El Señor Purifica A Su Pueblo

Posted on

ESJ-2019 0204-003

El Señor Purifica A Su Pueblo

por John MacArthur

“No está enojado contigo, está enojado por ti.” Así es como a un pastor de alto perfil de una iglesia líder sensible a los buscadores le gusta describir la supuesta disposición de Dios hacia los pecadores. [1]

Pero esa corta frase – claramente diseñada para calmar las conciencias convictas y disminuir la ofensa del pecado – es una lamentable distorsión del carácter santo de Dios y del juicio que nuestro pecado exige. Además, contradice la obra continua de Cristo de disciplinar y purificar a su iglesia.

Cuando el apóstol Juan se encontró con el Señor mientras estaba exiliado en Patmos, ”Su cabeza y sus cabellos eran blancos como la blanca lana, como la nieve;” (Apocalipsis 1:14). La cabeza y el cabello de Cristo no sólo eran blancos, sino que brillaban en un blanco resplandeciente y brillante, como la lana o la nieve más pura. La elección de la palabra de Juan aquí es decir: está haciendo referencia a Daniel 7:9, que describe al Anciano de los Días sentado en Su trono, y “el cabello de Su cabeza como lana pura”. Las imágenes aquí no sólo afirman la deidad de Cristo, sino que también hablan de su pureza. Es totalmente inmaculado y absolutamente santo.

Él espera que su pueblo también sea santo. Como Pablo explicó a los Efesios, ese era el propósito del Señor al salvarlos en primer lugar. Él dice:

Cristo amó a la iglesia y se dio a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado por el lavamiento del agua con la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una[a] iglesia en toda su gloria, sin que tenga mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuera santa e inmaculada. (Efesios 5:25-27)

También exhortó a los Colosenses, recordándoles que Cristo “os ha reconciliado en su cuerpo de carne, mediante su muerte, a fin de presentaros santos, sin mancha e irreprensibles delante de El” (Colosenses 1:22). Pedro lo dijo sin rodeos en su primera epístola: “como aquel que os llamó es santo[a], así también sed vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: Sed santos, porque Yo soy santo.” (1 Pedro 1:15-16). En el Sermón del Monte, Cristo mismo declaró: “Sed perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto” (Mateo 5,48).

Dado todo lo que la Escritura nos dice acerca de la pureza y santidad del Señor, no puedo entender cómo los creyentes profesantes viven el tipo de vida que viven, o cómo las así llamadas iglesias pueden operar de la manera en que lo hacen – los repetidos coqueteos con el pecado, los intentos interminables de obtener el favor de los pecadores que no se arrepienten. Demasiada gente en la iglesia hoy en día vive en flagrante desprecio por la dura advertencia del apóstol Santiago: “¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad hacia Dios? Por tanto, el que quiere ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios” (Sant 4:4). La constante afrenta a la santidad de Cristo por parte de aquellos que deberían saber más es desgarradora. Juan debe haberse sentido así con respecto a las iglesias de Asia Menor.

Y su visión ilustra que no importa lo que esté sucediendo en la iglesia, el Señor mismo es plenamente consciente de ello. El apóstol escribe: “Sus ojos eran como llama de fuego” (Apocalipsis 1:14). Es una imagen de la santa omnisciencia de Cristo. Como los láseres penetrantes, los ojos del Señor lo ven todo. Nada escapa a Su atención; ningún secreto permanece oculto. Su mirada penetrante ve el corazón de Su iglesia, y el corazón de cada creyente.

Mateo 10:26 nos dice: “nada hay encubierto que no haya de ser revelado, ni oculto que no haya de saberse.” El autor de Hebreos explica la naturaleza completa de la omnisciencia del Señor: “no hay cosa creada oculta a su vista, sino que todas las cosas están al descubierto y desnudas ante los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta.” (Hebreos 4:13). El Señor de la iglesia no dejará de reconocer el pecado en Su iglesia.

Tampoco dejará de lidiar con ello. La visión de Juan continúa en Apocalipsis 1:15: “sus pies semejantes al bronce bruñido cuando se le ha hecho refulgir en el horno.” En el mundo antiguo, los reyes y gobernantes se sentaban en tronos elevados, de modo que los que estaban bajo su autoridad se mantenían bajo sus pies. En ese sentido, los pies de un rey simbolizan su autoridad y juicio. Pero a diferencia de los gobernantes humanos hechos de carne, nuestro Señor tiene pies de bronce quemado, pies fundidos de juicio. Juan ve a Cristo moviéndose en Su iglesia no sólo como su Sumo Sacerdote, sino también como su Rey y Juez.

Este no es el juicio final contra el pecado, sino de la obra de poda y purificación de Cristo dentro de su iglesia. Por el bien de la pureza de la iglesia, Él disciplinará a los Suyos. Cristo habló de esto mismo en el evangelio de Juan: “Todo sarmiento que en mí no da fruto, lo quita; y todo el que da fruto, lo poda[a] para que dé más fruto” (Juan 15:2).

El escritor de Hebreos entró en más detalles:

además, habéis olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige:

Hijo mio, no tengas en poco la disciplina del Señor,

ni te desanimes al ser reprendido por El;

porque el Señor al que ama, disciplina,

y azota a todo el que recibe por hijo.

Es para vuestra corrección que sufrís; Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo hay a quien su padre no discipline? Pero si estáis sin disciplina, de la cual todos han sido hechos participantes, entonces sois hijos ilegítimos y no hijos verdaderos. Además, tuvimos padres terrenales para disciplinarnos, y los respetábamos, ¿con cuánta más razón no estaremos sujetos al Padre de nuestros espíritus, y viviremos? Porque ellos nos disciplinaban por pocos días como les parecía, pero El nos disciplina para nuestro bien, para que participemos de su santidad.

El Señor ama lo suficiente a su iglesia para disciplinarla, para traer el castigo necesario para proteger su pureza. Y a través de Su Palabra, Él nos instruye cómo debemos guardar su pureza. Mateo 18 establece la prescripción para tratar con el pecado en la iglesia-un patrón que la iglesia de hoy ignora en gran medida, para su propio beneficio. Las Escrituras nos advierten de las terribles consecuencias si fallamos en proteger la pureza de la iglesia de Dios. En Hechos 5, Ananías y Safira fueron asesinados en medio de una reunión congregacional por mentir al Espíritu Santo y a la iglesia. En 1 Corintios 11, Pablo nos dice que algunos en la iglesia de Corinto estaban enfermos mientras que otros habían muerto, porque descuidadamente celebraron la Cena del Señor.

Cuando ves a un creyente cuya vida es aplastada por el pecado, o a un líder de la iglesia que es forzado a dejar el ministerio porque la corrupción secreta en su vida ha salido a la luz, estás viendo la continua obra purificadora del Señor en Su iglesia. Él intercede para proteger a los Suyos, pero también limpia la iglesia disciplinando a los Suyos.

(Adaptado de Christ’s Call to Reform the Church)


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B190204

COPYRIGHT ©2019 Grace to You

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s