Cuatro Resoluciones Que Todo Cristiano Debe Tomar Sobre Nuestros Teléfonos

Posted on Actualizado enn

ESJ-2018 0627-001

Cuatro Resoluciones Que Todo Cristiano Debe Tomar Sobre Nuestros Teléfonos

Por Scott Slayton

Cuando Steve Jobs presentó el iPhone en 2007, sabíamos que estábamos buscando una tecnología increíble que revolucionaría la forma en que usábamos Internet. Lo que no sabíamos es cuánto nos iban a cambiar estos dispositivos. Desde el momento en que Apple declaró que “hay una aplicación para eso”, el porcentaje de nuestro día dedicado a mirar pantallas aumentó.

Para los cristianos, podríamos decir que nuestros teléfonos mejoran nuestras vidas espirituales. Tenemos acceso a un mundo de información a través de aplicaciones bíblicas, podcasts y otros recursos. Ninguna generación de cristianos ha tenido fácil acceso a la Palabra de Dios y la sólida enseñanza que tenemos. Sin embargo, también podríamos argumentar que sabemos mucho menos de las Escrituras que muchas generaciones anteriores de cristianos.

Nuestros teléfonos no nos han hecho seguidores más fieles de Jesús. Pasamos tiempo desplazándonos a través de las redes sociales que deberíamos gastar en nuestra Biblia. Tendemos a mirar hacia abajo a nuestros teléfonos en lugar de interactuar con las personas que nos rodean. Somos menos empáticos, conocemos menos nuestras comunidades y somos más narcisistas debido al tiempo que pasamos con nuestros teléfonos inteligentes y tecnologías relacionadas.

No es una opción descartar toda la tecnología y volver a ser como eran las cosas antes. Muchas de estas tecnologías tienen usos legítimos que pueden ayudarnos en nuestras carreras, nuestras amistades y nuestras vidas cristianas. Lo que necesitamos es una relación más saludable con nuestra tecnología y una reflexión más profunda sobre cómo usamos estos dispositivos día a día.

Lo que sigue no es todo lo que se podría decir sobre los cristianos y nuestros teléfonos.(El excelente libro de Andy Crouch The Tech-Wise Family dice muchas, muchas cosas que no tengo espacio para decir aquí.) Como Jonathan Edwards hizo famosas resoluciones para gobernar cada aspecto de su vida, necesitamos desesperadamente encontrar resoluciones para especificar cómo utilizaremos y no usaremos la tecnología en nuestras vidas y hogares.

Como punto de partida, me gustaría sugerir cuatro resoluciones sobre el uso del teléfono que todo cristiano debería hacer.

Leeré Mi Biblia Antes De Comenzar A Desplazarme Por Mi Teléfono.

Jen Wilkin a menudo dice, y estoy completamente de acuerdo, que nos encontramos en una crisis bíblica de alfabetización. Lea libros y cartas de hace doscientos años y encontrarás innumerables alusiones a personas, lugares y eventos bíblicos. Estas referencias tampoco se limitaban a los autores cristianos, ya que muchos de los que no profesaban fe en Cristo todavía vivían en un mundo en el que el conocimiento bíblico general era un lugar común. No tenían aplicaciones. No tenían podcasts. No tenían sitios web. Tenían la Biblia King James, la Escuela Dominical, los sermones semanales y la lectura de la Biblia en el hogar, sin embargo, poseían un conocimiento de las Escrituras que no podemos afirmar.

Si bien pudimos dedicar muchos mensajes al papel que los pastores han desempeñado en el fomento del analfabetismo bíblico a través de la predicación anémica, mi objetivo aquí es centrarnos en nosotros como creyentes individuales. Hemos descuidado la Biblia. No la leemos por nosotros mismos o con nuestras familias y rara vez se convierte en el tema de nuestras discusiones.

Si dedicáramos la mitad del tiempo que dedicamos a las aplicaciones de medios sociales a la lectura y el estudio de las Escrituras, la crisis de alfabetización bíblica terminaría en unos pocos años. Resuelva esto ahora mismo: “No pasaré tiempo en las redes sociales, mensajes de texto o juegos hasta que haya leído mi Biblia”. Pasamos demasiado tiempo en una tierra de fantasía donde pensamos que mágicamente “encontraríamos” el tiempo para leer y estudiar las Escrituras cuando en cambio debemos hacer un tiempo para ellas. Léela todos los días. No abra una aplicación hasta que lo haga.

No Permitiré Que Mi Trabajo Sufra Debido Al Uso De Mi Teléfono.

