Promesas Para Los Pesimistas

Posted on

ESJ-2018 0624-002

Promesas Para Los Pesimistas

POR REAGAN ROSE

Optimistas. Usted conoce el tipo.

Para ellos todo es ver hacia adelante, todo funcionará, y la vida es constantemente de color de rosa. Su actitud alegre puede ser un estímulo para otros creyentes, pero para otros, la perplejidad del optimista puede ser francamente irritante.

Estos son los pesimistas, siempre están esperando la catástrofe, siempre buscando la nube gris, y esperando constantemente lo peor. Puede que no se llamen a sí mismos pesimistas, quizás solo realistas. La vida les ha causado dolor y esperan más de lo mismo en el futuro. Ellos razonan, ¿por qué ser crédulos como el optimista y arriesgarse a quedar atrapados por otra calamidad?

¿Los cristianos deberían ser optimistas o pesimistas? ¿Es uno más inherentemente espiritual que el otro? Voy a argumentar que los cristianos, de todas las personas, deberían tener la perspectiva más positiva de la vida. La razón por la cual los cristianos deberían ser positivos y optimistas no es que seamos felizmente inconscientes de los dolores de la vida, sino porque tenemos una esperanza basada en las promesas de Dios.

RAZONABLEMENTE FELIZ

La Biblia no nos llama a ser Pollyannas: ilógicamente optimistas, capaces de vencer toda adversidad en virtud de nuestra actitud burbujeante y nuestra actitud de “¡sí se puede!”. Dios nos ha dado diferentes personalidades, y si el mundo estuviera lleno solo de rubias con cafeína, no se haría mucho. La Palabra de Dios nos llama a una felicidad razonable.

Solía ​​trabajar con un chico que era muy pensativo y reflexivo. Si le preguntaras cómo estaba, él nunca respondería simplemente, “Bien”. No, si le preguntaras cómo le iba en su día, tendrías que esperar una larga pausa que tardaba en considerar cuidadosamente su respuesta. Cuando su respuesta llegó, siempre fue extrañamente precisa. Mi respuesta favorita que obtuve de él fue cuando le pregunté cómo estaba, y después de su pausa característica, él respondió: “Estoy razonablemente feliz”. Parecía algo que un robot diría. Lo que quiso decir, por supuesto, fue que estaba feliz, pero no demasiado entusiasmado. Eso no es lo que quiero decir con razonablemente feliz.

Los cristianos deben ser razonablemente felices, pero con eso quiero decir que nuestra felicidad y alegría están lógicamente enraizadas en algo. La alegría cristiana tiene una base más profunda que nuestro estado de ánimo o personalidad. La Biblia basa nuestra felicidad en las seguras promesas de Dios, de modo que nuestra perspectiva positiva tiene una base razonable. Romanos 8:28 dice: “Y sabemos que Dios hace que todas las cosas obren juntas para bien a los que aman a Dios, a los que son llamados según su propósito.” Encontramos en esta promesa, y en otros pasajes como este, un ancla para el alma ansiosa, así como una reprensión a Igores evangélicos.

Si la mano soberana que sostiene el universo está tejiendo incluso los dolores de su vida por su bien, ¿de qué hay que quejarse? ¿Qué base razonable tienes para refunfuñar sobre cosas malas que vienen de tres en tres o poner los ojos en blanco con un “aquí vamos de nuevo …” por cada pequeño inconveniente? Si eres cristiano, el pesimismo no te hace realista en absoluto. El pesimismo te hace cuestionador del carácter de Dios. El pesimista cristiano es un oxímoron porque el pesimismo es un acto de incredulidad.

Y las promesas para los creyentes van más allá de esta vida presente, se extienden hasta la eternidad.

