Éxodo y Los Planes Eternos De Dios, 2ª. Pte.

Posted on

ESJ-2019 0429-002

Éxodo y Los Planes Eternos De Dios, 2ª. Pte.

POR ABNER CHOU

En la primera parte de esta serie, Dios estableció una teología de la salvación en Éxodo 1-2 al levantar un libertador e iniciar la liberación. En los capítulos siguientes, observamos la revelación de Dios de esta salvación. Los detalles del texto presentan una teología rica y arraigada en estos pasajes familiares.

EL FARAÓN INTENTA ROBAR LA GLORIA DE DIOS

Éxodo 5 comienza con el insolente discurso del Faraón. El rey de Egipto cuestiona la supremacía de Dios: ¿Quién es el Señor para que yo escuche su voz y deje ir a Israel?” (Ex 5:2). También el mismo se coloca en el lugar de Dios cuando declara: “Así dice el Faraón” (Ex 5:10), una burla intencionada de “Así dice el Señor”. Faraón cree que Dios no es nada, insulta sus palabras y dice ser divino.

En su audacia, el Faraón ordena: “Recárguese el trabajo sobre estos hombres” (Ex 5:9). La palabra “Recárguese el trabajo” es la palabra “gloria”. El faraón está diciendo esencialmente: “Déjame demostrar mi gloria poniendo a Israel bajo trabajo duro”. Con estas palabras arrogantes, Faraón está robando la gloria de Dios y disputando Su autoridad.

Faraón repite esta ofensa cuando endurece su corazón. La palabra usada para “endurecer” es la misma palabra “glorificar” (כבד). El uso de esta palabra exhibe los intentos del Faraón de albergar su propia gloria en lugar de atribuir gloria a Dios. Dios ha sido desafiado una vez más por el Faraón, al afirmar arrogantemente que merece toda la gloria.

DIOS REVELA SU PODER

En respuesta a esta afrenta, Dios se revela más plenamente. Con las plagas Él devasta a Egipto, la primera superpotencia del mundo.

Estas plagas revelan Su gloria y supremacía de las siguientes maneras:

1. Las Plagas Muestran A Dios Como Creador.

¿Por qué hay diez plagas? El número “diez” apunta al relato de la creación en Génesis. Cuando Dios crea el mundo, habla diez veces (Génesis 1:3-30). Otro conjunto de “diez” en Éxodo confirma esta asociación. Los diez mandamientos son llamados en hebreo literalmente las diez “palabras”, o diez “conversaciones”. Esto se refiere de nuevo a las diez veces que Dios habló en la creación. Las diez plagas son paralelas a esta lógica. En resumen, muestran que Dios es el Creador; es absolutamente supremo.

2. Las Plagas Establecen El Señorío De Dios Sobre El Mundo.

Las plagas se pueden organizar en grupos de tres. Cada conjunto de tres plagas enfatiza un aspecto de la creación. Hay agua, tierra y cielo.

Dios convierte el Nilo en sangre: Es el dueño del agua.

Dios envía granizo y fuego sobre la tierra: Él es el dueño de la tierra.

Dios convierte la luz en tinieblas: Es el dueño del cielo.

La última plaga es contra el propio Faraón: Es dueño de todos los gobernantes.

Con estos actos, Dios muestra que cada componente de la creación pertenece sólo a Él.

3. Estas Plagas Prueban El Compromiso De Dios Con Su Pueblo.

¿Por qué Dios ataca el Nilo? No debe olvidarse que el Faraón ordenó a los egipcios que arrojaran a sus hijos al Nilo. Por lo tanto, Dios se dirige específicamente al Nilo. ¿Por qué se lleva a los primogénitos? Recuerde que Egipto tomó a los niños del pueblo de Dios. ¿Por qué Dios llenó el agua de ranas? Las ranas eran la mascota de las parteras en Egipto.

El mensaje de Dios es inconfundible: Él pagará cada ataque en contra de El mismo y de Su pueblo. Las plagas demuestran la lealtad de Dios a Su pueblo.

4. Las Plagas Demuestran El Dominio De Dios Sobre Lo Sobrenatural.

Dios convierte el agua del Nilo en sangre porque el dios del Nilo, Hapi, está muerto. Ataca al panteón egipcio. La cúspide de este ataque es contra el Faraón, que se cree un dios. La décima plaga expone que Faraón no es un dios; su hijo no es un dios; Dios tiene poder para destruirlos a todos.

Estas plagas son una presentación abrumadora del poder incomparable de Dios.

