Shepherd’s Conference 2020 – General Session 10: Steven J. Lawson

Posted on

ESJ-2020 0305-010

Shepherd’s Conference 2020 – General Session 10: Steven J. Lawson

Tema: ¿Qué es el evangelio?

Pasaje: Rom. 1:1-7

Resumen del mensaje:

El Dr. Sproul siempre comenzaba sus semestres en su programa de Doctorado del Ministerio haciendo la simple pregunta, ¿qué es el evangelio? Esto estaba dirigido a los mejores y más brillantes hombres que habían dado sus vidas para predicar el evangelio. Cada semestre, el Dr. Sproul se asombraba de que pocos estudiantes pudieran responder a esa pregunta con precisión o bíblicamente.

Déjame preguntarte, hermano, ¿qué es el evangelio?

Equivocarse con el evangelio es equivocarse donde más importa. Es estar equivocado sobre tu relación con Dios. Equivocarse con el evangelio significa equivocarse en otras cien cosas teológicamente. Significa que eres inconverso; significa que estás pereciendo. No puedes equivocarte en el evangelio y estar bien con Dios.

El evangelio es una buena noticia. Es la buena noticia de la salvación que ha venido de Dios en la persona de su hijo Jesucristo a la gente que está bajo la ira de Dios y que necesita ser liberada. Esta es la mejor noticia que nadie ha oído jamás.

Después de que Martín Lutero tradujo la Biblia a escondidas, Lutero escribió que el evangelio significa “un buen mensaje, una buena noticia, un buen reportaje, que se canta y se cuenta con alegría”. Por ejemplo, cuando David venció al gran Goliat, llegó entre el pueblo judío el buen informe y las noticias alentadoras de que su terrible enemigo había sido abatido y que habían sido rescatados y se les había dado alegría y paz; y cantaban y bailaban y se alegraban por ello [I Sam. 18:6].Así, este evangelio de Dios o Nuevo Testamento es una buena historia y reportaje, difundida en todo el mundo por los apóstoles, que habla de un verdadero David que luchó con el pecado, la muerte y el diablo, y los venció, y así rescató a todos los que estaban cautivos en el pecado, afligidos por la muerte y dominados por el diablo. Sin ningún mérito propio los hizo justos, les dio vida y los salvó, de modo que se les dio la paz y fueron devueltos a Dios”

El evangelio es la mejor noticia que este mundo ha escuchado. Y Romanos es la obra maestra de Pablo. En ella presenta el mismo evangelio de Dios. Lutero llamó a Romanos la puerta del cielo, la puerta abierta del paraíso, el mismo evangelio purista. Nunca se puede leer o reflexionar demasiado.

1. El Siervo del Evangelio

Pablo es el mensajero más improbable del evangelio que ha caminado por la tierra. Se autoproclama blasfemo, perseguidor, agresor y el jefe de los pecadores. Sin embargo, este es el hombre que Dios eligió.

Pablo se refiere a sí mismo como un siervo, un esclavo que pertenece completamente a su amo. Pero Pablo también fue un apóstol, uno que se aparta para el mismo evangelio de Dios. Este es el más alto llamado que puede venir a la vida de cualquier hombre. No hay un llamado más alto bajo el cielo que el de ser un ministro del evangelio.

Esto debería animarnos. Dios se deleita en llegar hasta el fondo del barril para encontrar a sus siervos preferidos. La grandeza del evangelio no se encuentra en el mensajero, sino en el mensaje.

2. La fuente del Evangelio

El evangelio es de Dios. Es cierto que el evangelio es de Dios, pero Pablo enfatiza en Romanos 1 que el evangelio ha venido de las alturas del cielo, de fuera de este mundo. El evangelio ha bajado de Dios al hombre. Dios es la fuente, el autor y el arquitecto de este evangelio. Este evangelio no ha sido diseñado por una denominación, por un seminario o por ninguna iglesia. Este evangelio ha venido del infinito genio de Dios. No hay un hombre aquí hoy que pueda haber pensado en el plan de salvación como se encuentra en el evangelio. Esta es la solución de Dios al dilema del hombre. Este es Dios hablando su evangelio.