Algo en nuestro cerebro nos lleva a rechazar tareas difíciles o incómodas. Cuando llegamos a un punto difícil en nuestro trabajo, estamos tentados a sacar nuestro teléfono solo para “verificar” las redes sociales o nuestro correo electrónico porque el impacto de dopamina de una notificación es mejor que el dolor de trabajar. Sin embargo, cada vez que hacemos esto, rompemos la concentración que necesitamos para hacer bien nuestro trabajo. Creamos un ciclo en el que nos recompensamos con un golpe de dopamina por evitar el trabajo duro y nuestro trabajo lo sufre.

Como seguidores de Jesús, trabajamos para Dios y no para los hombres. ( Colosenses 3:23 ) Al mismo tiempo, sin embargo, el trabajo duro es una forma de amar a nuestros vecinos. Si tienes un jefe, el éxito de su trabajo depende del trabajo que realices. Al perder la concentración y la holgura en su trabajo, hace su trabajo más difícil. Debilitas a los compañeros de trabajo que dependen de usted. Si usted es un profesional independiente, no está ganando el dinero que necesita por el bien de su familia. Su buen trabajo es una bendición para otras personas y holgazanear es una maldición para ellos. No deje que la trivialidad haga que su trabajo sufra.

Valoraré Las Conexiones De La Vida Real Sobre Las Conexiones Realizadas A Través De Mi Teléfono.

Todos podemos contar la historia de estar sentados en un restaurante al lado de una familia que están en sus teléfonos. Cada uno de ellos se sienta ignorando el uno al otro y absorto en su pequeño mundo. Después de contar la historia, todos deberíamos admitir que hemos hecho lo mismo. Nuestros teléfonos se convierten en una comodidad para nosotros en momentos incómodos. Es casi como si cada punzada de aburrimiento y cada retraso en una conversación se convirtiera en una excusa para sacar nuestros teléfonos y desplazarse.

Nuestros teléfonos nos conectan con personas de todo el mundo, pero pueden hacer que descuidemos a las personas que tenemos enfrente. El resultado es que nuestras relaciones, matrimonios, hijos y amistades, todos sufren. Los estudios demuestran que la presencia de un teléfono en una mesa disminuye la calidad de la conversación, por lo que cuando se reúna con otras personas, mantenga el teléfono en su bolsillo o bolso. Cuando entras en la casa, pon el teléfono en una habitación que no sea aquella en la que se congrega tu familia. Donde sea que estés, estate completamente allí.

Seguiré La Cantidad De Tiempo Que Paso En Mi Teléfono.

Pablo nos dice en Efesios 5:16 que hagamos el mejor uso de nuestro tiempo porque vivimos en días malos. Si bien no queremos volvernos obsesivos hasta el punto de la paranoia sobre cómo pasamos nuestro tiempo, queremos pensar en cómo usamos el tiempo que Dios nos ha dado. Podemos, sin saber que lo hemos hecho, pasar media hora en nuestros teléfonos y ni siquiera recordar lo que hemos visto.

Tu tiempo es valioso. Es un regalo de Dios y es limitado. Él te creó para más que darle toda tu atención a las compañías de redes sociales. Rastrea cuánto tiempo pasas en tu teléfono. Use una aplicación como Moment, establezca un límite para la cantidad de tiempo que pasará en su teléfono y no lo reproduzca. Tómese el tiempo que guardó y leyó su Biblia, pase tiempo orando, hable con un amigo, conozca a un vecino, aprenda una nueva habilidad o salga a caminar. Descubrirá que esto será infinitamente más gratificante y fructífero que mirar una pantalla.

Podemos mostrar algunos beneficios que los teléfonos inteligentes nos han traído, pero los negativos superan con creces los aspectos positivos. Nos estamos volviendo más insensibles, menos empáticos, menos productivos, más distraídos, menos comprometidos, menos informados y más analfabetos bíblicos. Permítanos, por la gracia de Dios, resolver usar la tecnología con más sabiduría para que vivamos vidas que nos traigan más gozo y Dios sea más glorioso.

Un comentario sobre “Cuatro Resoluciones Que Todo Cristiano Debe Tomar Sobre Nuestros Teléfonos

    […] Cuatro Resoluciones Que Todo Cristiano Debe Tomar Sobre Nuestros TeléfonosPor Scott SlaytonCuando Steve Jobs presentó el iPhone en 2007, sabíamos que estábamos buscando una tecnología increíble que revolucionaría la forma en que usábamos Internet. Lo que no sabíamos es cuánto nos iban a cambiar estos dispositivos. Desde el momento en que Apple declaró que “hay… — Read on evangelio.blog/2018/06/27/cuatro-resoluciones-que-todo-cristiano-debe-tomar-sobre-nuestros-telfonos/ […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s