Apocalipsis

Cuidado y Protección Soberana

Posted on

ESJ-2019 0208-002

Cuidado y Protección Soberana

Apocalípsis 1:16

John F. Macarthur

¿Cómo evaluaría el estado actual de la iglesia? Muchos creyentes entregarían un informe desesperado. La cobardía, el compromiso y la herejía abundan en el disfraz de las estrategias de crecimiento de la iglesia y la contextualización. Las transmisiones religiosas están llenas de charlatanes y vendedores. Y el monstruo de la corrección política sigue infiltrándose en las congregaciones. Leer el resto de esta entrada »

La Inconfundible Voz Del Señor

Posted on

ESJ-2019 0123-001

La Inconfundible Voz Del Señor

Apocalipsis 1:10

JOHN F. MACARTHUR

No hay nada sutil en las alarmas. Todas las distracciones potenciales se funden en el olvido cuando una sirena a todo volumen ordena nuestro enfoque. Por diseño, ahogan todos los otros ruidos y exigen nuestra atención. De la misma manera, cuando el apóstol Juan escuchó la voz del Cristo glorificado en Patmos, se sobresaltó, detuvo y ordenó.

Juan no pasa mucho tiempo preparando la escena de su visión. Dos detalles son suficientes: “Yo estaba en el Espíritu en el día del Señor” (Apocalipsis 1:10). La frase “en el Espíritu” simplemente significa que esta no fue una experiencia humana normal. A través del Espíritu Santo, se le dio poder a Juan para experimentar algo fuera de sus sentidos y fuera del reino físico. La visión de Juan no puede explicarse por ningún fenómeno del mundo creado: no estaba durmiendo ni soñando; estaba completamente despierto. Perfectamente coherente y en su sano juicio, Juan fue transportado por el Espíritu más allá de los límites de la comprensión humana a un plano espiritual de existencia donde podía comunicarse directamente con Dios. Leer el resto de esta entrada »

El Tiempo de la Atadura de Satanás

Posted on

ESJ-2018 0907-005

El Tiempo de la Atadura de Satanás

Por Matt Waymeyer

INTRODUCCION

 Apocalipsis 20 ha sido considerado por mucho tiempo como el argumento más claro y convincente para la escatología del premilenarismo. Por esta razón, cualquier defensa creíble del amilenarismo debe ser capaz de presentar un argumento convincente de que su propia interpretación de Apocalipsis 20 expresa con precisión el significado divinamente intencionado del pasaje. Si el amilenarismo no puede hacerlo, si no es capaz de demostrar cómo Apocalipsis 20:1-6 es consistente con su rechazo de un reino intermedio, el modelo de dos etapas debe ser modificado para hacer espacio para un reino milenial de Cristo entre el siglo presente y el estado eterno.

En los últimos años, ha aumentado el número de voces amilenaristas para aceptar este desafío. Muchos de ellos incluso han insistido en que Apocalipsis 20 proporciona evidencia más convincente para el amilenarismo que para el premilenarismo. Por ejemplo, Sam Storms señala a Apocalipsis 20 como “un apoyo firme e inamovible para la perspectiva amilenarista.” [1] Kim Riddlebarger lo describe como “el eslabón débil en cualquier forma de premilenarismo;” [2] y Dean Davis argumenta que “el enfoque amilenial nos da una interpretación notablemente clara, consistente y exegéticamente natural de este texto notoriamente desafiante.” [3] Leer el resto de esta entrada »

¿Realmente Resucitará el Anticristo de Entre los Muertos?

Posted on

ESJ-2018 0903-002

¿Realmente Resucitará el Anticristo de Entre los Muertos?

Por Dr. Greg Harris

Cuestiones Preliminares De Interpretación Consideradas

Para aquellos que aceptan la Biblia como la santa Palabra de Dios, existen dos posiciones entre dos explicaciones diametralmente opuestas con respecto a Apocalipsis 13:3-4. En cuanto a la herida fatal de la bestia y su posterior regreso a la vida, Juan escribió:

Y vi una de sus cabezas como herida de muerte, pero su herida mortal fue sanada. Y la tierra entera se maravilló y seguía tras la bestia; y adoraron al dragón, porque había dado autoridad a la bestia; y adoraron a la bestia, diciendo: ¿Quién es semejante a la bestia, y quién puede luchar contra ella?

