Rechazar la Suficiencia de las Escrituras Ocasiona Caos Cultural

Posted on

ESJ-2018 0626-004

Rechazar la Suficiencia de las Escrituras Ocasiona Caos Cultural

Por Josh Buice

En los últimos días, el clima cultural dentro del evangelismo ha sido caótico. Parece que nos estamos moviendo a una velocidad vertiginosa con ideas complejas que nos arrojan como bombas. En los últimos días, muchos pastores han sentido como si la tarjeta racista hubiera sido lanzada contra todas las personas blancas, lo que sugiere que aquellos de nosotros que somos blancos necesitamos disculparnos por nuestras posiciones de privilegio y nuestro deficiente evangelio. Esta ideología ha causado gran división y confusión. El clima en el evangelismo está lleno de caos en lugar de paz.

Se ha afirmado que los evangélicos (especialmente aquellos dentro de la Convención Bautista del Sur) una vez se enfrentaron a la inerrancia de la Escritura, pero pronto dieron la espalda a la suficiencia de la Escritura. Esto ha dado paso a un compromiso a largo plazo, por muchas personas dentro del evangelismo, con el dios del pragmatismo. Una vez que un grupo de personas se inclina ante este dios falso, de repente todo lo que es necesario para ganar números recibe la marca de la ortodoxia. La dirección está determinada por los vientos culturales en lugar de la Palabra de Dios. Esta es la historia del evangelicalismo moderno. Por lo tanto, no debería ser una sorpresa que cuando los vientos culturales del racismo sistémico, el privilegio blanco, la interseccionalidad, la brutalidad policial y la opresión de las mujeres atraviesen nuestra cultura, esos vientos lleguen a la comunidad cristiana. Después de todo, si está de moda en la cultura, debería estar de moda en la Iglesia, ¿verdad? En realidad, no, eso no es correcto en absoluto sobre la base de varias verdades clave que se encuentran en la Palabra de Dios.

La Primera Marca De Una Iglesia Auténtica No Es La Teología Del Despertar

Puede que haya seguido o no los hashtag #wokechurch [iglesia despierta] o #woke [despierta] que flotan en las redes sociales en los últimos días, pero el hecho es que el movimiento está avanzando a través del evangelismo con un sentido de derecho y arrogancia. Para muchos, la idea de la teología “despierta” es sinónimo de lo que significa ser una iglesia saludable. Antes de pasar a abordar esta suposición, nos haría bien definir la “iglesia despierta” para evaluar completamente la afirmación.

Eric Mason, pastor principal de Epiphany Fellowship en Filadelfia, ha definido despertar como “un coloquialismo urbano utilizado por los nacionalistas negros y aquellos en el movimiento de conciencia negra del despertar, en el sentido de la privación de derechos sistémica, sociológica, económica y completa de Afroamericanos. “Thabiti Anyabwile definió a “Iglesia Despierta” declarando:

Lo que llamamos “despertar” hoy es bastante cercano al Afrocentricismo de los años ochenta. Afrocentrismo, una palabra acuñada por el Dr. Molefi Asante, profesor de estudios afroamericanos en la Universidad de Temple en ese momento, trataba de centrar a los pueblos descendientes de África en su cosmovisión de la misma forma en que Europa siempre ha estado en el centro de la cosmovisión de pueblos europeos. El afrocentrismo enseñó que los negros deberían ver el mundo como gente negra.

Él continúa escribiendo:

Esto tiene implicaciones masivas para los ministerios de la iglesia local en las comunidades de color. Las iglesias deben comprender la necesidad de reconstituir a la persona completa con enseñanza bíblica que responda a las realidades vividas de esas comunidades. En palabras más simples, nuestro enfoque del discipulado debe reparar simultáneamente la destrucción psíquica y social que se hace a las identidades / personalidad de los negros, al tiempo que los reconoce y equipa para contrarrestar las realidades sociales y políticas que contribuyen a esa destrucción en primer lugar. Tenemos que enseñarles a las personas cómo ser su identidad étnica de una manera consistente con la Biblia y cómo vivir de manera fructífera en contextos que no afirman su identidad étnica. Por lo tanto, necesitamos una “iglesia despierta.”

