Yo Sé Los Planes Que Tengo Para Vosotros

Posted on

ESJ-2020 0402-002

Yo Sé Los Planes Que Tengo Para Vosotros

Dr. Greg Harris

Jeremías 29:11 es un versículo muy conocido que muchas personas a menudo lo citan como su “versículo favorito” o como una “promesa especial de Dios”. Dice: “‘Porque conozco los planes que tengo para vosotros’, … para daros un futuro y una esperanza.” Sin embargo, como vimos antes con Josué 24:15, esta cita es sólo una parte de todo el versículo: “Porque yo sé los planes que tengo[a] para vosotros» —declara el Señor— «planes de bienestar y no de calamidad, para daros un futuro y una esperanza.” Al entender este versículo en su conjunto, y dentro de su contexto más amplio, nos encontraremos con otra rica sección de la Escritura en la que se desarrolla el plan predeterminado de Dios.

EL TRASFONDO DE JEREMIAS 29

Bajo el pacto mosaico, parte de la sección de “la maldición” de Levítico 26 presentaba la promesa de Yahweh de un exilio eventual si la nación de Israel permanecía en su condición descaradamente pecaminosa y en la desobediencia del pacto a Él. Yahweh prometió en Levítico 26:31-33:

31 También dejaré en ruinas vuestras ciudades, desolaré vuestros santuarios y no oleré vuestros suaves aromas. 32 Asolaré la tierra de tal modo que vuestros enemigos que se establezcan en ella queden pasmados. 33 A vosotros, sin embargo, os esparciré entre las naciones y desenvainaré la espada en pos de vosotros, y vuestra tierra será asolada y vuestras ciudades quedarán en ruinas..

Sin embargo, además del prometido futuro exilio de la nación de Israel, Yahweh también prometió un eventual retorno y restauración en Levítico 26:40-45

Avanzando unos mil años hasta la época de Jeremías, cuando el exilio prometido por Dios estaba a punto de ocurrir. El escenario, apropiadamente, gira alrededor de Jerusalén. Los profetas Daniel, Ezequiel y Jeremías vivieron en Jerusalén durante un período y, como parte del remanente justo, casi seguro que se conocían entre sí. Todos estos profetas se vieron muy afectados por el exilio babilónico que se acercaba rápidamente. Aunque caminaban en la obediencia al pacto y la santidad ante Yahvé, eran las raras excepciones; la gran mayoría de sus contemporáneos vivían en pecado sexual, practicaban la idolatría y los sacrificios de niños a dioses extranjeros y, de otras maneras, desobedecían la ley de Dios.

El exilio babilónico se desarrolló en tres fases, comenzando con la deportación inicial de Daniel y otros a Babilonia en el 605 AC. Daniel 1:1-2 describe el asedio de Jerusalén y la deportación inicial del pueblo. Jerusalén y el Templo de Dios seguían en pie y funcionando como en el pasado, pero el final se acercaba. En la segunda deportación en el 597 AC, Ezequiel fue deportado a Babilonia. Ezequiel 1, por ejemplo, comienza con Ezequiel en Babilonia con los exiliados. Sin embargo, Dios exigió a Jeremías que permaneciera en Jerusalén; este profeta llorón tuvo mucho que llorar al ser testigo directo de la violación y el saqueo del pueblo y del templo en el 586 AC. Parte de los escritos de Jeremías ocurren antes de la caída de Jerusalén, otra parte durante la caída de Jerusalén, y la última parte después de la caída cuando se ocupa de la “gentuza espiritual” que quedó atrás.

Cuando se escribió Jeremías 29, entonces, Jerusalén aún no había caído ante los babilonios. Después de que Dios llama a su profeta y da un informe general negativo sobre la condición espiritual del pueblo ( Jeremías 1), Jeremías 2-29 registra (con sólo unos pocos vislumbres de futura restauración) catorce mensajes de condena y advertencia al pueblo para que se arrepienta y se someta a Dios, dado que se aproxima el juicio divino. Después de decenios de esos mensajes, no hubo un avivamiento nacional en Jerusalén; el Israel colectivo y su rey se mantuvieron en pacto de desobediencia a Yahvé.

