derrama el juicio final de la copa:

17 Y el séptimo ángel derramó su copa en el aire; y una gran voz salió del templo, del trono, que decía: Hecho está. 18 Entonces hubo relámpagos, voces y truenos; y hubo un gran terremoto tal como no lo había habido desde que el hombre está sobre la tierra; fue tan grande y poderoso terremoto. 19 La gran ciudad quedó dividida en tres partes, y las ciudades de las naciones cayeron. Y la gran Babilonia fue recordada delante de Dios para darle el cáliz del vino del furor de su ira. 20 Y toda isla huyó, y los montes no fueron hallados. 21 Y enormes granizos, como de un talento cada uno, cayeron sobre los hombres; y los hombres blasfemaron contra Dios por la plaga del granizo, porque su plaga fue sumamente grande.

Qué apropiado es que parte de este juicio sea un granizo de cien libras. En Génesis 1, Dios creó absolutamente todo lo que necesitaría para su creación, y luego descansó, lo que significa que no volvería a crear. Cuán impresionante fue que Dios, al hablarle a Job en algunas de las primeras Escrituras escritas, nos dio una idea de almacenes de granizo. Después de muchas dificultades y tristezas, Job culpa a Dios por las muchas circunstancias trágicas y exige una respuesta de él. Dios responde, comenzando en Job 38:1-4, al hacerle a Job una serie de preguntas que debe responder correctamente si va a recibir una explicación de Dios.

1 Entonces el Señor respondió a Job desde el torbellino y dijo:

2 ¿Quién es éste que oscurece el consejo

con palabras sin conocimiento?

3 Ciñe ahora tus lomos como un hombre,

y yo te preguntaré, y tú me instruirás.

4 ¿Dónde estabas tú cuando yo echaba los cimientos de la tierra?

Dímelo, si tienes inteligencia.

Dios amorosamente castiga a Job con preguntas sobre sus depósitos celestiales. Observe especialmente lo que se almacena en uno de ellos y la hora y el modo específicos en que se utilizará, según Job 38:22-23:

¿Has entrado en los depósitos de la nieve,

o has visto los depósitos del granizo,

que he reservado para el tiempo de angustia,

para el día de guerra y de batalla?

En el último juicio de las copas en Apocalipsis 16:21, Dios recogerá estas piedras de granizo que Él ha creado previamente y que ha almacenado en algún lugar de Su creación, y las usará contra el Anticristo y su reino. Este es otro uso del pasaje de alabanza de Isaías 25:1, encontramos “designios concebidos desde tiempos antiguos con toda fidelidad.”

Apocalipsis 17 revela la ruina de la Babilonia religiosa, que el Anticristo y sus subordinados tolerarán por un tiempo en la tribulación. En los versículos 12-14, esta parte de la visión muestra diez reyes cuya alineación con el Anticristo también significa su perdición eterna:

12 Y los diez cuernos que viste son diez reyes que todavía no han recibido reino, pero que por una hora reciben autoridad como reyes con la bestia. 13 Estos tienen un mismo propósito, y entregarán su poder y autoridad a la bestia. 14 Estos pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque El es Señor de señores y Rey de reyes, y los que están con El son llamados, escogidos y fieles.

En otro gran pasaje de la soberanía de Dios, Apocalipsis 17:16-17 revela esto:

16 Y los diez cuernos que viste y la bestia, éstos odiarán a la ramera y la dejarán desolada y desnuda, y comerán sus carnes y la quemarán con fuego; 17 porque Dios ha puesto en sus corazones el ejecutar su propósito: que tengan ellos un propósito unánime, y den su reino a la bestia hasta que las palabras de Dios se cumplan.

Por un tiempo, la Babilonia económica florecerá. Eventualmente Dios lo traerá a su final repentino. Se observan dos reacciones diferentes en 18:19-21:

19 Y echaron polvo sobre sus cabezas, y gritaban, llorando y lamentándose, diciendo: “¡Ay, ay, la gran ciudad en la cual todos los que tenían naves en el mar se enriquecieron a costa de sus riquezas!, porque en una hora ha sido asolada.” 20 Regocíjate sobre ella, cielo, y también vosotros, santos, apóstoles y profetas, porque Dios ha pronunciado juicio por vosotros contra ella.