Han surgido múltiples preguntas sobre estos versículos a lo largo de los siglos y continúan surgiendo incluso de aquellos que sostienen una comprensión futurista del libro de Apocalipsis. ¿Es esto realmente la muerte y el regreso a la vida de un futuro individuo, o es una referencia al retorno y la revitalización del futuro Imperio Romano mundial? Además, si Apocalipsis 13: 3-4, de hecho, se refiere a un individuo, se debe considerar un tema central: ¿quién devuelve la bestia a la vida, Satanás o Dios? Esta es una pregunta pertinente porque, como se mostrará, a menudo la interpretación de quién o qué vuelve a la vida se basa en una evaluación de lo que Satanás puede o no puede realmente realizar. Leer el resto de esta entrada »

APOCALIPTICISMO

Posted on

ESJ-2018 0823-004

APOCALIPTICISMO

Por Andy Woods

LOS INTÉRPRETES DISPENSACIONALES a menudo categorizan varios libros proféticos de la Biblia, como Ezequiel, Daniel y Apocalipsis, como “literatura apocalíptica.” Al hacerlo, estos intérpretes simplemente quieren decir que estos libros develan o revelan el futuro programa profético de Dios. La palabra griega apokalypsis simplemente significa develar o revelar.

UN NUEVO SIGNIFICADO

Sin embargo, algunos intérpretes evangélicos recientes han comenzado a atribuir a este término un nuevo significado. Cuando usan el término “literatura apocalíptica”, están equiparando los libros de Ezequiel, Daniel y Apocalipsis con una serie de escritos no canónicos y extra bíblicos que florecieron desde el período intertestamentario hasta el siglo II dC. Los ejemplos incluyen Enoc, Apocalipsis de Baruc, Jubileos , Asunción de Moisés, Salmos de Salomón, Testamento de los Doce Patriarcas y Oráculos sibilinos. Estas escrituras poseen un grupo común de atributos. Tales atributos incluyen el uso extenso del simbolismo, la visión como los principales medios de revelación, guías angelicales, actividad de ángeles y demonios, un enfoque en el fin de la etapa actual y la inauguración de la era venidera, una expectativa urgente del fin de las condiciones terrenales en el futuro inmediato, el fin como una catástrofe cósmica, una nueva salvación y paraíso, una manifestación del reino de Dios, un mediador con funciones reales, el dualismo de Dios y Satanás, un orden espiritual que determina el flujo de la historia, pesimismo sobre la capacidad del hombre de cambiar el curso de los acontecimientos, la periodización y el determinismo de la historia humana, otros viajes mundanos y un enfrentamiento final entre el bien y el mal (Gregg, pp. 10-12; Murphy, pp. 130-33). Leer el resto de esta entrada »

Visiones Apocalípticas De Gloria Indescriptible – Apocalipsis 4:1-6

Posted on

ESJ-2018 0725-001

Visiones Apocalípticas De Gloria Indescriptible – Apocalipsis 4:1-6

Por John F. Macarthur

El libro de Apocalipsis es la historia de cómo la ira de Dios finalmente se derramará sobre la tierra. El mal será conquistado para siempre y vencido del universo. Es una visión gráfica y preocupante, no una lección sobre el cielo.

Aún así, aprendemos mucho sobre el cielo desde la visión apocalíptica del apóstol Juan. La palabra griega traducida “cielo” aparece más de cincuenta veces en el libro de Apocalipsis. Dos veces Dios es llamado “el Dios del cielo” (11:13; 16:11) – una frase usada veintidós veces en el Antiguo Testamento. Todo el libro de Apocalipsis está escrito desde la perspectiva del cielo, aunque se trata en gran medida de los eventos que ocurren en la tierra.

El Trono Celestial

Hay muchas similitudes sorprendentes entre la visión de Juan y la de Ezequiel . La de Juan es un relato más completo, por supuesto, pero se combina maravillosamente con lo que describió Ezequiel. El trono de Dios tiene una gran figura en ambos relatos.

En Apocalipsis 4, donde Juan describe cómo fue atrapado al cielo, lo primero que menciona es el trono de Dios:

Después de esto miré, y vi una puerta abierta en el cielo; y la primera voz que yo había oído, como sonido de trompeta que hablaba conmigo, decía: Sube acá y te mostraré las cosas que deben suceder después de éstas. Al instante estaba yo en el Espíritu, y vi un trono colocado en el cielo, y a uno sentado en el trono. (Apocalipsis 4:1-2)

Ezequiel terminó su visión del cielo con una descripción del trono de Dios y la gloria inexplicable que emana de Él. Juan comienza describiendo ese mismo trono. Repetidamente en este pasaje menciona el trono, que es el centro de todo el cielo y el punto focal de la presencia de Dios. Del trono de Dios emana toda la gloria del cielo.