¿Qué pasa si no tenemos una iglesia despierta? ¿Tenemos una iglesia en absoluto? A medida que se definen los términos, ¿se necesita la iglesia despierta para tener la iglesia de Jesús? Históricamente, la primera marca de una iglesia auténtica fue la predicación correcta de la Palabra. Curiosamente, los teólogos de la historia de la iglesia no evaluaron la validez de una iglesia o la salud de una iglesia en función de las tendencias culturales o el activismo político. La forma en que una iglesia ha sido evaluada históricamente hablando se ha basado, por orden de importancia, en la predicación de la iglesia. ¿Se está predicando el evangelio?

Albert Mohler, el presidente del Seminario Teológico Bautista del Sur, predicó el servicio de la capilla de la convocatoria de primavera el 31 de enero de 2006. En su sermón, dijo: “La predicación es la primera marca de la iglesia auténtica, la marca esencial, la marca sin la cual otras marcas no importan,” dijo. “… Donde no se encuentre esta marca, no hay iglesia.” ¿Qué tipo de predicación es necesaria para constituir una verdadera iglesia? Es la predicación auténtica, la predicación bíblica y, como los Reformadores enseñaron, es la predicación correcta de la Palabra de Dios. Por lo tanto, no es la predicación despierta o la teología despierta lo que constituye una verdadera iglesia. Deberíamos encontrar una iglesia bíblica e identificarnos con esas personas (sin importar el color de la piel) bajo la bandera del evangelio y la predicación correcta de la Palabra suficiente e inerrante de Dios.

La razón por la cual se enfatiza la predicación correcta de la Palabra es porque cuando la Biblia es proclamada y explicada apropiadamente a través de una hermenéutica apropiada, el Espíritu de Dios da vida a los pecadores muertos, conduce al pueblo de Dios hacia la santificación y la búsqueda de la santidad, y crea la unidad del Espíritu y el vínculo de la paz. Tal gente centrada en el evangelio será movida a cuidarse unos a otros, orar unos por los otros, y servir uno junto al otro para la gloria de Dios. Ese tipo de vida centrada en el evangelio bajo la predicación de la Palabra producirá un discipulado genuino y un evangelismo apasionado en la comunidad local. Por lo tanto, la cuestión no es si la iglesia despierta o no lo que importa. Una mejor pregunta es: ¿tiene la iglesia la predicación correcta de la Palabra? Las tendencias culturales van y vienen con los vientos del tiempo como las flores del campo, pero la Palabra de Dios permanecerá para siempre.

La Iglesia No Necesita Métodos E Ideas Políticas: Tenemos La Biblia

James Montgomery Boice escribió una vez: “La ineficacia no es el problema más crítico que enfrenta la iglesia hoy en día. El problema más serio, creo, es la suficiencia de la Biblia.” [1] Si eso lo dijo en 2001, ¿qué pensaría del clima evangélico actual? En un domingo normal, en nuestra cultura actual, uno casi tiene que esforzarse para escuchar la Palabra de Dios que viene del púlpito. En algunos círculos, la Biblia ha sido tan contextualizada que puedes escuchar más de la cultura que Cristo viniendo desde el púlpito. Si la Biblia es verdaderamente inerrante, y usted acepta esta realidad, solo debería seguir que también se apegaría a la absoluta suficiencia de la Palabra de Dios. Sugerir que la Biblia es inerrante, pero que en realidad no es suficiente para toda la vida y la adoración, es una contradicción de ideas.