21 Entonces un ángel poderoso tomó una piedra, como una gran piedra de molino, y la arrojó al mar, diciendo: Así será derribada con violencia Babilonia, la gran ciudad, y nunca más será hallada.

Con este juicio final, los juicios de la tribulación terminan y la verdadera Entrada Triunfal está a punto de producirse. También incluirá una serie de juicios.

Eventos Previos Al Regreso Y Reinado Del Rey

Después del final de la ira de los juicios de Dios en la tribulación, el enfoque cambia con un cuádruple “¡Aleluya!” comenzando en Apocalipsis 19:1-2:

1 Después de esto oí como una gran voz de una gran multitud en el cielo, que decía: ¡Aleluya! La salvación y la gloria y el poder pertenecen a nuestro Dios, 2 porque sus juicios son verdaderos y justos, pues ha juzgado a la gran ramera que corrompía la tierra con su inmoralidad, y ha vengado la sangre de sus siervos en ella.

Apocalipsis 19:6 agrega: “Y oí como la voz de una gran multitud, como el estruendo de muchas aguas y como el sonido de fuertes truenos, que decía: ¡Aleluya! Porque el Señor nuestro Dios Todopoderoso reina.”

Mientras la tribulación ha tenido lugar en la tierra, la cena de bodas del Cordero ha comenzado en el cielo y eventualmente se ampliará para incluir a todos los redimidos, comenzando su descripción en Apocalipsis 19:7-10:

7 Regocijémonos y alegrémonos, y démosle a El la gloria, porque las bodas del Cordero han llegado y su esposa se ha preparado. 8 Y a ella le fue concedido vestirse de lino fino, resplandeciente y limpio, porque las acciones justas de los santos son el lino fino. 9 Y el ángel me dijo: Escribe: “Bienaventurados los que están invitados a la cena de las bodas del Cordero.” Y me dijo*: Estas son palabras verdaderas de Dios. 10 Entonces caí a sus pies para adorarle. Y me dijo: No hagas eso; yo soy consiervo tuyo y de tus hermanos que poseen el testimonio de Jesús; adora a Dios. Pues el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía.

En los versículos 11-16, la entrada triunfal real transpirará, y Jesús regresará en modo juicio-y con los atributos de Dios:

11 Y vi el cielo abierto, y he aquí, un caballo blanco; el que lo montaba se llama Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y hace la guerra. 12 Sus ojos son una llama de fuego, y sobre su cabeza hay muchas diademas, y tiene un nombre escrito que nadie conoce sino El. 13 Y está vestido de un manto empapado en sangre, y su nombre es: El Verbo de Dios. 14 Y los ejércitos que están en los cielos, vestidos de lino fino, blanco y limpio, le seguían sobre caballos blancos. 15 De su boca sale una espada afilada para herir con ella a las naciones, y las regirá con vara de hierro; y El pisa el lagar del vino del furor de la ira de Dios Todopoderoso. 16 Y en su manto y en su muslo tiene un nombre escrito: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES.

Apocalipsis 19:17-18 contiene una invitación angelical a todas las aves en el aire para que vengan a comer de la carnicería que resultará de la guerra venidera. Los enemigos de Jesús se reúnen contra él y son juzgados apropiadamente, como revela Apocalipsis 19:19-21:

19 Entonces vi a la bestia, a los reyes de la tierra y a sus ejércitos reunidos para hacer guerra contra el que iba montado en el caballo y contra su ejército. 20 Y la bestia fue apresada, y con ella el falso profeta que hacía señales en su presencia, con las cuales engañaba a los que habían recibido la marca de la bestia y a los que adoraban su imagen; los dos fueron arrojados vivos al lago de fuego que arde con azufre. 21 Y los demás fueron muertos con la espada que salía de la boca del que montaba el caballo, y todas las aves se saciaron de sus carnes.

