Shepherd’s Conference 2020 – General Session 2: Austin T. Duncan

Posted on

ESJ-2020 0305-002

Shepherd’s Conference 2020 – General Session 2: Austin T. Duncan

Título: Equilibrio Teológico

Pasaje: Job 25 y 26

Resumen del mensaje:

El equilibrio es algo que normalmente asociamos con la gimnasia, o tal vez una comida equilibrada. Pero el equilibrio teológico ha sido visto con sospecha, y con razón. Packer se refiere a ello como “una palabra horriblemente cohibida”. Y entendemos que sería difícil confundir los mandatos de Jesucristo con algo que se asemeje al equilibrio. Sus órdenes son, a menudo, extremas. Piensa en sus mandatos sobre qué hacer con el ojo si tienes lujuria. Jesús, ¿qué tal un poco de equilibrio?

Pastor, todos somos teólogos, si somos seamos capaces de serlo o no es otra cosa. Pero todos tenemos pensamientos de Dios. Puede que no sean bíblicos, o de alguna manera vinculados a la doctrina histórica cristiana, pero todos aspiramos a ser teólogos aptos, capaces y sabios. Pero a menudo nuestros pensamientos de Dios pueden carecer de equilibrio. Y este es el equilibrio teológico que tengo a la vista esta tarde.

Todos estamos familiarizados con el comienzo de la historia de Job, ese trato en el salón del trono de Dios que se hizo sobre la vida de Job. Y la mitad del libro de Job está lleno de malos consejos. Tenemos mucho más en común con los malos consejos de Job de lo que nos gustaría admitir. Con demasiada frecuencia carecen de precisión y cuidado. No suelen estar teológicamente equivocados, sólo han tomado su teología y la han aplicado al pobre Job de todas las maneras equivocadas. El equilibrio teológico que se necesita para aplicar la teología a las personas que sufren es algo que debemos aprender.

No estoy pidiendo moderación en su devoción a Jesucristo. No queremos equilibrar la perspicacia de las Escrituras, ni la justificación, ni la gloria de Dios, sino un equilibrio de las cosas de Dios. El verdadero equilibrio teológico viene sólo de dejar que todo el consejo de Dios nos aconseje. Queremos ser equilibrados donde la Escritura está equilibrada. Viene de escuchar toda la Escritura, no sólo nuestras partes favoritas.

Tenemos mucho que aprender.

La conclusión de los consejeros de Job es que Job: hiciste algo malo. Estos consejeros son ejemplos de cómo no aconsejar al que sufre. Están llenos de teología, pero están desequilibrados. Han llegado a conclusiones muy firmes, e incluso cuando tienen razón, tienen razón en todas las direcciones equivocadas. Han aplicado mal su teología. Se vuelven cada vez más cáusticos con este hombre que sufre.

Job lo ha perdido todo. Ha perdido a sus hijos y su salud, incluso su esposa le ha dado la espalda. Job es un hombre destrozado por la pobreza y la peste, todo por el permiso Jehová de los ejércitos. El Señor está usando a Job como un caso de estudio para probar que la adoración de Job no se basa en las cosas buenas que ha recibido, sino en quién es el Señor.

A medida que nos acercamos a los capítulos 25 y 26, se nos da un vistazo de la doctrina de Dios y su gloria. Espero que se nos dé una visión de cómo cuidamos del sufrimiento con nuestro conocimiento de Dios. Cuanto más envejecemos, más sufren los que nos rodean.

Entonces, ¿qué aspecto debería tener?

Job 25 tiene el sonido de la credibilidad. Suena como la teología de los grandes dioses. Una de las formas en que podemos carecer de desequilibrio teológico es ser imprecisos en la forma de comunicar las verdades de Dios. Las herejías se han construido sobre preposiciones.

En la mente de Bildad, Dios es uno que afirma el dominio, que es un gobernante. Para Bildad, Dios es tiránico, despótico. Él gobierna sobre el hombre. Y Bildad piensa en Dios, como se relaciona con Job, como un Dios de terror, un Dios de ira. Y hay un sentido en el que esto es cierto, pero no en este sentido. Este consejero es un consejero inútil porque no entiende a Dios. Piensa que Dios es uno que no tiene compasión, un Dios que aplasta a la gente. Para Bildad, Dios no es un Dios bueno, es mecánico y determinista.

Escúchame. Amamos la doctrina de la soberanía de Dios. Es la almohada sobre la que el creyente apoya su cabeza. Estamos perdidos sin la soberanía de Dios. Pero si predicas la soberanía de Dios sin la bondad de Dios, has predicado un dios falso. Pastor, puede que esté desequilibrado.

Bildad ve a Job como un gusano ante la gloria de Dios. Hay un lugar para la teología de los gusanos. Pero eso no es una comprensión equilibrada del hombre. Los seres humanos son en realidad criaturas gloriosas, no por algo en nosotros, sino por algo en Dios. Ahí es donde se encuentra el valor. Estos consejeros han estado tratando de encajonar a Dios en todo este libro, y cuando Bildad se centra en el hombre, está igualmente sesgado. Y aún así, esto parece parecerse a algo del calvinismo. Pero no lo es.

