Discipulado

5 Principios Para el Pecado Sexual

Posted on

ESJ-2019 0514-002

5 Principios Para el Pecado Sexual

Por Costi W. Hinn

El viejo evangelista Vance Havner dijo una vez: “La alternativa a la disciplina es el desastre”[1] ¿Sabes qué? Él tenía razón. ¿Y qué más? Desde más allá de la tumba sus palabras siguen siendo penetrantemente ciertas. Cuando las aplicamos a la manera en que tratamos con el pecado sexual en la iglesia hoy, sus palabras tan necesarias tocan un nervio sensible y deben movernos a la acción.

Sin duda, el pecado sexual debe ser abordado y tratado en el cuerpo de Cristo. Si no enfrentamos con amor y firmeza nuestras impurezas, nuestra falta de disciplina conducirá sin duda alguna al desastre. ¿Es usted un líder de la iglesia a quien Dios le ha dado algún nivel de responsabilidad en la supervisión de su rebaño? ¿Tienes una filosofía bíblica para tratar con el pecado sexual en las vidas de aquellos que te han sido confiados? ¿Es usted un creyente que está discipulando a alguien que se tambalea en la tentación sexual sin un plan claro para librar una guerra contra el pecado? Use los siguientes principios de 1 Corintios 5 y 6. Sin un plan claro de la palabra de Dios, usted puede ser encontrado falto en esta área de su vida y ministerio. Leer el resto de esta entrada »

Pablo y Timoteo: Un Buen Ejemplo de Discipulado

Posted on

ESJ-2019 0408-002

Pablo y Timoteo: Un Buen Ejemplo de Discipulado

Por David Huffstutler

Nota: Esta es la parte 1 de 3 de una serie, “Disciplinar a los hombres jóvenes”.

El propósito de este post y el segundo y es animar a los hombres cristianos a alcanzar y discipular a los hombres más jóvenes. En cuanto a lo que queremos decir con “discipular a hombres jóvenes”, espero animarnos a ministrar a hombres jóvenes en la iglesia que son notablemente más jóvenes en edad (es decir, probablemente menores de 18 años) y que todavía no han llegado al punto en que puedan hacer discípulos con confianza por sí mismos. Pero no nos detendremos ahí – espero animarnos a discipular a estos jóvenes a medida que crecen y se convierten en hombres cristianos que a su vez discipulen a otros de la misma manera. Leer el resto de esta entrada »

En la Escuela de Cristo

Posted on

ESJ-2019 0103-002

En la Escuela de Cristo

POR JAMES MONTGOMERY BOICE

Venid a mí, todos los que estáis cansados y cargados, y yo os haré descansar. Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y hallareis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es fácil y mi carga ligera. —MATEO 11:28–30

En una u otra forma, el conocimiento humano se ha transmitido a través de los siglos. Pero cuando pensamos en las escuelas como lugares de aprendizaje formal, inevitablemente pensamos en Grecia y en el programa de estudios establecido por Platón en Atenas. Platón fue el primero en ofrecer una educación regular de tres o cuatro años en un lugar fijo. Al igual que Sócrates, comenzó seleccionando alumnos prometedores de un campo (o gimnasio) público en las afueras de Atenas. El campo fue llamado la Academia a partir del nombre de un héroe atlético, Academus. En consecuencia, la escuela de Platón se convirtió en la Academia, aunque se trasladó al jardín de su casa, que colindaba con el gimnasio Leer el resto de esta entrada »

El Llamado al Discipulado

Posted on

ESJ-2018 1225-003

El Llamado al Discipulado

POR JAMES MONTGOMERY BOICE

Sígueme.

—MATEO 9:9

Seguidme, y yo haré que seáis pescadores de hombres.

—MARCOS 1:17

Si yo quiero que él se quede hasta que yo venga, ¿a ti, qué? Tú, sígueme..

—JUAN 21:22

Hay un defecto fatal en la vida de la iglesia de Cristo en el siglo XX: la falta de un verdadero discipulado. Discipulado significa abandonar todo para seguir a Cristo. Pero para muchos de los supuestos cristianos de hoy -quizás la mayoría- es el caso que mientras se habla mucho acerca de Cristo e incluso hay mucha actividad frenética, en realidad hay muy poco seguimiento de Cristo mismo. Y eso significa que en algunos círculos hay muy poco cristianismo genuino. Muchos de los que le llaman fervientemente “Señor, Señor” no son cristianos (Mateo 7:21).

No debemos sorprendernos por esto, porque Jesús mismo dijo que este sería el caso. Pero deberíamos estar afligidos por ello. Leer el resto de esta entrada »

Rendición Incondicional

Posted on

ESJ-2018 1217-002

Rendición Incondicional

Por Steven J. Lawson

¿O qué rey, cuando sale al encuentro de otro rey para la batalla, no se sienta primero y delibera si con diez mil hombres es bastante fuerte como para enfrentarse al que viene contra él con veinte mil? Y si no, cuando el otro todavía está lejos, le envía una delegación[a] y pide condiciones de paz
(Lucas 14:31-32).

La decisión de seguir a Jesucristo requiere la entrega incondicional de nuestras vidas a Él. Si vamos a ser Sus discípulos, debemos someternos a la autoridad como suprema sobre nosotros. Debemos reconocer Su derecho de gobernar nuestras vidas y buscar complacerlo. Venir tras Él requiere que lleguemos al final de nosotros mismos y le entreguemos el control de nuestras vidas. Debemos renunciar a todos los derechos personales al poder gobernante de Cristo. Esto es lo que es necesario para seguirlo. Leer el resto de esta entrada »

El Propósito De La Parábola De La Viña

Posted on

ESJ-2018 1210-001

El Propósito De La Parábola De La Viña

Mateo 20: 1–15

Por John F. Macarthur

Las parábolas de Cristo nunca fueron entregadas en el vacío. Siempre fueron provocadas por las circunstancias, discusiones y debates que lo rodeaban. Ese tipo de información de contexto contextual es especialmente crítica con respecto a la parábola de la viña (Mateo 20: 1–15). Si bien la historia misma brinda una profunda lección sobre la gracia de Dios , no sentimos todo el peso de las palabras de Cristo hasta que consideramos su contexto inmediato. Leer el resto de esta entrada »

Siguiendo A Jesús (II)

Posted on

ESJ-2018 1016-001

Siguiendo A Jesús (II)

POR STEVEN J. LAWSON

El que no carga su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo. (Lucas 14:27).

La vida cristiana se trata de amar, conocer y seguir a Jesucristo. Ser un verdadero discípulo significa vivir en una relación personal con Él. Implica creer en Jesús y seguirlo a lo largo de toda la vida. Incluye alabarle y adorarle con todo el corazón. Lo atesora por encima de todo lo demás. Conduce a servirle a Él con todo su ser. En pocas palabras, la vida cristiana es Cristo.

Muchos confunden ser un verdadero cristiano con solo estar en la iglesia o ser parte de un grupo religioso. Pero la realidad de ser un seguidor de Cristo es mucho más profunda. La esencia de ser un discípulo no se refiere a dónde está físicamente una persona, sino a dónde está espiritualmente. El cristianismo no está siguiendo una mera causa o un código de conducta, sino a Cristo mismo. Esta es la verdad central que Jesús estaba estableciendo con esta multitud. Cada individuo no debe meramente saber acerca de Él, sino que debe conocerlo personalmente. Leer el resto de esta entrada »