Mucho más acerca de estos y otros asuntos relacionados estará en el capítulo final del Manual. En armonía con lo que Dios ya ha prometido (véase Isaías 24:21-22), Satanás es capturado y asegurado para un juicio temporal:

1 Y vi a un ángel que descendía del cielo, con la llave del abismo y una gran cadena en su mano. 2 Prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el Diablo y Satanás, y lo ató por mil años; 3 y lo arrojó al abismo, y lo cerró y lo selló sobre él, para que no engañara más a las naciones, hasta que se cumplieran los mil años; después de esto debe ser desatado por un poco de tiempo. (Apoc. 20:1-3)

Los redimidos de la tribulación se levantarán en este momento y recibirán sus cuerpos resucitados, y reinarán con Jesús por mil años, como lo indica Apocalipsis 20:4-6:

4 También vi tronos, y se sentaron sobre ellos, y se les concedió autoridad para juzgar. Y vi las almas de los que habían sido decapitados por causa del testimonio de Jesús y de la palabra de Dios, y a los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, ni habían recibido la marca sobre su frente ni sobre su mano; y volvieron a la vida y reinaron con Cristo por mil años. 5 Los demás muertos no volvieron a la vida hasta que se cumplieron los mil años. Esta es la primera resurrección. 6 Bienaventurado y santo es el que tiene parte en la primera resurrección; la muerte segunda no tiene poder sobre éstos sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con El por mil años.

Los versículos 7-10 describen la rebelión final que conducirá Satanás y su resultado:

7 Cuando los mil años se cumplan, Satanás será soltado de su prisión, 8 y saldrá a engañar a las naciones que están en los cuatro extremos de la tierra, a Gog y a Magog, a fin de reunirlas para la batalla; el número de ellas es como la arena del mar. 9 Y subieron sobre la anchura de la tierra, rodearon el campamento de los santos y la ciudad amada. Pero descendió fuego del cielo y los devoró. 10 Y el diablo que los engañaba fue arrojado al lago de fuego y azufre, donde también están la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.

Apocalipsis 20:7-10 registra el último acto pecaminoso mencionado en la Biblia. Recuerde a quién se le ha otorgado la autoridad completa para instigar juicios, como se establece en Juan 5:22. De acuerdo con esa declaración de autoridad, Jesús juzga a los eternamente condenados en el gran juicio del trono blanco descrito en los versículos 11-15:

11 Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de cuya presencia huyeron la tierra y el cielo, y no se halló lugar para ellos. 12 Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie delante del trono, y los libros fueron abiertos; y otro libro fue abierto, que es el libro de la vida, y los muertos fueron juzgados por lo que estaba escrito en los libros, según sus obras. 13 Y el mar entregó los muertos que estaban en él, y la Muerte y el Hades entregaron a los muertos que estaban en ellos; y fueron juzgados, cada uno según sus obras. 14 Y la Muerte y el Hades fueron arrojados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda: el lago de fuego. 15 Y el que no se encontraba inscrito en el libro de la vida fue arrojado al lago de fuego.

UTILICE ESTO PARA TESTIFICAR: Si alguien te dice que solo quiere de Dios lo que merece por lo que ha hecho, señale a Apocalipsis 20:11-15. Allí, todos en el juicio del trono blanco tendrán abiertos los libros de sus vidas y serán juzgados por las obras que han realizado. Trágicamente, cada uno recibirá de Dios exactamente lo que merecen. Nadie que aparezca en este juicio se salvará. Los que somos salvos no queremos de Dios lo que merecemos; queremos, y afortunadamente recibimos, gracia sobre gracia.

Mientras que Apocalipsis 20:7-10 describe a Satanás en sus últimos esfuerzos por engañar y seducir a las personas para cometer los últimos pecados enumerados en las Escrituras, el gran juicio del trono blanco da una descripción vívida de cómo esta es la última vez que alguien que está perdido alguna vez será escuchado – para siempre.

El Nombre Preferido

La Biblia es explícita en asuntos relacionados con el fin. Inicialmente, al responder lo que sucede al final del reino milenial, 1 Corintios 15:20-24 predice lo que ocurrirá:

20 Mas ahora Cristo ha resucitado de entre los muertos, primicias de los que durmieron. 21 Porque ya que la muerte entró por un hombre, también por un hombre vino la resurrección de los muertos. 22 Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. 23 Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo en su venida; 24 entonces vendrá el fin, cuando El entregue el reino al Dios y Padre, después que haya abolido todo dominio y toda autoridad y poder.

