Cinco Duras Lecciones Aprendidas De La Caída De Un Líder Evangélico Alguna Vez Venerado

Posted on

ESJ-2019 0919-001

Cinco Duras Lecciones Aprendidas De La Caída De Un Líder Evangélico Alguna Vez Venerado

Por Jim Newheiser

Muchos de nosotros hemos sido sacudidos por antiguos líderes de la iglesia que se han alejado, más recientemente Joshua Harris. El Llamado Peligroso de Paul Tripp ha sido el libro para advertir a los pastores y seminaristas que no deben vivir una doble vida que puede llevar a un naufragio espiritual. Sin embargo, tres de los cinco hombres cuyos endosos aparecen en la contraportada han fracasado en sus ministerios en los últimos años. No eran herejes, sino las superestrellas evangélicas/reformadas que fueron oradores en nuestras mega-conferencias. Compramos, endosamos y regalamos sus libros. Predicaron el evangelio con firmeza y precisión. ¿Cómo pudo pasar algo así?

También hay casos menos publicitados de cristianos profesantes que se han apartado. Por ejemplo, la aparentemente perfecta madre de familia con siete hijos que abandona su matrimonio, su iglesia, su fe e incluso a sus hijos cuando sale corriendo a vivir con otra mujer. ¿Qué hizo que se alejara tan radicalmente?

Afortunadamente, la Palabra de Dios nos ayuda a entender estas situaciones trágicas y nos advierte acerca de nosotros mismos y de aquellos a quienes amamos.

1. Es Posible Que Un Falso Profesante Suba A La Cima.

Algunos de los relatos más tristes de la Escritura son también los más útiles cuando tratamos con situaciones difíciles. Por ejemplo, los cristianos que han luchado contra el pecado sexual encuentran esperanza en la restauración de David después de su caída (2 Sam. 11-12; Sal. 32; 51). Para los casos de apostasía, tenemos el trágico ejemplo de Judas. Judas no era simplemente una de las multitudes que seguían a Jesús, ni siquiera uno de los setenta que Jesús envió (Lucas 10). Fue uno de los pocos doce apóstoles elegidos. Lo más probable es que predicara y obrara milagros cuando fue enviado con los demás (Lucas 9). Cuando Jesús advirtió que uno de ellos lo traicionaría, aparentemente los otros apóstoles no sospecharon de él, diciéndose a sí mismos: “Por supuesto que debe ser Judas.”

De la misma manera, los líderes evangélicos caídos predicaron y escribieron poderosamente. Se elevaron por encima de los pastores ordinarios para convertirse en oradores y autores de best-sellers cuyos libros fueron respaldados por los otros “grandes nombres” del evangelicalismo reformado[1]. Muchos me dirán en aquel día: “Muchos me dirán en aquel día: “Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?” Y entonces les declararé: “Jamás os conocí; apartaos de mí, los que practicáis la iniquidad.”” (Mat. 7:22-23).

2. Cuidado Con La Ambición

Santiago advierte: “Hermanos míos, no os hagáis maestros muchos de vosotros, sabiendo que recibiremos un juicio más severo” (Santiago 3:1). La ambición no siempre es mala. Pablo enseña que es bueno que un hombre aspire al liderazgo de la iglesia para servir (1 Tim. 3:1). Pablo también tiene la ambición de hacer grandes cosas para el progreso del evangelio en nuevos lugares (Romanos 15:20). Pero la ambición puede ser extremadamente peligrosa cuando uno busca el éxito y la adulación en lugar de la gloria de Dios. Aunque sólo Dios sabe exactamente por qué cayó un líder en particular, creo que la ambición mal dirigida suele ser un factor. Así como Judas fue capaz, como hombre no regenerado, de hacer lo que se necesita para llegar a la cima entre los seguidores de Jesús, los hombres no salvos pero talentosos y ambiciosos pueden hacer lo que se necesita para llegar a la cima en sus círculos evangélicos hoy en día.

Josh Harris se crió en la subcultura evangélica de la educación en el hogar, donde ya de adolescente obtuvo reconocimiento. A los veinte años, escribió libros de gran éxito de ventas sobre el cortejo, lo que le valió más aclamación. Luego, cuando aún era muy joven, fue nombrado pastor principal de una megaiglesia influyente. Escribió más libros, participó en juntas estratégicas y habló en grandes conferencias. Él, al igual que otros, construyó una marca/plataforma y amplió sus seguidores con su presencia en los medios de comunicación social[2] Lamentablemente, al parecer llegó cuando tenía un público diferente al que quería impresionar. No podía continuar aferrándose a los principios bíblicos (incluyendo asuntos familia/LGBTQ) y tener éxito con esta nueva audiencia. Ninguno de los dos bandos le permitirá servir a dos señores (Mat. 6:24). Ahora parece que Josh está usando algunas de las mismas habilidades y métodos que usó para tener éxito en el evangelicalismo para perseguir sus nuevas ambiciones mundanas (ver www.joshharris.com).

De manera similar, una joven ambiciosa puede crecer en la comunidad evangélica en la que el mayor reconocimiento es hacia la mujer que se casa, se queda en casa, tiene muchos hijos, y escuela en el hogar (junto con costura y panadería). Ella sigue este camino, no porque ama a Dios y está tratando de seguir Su Palabra, sino para tener éxito en la comunidad de la cual forma parte. Ella puede alejarse cuando se siente atraída a buscar la aceptación de la cultura secular (Rom. 12:1-2) y así elige vivir en conformidad con sus valores.

