Sheperds Conference 2020 – Claridad Sobre La Claridad: La Perspicuidad de la Escritura, Pt. 1

Posted on

ESJ-2020 0305-001

Claridad Sobre La Claridad: La Perspicuidad de la Escritura, Pt. 1

Shepherd’s Conference 2020

Oración del pastor MacArthur:

Que esta conferencia ayude a clarificar la verdad divina, para que el ministerio de estos hombres tenga claridad .

Resumen del mensaje:

El Salmo 19 es una declaración concisa del carácter y la calidad de la Escritura. Deja claro el poder de la Palabra de Dios en nuestras vidas. También demuestra su claridad: “El precepto de Jehová es puro, que alumbra los ojos” (Salmo 19:8).

La palabra “mandamiento” en este versículo se refiere a toda la revelación de Dios. Toda la revelación es clara. Las Escrituras son claras en lo que debemos creer, y en quién debemos creer. La Escritura es clara en cuanto a lo que debemos adorar, evitar, temer y esperar. La Escritura es, en su esencia, clara. Y por lo tanto, la Escritura ilumina. Quita la oscuridad que oscurece el alma, y da luz, conocimiento y sabiduría: “Tu palabra es una lámpara a mis pies y una luz en mi camino” (Sal. 119:05).

La palabra de Dios es revelación, es Dios revelando la verdad en un enfoque claro. Incluso para los no creyentes, el evangelio es lo suficientemente claro. Por ejemplo, el evangelio de Juan está dirigido a aquellos que no creen, y es lo suficientemente claro para que sepan en qué deben creer. En Juan 3, Jesús dijo: “El que no cree ya ha sido juzgado” (Juan 3:18). La clara suposición de Jesús es que su mensaje es claro. Juan 3:16 no es oscuro ni siquiera para las almas más oscuras. De hecho, la Escritura es tan clara que puede ser rechazada violentamente. Los incrédulos saben exactamente lo que están rechazando, así como los judíos sabían a quién estaban rechazando y por qué.

Sí, el hombre natural no entiende las ricas verdades internas del evangelio, pero es capaz de entender la verdad que se revela en la Escritura, que al rechazarla es condenado para siempre. Los rechazadores tienen una comprensión suficiente de lo que están rechazando. Los creyentes, sin embargo, sólo pueden llegar a creer la verdad internamente por el poder del Espíritu.

Para agravar la oscuridad, el dios de este mundo, Satanás, ha cegado los ojos de los incrédulos. Así que, como cristianos, no sólo estamos luchando contra la realidad de los corazones muertos de los incrédulos, sino que lo hacemos en un mundo en el que domina el engaño.

Así que nuestra vocación es particular. Sólo hay una habilidad requerida de un supervisor, aunque hay muchas cualidades de carácter (1 Tim. 3). Es la habilidad de enseñar.

Debemos ser maestros hábiles, lo suficientemente hábiles para enseñar la verdad positiva de Dios y combatir el error que siempre estará librando una guerra contra la verdad. Habrá una lucha con respecto a la verdad. Los falsos maestros siempre seguirán los pasos de aquellos que enseñan la verdad.

Sólo hay una habilidad que nos califica para el ministerio pastoral, y es la habilidad para enseñar. Y habrá resistencia. Se nos confía no sólo la custodia del tesoro, sino también su proclamación. Somos portadores de luz, la Escritura es luz, y nos corresponde llevarla nosotros.

Entonces, ¿cómo tomamos la clara revelación de Dios y dejamos que brille en la oscuridad que nos rodea?

Debemos ser obreros que no tienen absolutamente nada de que avergonzarse. Entonces, ¿cómo llegamos a la presencia de Dios sin nada de qué avergonzarnos? Debes manejar con precisión la Palabra de verdad. No se trata de inteligencia o innovación, sino de cómo manejar la Palabra de Dios. Debes hacerlo bien. La Palabra es clara, y es nuestra responsabilidad proclamarla con ese mismo grado de claridad.