Oportunamente, Cristo / Mesías es un título para Jesús, pero no su nombre. Es un título que un día cumplirá por completo. Apocalipsis 20:6 es la última vez que se encuentra la palabra Cristo en la Biblia: “Bienaventurado y santo es el que tiene parte en la primera resurrección; la muerte segunda no tiene poder sobre éstos sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con El por mil años.”

Así que en esta sección, Apocalipsis 21-22, donde Dios nos da un pequeño adelanto del cielo (también llamado el estado eterno) y porque solo la Divinidad, los redimidos de todos los tiempos y los santos ángeles estarán presentes y activos, Jesús ha elegido que lo llamemos por su nombre preferido entre su familia: el Cordero. Veremos que este nombre se usa con frecuencia en esta sección sobre el cielo.

Apocalipsis 21:1-4 comienza:

1 Y vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existe. 2 Y vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios, preparada como una novia ataviada para su esposo. 3 Entonces oí una gran voz que decía desde el trono: He aquí, el tabernáculo de Dios está entre los hombres, y El habitará entre ellos y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará entre ellos. 4 El enjugará toda lágrima de sus ojos, y ya no habrá muerte, ni habrá más duelo, ni clamor, ni dolor, porque las primeras cosas han pasado.

Los versos 5-7 continúan:

5 Y el que está sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y añadió: Escribe, porque estas palabras son fieles y verdaderas. 6 También me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tiene sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida. 7 El vencedor heredará estas cosas, y yo seré su Dios y él será mi hijo.

En Apocalipsis 21:9-14, Juan llega a ver un anticipo de la nueva Jerusalén:

9 Y vino uno de los siete ángeles que tenían las siete copas llenas de las últimas siete plagas, y habló conmigo, diciendo: Ven, te mostraré la novia, la esposa del Cordero. 10 Y me llevó en el Espíritu a un monte grande y alto, y me mostró la ciudad santa, Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios, 11 y tenía la gloria de Dios. Su fulgor era semejante al de una piedra muy preciosa, como una piedra de jaspe cristalino. 12 Tenía un muro grande y alto con doce puertas, y en las puertas doce ángeles; y en ellas había nombres escritos, que son los de las doce tribus de los hijos de Israel. 13 Había tres puertas al este, tres puertas al norte, tres puertas al sur y tres puertas al oeste. 14 El muro de la ciudad tenía doce cimientos, y en ellos estaban los doce nombres de los doce apóstoles del Cordero.

Muy apropiadamente, el versículo 11 usa la frase “tenía la gloria de Dios,” y como sabemos, la gloria de Dios cambia todo, incluida la eternidad.

Apocalipsis 21:22-23 revela estos versículos increíblemente cálidos y alentadores para los fieles:

22 Y no vi en ella templo alguno, porque su templo es el Señor, el Dios Todopoderoso, y el Cordero. 23 La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que la iluminen, porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lumbrera.

Apocalipsis 22:1-5 continúa:

1 Y me mostró un río de agua de vida, resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero, 2 en medio de la calle de la ciudad. Y a cada lado del río estaba el árbol de la vida, que produce doce clases de fruto, dando su fruto cada mes; y las hojas del árbol eran para sanidad de las naciones. 3 Y ya no habrá más maldición; y el trono de Dios y del Cordero estará allí, y sus siervos le servirán. 4 Ellos verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes. 5 Y ya no habrá más noche, y no tendrán necesidad de luz de lámpara ni de luz del sol, porque el Señor Dios los iluminará, y reinarán por los siglos de los siglos..

El versículo 6 termina con el anticipo del cielo del apóstol Juan, y nuestro muy amplio: “Y me dijo: Estas palabras son fieles y verdaderas; y el Señor, el Dios de los espíritus de los profetas, envió a su ángel para mostrar a sus siervos las cosas que pronto han de suceder.” Dios cierra el libro -por así decirlo- y no nos dará más detalles sobre nuestra futura morada hasta que regresemos a casa para estar con Él, o hasta que regrese para que estemos con Él.