ETERNALMENTE OPTIMISTA

Tu mejor vida está por delante de ti. Suena como algo que un optimista diría, ¿no? Los pesimistas tienden a pensar que las cosas solo irán de mal en peor. Y es verdad que las cosas pueden empeorar antes de que mejoren (Juan 16:33). Pero para aquellos que han puesto su confianza en Jesucristo, las cosas finalmente mejorarán, mucho mejor. Escucha al apóstol Pablo mientras anima a los corintios a no darse por vencidos frente a la adversidad,

Por tanto no desfallecemos, antes bien, aunque nuestro hombre exterior va decayendo, sin embargo nuestro hombre interior se renueva de día en día. Pues esta aflicción leve y pasajera nos produce un eterno peso de gloria que sobrepasa toda comparación, al no poner nuestra vista en las cosas que se ven, sino en las que no se ven; porque las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas. (2 Cor 4:16-18)

Como hijos del Rey tenemos una herencia esperándonos, un “peso eterno de gloria que sobrepasa toda comparación”  y ese tesoro se guarda en el cielo y a salvo de la pérdida (Matt 6:19). Es imperecedero, sin mancha, y no se desvanecerá (1 Pedro 1:4). Todas esas cosas podrían pasarle a sus posesiones terrenales. Pero en el arca de las promesas de Dios, su destino celestial flota de manera segura sobre las aguas de las inundaciones más grandes de la vida. Entonces el cristiano nunca debe perder el corazón, incluso frente a la gran pérdida terrenal. Aunque sentimos el dolor, no cedemos ante el cinismo. Por la fuerza del Señor, decimos con Job: “Aunque El me mate, en El esperaré” (Job 13:15). Porque los cristianos son eternamente optimistas, y eso nos permite ser alegremente pacientes.

ALEGREMENTE SUFRIDO

Santiago dice que debemos considerar con sumo gozo cuando enfrentamos pruebas de cualquier tipo (San. 1:2). Ese es el tipo de declaración en la que el pesimista pone sus ojos. ¡Qué carga de tonterías sin sentido y de pensamiento positivo! ¿Verdad? Suena como un tipo de tópico vacío sobre el que Mary Poppins cantaría. Instintivamente preguntamos, ¿cómo puede Dios esperar que yo sea feliz cuando estoy sufriendo? Para la respuesta, no busque más allá de las promesas de Dios. Vea cómo Santiago termina esa declaración: ” Tened por sumo gozo, hermanos míos, el que os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia, y que la paciencia tenga su perfecto resultado, para que seáis perfectos y completos, sin que os falte nada.” (Sant 1:2-4). Podemos regocijarnos en los pruebas terrenales porque sabemos que el resultado será para nuestro beneficio espiritual. El Dios soberano del universo no se ha equivocado simplemente cuando nuevas pruebas se presentan en su camino. No, con estas pruebas Él te está madurando, preparándote para la eternidad, es para tu bien.

Mantener el temple y un espíritu astuto no son suficientes para alentar al hombre que muere de cáncer o la niña que sufre de dolor crónico invisible. Los clichés no servirán para producir un verdadero gozo para los verdaderamente plagados de pruebas. Necesitamos una medicina más fuerte. Necesitamos una conexión a tierra más firme. Y Dios nos da esa base de gozo frente a las pruebas con sus promesas. Por lo tanto, no debemos desesperarnos frente al dolor o descender a la amargura. Es por las promesas de Dios que los cristianos tienen un optimismo arraigado que les permite enfrentar la decepción más profunda y el dolor más profundo con genuino gozo.

¿Es usted una Nancy negativa? ¿Es usted un creyente que posee una esperanza eterna, sin embargo, encuentra que no puede pasar el día sin quejarse de algo, suponiendo lo peor, o esperando un desastre? Es hora de verificar lo que realmente cree. ¿Confía en sus promesas? Debería, no están vacías. Dios no nos ha dado los clichés comunes de los optimistas mundanos. Él nos ha dado asideros firmes para la esperanza en “Sus preciosas y magníficas promesas” (2 Pedro 1: 4). Y eso debería hacernos la persona más optimista de todas.

Fuente


Reagan Rose se desempeña como Director de Operaciones en The Master’s Seminary. También es el autor de Redeeming Productivity, un blog sobre cómo los cristianos deben enfocarse en hacer las cosas. Reagan obtuvo su Maestría en Divinidad de TMS en 2017.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s