Shepherds’ Conference 2020 General Session 4: H.B. Charles

Posted on

ESJ-2020 0305-004

Shepherds’ Conference 2020 General Session 4: H.B. Charles

Tema: Un Obrero Digno

Pasaje: 2 Tim. 2:15

En el mundo de los negocios, hay un término: el balance. Se utiliza en referencia a los informes financieros. Muestra las ganancias y/o pérdidas. Muestra si la compañía está ganando o perdiendo dinero. Y todo, en el mundo de los negocios, se trata del balance.

Cada campo de la vida y el trabajo tiene un balance, un resultado deseado, un factor crucial. En los negocios, es ganar dinero. En la educación, es hacer calificaciones, pasar exámenes y obtener títulos. En los deportes, es ganar juegos, premios y campeonatos.

¿Cuál es el resultado final del ministerio cristiano?

Sólo hacer esta pregunta se siente extraño. La respuesta debe ser asumida entre nosotros. Desafortunadamente, muchos ministros sufren de crisis de identidad ministerial, de prioridades mezcladas, y de confusión en cuanto a lo que la iglesia del Señor Jesucristo debe ser y hacer. Quiero que volvamos a lo básico, a lo esencial del ministerio cristiano.

Segunda Timoteo 2:15 no se trata de la vigilancia congregacional. Se trata de la auto-vigilancia. No hay manera de que puedas vigilar la iglesia como deberías si no puedes vigilar tus propios motivos, tu conducta y tu doctrina. Sí, Pablo se preocupa por los demás. Pero lo que más le preocupa es Timoteo. Así que le dice a Timoteo, haz lo mejor que puedas. Preséntate a Dios para ser aprobado.

Esta es el balance del ministerio cristiano: Complacer a Dios en todo lo que haces.

Aquí hay tres requisitos del ministerio que complace a Dios.

1. Un ministerio que complace a Dios requiere seriedad personal.

La diligencia en el ministerio requiere que estudies, pero el término usado aquí indica que debes usar la velocidad y la prisa. Este es un esfuerzo completo. Este es tu mejor esfuerzo, dirigido a presentarte a Dios como alguien aprobado.

El ministerio de Jesucristo merece lo mejor de ti. Dios merece lo mejor que podamos ofrecerle. Si lleva el nombre de Dios, merece lo mejor. Hacer lo mejor es más importante que ser el mejor. Así que hazlo lo mejor posible. Esto no se trata de comparación o competencia. No se trata de terminar antes que otro. Se trata de dar lo mejor. Dale a Dios lo mejor de ti.

Y cuando le des a Dios lo mejor, te ayudará a soportar las inevitables temporadas de dificultad y cansancio. Cuando le des a Dios lo mejor de ti, podrás servir con gozo. No te desanimes si los demás no te reconocen, Dios reconocerá tu esfuerzo y un día dirá, bien hecho.

Este versículo habla de una ofrenda de adoración a Dios (cf. Rom. 12:1). Pablo llama a Timoteo a presentarse ante Dios como alguien aprobado. Cada acto de ministerio debe ser hecho como un acto de adoración.

Si tu ministerio va a ser agradable a Dios, habrá momentos en los que tendrás que pasar por el fuego. ¿Por qué? Porque necesitas que te recuerden que no se trata de ti. Una vela debe ser quemada para dar luz. El siervo del Señor debe ser probado para ser aprobado.

2. El ministerio de Dios requiere excelencia ministerial.

Esto no tiene nada que ver con el tamaño, el estilo o el sensacionalismo. Esto tiene todo que ver con ser un obrero que no tiene por qué avergonzarse. Debes ser un trabajador, un obrero. No puedes complacer a Dios si sufres de pereza ministerial. Un hombre debe ser conocido por su trabajo duro. Deberíamos servir al Señor con trabajo diligente.

La vida piadosa es un trabajo duro. El estudio diligente es un trabajo duro. La sana doctrina requiere trabajo duro. El liderazgo sabio requiere trabajo duro. La oración intercesora requiere trabajo duro. Si quieres algo ligero y fácil, necesitas hacer algo más. Pero vale la pena lo que cuesta servir al Señor (cf. Heb. 6:10). No sólo es un trabajo duro, también es un trabajo santo.

Observe en cómo Pablo motiva a Timoteo a trabajar duro, a avergonzarse. Esto no es vergüenza ante el hombre, es vergüenza ante Dios (cf. Mateo 7:21-23). Que nos persiga la realidad de que podemos ser un éxito con el hombre y un fracaso con Dios. Puedes estar haciendo un gran trabajo ministerial y llegar al cielo y tener que presentarte. La carga de nuestro corazón debe ser que cuando nos presentemos ante el Señor para ser inspeccionados, no nos avergoncemos”.

Dios está llevando un diario sobre nosotros, cómo vivimos, cómo lideramos, qué enseñamos. Él tiene un registro; no necesita el informe de otro. Él lo ve todo. Necesitamos vivir a la luz de la realidad que tendremos que responder al Señor en cuanto a cómo vivimos nuestras vidas. Que esto nos advierta cuando estemos tentados a descarriarnos. Que esto nos anime a seguir adelante cuando estemos en un lugar difícil.

Tu objetivo como ministro es escuchar al Señor decir “bien hecho” en el último día.

3. El ministerio de Dios requiere una exposición fiel.

El papel final, definitivo y central del pastor es predicar la Palabra. El imperativo de Pablo es simple: predicar. Pero no se trata sólo de predicar, hay que predicar la Palabra. Debemos predicar fielmente la Palabra a tiempo y fuera de tiempo. Nuestros tiempos necesitan de tales hombres. Predicar la Palabra, no la opinión personal. Predicar la Palabra, no charlas motivacionales. Predicar la Palabra, no consejos de autoayuda. Predicar la Palabra, no una perspectiva política. Predica la Palabra, no la teología de moda. Predica la Palabra, no la blasfemia de salud y riqueza. Predica la palabra, no la psicología popular. Predica la Palabra, en tiempo y fuera de tiempo.

La Palabra de Dios está marcada, manéjala con cuidado. Trázala correctamente. Córtala bien. Di la verdad. Mantente firme. No te vendas. Hasta el día en que le oigas decir “bien hecho”. Cuando predicas, no estás predicando principalmente a tu congregación. Estás predicando a una audiencia de Uno. Hónralo. Dale lo mejor de ti.

Un comentario sobre “Shepherds’ Conference 2020 General Session 4: H.B. Charles

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    9 marzo 2020 en 9:57 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s