Palabras Finales Y Amonestaciones En Apocalipsis 22:7-21

Apropiadamente, Jesús comienza esta sección final en Apocalipsis 22: 7 de esta manera: “He aquí, yo vengo pronto. Bienaventurado el que guarda las palabras de la profecía de este libro.” La declaración de Juan y su interacción con el ángel se muestran en Apocalipsis 22:8-10:

8 Yo, Juan, soy el que oyó y vio estas cosas. Y cuando oí y vi, me postré para adorar a los pies del ángel que me mostró estas cosas. 9 Y me dijo: No hagas eso; yo soy consiervo tuyo y de tus hermanos los profetas y de los que guardan las palabras de este libro. Adora a Dios. 10 También me dijo: No selles las palabras de la profecía de este libro, porque el tiempo está cerca.

Deberíamos notar que si este ángel de alguna manera hubiera sido Satanás, lo que, por supuesto, no podría ser en este punto, con gusto habría recibido la adoración de Juan y nunca lo habría corregido.

En Apocalipsis 22:12-16 aparecen algunas de las últimas advertencias y amonestaciones de Jesús:

12 He aquí, yo vengo pronto, y mi recompensa está conmigo para recompensar a cada uno según sea su obra. 13 Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último, el principio y el fin. 14 Bienaventurados los que lavan sus vestiduras para tener derecho al árbol de la vida y para entrar por las puertas a la ciudad. 15 Afuera están los perros, los hechiceros, los inmorales, los asesinos, los idólatras y todo el que ama y practica la mentira.

16 Yo, Jesús, he enviado a mi ángel a fin de daros testimonio de estas cosas para las iglesias. Yo soy la raíz y la descendencia de David, el lucero resplandeciente de la mañana.

El Espíritu Santo agrega su afirmación en el versículo 17: “Y el Espíritu y la esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga; y el que desea, que tome gratuitamente del agua de la vida.” No se nos dice quién habla Apocalipsis 22:18-19, pero debido a que tiene una manera tan autoritativa, muchos creen que es Jesús quien habla:

18 Yo testifico a todos los que oyen las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añade a ellas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro; 19 y si alguno quita de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del árbol de la vida y de la ciudad santa descritos en este libro.

Apocalipsis 22:20 registra las últimas palabras de Jesús en la Escritura: “Sí, vengo pronto.” Esto concluye con esta breve oración de alabanza y afirmación: “Amén. Ven, Señor Jesús.” Apocalipsis 22:21 da la última oración en el libro de Apocalipsis y de ese modo termina todo el canon cerrado de Dios desde Génesis hasta Apocalipsis: “La gracia del Señor Jesús sea con todos. Amén.”

Resumen y Conclusión

Entre muchas otras cosas, en este capítulo aprendimos que (1) Jesús se le apareció al apóstol Juan en el modo de juicio en Apocalipsis 1. (2) Apocalipsis 1:19 contiene el bosquejo de tres partes dado por Dios para Apocalipsis como un todo. Juan debía “escribir las cosas que [él había] visto” (tiempo pasado) – hasta ese punto en Apocalipsis 1; “las cosas que son,” es decir, esas cosas que sucedieron en la vida de Juan, con respecto a las siete iglesias en Apocalipsis 2-3; y sobre “las que han de suceder después de éstas,” es decir, el material que ahora comprende la mayor parte del libro, Apocalipsis 4:1-22:6. (3) Apocalipsis 4:1 concluye con las palabras “las cosas que deben suceder después de éstas.” En Apocalipsis 4, Juan es transportado en una visión a la sala del mismo trono de Dios el Creador. (4) Apocalipsis 5 es crucial para entender el resto de Apocalipsis. En la visión, solo Uno es digno de tomar el rollo de la mano derecha de Dios Padre: el León de la tribu de Judá (ver Gen 48:8-12). Cuando Juan se da vuelta, en lugar de ver a Jesús como un León, lo ve como “un Cordero de pie, como inmolado” (Apocalipsis 5:6).(5) Apocalipsis 4-5 presenta las realidades espirituales detrás de los eventos que tendrán lugar en la tribulación (capítulos 6-18). (6) Apocalipsis 3:10 es una promesa importante, actualmente incumplida para el vencedor, a quien Jesús mantendrá alejado de la tribulación. Este versículo también ayuda a explicar cuál será la tribulación (Apocalipsis 6-18): “la hora de la prueba, esa hora que está por venir sobre todo el mundo para poner a prueba a los que habitan sobre la tierra.” Apocalipsis 15:1 explica que los juicios de “la ira de Dios” tendrán lugar en la tribulación, y serán impartidos en dosis muy medidas. (7) Se nos recordó nuevamente las promesas bíblicas en cuanto a la singularidad de la tribulación; no se puede comparar adecuadamente con ningún otro momento de la historia del mundo.

