Como Un Ángel: El Rostro Resplandeciente De Esteban

Posted on

ESJ-2019 0223-001

Como Un Ángel: El Rostro Resplandeciente De Esteban

Por David Huffstutler

¿Qué significaba que el rostro de Esteban “era como el rostro de un ángel” (Hechos 6:15), y por qué se veía así?

Primero encontramos a Esteban como diácono, “un hombre lleno de fe y del Espíritu Santo” (Hch 6,5). Fue designado para coordinar las comidas de las viudas (cf. Hechos 6:1-7), pero también era un evangelista. Estaba “lleno de gracia y de poder… haciendo grandes prodigios y señales entre el pueblo” (Hch 6,8). Esta gracia y poder van juntos y describen la audacia de Esteban y la confirmación de Dios de su testimonio a través de maravillas y señales (cf. Hechos 4:33). La mención de la gracia probablemente implica que Dios extendió Su gracia salvadora a otros a través del testimonio de Esteban (cf. Hechos 11:23).

Cuando otros se oponían en sus esfuerzos, Esteban refutó a sus agresores, y “no podían resistir la sabiduría y el Espíritu con que hablaba” (Hch 6,10; cf. Lc 21,15). Así que, mintieron, levantaron al pueblo, lo arrestaron, lo juzgaron falsamente, y eventualmente lo apedrearon, haciéndolo el primer mártir de la iglesia (Hechos 6:8-7:60). Su historia tiene ecos de los últimos días de Jesús.

Al principio de su prueba, mientras Esteban se preparaba para hablar de nuevo lleno de sabiduría y del Espíritu, la Biblia registra lo que todos vieron cuando miraban a Esteban: “Y al fijar la mirada en él, todos los que estaban sentados en el concilio[o] vieron su rostro como el rostro de un ángel” (Hch 6,15). ¿Qué significaba esta rostro de ángel?

Al responder a esta pregunta, recordamos que los ángeles pueden ser criaturas brillantes y resplandecientes. Recuerden al ángel en la tumba vacía de Jesús: ” Su aspecto era como un relámpago, y su vestidura blanca como la nieve” (Mateo 28:3). Si Daniel 10:6 describe a un ángel (algunos dicen que es el Hijo de Dios preencarnado), “su rostro” es “como la apariencia de un relámpago”. Si Apocalipsis 10:1 describe a un ángel (y de nuevo, algunos dicen que es el ahora encarnado Hijo de Dios), “su rostro era como el sol”. Las criaturas angélicas que guiaban el carro celestial en la visión de Ezequiel tenían cuatro rostros cada una, y en cuanto a sus rostros e incluso a todo su ser, “En medio[a] de los seres vivientes había algo que parecía carbones encendidos en llamas, como[c] antorchas que se lanzaban de un lado a otro entre los seres vivientes. El fuego resplandecía, y del fuego salían rayos.” (Ezequiel 1:13). El punto de similitud entre el rostro de Esteban y el rostro de un ángel era muy probable que fuera este: era un rostro resplandeciente.

En la Biblia también se ve un rostro resplandeciente en otros seres humanos. Al descender del Sinaí con las tablas en la mano, “al descender del monte, Moisés no sabía que la piel de su rostro resplandecía por haber hablado con Dios” (Éxodo 34:29). Este resplandor aparentemente era algo frecuente en esa época. “Siempre que” Moisés hablaba con Dios mientras estaba en el monte, “la piel del rostro de Moisés resplandecía” (Éxodo 34:34-35).

Considere también el rostro de Jesús. En la Transfiguración, mientras Jesús “mientras oraba, la apariencia de su rostro se hizo otra,” (Lc 9,29), lo que significa “su rostro resplandecíó como el sol” (Mat 17:2). Cuando Juan vio a Jesús en su visión muchos años más tarde, “su rostro era como el sol resplandeciente con toda su fuerza” (Apocalipsis 1:16).

Poniendo todo esto junto, podemos concluir fácilmente que la alteración del rostro de Esteban fue un acto de Dios para hacerla brillar. El propósito de hacer esto parece estar en la línea de lo que sucedió con Moisés – así como el resplandor del rostro de Moisés le indicó a Israel que Moisés hablaba en nombre de Dios porque le hablaba directamente a Él, así también el resplandor del rostro de Esteban le indicó a Israel que Esteban también hablaba en nombre de Dios.

Profundizando más en el contexto de Éxodo 34 y Hechos 6-7, quizás podríamos sugerir que, así como Moisés dio la ley y fue confirmado como el portavoz de Dios con un rostro resplandeciente, así también el rostro de Esteban indicaba que estaba hablando en nombre de Cristo que vino a cumplir y así “cambiará las tradiciones que Moisés nos legó” (Hechos 6:14). Una nueva era había llegado, y Dios estaba dando evidencia de esto a través de las palabras de Su mensajero y aun del rostro de Su mensajero.

Qué cosa tan aleccionadora es ver corazones tan duros: ¡los judíos rechazaron el evangelio proclamado de una boca en medio de un rostro resplandeciente! Aunque no somos profetas que hablarán con rostros resplandecientes hoy, que aprendamos del ejemplo de Esteban a dar y defender audazmente el Evangelio por medio de la sabiduría y el Espíritu de Dios.

Un comentario sobre “Como Un Ángel: El Rostro Resplandeciente De Esteban

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    25 febrero 2019 en 11:34 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s