¿Quién sino Dios podría haber pensado en la eternidad pasada que Dios Padre enviaría a su Hijo al mundo para salvar al mundo mediante un nacimiento virginal, que nacería bajo la ley, que cumpliría toda justicia en nuestro beneficio, que mediante su obediencia activa a la ley moral de Dios aseguraría la justicia perfecta para nosotros – ¿quién sino Dios podría haber pensado en esto? ¿Quién sino Dios habría diseñado que Jesús iría a la cruz del Calvario y sería levantado para morir, y todos los pecados de los elegidos serían puestos sobre él – que se convertiría en pecado en su lugar? ¿Quién sino Dios? Que sería bajado y enterrado en una tumba prestada y luego levantado al tercer día – ¿quién sino Dios podría haber diseñado esto? Y que ahora ha ascendido al cielo y está sentado a la derecha de Dios Padre. Sólo Dios podría haber diseñado este evangelio.

Cada vez que la Biblia hace referencia al evangelio hay un artículo delante. Esta es la exclusividad de la salvación que está en este evangelio. No es un evangelio. Hay muchos caminos que llevan al infierno, sólo hay un camino que lleva al cielo, y es a través del Señor Jesucristo.

Hay una política de tolerancia cero para manipular este evangelio. No se puede añadir nada a él, no se puede quitar nada de él. En el último día, cada uno de nosotros dará cuenta de cómo hemos predicado este evangelio. No es nuestro evangelio, es el evangelio de Dios.

3. La estabilidad del Evangelio

Este no es un mensaje nuevo. El evangelio es una antigua historia. Desde tiempos antiguos, Dios prometió el evangelio a través de un desfile de profetas que anunciaban este mensaje. Este evangelio se encontraría en los escritos sagrados, en las mismas palabras del Antiguo Testamento, palabras que pueden ser estudiadas, analizadas e interpretadas.

Cada vez que alguien ha sido compensado con Dios, ha sido por gracia, a través de la fe en Cristo. No hay otro evangelio. La gente en el Antiguo Testamento se salvó al esperar la llegada del Mesías, así como nosotros nos salvamos. Y todos nos reunimos en la cruz.

Todo el evangelio descansa sobre los sólidos cimientos del Antiguo Testamento. Fue profetizado y escrito en las Escrituras. Está registrado en todos los 39 libros del Antiguo Testamento. Sabían que había uno que vendría a redimir a este pueblo.

4. El tema del Evangelio

El evangelio es sobre una persona. El evangelio se refiere al Hijo de Dios. No se trata de ningún otro asunto; se trata del Señor Jesús.

Este Hijo de Dios nació. Vino a la piel humana. Nació como descendiente de David. Vino según la línea mesiánica. Era el Hijo de Dios desde toda la eternidad, y era el Hijo de David al entrar en la raza humana.

Jesús tuvo que convertirse en un hombre en el evangelio de Dios. ¿Por qué? Porque no podíamos elevarnos a las alturas del cielo para subir a los tribunales de arriba. Toda nuestra justicia es como trapos sucios. Dios tuvo que dejar el cielo y venir a nosotros, para entrar en este mundo de pecado y contienda para elevarnos y llevarnos al cielo. La paga del pecado es la muerte, y Dios no puede morir. Dios es inmortal. Para que Jesús muriera como nuestro salvador, tuvo que asumir la humanidad sin pecado para sufrir la maldición de la ley. El Hijo de Dios tuvo que convertirse en el Hijo de David para poder morir y expiar nuestros pecados. Para ser un perfecto mediador entre Dios y el hombre, uno que se encuentra entre dos partes irreconciliables para representar a ambas partes, Jesús tuvo que ser verdaderamente Dios para representar a Dios, y verdaderamente hombre para representar al hombre. Ningún ángel, profeta u hombre justo podría haber mediado. Nadie excepto el Señor Jesucristo. Ese es el evangelio de Jesucristo.