También aprendimos que (8), lejos de ofrecer “paz y seguridad” (1 Tes. 5,3), los primeros seis sellos y las sentencias siguientes significan que más de un cuarto de la población mundial morirá al final de ese tiempo (9) El quinto juicio del sello (Apocalipsis 6:9-11) es diferente de los otros juicios del sello y muestra un informe inicial del fruto del evangelio que sale a todas las naciones durante la tribulación (Mateo 24:14). El martirio masivo también muestra la fuerte oposición y los peligros que muchos de estos redimidos recibirán durante la tribulación. (10) Apocalipsis 7 es un interludio divino entre los juicios de la tribulación. Este capítulo revela el sellamiento de los ciento cuarenta y cuatro mil de las doce tribus de Israel (vv 1-8) y revela el gran número de gentiles que se salvarán durante la tribulación (vv.9- 17). (11) La descripción de los ciento cuarenta y cuatro mil sellados de las doce tribus de Israel ocurre en Apocalipsis 14: 1-5. Estas personas serán utilizadas en gran medida en el evangelismo judío. Para aquellos que usan la ausencia de la tribu de Dan como prueba contra cualquier lectura normativa del libro de Apocalipsis, la Biblia ofrece respuestas más que suficientes para resolver este aparente (para algunos) dilema (Gen 49:1, 16-18, 28; Ezequiel 43:1-5; 48: 1-2, 29-32; Zac 13:8-9). (12) En Apocalipsis 8:1, Jesús rompe el séptimo sello, lo que lleva a la severidad intensificada en los juicios de trompeta, cuatro de los cuales ocurren en Apocalipsis 8; los juicios de la quinta y la sexta trompeta están en Apocalipsis 9. Acumulativamente, aproximadamente dos tercios de la población total de la tierra -o más- habrán muerto al final de este tiempo en la tribulación.

En este capítulo también aprendimos que (13) Apocalipsis 10 es el siguiente interludio en el libro de Apocalipsis. De manera similar a las instrucciones dadas a Ezequiel en Ezequiel 2: 7-3: 3, se le ordenó al apóstol Juan que comiera un pequeño pergamino (en esta visión). Comer el rollo se ordenó expresamente para el propósito establecido en Apocalipsis 10:11: “Y me dijeron: Debes profetizar otra vez acerca de muchos pueblos, naciones, lenguas y reyes.” El énfasis en esta sección es específicamente sobre los detalles explícitos dados con las personas involucradas, tanto del bien como del mal. (14) En Apocalipsis 11: 1-2, el templo de Dios y Jerusalén se entrega a los gentiles para ser piseotado durante cuarenta y dos meses. En medio de esto, Dios levanta dos testigos y les otorga habilidades sobrenaturales (vv.3-6) y usa este contexto para dar la primera referencia al Anticristo en Apocalipsis (vv. 7-10). Ese individuo mata a los dos testigos, pero luego Dios les otorga una resurrección y ascensión (vv. 11-12).

Aprendimos también que (15) Apocalipsis 12-14 es una sección en Apocalipsis. No puede comenzar sus estudios en el capítulo 13 y esperar comprenderlos correctamente. El capítulo 12 revela las realidades espirituales detrás de los eventos que el mundo verá, especialmente con el surgimiento del Anticristo y el falso profeta en Apocalipsis 13. (16) Apocalipsis 12 es una serie de derrotas preliminares, incluyendo a Miguel y sus ángeles expulsando a Satanás y sus ángeles del cielo y los restringen a la tierra (vv. 10-12). Satanás entonces intentará algunos medios para devorar al remanente judío, pero Dios intervendrá milagrosamente para rescatarlos y protegerlos (v. 13-16). En ese momento Satanás dirige su ira al resto de los redimidos que permanecen en la tierra. (17) Con la ascendencia del Anticristo y dado lo que verá el mundo (Apocalipsis 13), Satanás no va a admitir que está allí ese día solo por las múltiples derrotas preliminares que ha experimentado (capítulo 12) y sabe “que solo tiene poco tiempo” (v. 12). Satanás cede su poder al Anticristo por el cual tanto él como el Anticristo serán adorados. Apocalipsis 13:5-8 muestra el pináculo del poder de Satanás. (18) Con Apocalipsis 12-14 como una unidad, la historia de ninguna manera termina ahí. El capítulo 14 muestra victorias preliminares, tales como el Cordero y Sus ciento cuarenta y cuatro mil de pie en el Monte Sión (vv. 1-5), y un águila (en esta visión) dando el evangelio eterno a aquellos en la tierra. Apocalipsis 14 también contiene la advertencia de que cualquiera que reciba la marca de la bestia sella su condenación eterna (v. 8).