Bildad piensa que Dios es tan grande, tan poderoso, tan otro, tan santo y tan soberano, que nunca podría perdonar. El perdón era necesario. Y este libro se ha consumido con el perdón. Job sabía que necesitaba ser perdonado. Pero en opinión de Bildad, Dios es tan otro, que ya no es compasivo. Se podría decir que Bildad tiene una visión demasiado elevada de Dios y demasiado baja del hombre, pero no creo que eso sea correcto.

Bildad no ha visto a Job como redimible. Me preocupa que haya consejeros como éste, que están a la caza del pecado, que piensan que el pecado está en todas partes, que tienen tal visión del pecado que no confían en nadie. La gente piensa así. Piensan que todo el mundo está a la altura del mal. Y cristiano, deberías pensar así, pero piensa así de tí mismo. Pero deberías mirar a los que te rodean y decir, “¡Qué maravillosa creación de Dios!”

En el dolor y la ruptura de Job, es sorprendente que Job siga siendo un teólogo por excelencia. Job equilibra a Bildad.

Responde en el capítulo 26 diciendo: “Gracias por nada”. No has salvado al que está herido. No has aplicado la sabiduría o la perspicacia, y tus palabras no han tenido autoridad. Fue efectivo e impotente.

Job le muestra al mal predicador, Bildad, que su Dios es demasiado pequeño. Job tiene una concepción más elevada de Dios – el hombre sólo ve los límites de los caminos de Dios. La comprensión de que Dios no tiene límites es la única manera de hacer espacio para un Dios con tanta compasión, un Dios que escucha los gritos de agonía, un Dios que debe tener su camino en la redención, un Dios que proveerá más allá del Seol, un Dios que podrá proveer la resurrección. Este es el equilibrio teológico. A veces debemos darnos cuenta de que hemos subestimado la gloria de Dios. Hemos subestimado su poder para salvar. No hemos ido lo suficientemente lejos teológicamente, extendiendo nuestro entendimiento y afectos hacia el cielo hasta donde pueden llegar. La teología de Bildad no ha ido lo suficientemente lejos, no llega lo suficientemente lejos.

Si quieres preparar a tu pueblo para sufrir, debes presentarle un Dios mucho más grande de lo que puedas imaginar.

Lo que ha estabilizado a Job a lo largo de este libro es esto: sabe que Dios sabe más que él. Job dice que todos hemos subestimado a Dios. Job 26:14: “He aquí, estos son los bordes de sus caminos; ¡y cuán leve es la palabra que de Él oímos! Pero su potente trueno, ¿quién lo puede comprender?” Sí, Dios es misterioso, pero nada es misterioso para Dios. Y Job sólo está en el borde de la santidad de Dios, en sus mismos límites.

Dios es tanto conocible como incomprensible. Debemos pensar en Dios correctamente. Es un Dios inmenso e inasible, pero se ha revelado en la creación y en la Palabra de su promesa. ¡Oh, para que podamos comprender lo incomprendible y conocer lo incognoscible! Job nos muestra que el camino a través del sufrimiento es llevarlo con la gloria de Dios en mente.

Los cielos y la tierra no son tan grandes como la bondad que hay en Dios. Son sólo pequeños indicios de su grandeza.

Nunca debemos rebajar ni subestimar la grandeza de nuestro Dios. Cuando pensamos que Dios es grande, oramos mucho. A lo largo del libro, Job ha estado suplicando a Dios. Sus plegarias no han cesado, ni siquiera los veinticinco capítulos de Job. Job sabe que tiene un Dios grande y glorioso. Job tiene una especie de certeza basada en quién es Dios de que debe haber alguna manera de que se haga justicia con Dios. Job sabe que debe haber una transacción entre Dios y el hombre si es que alguna vez se hace justicia. Job anhela tener acceso a Dios. La gloriosa concepción de Dios de Job debe ser nuestra también.

La resolución del libro de Job no es que Job consiga más hijos, sirvientes o riquezas. Dios está bendiciendo a Job porque Él ama a Job. Pero esa no es la conclusión. El versículo “Y Job murió” trae una resolución. Su anhelo de un mediador se resolvería en esta frase. En la última línea, todas sus preguntas son respondidas, y sus anhelos son cumplidos. Lo que obtiene es un mediador y un intercesor, un redentor perfecto, el que no acepta nuestros sacrificios, pero que se convierte en nuestro sacrificio. El final de la historia es este: Job se encuentra con su Dios, ya no en el torbellino, sino en su presencia. La grandeza de Dios se realizó plenamente y finalmente – lo único que podemos dar al sufrimiento.

Un comentario sobre “Shepherd’s Conference 2020 – General Session 2: Austin T. Duncan

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    9 marzo 2020 en 9:54 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s