La Biblia es Verdad Racional

Posted on

ESJ-2019 1125-001

La Biblia es Verdad Racional

por John F. Macarthur

La Biblia no es un transmisor místico de la verdad. No es un mensaje codificado con claves numerológicas. Su texto tampoco requiere una visión etérea para desentrañar su significado. Dios ha escogido bondadosamente comunicarse con el hombre comprometiéndose con las facultades mentales con las que nos ha bendecido, a través de la expresión clara, objetiva y racional de Su Palabra revelada.

La revelación objetiva de Dios en las Escrituras está destinada a ser entendida por el razonamiento normal. Es lógica y no contradictoria. No hay errores, mentiras o principios erróneos. En realidad, no hay contradicciones lógicas, aunque para nosotros puede parecer que hay inconsistencias o paradojas debido a nuestras limitaciones humanas. Pero en última instancia, no hay contradicciones en las Escrituras, ni fantasías, ni absurdos, ni inconsistencias, ni mitos.

La Palabra de Dios contiene la historia real de personas reales contadas en un lenguaje normal. Y la Escritura debe ser entendida de la misma manera que nosotros buscaríamos entender cualquier cosa, por el proceso de la razón. Usamos la razón para resolver un problema matemático, leer un esquema de ingeniería o diagnosticar una enfermedad. De la misma manera, la Escritura es entendida de acuerdo a los patrones normales de la razón humana. Es entendido por la mente, no por la intuición mística o la epifanía.

Eso no significa que no haya un componente espiritual para entender la Biblia. Como dice Pablo en 1 Corintios 2,14: “Pero el hombre natural no acepta las cosas del Espíritu de Dios, porque para él son necedad; y no las puede entender, porque se disciernen espiritualmente.”. El hombre natural no es regenerado, y su mente todavía está oscurecida por la esclavitud del pecado. Es la obra iluminadora del Espíritu Santo la que trae la fe salvadora y el arrepentimiento. Así que mientras que un verdadero entendimiento de la Escritura en toda su plenitud está limitado a los creyentes, el creyente todavía llega a ese verdadero entendimiento a través de los caminos normales del razonamiento. De la misma manera, la persona no regenerada es responsable de no creer en Dios porque se le ha dado evidencia de la existencia de Dios que concuerda con sus poderes normales de razonamiento (Romanos 1:18-20). El hombre está sujeto a la ira de Dios porque no sigue el camino normal de la razón y la conciencia para reconocer a Dios como su Creador, Legislador y Juez. A pesar de lo que el mundo afirma, es mucho más razonable y racional creer en la creación que en la evolución. El hombre es culpable ante Dios porque no sigue el camino de la razón dada por Dios a la realidad más obvia del universo: Dios.

La racionalidad de las Escrituras también tiene implicaciones para los creyentes: Se supone que debemos entender la Palabra de Dios a través de la razón. En Nehemías 8, Esdras se levantó y leyó la Escritura delante de la gente durante medio día, explicándoles su significado. En el capítulo 7, aprendemos que Esdras leyó las Escrituras, las estudió, las vivió y luego las predicó (Esdras 7:10). Llegó a entender el significado de las Escrituras antes de explicarlo a la gente. Este es un punto importante, porque muchos cristianos creen que el verdadero significado de las Escrituras recae en un individuo a través de alguna intuición o experiencia. Están buscando desbloquear la verdad racional de la Palabra de Dios a través de medios irracionales.

Esta es otra área en la que la iglesia no puede darse el lujo de imitar o seguir el ejemplo de este mundo en vías de desaparición. J. P. Moreland describe en términos vívidos los peligros a los que se enfrenta una cultura cuando ha renunciado a la razón y al pensamiento crítico: “Estamos mirando el cañón de un arma cargada, y ya no podemos permitirnos actuar como si estuviera cargada de balas de fogueo.” [J. P. Moreland, Love Your God with All Your Mind (Colorado Springs, CO: NavPress, 1997), 21.] Continúa:

Nuestra sociedad ha sustituido a los héroes por celebridades, la búsqueda de un personaje bien informado por la búsqueda de un vientre plano, sustancia y profundidad con imagen y personalidad. En el proceso político, el maquillador es más importante que el orador, y nos acercamos a la cabina de votación, no sobre la base de una filosofía bien desarrollada de lo que debería ser el estado, sino con un corazón lleno de imágenes, emociones y eslóganes, todo empaquetado en frases de treinta segundos. Los millones de estadounidenses aburridos y solitarios, hambrientos de ese tipo de cosas, digieren las tonterías irracionales que llenan los programas de entrevistas de televisión. [Moreland, Love Your God with All Your Mind, 21.]

Lo que Moreland está describiendo es la ola masiva de anti-intelectualismo que ha abrumado a gran parte de la sociedad actual. Trágicamente, también se ha inundado la iglesia. Hoy en día, muchos creyentes profesantes no tienen interés en el estudio cuidadosamente razonado de la Palabra de Dios, prefiriendo buscar la iluminación y la instrucción a través de medios alternativos. Algunos adoptan los rituales de las religiones paganas, mientras que otros simplemente esperan a escuchar la voz audible del Señor o reciben impresiones mentales intuitivas del Espíritu para interpretar la Biblia.

Ese acercamiento místico a Dios y a Su verdad es inherentemente irracional. De hecho, la búsqueda de una interpretación privada y subjetiva niega efectivamente tanto la objetividad como la racionalidad de la verdad de Dios. También niega la suficiencia de Su Palabra inspirada, suponiendo que hay más que necesitamos saber que lo que Dios ha puesto en las Escrituras. Al final, esta búsqueda anti-intelectual de la verdad conduce a menudo al tipo de caos que vemos que domina el movimiento carismático. Para otros, conduce a la decepción, la desesperación y la apostasía.

Dios tenía un propósito cuando nos dio la capacidad de pensar racionalmente. Si queremos conocerlo y entender lo que Él ha revelado en Su Palabra, debemos acercarnos a la Escritura racionalmente, siguiendo los procesos normales de la lógica y la razón con una hermenéutica sana para llegar a una verdadera comprensión de su significado. La racionalidad de las Escrituras es en realidad una gran bendición. Significa que en lugar de una multitud de interpretaciones escurridizas, dispersas y subjetivas, hay un significado fijo y consistente de la Palabra de Dios para que todos la conozcan con una confianza establecida.

(Adaptado de Final Word)


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B191122
COPYRIGHT ©2019 Grace to You

Un comentario sobre “La Biblia es Verdad Racional

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    26 noviembre 2019 en 11:25 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s