Además, aprendimos que (19) Apocalipsis 15-16 da los siete juicios en forma de copas con la última ira de fuego rápido, cada uno de los cuales aumentará en intensidad a medida que Dios comienza a preparar el mundo para el Armagedón. (20) Apocalipsis 17 es la ruina de la Babilonia religiosa, que inicialmente ayudará al Anticristo y sus reyes se levantarán en dominio, aunque se volverán contra Babilonia y la devorarán eventualmente. Apocalipsis 18 muestra la caída de la Babilonia económica; ella nunca se levantará de nuevo.

Vimos también que (21) Apocalipsis 19 es la verdadera entrada triunfal, y esto comienza con el punto de vista celestial (vv.1-6), la cena de bodas del Cordero (vv.7-10) y el regreso de Jesús en el modo de juicio y teniendo los atributos de Dios (vv 11-16). (22) Jesús vence a sus enemigos espirituales, arrojando al Anticristo y al falso profeta al lago de fuego con vida. Él mata a los que quedan de sus primeros enemigos (Apocalipsis 19:19-21), y un ángel fuerte arroja a Satanás al abismo, lo sella y lo mantiene allí durante mil años. Se nos dice que después de los mil años, Satanás debe ser suelto por un corto tiempo. (23) Apocalipsis 20:4-6 revela que los redimidos de la tribulación cobran vida y reinar con Jesús el Mesías por mil años. (24) Los versículos 7-10 describen la liberación prometida de Satanás por el corto tiempo y la rebelión final y su resultado, y Apocalipsis 20:11-15 presenta el gran juicio del trono blanco. Después de este juicio, nunca más habrá pecado o pecador.

Además, aprendimos en este capítulo que (25) Apocalipsis 20: 6 es la última vez que se usa la palabra “Cristo” en el libro de Apocalipsis y en la Biblia como un todo. El nombre preferido que Jesús usará de Apocalipsis 21 y por toda la eternidad es “el Cordero.” (26) Dios le dio a Juan un anticipo de la nueva Jerusalén, una ciudad que será una parte bastante importante del estado eterno, pero de ninguna manera será todo el cielo. Apocalipsis 21:1-22:6 da la descripción que muchos de nosotros anhelamos con tanto celo. Da un anticipo de cómo será vivir en medio de la Trinidad y del reino de los redimidos y de los ángeles, con la gloria de Dios y en plena comunión con ellos, para siempre. (27) La sección final (Ap 22:7-21) concluye con palabras de exhortación, advertencia y alabanza.

