¿Cuál Es El Tema Dominante De La Biblia?

Posted on

ESJ-2019 1106-001

¿Cuál Es El Tema Dominante De La Biblia?

POR THOMAS SCHREINER

Por ahora es un consenso común que ningún tema capta adecuadamente el mensaje de las Escrituras.

No es mi intención disputar esa hipótesis aquí, porque casi cualquier centro elegido tiende a domesticar un tema u otro. Yo sostengo que hay un número de maneras diferentes de juntar la línea de la historia y la teología de las Escrituras que son legítimas. Por lo tanto, no debemos insistir en que un tema capte el conjunto.

De hecho, la palabra `centro’ es ambigua. ¿Estamos hablando del tema central de la historia o de la razón última de la historia?

Aquí me concentro en uno de los temas principales de la narrativa. He argumentado en otra parte que la razón y el propósito final de la historia es la gloria de Dios, y por lo tanto no me centraré en la razón de la historia. Aquí la intención es centrarse en la línea de la historia a medida que se desarrolla. El tema que se persigue debe ser lo suficientemente flexible como para comprender varios temas diferentes entrelazados en la Escritura, de modo que resuma el mensaje fundamental de la Biblia. Mi intención es argumentar que el “reino de Dios”, si ese término se define con suficiente flexibilidad, encaja bien como un tema central de toda la Biblia.

Permítanme decirles que tal tesis no se basa en un enfoque de estudio de palabras, pues es bastante obvio que el reino de Dios no puede ser un tema central si contamos cuántas veces aparece la palabra `rey’, `reino’ o `gobernar’ y `reinar’, pues en muchos libros de la Biblia no aparecen en absoluto. En su lugar, el argumento aquí es que la frase ‘reino de Dios’ capta temáticamente, desde el punto de vista de la teología bíblica, el mensaje de las Escrituras. Ahora yo añadiría inmediatamente que Dios trae el reino para la gloria y alabanza de su nombre.


Las Escrituras revelan la historia del reino, y la gloria de Dios es la razón de la historia

Tal vez ayude si esbozo lo que quiero decir con ‘el reino de Dios.’

EN PRIMER LUGAR, EL REINO DE DIOS DESIGNA EL GOBIERNO DE DIOS.

En cierto sentido, Dios es siempre el Rey de reyes y el Señor de señores, reinando sobre todo lo que sucede. Pero en otro sentido, el gobierno de Dios ha sido burlado desde la caída de la humanidad, y las Escrituras cuentan la historia del reino recuperado. La objeción a ver el reino como central es que no parece encajar con los Escritos de la Biblia hebrea -por ejemplo, el libro de Proverbios. Yo diría que Proverbios (y los otros libros de los Escritos en el Antiguo Testamento) encajan con tal noción, aunque el término `reino’ esté virtualmente ausente en Proverbios. Demostraré que la literatura de la Sabiduría presenta la supremacía de Dios en la vida diaria, mostrando que él gobierna sobre los detalles de nuestra existencia. Veremos que Proverbios, Job y Eclesiastés enseñan que el temor de Yahweh es el principio de la sabiduría. Temer al Señor es vivir bajo su señorío.

El enfoque en Dios como Rey es evidente en el refrán regular que se encuentra en las Escrituras, particularmente en el AT, donde Dios es identificado como el Señor. Como Señor, él es el soberano, el creador de todo, el que merece alabanza y obediencia. En otras palabras, decir que el tema de la Escritura es la realeza de Dios es verificado y confirmado por el refrán constante de que Dios es el Señor.