Cuando Jesús fue cuestionado o tentado, ¿A dónde se dirigió? A menudo citó del Antiguo Testamento para probar su punto y establecer su posición (Mateo 4:4, 5:27, 12:38-45, Marcos 7:10). Cuando Jesús llamó a los fariseos que se justificaban a sí mismos, lo hizo al hacer una simple pregunta: “¿No habéis leído las Escrituras?” ¿Recuerda lo que Pablo dijo a los judíos en la ciudad de Roma? Les dijo que les habían sido confiados los oráculos de Dios para sacar a las personas de las tinieblas a la luz maravillosa de Cristo (Romanos 2: 17-29 y Rom 3:1-8). Negar la suficiencia de la Biblia es convertirse en esclavo de la cultura. Esa cultura puede aferrarse a los argumentos radicales de izquierda en un vecindario mientras se inclina radicalmente a la derecha en otro vecindario. Al final del día, bajo esta forma de pensar, la cultura impulsa el barco en lugar de la Palabra de Dios.

Antes de zarpar en esta trayectoria, sería aconsejable hacer preguntas honestas sobre la Palabra de Dios. ¿Habla la Biblia acerca del racismo personal y la depravación humana? ¿Explica la Biblia cómo se organizará la iglesia y los roles distintivos de hombres y mujeres en la vida de la iglesia? ¿Habla la Biblia acerca de la homosexualidad como un pecado? Si la Biblia aborda estas agendas culturales, ¿por qué tenemos que buscar las definiciones en la cultura?

Es la Biblia que nos enseña cómo tratar a todas las personas, incluidas las diferentes etnias. Es la Biblia la que nos proporciona la mejor manera de mantener la dignidad de las mujeres y conducirlas a florecer para la gloria de Dios. Es la Biblia la que nos enseña cómo someternos a las autoridades gobernantes y honrar y orar por aquellos en cargos públicos. Es la Biblia la que nos proporciona la definición de cristianismo y nos permite ver nuestra identificación en Jesús en lugar de una categoría de pecado. Es la Biblia la que nos proporciona las calificaciones para el oficio de anciano. Esto es cierto para todas las categorías culturales, porque la Biblia es suficiente.

JC Ryle escribió una vez: “Cuando un hombre se arriesga a hacer adiciones a las Escrituras, es probable que termine valorando sus propias adiciones sobre la Escritura misma.” [2] Cuán verdaderas son esas palabras en nuestra cultura actual. Si importas tus propias ideas de teología de la liberación negra, supremacía blanca, izquierda política, derecho político, racismo sistémico, teoría racial crítica, interseccionalidad o cualquier otra tendencia cultural en los espacios en blanco entre los versículos de la Biblia, pronto tendrás una Biblia completamente nueva.

Cuanto más leemos la Biblia y nos proponemos someternos al Dios de las Escrituras, no nos despertaremos más, nos adaptaremos más a la imagen de Cristo. Cuando nos esforzamos por configurar la estructura de la iglesia de acuerdo con la Palabra de Dios, ya no será necesario debatir el papel de las mujeres predicando y enseñando a una audiencia mixta. Dentro de nuestro movimiento moderno de justicia social evangélico, debemos hacer una pregunta honesta: ¿estamos tratando de hacer que Jesús se parezca a nuestra cultura o que llamemos a nuestra cultura para inclinarnos ante Jesús? La cultura se dirige a la política, la sociología y la psicología para las respuestas de la vida, y siguen siendo miserables. A la Iglesia se le ha confiado la Palabra de Dios, entonces ¿por qué deberíamos correr a los mismos pozos vacíos y cisternas rotas del mundo? Sin embargo, ese parece ser el patrón de nuestra cultura evangélica moderna y eso es lo que lleva a una cultura de caos dentro de las organizaciones y denominaciones evangélicas.


1. James Montgomery Boice, ¿ Qué Pasó con el Evangelio de la Gracia? (Wheaton: Crossway, 2001) 72.

2. JC Ryle, Matthew Commentary , Capítulo 15.

Un comentario sobre “Rechazar la Suficiencia de las Escrituras Ocasiona Caos Cultural

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    27 junio 2018 en 3:21 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s