Satanás no se detendrá ante nada para estropear la claridad de las Escrituras. A lo largo de la historia, ha hecho la guerra contra la perspicacia de las Escrituras. Su ojo ha estado en la hermenéutica. Esto comenzó con Marción en 144, y con la escuela de hermenéutica alejandrina, e incluso con la Iglesia Católica Romana. Su afirmación ha sido consistente: la Palabra de Dios no se puede confiar al hombre común, necesita un intérprete.

Pero los fieles pastores y teólogos han defendido la verdad a lo largo de la historia de la iglesia. La lucha continúa incluso hoy en día. La certeza, hoy en día, es vista como idolátrica, incluso arrogante. La claridad es vista como sobrevalorada; el shock y la ambigüedad son el rey. La guerra continúa contra la certeza, particularmente la certeza bíblica. Incluso la Iglesia ha caído en esta trampa. A los cristianos no les gusta el efecto total de la Palabra de Dios, así que permanecen en silencio. Este silencio es incluso un ataque a la verdad. Las palabras de Dios tenían la intención de hacer algo. Rehusar proclamar la Palabra de Dios con claridad es, en efecto, amordazar a Dios.

Esto, de ninguna manera, excusa a los cristianos para esgrimir la verdad con un corazón frío. Debemos llorar por los pecadores como nuestro Señor lo hizo con Jerusalén. Pero debemos decir las palabras de Dios de todas formas. Y si no pueden, por favor encuentren una profesión que no sea la de pastor.

Este sutil silenciamiento de las Escrituras se ve hoy en día en la hermenéutica cristocéntrica, en el sensus plenior, y en cualquier intento de hacer las Escrituras menos claras.

La verdad es que el pecador puede entender la ley de Dios lo suficiente para que la ley de Dios sea el único aliado que el pecador tiene en su corazón. El pecador sabe que es un pecador. Y cuando la revelación de Dios viene en su contra, aclara ese conocimiento del pecado, y entonces es deshecho y entiende la oferta de gracia. El único aliado que tiene el pecador es el ataque que la Biblia hace al pecador en su pecado. Si quitamos el claro ataque de la Biblia, has quitado el único aliado que tiene un incrédulo.

Qué triste es transmitir a los hombres caídos que las Escrituras no son claras, y luego hacerlos responsables de esa Palabra poco clara. Por eso Dios es justo en su juicio. Nuestro Señor nunca pone excusas por la claridad de las Escrituras. Jesús asumió que sus discípulos serían capaces de leerlas y entenderlas, ya que Jesús dijo cosas como, “¿No habéis leído?”

Pero la Biblia no es tan clara como para que todos entiendan su profundidad. Hay leche y carne, son simplemente diferentes niveles, no diferentes verdades. La Escritura tiene sus alturas y sus profundidades de verdad. Es pan en la mesa de un niño. Es oro enterrado profundamente. Exige todas nuestras capacidades mentales para comprender su verdad. A veces es difícil de entender, pero debe ser entendida.

Predicador, tiene una tarea. Tomar la clara palabra de Dios y predicarla claramente. La fe y la obediencia del pueblo no deben descansar en el predicador, ni siquiera en el expositor más dotado. La fe y la obediencia deben descansar en la Escritura. Así que, ¿cómo podemos como pastores levantarnos y hacer que la gente se conecte con la Escritura y no con nosotros? Mostrándoles la Palabra. No dejes que se cautiven contigo. Deben ser cautivados con la Palabra, y por lo tanto con Dios. No dejes que se apeguen a ti, su fe y obediencia deben descansar en las Escrituras. Ellos, no tú, son la luz de la vida.

Un comentario sobre “Sheperds Conference 2020 – Claridad Sobre La Claridad: La Perspicuidad de la Escritura, Pt. 1

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    9 marzo 2020 en 9:53 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s