Al final, el faraón dice: “id, adorad al Señor, como habéis dicho” (Ex 12:31). La exigencia de Dios desde el principio fue clara: “Deja ir a mi pueblo para que me sirva”. A lo largo de las plagas, el Faraón se negó a pronunciar estas palabras. Porque si Faraón permitía a Israel “adorad a Dios”, se vería obligado a reconocer que Dios es el que tiene autoridad, y no él mismo. Por lo tanto, para el Faraón, “adorad a tu Dios” es una declaración de completa rendición.

Faraón dice exactamente lo que Dios quiere que diga. Faraón reconoce que no tiene poder, autoridad o control sobre el pueblo de Dios. Reconoce que Yahvé es el verdadero maestro, el que contiene toda autoridad y poder. Faraón puede haber comenzado con un reto arrogante, pero al final, Dios muestra que no tiene igual.

EL PLAN REDENTOR DE DIOS

Esta demostración de la supremacía de Dios, esta liberación, es el eje de la historia redentora. Para resaltar la importancia de estos eventos, Dios instituye una celebración -la Pascua- para que Israel sepa (y dé a conocer) que esta narrativa es central para Su plan redentor. Esta celebración es parte de su trabajo como un reino de sacerdotes (Éxodo 19:5-6) – para proclamar el único y verdadero Dios y Su plan al mundo.

Moisés instruye a Israel para que recuerde la celebración después de entrar en la Tierra Prometida (Ex 13:5-14). A estas generaciones siguientes se les ordena decir: “… Con mano fuerte nos sacó el Señor de Egipto” (Ex 13:14). Estas generaciones posteriores, que pueden no haber experimentado personalmente el Éxodo, no están diciendo que el Señor liberó a sus antepasados, sino a nosotros.

Aunque estas poderosas obras de Dios ya estaban en el pasado, Israel debe recordarlas como si les hubieran ocurrido a ellos personalmente. Este es un recordatorio de que no experimentarían su realidad presente si Dios no hubiera actuado en el pasado. Los israelitas fueron instruidos a reconocer proactivamente que aunque esta liberación pudo haber sido para sus padres y abuelos, tuvo relación directa con ellos. Esa es la importancia de la obra salvífica de Dios.

LA NECESIDAD DE UN MEDIADOR

¿Completa el Éxodo la liberación de Dios? Uno podría pensar que sí, dada la importancia de este evento. Sin embargo, hay un problema persistente: el pecado de Israel. A lo largo del libro, rehusaron creer en Dios (Éxodo 4:1), despreciaron su redención (Éxodo 14:12), y desobedecieron las instrucciones de Dios (Éxodo 16). Esto culmina en el incidente del becerro de oro, donde Israel quebranta todos los mandamientos que se le han dado. Con un poder poderoso Dios puede haber liberado a Israel, pero esa liberación terminará en la destrucción de Israel debido al pecado que queda del pueblo.

Los israelitas necesitan algo más.

El momento en el Sinaí introduce la necesidad de que un mediador se presente ante Dios, el punto final en la revelación de Dios de Su liberación. Dios prueba a Moisés para ver si defenderá a la nación, o si simplemente dejará que Dios destruya a Israel (Éxodo 32:11). Moisés está de pie para interceder (Éxodo 32:12-14), y así inaugura el papel de mediador para el pueblo de Dios. Un mediador es necesario para la liberación final.

Sin embargo, Moisés no es el mediador final. Él no puede sustituir su vida por la de su pueblo (Éxodo 32:32-33). Sin embargo, Dios proveerá este mediador final, porque Él es el Dios lleno de gracia y verdad, perdonando el pecado y rehusando dejar al culpable impune (Éxodo 34:6-8). El carácter de Dios impulsa Su plan de redención.

LA LIBERACIÓN FINAL

Dios le promete a Moisés: “He aquí, voy a hacer un pacto. Delante de todo tu pueblo..” (Ex 34:10). El mismo lenguaje se usó en la anterior liberación de Dios de su pueblo de Egipto. En esta declaración, Dios promete hacerlo de nuevo. Habrá un segundo Éxodo. Esta salvación será definitiva. Cumplirá tanto la forma en que Dios triunfará sobre este mundo para su pueblo como la forma en que Él tratará con sus pecados a través de un mediador.

El libro del Éxodo ha establecido la naturaleza gloriosa de la salvación y espera su cumplimiento. Anticipa a Jesucristo, el lleno de gracia y verdad (Juan 1:14), para lidiar con su pecado y guiar a su pueblo a un reino eterno.

Fuente


Abner Chou comenzó a enseñar griego en The Master’s University en 2004, y continúa enseñando tanto en la universidad como en el seminario. En última instancia, su objetivo es que los estudiantes conozcan profundamente la Palabra de Dios, la estudien con precisión y se sientan impulsados por ella a vivir plenamente para el Reino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s