El versículo 3 dice: “Y el que estaba sentado era de aspecto semejante a una piedra de jaspe y sardio.” Jasper es un cuarzo cristalino opaco y translúcido de diferentes colores, especialmente tonos de verde. (Pero el jaspe de la antigüedad puede haber sido una piedra transparente.) El sardio o “cornalina” en algunas traducciones es una piedra roja rubí. Algunos sugieren que el sardio rojo puede hablar de Dios como Redentor, el que proporcionó un sacrificio de sangre, enfatizando así la gloria del carácter redentor de Dios. Jaspe y sardio fueron la primera y la última de las doce piedras en el pectoral del sumo sacerdote (Éxodo 28:17, 20).

Es imposible ignorar el hecho de que tanto Ezequiel como Juan están describiendo una escena de grandeza deslumbrante y deslumbrante belleza, una gloria que supera con creces los límites del lenguaje humano. Juan, como Ezequiel, está pintando una gran imagen que retrata el cielo como un reino brillante y colorido de esplendor y deleite inexpresables. Nuevamente, no nos ocupemos tanto tratando de leer el significado en los símbolos que extrañemos ese punto bastante obvio.

El lenguaje falla cuando los humanos intentan describir la gloria divina, por lo que Juan está utilizando estas comparaciones con joyas preciosas para imaginar la belleza impresionante de la gloria celestial. Las joyas que menciona son las imágenes más deslumbrantes y gloriosas que pudo imaginar, así que recurre a ellas para exponer su punto. Recuerde, sin embargo, que en realidad está describiendo una gloria que excede por mucho a la de cualquier joya excavada en la tierra. Si la escena es difícil de visualizar, está bien. Juan deliberadamente está pintando una imagen de gloria que excede nuestra capacidad de imaginar.

Sonando muy parecido a Ezequiel, Juan continúa, “y alrededor del trono había un arco iris, de aspecto semejante a la esmeralda. . . . Del trono salían relámpagos, voces y truenos;” (Apocalipsis 4:3-5). De nuevo, las imágenes están diseñadas para inspirar asombro y miedo. Habla de una gloria, un poder y una majestad inconmensurables.

Los truenos y los relámpagos recuerdan a otra escena en las Escrituras: el Monte Sinaí, donde Dios descendió para dar la Ley. Los israelitas vieron la gloria divina en forma de truenos y relámpagos (Éxodo 19:16). Este lenguaje busca describir lo indescriptible. El sentido que transmite es un asombro que trasciende cualquier asombro terrenal.

Los “Siete Espíritus de Dios”

Juan continúa su descripción de la escena alrededor del trono, dando otro detalle que debemos observar cuidadosamente: “delante del trono había siete lámparas de fuego ardiendo, que son los siete Espíritus de Dios” (Apocalipsis 4:5).

Ese versículo confunde a mucha gente. No sugiere que haya siete Espíritus Santos. El apóstol Pablo lo aclara en 1 Corintios 12:4: “hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo” (véase verso 11), y en Efesios 4:4: “Hay un solo cuerpo y un solo Espíritu” ( ver Efesios 2:18 ). Entonces esto no puede ser una referencia a siete Espíritus de Dios distintos. Obviamente, eso violaría lo que las Escrituras enseñan en otra parte acerca de la personalidad del Espíritu Santo.

La expresión “siete espíritus” es un lenguaje e imágenes típicos apocalípticos. Juan lo vincula a siete lámparas, que hacen eco de los candeleros de las iglesias en Apocalipsis 2-3. Y esos a su vez parecen tener alguna relación con las siete lámparas en el tabernáculo original (véase Éxodo 25: 31-37). En realidad, eran siete velas encima de un solo candelabro de oro. La imagen que transmiten las siete lámparas es, por lo tanto, la de una menorá séptuple. Y la referencia a “siete espíritus” debe interpretarse como una referencia al único Espíritu de Dios, que está representado aquí con un símbolo séptuple.

¿En qué sentido es el Espíritu “siete”? Esto podría ser una referencia de regreso a la soberanía del Espíritu sobre las siete iglesias en los capítulos 2-3. En toda la Escritura, la expresión se usa solo aquí y en Apocalipsis 1:4; 3:1; y 5:6. Las primeras dos veces que aparece, es específicamente en referencia a las siete iglesias.

