Día: 11 febrero 2019

Qué Esperar De Mi Libro "Prosperity Gospel" (Evangelio De La Prosperidad)

Posted on

ESJ-2019 0211-003

Qué Esperar De Mi Libro “Prosperity Gospel” (Evangelio De La Prosperidad)

Por Costi Hinn

Este julio Zondervan publicará mi próximo libro titulado, Dios, la codicia y el Evangelio (de la prosperidad): Cómo la verdad domina una vida construida sobre mentiras. Una de las grandes alegrías a lo largo de este proyecto ha sido el esfuerzo repetido por parte del equipo de la “Z” para enfocarse en llevar el evangelio a las personas que lo necesitan. Especialmente alentador es el objetivo conjunto de todos los involucrados de dar más de lo que recibimos. Leer el resto de esta entrada »

Dios Glorificado A Través De Su Pueblo

Posted on

ESJ-2019 0211-002

Dios Glorificado A Través De Su Pueblo

Por John MacArthur

Como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais en vuestra ignorancia, sino que así como aquel que os llamó es santo, así también sed vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: Sed santos, porque Yo soy santo. (1 Pedro 1:14-16)

Una de las herejías más mortales que la iglesia ha enfrentado es la mentira de que el comportamiento pecaminoso no arrepentido es compatible con la fe en Cristo. El apóstol Juan escribió su primera epístola en respuesta a esa enseñanza, enviada por los docetistas gnósticos que se habían infiltrado en las iglesias de Asia menor. Leer el resto de esta entrada »

Una Vida Renovada Del Alma: La Piedad De David Brainerd

Posted on

ESJ-2019 0211-001

Una Vida Renovada Del Alma: La Piedad De David Brainerd

Por Dustin Benge

En un día de primavera de 1747, montado en su caballo, David Brainerd, de veintinueve años, entró en el patio de una casa parroquial de Northampton. Fue el hogar del eminente pastor y teólogo de Nueva Inglaterra, Jonathan Edwards (1703-1758) y su esposa Sarah (1710-1758). Era jueves 28 de mayo, un día como muchos otros. La familia Edwards a menudo recibía huéspedes para que se quedaran en la casa pastoral que a menudo servía como alojamiento para los vagabundos y los ministros visitantes. Edwards y Brainerd, antes de este día, eran relativamente extraños el uno al otro, habiéndose encontrado sólo una vez antes en el Comienzo de Yale de 1743[1] El verano de 1747 demostraría nutrir una creciente amistad entre los dos hombres. La culminación de esta amistad produciría una de las más grandes biografías misioneras en la historia del evangelismo estadounidense. Leer el resto de esta entrada »