SEGUNDO, EL REINO DE DIOS HACE A LOS SERES HUMANOS SÚBDITOS DEL REY

Enfocarse en Dios como Rey en abstracto, aparte de los seres humanos, no hace justicia a la amplitud que se encuentra en las Escrituras. Porque el mensaje central de la Escritura también incluye a los seres humanos -la corona de la creación- que son creados a imagen y semejanza de Dios. Ya que Dios es Rey y Señor, su propósito y diseño es que sea glorificado en todas las cosas y por todas las personas. Algunos se han quejado de que tal Dios es narcisista, pero esa objeción no tiene sentido


Porque Dios como Rey se glorifica a sí mismo dándose a sí mismo a sus seres humanos en amor

Dios es honrado como Rey cuando los seres humanos reciben y dependen de su amor y experiencia en la salvación. La gloria y el amor de Dios no deben ser colocados en dos compartimentos separados. Más bien, Dios es glorificado como Señor en su amor por los seres humanos. La soberanía de Dios y su realeza tiene lugar en la historia, en la historia contada en las Escrituras, revelada supremamente en el ministerio y en la persona de Jesucristo.

Existe una estrecha relación entre el reino de Dios y su pacto. En efecto, los pactos divinos son el medio por el cual se establece el gobierno de Dios. El señorío de Dios se hace realidad al habitar con su pueblo, al experimentar su presencia de gracia. Esto encaja con la observación de Desmond Alexander de que “el tema de la presencia de Dios en la tierra es especialmente significativo para entender la meta-historia bíblica”. El amor de Dios por los seres humanos se manifiesta en sus pactos con los seres humanos, porque en los pactos Dios promete que cumplirá la salvación de su pueblo y será su Dios.

El señorío de Dios, sin embargo, no puede limitarse al amor de Dios, porque las Escrituras llaman la atención sobre otra dimensión de la historia. Dios expresa su realeza también castigando a sus enemigos, juzgando a los que se resisten a las propuestas de su amor. Algunos de los súbditos de Dios se rebelan contra su gobierno real y su amor soberano. Su recalcitrancia y rebelión no tendrán éxito finalmente. El argumento de las Escrituras indica que el mal será destruido y pacificado. Los súbditos que rehúsen doblar la rodilla serán juzgados, y el dominio de Dios sobre todo y la gloria se manifestará también en el juicio.

TERCERO, EL REINO DE DIOS SE DESARROLLA SOBRE LA TIERRA.

Debemos tener cuidado con otra abstracción al entender el señorío de Dios. El reino de Dios ciertamente consiste en su gobierno sobre los ángeles y los seres humanos, pero el énfasis en el gobierno no debe cegarnos a la verdad de que también hay un reino.

La historia no tiene lugar en una esfera etérea. Dios creó el universo entero, y el señorío de Dios y su relación con los seres humanos tiene lugar en la tierra. Ponga los asuntos en esta historia. Dios es Rey sobre el mundo y sobre el universo, pero la historia plantea preguntas sobre su señorío sobre este mundo. La incursión del mal representa un reino rebelde que amenaza la soberanía de Dios y busca deshacer su amor. Este mundo, con toda su belleza, está viciado por el pecado.

El drama de Dios como Rey y de los seres humanos como sus súbditos se desarrolla en la historia y en un lugar determinado. La historia de la Escritura no es sólo la relación entre Dios y los seres humanos; también se relaciona con el universo. ¿Cuál es el destino del mundo que Dios ha hecho? Las Escrituras prometen que habrá un cielo nuevo y una tierra nueva, una nueva creación donde la gloria de Dios iluminará el cosmos.

Por lo tanto, el reino de Dios tiene una triple dimensión, centrándose en Dios como Rey, en los seres humanos como súbditos del Rey, y en el universo como el lugar donde se desarrolla su reinado


Tomado de The King in His Beauty: A Biblical Theology of the Old and New Testaments por Thomas R. Schreiner, © 2013, pp. xii-xv. Utilizado con permiso de Baker Publishing Group.


Thomas Schreiner es profesor del programa de Doctorado en Ministerio en el Seminario The Master y profesor de Interpretación del Nuevo Testamento y Teología Bíblica en el Seminario Teológico Bautista del Sur.

Un comentario sobre “¿Cuál Es El Tema Dominante De La Biblia?

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    7 noviembre 2019 en 11:22 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s