3. Tome Con Seriedad Los Pasajes Bíblicos De Advertencia.

Las Escrituras claramente enseñan la Perseverancia de los Santos-que aquellos a quienes Dios ha salvado verdaderamente no pueden perderse (Juan 6:37, 40; 10:27-29; Romanos 8:31-39). Este es un gran consuelo y aliento de saber que nuestra seguridad eterna no descansa en nuestra fuerza sino en la de Dios. Pero la verdad de “una vez salvos, siempre salvos” no significa que podamos ignorar pasajes que nos animan a perseverar y nos advierten contra el abandono. Aunque hay algunos líderes incrédulos que saben que son lobos hipócritas, las Escrituras advierten que algunos se engañan a sí mismos, creyendo que son salvos cuando no lo son y nunca lo han sido (Mat. 7:21-23; 1 Juan 2:3-4, 19). El libro de Hebreos contiene muchas advertencias escalofriantes para aquellos que han tenido alguna experiencia de la bondad del evangelio de Dios. Se les exhorta a no endurecer sus corazones y a no volverse atrás (Hebreos 3:13-15; 6:4-8; 10:26-31)[3] La Palabra de Dios advierte contra la complacencia, especialmente frente a la tentación. “Por tanto, el que cree que está firme, tenga cuidado, no sea que caiga.” (1 Cor. 10:12). “Poneos a prueba para ver si estáis en la fe; examinaos a vosotros mismos. ¿O no os reconocéis a vosotros mismos de que Jesucristo está en vosotros, a menos de que en verdad no paséis la prueba?” (2 Cor. 13:5). No se espera que seamos pasivos mientras Dios trabaja para preservarnos. Él trabaja a través de nuestros esfuerzos. “Así que, hermanos, sed tanto más diligentes para hacer firme vuestro llamado y elección de parte de Dios; porque mientras hagáis estas cosas nunca tropezaréis” (2 Ped. 1:10). Uno de los medios que Dios usa para mantenernos en la fe son las exhortaciones bíblicas al autoexamen y al esfuerzo. Si usted siente que se está moviendo en una dirección peligrosa, tenga cuidado. Acuda al Señor, pidiéndole que le hable a través de Su Palabra para edificar su fe. Busque un consejo piadoso.

4. Gracias A Dios Que Él Expone, Elimina Y Reemplaza A Los Falsos Pastores[4].

Aunque muchos han expresado su simpatía por los antiguos líderes caídos de la iglesia, creo que el Señor está mucho más preocupado por las ovejas que han sido dañadas por el abandono de Cristo y de su iglesia por parte de sus antiguos pastores. Ay de tales pastores falsos (Ezequiel 34:2), que se alimentan a sí mismos absorbiendo la adulación de las multitudes y haciendo mucho dinero con sus altos salarios, ventas de libros y honorarios (Ezequiel 34:2-3, 8). Muchas de las ovejas que confiaban en el alimento espiritual que ofrecían están dispersas, se sienten abandonadas y desconcertadas (Ezequiel 34:4-6). El daño causado por su caída es proporcional al bien que antes parecían estar haciendo. Las ovejas miran a los pastores fieles que se quedan y se preguntan: “¿Eres tú como ellos? ¿También nos abandonarás?” Así como Dios juzgó a los falsos pastores de Israel, Él finalmente expone y elimina a los falsos pastores egoístas de la iglesia y los reemplaza con pastores más fieles que cuidarán de Sus ovejas (Ezequiel 34:9-16).

5. Ore Para Que Terminemos Bien.

La remoción de Josh Harris de la escena evangélica/reformada contrasta con la reciente partida de David Powlison, quien entró en la gloria el pasado mes de junio. Por la gracia de Dios, David fue fiel a Cristo y a su evangelio hasta el final. Que nuestra ambición sea seguir los pasos de David para que al terminar nuestras vidas, podamos decir con el apóstol Pablo: “Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano. He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.” (2 Tim. 4:6-8). Ore esto por usted mismo y ore por sus líderes, especialmente por aquellos que tienen una gran plataforma. Ore para que si Josh Harris es un verdadero creyente que ha tropezado, Dios le restaure misericordiosamente. Que Dios nos dé la gracia de ser fieles hasta el final.

¿Qué otras lecciones se pueden aprender cuando un líder evangélico cae?

[1] Algunos, en retrospectiva, afirman haber visto defectos que pueden haber sido la ruina de los hombres caídos. Pero existen defectos similares en todos nosotros.

[2] Enfrentaremos esta tentación hasta cierto punto. Confieso que mientras escribo esto me siento tentado a preguntarme quién podría leerlo o reenviarlo y cómo esto hará que otros piensen en mí.

[3] Hebreos 6 y 10 (junto con 1 Juan 5:16) parecen advertir que uno que se ha apartado de los grandes privilegios espirituales puede endurecerse tanto que está más allá del arrepentimiento. Aunque no soy capaz de hacer ningún juicio en casos particulares, me preocupa mucho por aquellos que estuvieron en el liderazgo y que más tarde renunciaron a Cristo.

[4] Mi esposa merece todo el crédito por este punto.

Jim Newheiser es el Director del programa de Consejería Cristiana y Profesor Asociado de Teología Pastoral en el Seminario Teológico Reformado en Charlotte, NC. Sirvió en el ministerio pastoral por más de treinta años en el sur de California y Arabia Saudita. Ha servido como director del Instituto de Consejería Bíblica y Discipulado (IBCD) desde 2006. Es miembro de la Junta Directiva de la Asociación de Consejeros Bíblicos Certificados (ACBC). Jim ha estado practicando la consejería bíblica desde 1982.

Un comentario sobre “Cinco Duras Lecciones Aprendidas De La Caída De Un Líder Evangélico Alguna Vez Venerado

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    23 septiembre 2019 en 10:52 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s