También podría ser una referencia a Isaías 11:2, que representa al Espíritu Santo con una descripción de siete facetas: “El Espíritu de [1] el Señor”. . . el espíritu de [2] sabiduría y [3] entendimiento, el espíritu de [4] consejo y [5] fortaleza, el espíritu de [6] conocimiento y de [7] el temor del Señor. “Cual sea lo que signifique la expresión en Apocalipsis 4:5 significa que no sugiere que haya más que un “Espíritu” por el cual somos bautizados en el Cuerpo de Cristo (1 Corintios 12:13). Eso iría en contra del resto de la Escritura (véase también Efesios 2:18, Juan 14: 16-17).

El Mar De Cristal

Juan también describe el área alrededor del trono en Apocalipsis 4. El versículo 6 dice: “Delante del trono había como un mar transparente semejante al cristal.” Imagine la belleza de esa escena: un arco iris brillante y los colores destellantes de la esmeralda, sardio, y jaspe todos salpicando un mar de cristal!

Nuevamente, todo este color, luz y cristal reflejan el esplendor y la majestuosidad del trono de Dios. Esta es una imaginería familiar en las Escrituras. En Éxodo 24, leemos: “Y subió Moisés con Aarón, Nadab y Abiú, y setenta de los ancianos de Israel; y vieron al Dios de Israel, y debajo de sus pies había como un embaldosado de zafiro, tan claro como el mismo cielo” (Éxodo 24:9-10). La luz resplandeciente y resplandeciente de la gloria de Dios se refleja en el cristalino, brillante y brillante mar de vidrio. Observe que el mar de cristal se describe como “embaldosado de zafiro” en Éxodo 24, posiblemente debido al color que se refleja en él. Pero ambos pasajes hablan de su extraordinaria “claridad”. Ezequiel dice que es “como el brillo deslumbrante de un cristal” (Ezequiel 1:22). Todos estos pasajes visualizan el cielo como un reino de belleza inimaginable, donde cada elemento de todo está diseñado como un telón de fondo para reflejar la gloria divina.

Todo este énfasis en el brillo y la claridad sugiere que el cielo no es una tierra de sombras y neblinas. En los relatos bíblicos, no hay indicios del túnel largo y oscuro que aparece tan prominentemente en muchas historias de experiencias cercanas a la muerte. ¡En cambio, todo se describe en términos de luz, brillantez y claridad!

Incluso cuando Juan describe a los otros habitantes del cielo, el enfoque permanece en la gloria de Dios. Los asientos de veinticuatro “ancianos” -sin duda representando a todo el cuerpo de la iglesia redimida- rodean el trono (Apocalipsis 4:4). El versículo 6 agrega que cuatro criaturas vivientes también rodearon el trono, indudablemente una referencia a las criaturas angélicas, quizás los querubines. Entonces, rodeando el trono están la hueste angélica y la iglesia; ocupando el trono es Dios mismo en toda la gloria de su majestuosa revelación.

Es significativo que solo el libro de Apocalipsis mencione el trono de Dios más de cuarenta veces. Toda actividad en el cielo se enfoca hacia el trono, y todos los muebles del cielo reflejan la gloria que emana de él.

Haríamos bien en fijar nuestra atención allí, también.

(Adaptado de La Gloria del Cielo )


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B180725
COPYRIGHT © 2018 Grace to You

Un Amplio Paseo Teológico a Través del libro de Apocalipsis

Posted on

ESJ-2018 0518-003

Un Amplio Paseo Teológico a Través del Libro de Apocalipsis

Por Dr. Greg Harris

La totalidad del libro de Apocalipsis es tan importante que muchos artículos, sermones y libros se han escrito usando sus contenidos como temas. Nos damos cuenta de que un capítulo de este Manual ciertamente no cubrirá todo; no obstante, procederemos a estudiar Apocalipsis. Muchos lectores, maestros y predicadores de la Biblia evitan por completo el libro de Apocalipsis, aunque una de sus características únicas es que Dios promete específicamente su bendición en esta parte final e insustituible de su revelación progresiva: “Bienaventurado el que lee.” y los que oyen las palabras de la profecía, y prestan atención a las cosas que están escritas en ella, porque el tiempo está cerca “(Apocalipsis 1: 3).

No puedo cubrir todos los versículos en Apocalipsis, por lo que tendrás que hacer eso por tu cuenta. Pero una cosa que podemos hacer juntos es caminar ampliamente y sentirnos más a gusto en este libro que desconcierta a tantos pero contiene verdades que Jesús quiere que sus iglesias conozcan (Ap 22:16). Leer el resto de esta entrada »