¿Y qué hizo él como nuestro mediador cuando se interpuso entre los dos bandos? Llevó a cabo la propiciación, la reconciliación, la redención, la expiación y la justificación. Esta es la buena noticia del cielo.

5. La prueba de Cristo

Miles de hombres murieron en las cruces en la época de Jesús. Hubo tantas crucifixiones que prácticamente se agotaron los árboles. Pero sólo una resucitó de entre los muertos, y es el Señor Jesucristo. Y su resurrección validó y reivindicó que la muerte de Cristo fue una muerte perfecta, de una vez por todas, para aquellos que confiaran en su nombre. La salvación es de Dios, para Dios, por Dios. Sólo Dios podía salvar al hombre de Su propia ira. Su gracia ha triunfado sobre Su ira.

Toda la fe salvadora fluye a través de Jesucristo para aquellos que ponen su confianza en él. La palabra gracia representa la totalidad del mensaje del evangelio. Toda la gracia fluye a través de Cristo. Y no hay ni una gota de gracia salvadora fuera del Señor Jesucristo.

Cristo es el epicentro mismo del evangelio. Un sermón sin Cristo no tiene poder salvador, porque es el salvador de los pecadores. ¿Predicas a Cristo y a él crucificado? Hermanos, prediquemos a Cristo.

6. La fuerza del Evangelio

El evangelio tiene el poder de cambiar y transformar vidas. Más que perdonar, da poder para vivir vidas transformadas. Trae consigo la obediencia de la fe. La única forma en que la obra de Cristo se aplica al pecador culpable es a través de un acto de fe en Cristo. Esta fe salvadora no es un mero asentimiento intelectual, no es una respuesta emocional, es una activación de la voluntad. Es más que la mente o las emociones. Hay una voluntad que se activa en la fe salvadora que comienza con la conversión. El primer paso a través de la puerta estrecha es el paso de la fe.

La obediencia de la fe quiere decir la fe que produce obediencia. Es la obediencia que produce la fe. Toda verdadera fe salvadora produce obediencia a la voluntad y la obra de Dios. La obediencia es la marca de la verdadera fe salvadora.

La obediencia es un componente esencial en la verdadera fe salvadora. Esta es la fuerza del evangelio. Provee todo lo que necesitamos, y la fe que Dios otorga es una fe activa, dinámica, sumisa y obediente a la voluntad y obra de Dios.

7. El alcance del Evangelio

Hay una gracia asombrosa para cada raza. Es para los ricos y los pobres, los jóvenes y los viejos, los hombres y las mujeres… Todo para que más se conformen a la imagen misma de Jesucristo.

8. El éxito del Evangelio

Dios garantiza el éxito de su evangelio. Cristo no morirá en vano. Habrá una novia elegida que llegará a conocer a Jesucristo. El evangelio no volverá vacío. Dios enviará un llamado a los elegidos, y cuando se predique el evangelio, Dios llamará a Jesucristo a los que llamó antes de la fundación del mundo. El llamado de Dios vence la resistencia del hombre. Él nos hace dispuestos en el día de su poder. Respondemos a Dios porque nos dio oídos para oír y un corazón para creer. Y en ese momento, invocamos el nombre del Señor, porque él nos ha llamado. No habrá nadie que caiga, porque un día glorificará a todos aquellos a los que ha llamado.

Si no predicas el evangelio hermano, Dios hará que alguien más lo haga. Dios tiene el poder en su voz para llamar a los muertos a la vida.

“Predica el evangelio, las puertas del infierno se estremecen. Predica el evangelio, los pródigos regresan. Predica el evangelio a toda criatura, es el mandato del Maestro y el poder del Maestro a todo el que crea”. ~ Charles Spurgeon

Un comentario sobre “Shepherd’s Conference 2020 – General Session 10: Steven J. Lawson

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    10 marzo 2020 en 9:48 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s