Preguntas De Estudio Para Una Caminar Más Profundo

  1. ¿Cuál es el significado de cómo Jesús se reveló a Sí mismo a Juan en Apocalipsis 1? ¿Porque es esto importante? Explique.
  2. ¿Por qué Apocalipsis 1:19 es tan importante para entender no solo Apocalipsis 1 sino también el resto del libro de Apocalipsis? Explique con cuatro verdades bíblicas.
  3. ¿Cuál es la importancia de la habitación del trono de Dios en Apocalipsis 4-5? Mencione seis verdades bíblicas importantes de estos dos capítulos.
  4. Apocalipsis 5 es crucial para entender el resto del libro de Apocalipsis. Nombra nueve verdades bíblicas importantes de este capítulo.
  5. ¿Qué tiene Juan 5:22 (“Porque ni aun el Padre juzga a nadie, sino que todo juicio se lo ha confiado al Hijo”) tiene que ver con los eventos restantes de Apocalipsis 5 en adelante, así como con otros eventos profetizados? Explique y de cuatro apoyos bíblicos para sus respuestas.
  6. ¿Qué enseña Apocalipsis 5:10 con respecto al reino futuro de los redimidos? ¿Significa esto que a los redimidos se les promete que un día reinarán en la tierra? ¿Por qué sí o por qué no? Apoye su respuesta bíblicamente.
  7. ¿Por qué es importante Apocalipsis 3:10 para comprender los eventos antes y durante la tribulación? Explica tu respuesta bíblicamente. Además, ¿qué enseña Apocalipsis 15:1 con respecto a cuáles serán los juicios de la tribulación? ¿Por qué es importante saberlo?
  8. Dé cinco razones bíblicamente sólidas para la singularidad absoluta de la tribulación. Sea específico.
  9. Identifique la cantidad de vidas que se quitarán en los primeros seis juicios sobre el sello de Apocalipsis 6. Sea específico al dar sus respuestas. ¿Cómo es diferente el juicio del quinto sello? Explique.
  10. ¿Cuál es el significado de Apocalipsis 7:1-8 en lo que respecta a todo el libro? Además, muchos usan la ausencia de la tribu de Dan como prueba de que el libro de Apocalipsis no debe leerse en un uso normativo del lenguaje. Enmarcando su respuesta bíblicamente, de cuatro formas en que la Biblia responde a este aparente dilema en el texto. Luego, muestre cómo estas respuestas realmente fortalecen el uso normativo literal y gramatical del idioma. Sea específico.
  11. Resuma los eventos de Apocalipsis 8-9. Sea específico y muestre los juicios de la tribulación que se intensifican bíblicamente. Además, tenga en cuenta acumulativamente cuántas personas habrán muerto en la tribulación al final de este tiempo.
  12. ¿Cómo se conecta Apocalipsis 10 con Ezequiel 2:7-3:3? ¿Qué explica Apocalipsis 10:11 acerca de la escritura de la siguiente parte de Apocalipsis? Explique y sea específico.
  13. Mencione seis profecías bíblicas en Apocalipsis 11 y di por qué es importante saberlas. Apoye su respuesta bíblicamente.
  14. ¿Por qué debe estudiarse Apocalipsis 12-14 como una sección de las Escrituras? ¿Cuáles son las derrotas preliminares de Satanás en el Capítulo 12? Cuéntenos qué revela Revelación 12:12 y por qué es muy importante saber esto. ¿Cómo se relacionan estos con Apocalipsis 13? Explique y sea específico.
  15. Repase Apocalipsis 13 y presente ocho verdades bíblicas importantes de este capítulo. Se específico.
  16. Escriba siete verdades bíblicas convincentes de Apocalipsis 14.
  17. De la secuencia de eventos en Apocalipsis 15-16. Sea específico y diga por qué son importantes y cómo se conectan con los capítulos anteriores de Apocalipsis.
  18. Entregue seis verdades de Apocalipsis 17 y otras seis del capítulo 18. ¿Por qué son importantes de conocer en relación con la Revelación y el resto de la Biblia? Explica y apoya tu respuesta bíblicamente.
  19. Dé doce verdades bíblicas de Apocalipsis 19:1-16 y explique por qué son importantes de conocer.
  20. Haga un recuento detallado de la victoria de Jesús en Apocalipsis 19:21-20: 3. Sea específico.
  21. ¿Qué presenta Apocalipsis 20:4-6 como sucediendo entonces? Dé cinco verdades bíblicas y diga por qué cada una es importante.
  22. De un amplio recuento de Apocalipsis 21:1-22: 6. Mencione ocho verdades bíblicas de estos versículos y diga por qué son importantes.
  23. Escriba seis verdades bíblicas de Apocalipsis 22:7-21 y diga por qué son importantes.

2 comentarios sobre “Un Amplio Paseo Teológico a Través del libro de Apocalipsis

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    21 mayo 2018 en 5:56 pm

    […] enseñó en estos libros, ni en el presente ni en el futuro. Veremos en nuestros dos capítulos sobre Apocalipsis en este Manual por qué esto le importaría tanto a […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s