Jeremías 29 comienza con Jeremías todavía en Jerusalén, escribiendo a los exiliados ya en Babilonia:

Estas son las palabras de la carta que el profeta Jeremías envió desde Jerusalén al resto de los ancianos del destierro, a los sacerdotes, a los profetas y a todo el pueblo que Nabucodonosor había llevado al destierro de Jerusalén a Babilonia. (Esto sucedió después de salir de Jerusalén el rey Jeconías y la reina madre, los oficiales de la corte, los príncipes de Judá y de Jerusalén, los artífices y los herreros.) ( Jer 29:1–2)

En Jeremías 29:4-7 Dios se refirió dos veces al hecho de que Él, y no los babilonios, envió a Israel al exilio:

4 Así dice el Señor de los ejércitos, el Dios de Israel, a todos los desterrados que envié al destierro de Jerusalén a Babilonia: 5 «Edificad casas y habitadlas, plantad huertos y comed su fruto. 6 Tomad mujeres y engendrad hijos e hijas, tomad mujeres para vuestros hijos y dad vuestras hijas a maridos para que den a luz hijos e hijas, y multiplicaos allí y no disminuyáis. 7 Y buscad el bienestar de la ciudad adonde os he desterrado, y rogad al Señor por ella; porque en su bienestar tendréis bienestar»

Algunos de los falsos profetas en Babilonia, por otro lado, le estaban diciendo al pueblo que Dios no estaba enfadado (lo estaba), y que no debían desempacar porque pronto regresarían a Jerusalén (no regresarían), y que Dios no quiso decir realmente lo que dijo por el exilio prometido (lo cual sí quiso decir). Con esto como telón de fondo, Jeremías 29:8-10 tiene perfecto sentido:

8 Porque así dice el Señor de los ejércitos, el Dios de Israel: «No os engañen vuestros profetas que están en medio de vosotros, ni vuestros adivinos, ni escuchéis los sueños que sueñan. 9 Porque os profetizan falsamente en mi nombre; no los he enviado» —declara el Señor. 10 Pues así dice el Señor: «Cuando se le hayan cumplido a Babilonia setenta años, yo os visitaré y cumpliré mi buena palabra de haceros volver a este lugar.

(Aunque he escuchado a la gente citar parte de Jeremías 29:11 como su “versículo favorito”, todavía no he conocido a nadie que use 29:10 como “versículo favorito”.)

Dios entonces reforzó lo que ya había prometido sobre la duración del exilio:

” Toda esta tierra será desolación y horror, y estas naciones servirán al rey de Babilonia setenta años.”

“Después que se hayan cumplido los setenta años, castigaré al rey de Babilonia y a esa nación por su iniquidad —declara el Señor— y a la tierra de los caldeos la haré una desolación eterna..” ( Jer 25:11–12)

En este contexto llegamos a Jeremías 29:10-11, en el que Dios prometió lo que haría por Jerusalén y el pueblo judío inmediatamente después del exilio de setenta años:

10 Pues así dice el Señor: «Cuando se le hayan cumplido a Babilonia setenta años, yo os visitaré y cumpliré mi buena palabra de haceros volver a este lugar. 11 Porque yo sé los planes que tengo para vosotros» —declara el Señor— «planes de bienestar y no de calamidad, para daros un futuro y una esperanza..”

Esta es la promesa de Dios al pueblo judío: el mismo Dios que los exilió a Babilonia los visitará de nuevo y cumplirá su palabra trayéndolos de vuelta a su tierra después de setenta años.

PIENSE: Mientras que todo lo de Jeremías 29:11 es de naturaleza judía, Dios ofrece versículos muy similares en el Nuevo Testamento que son verdaderos para nosotros, si somos salvos. Romanos 8:28 promete, ” Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a su propósito”. De la misma manera, Filipenses 1:6 es otra buena promesa de Dios: “Estando convencido precisamente de esto: que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Cristo Jesús..

JEREMIAS 30–33

Cuando leemos los primeros veintinueve capítulos de Jeremías, se hace evidente que el juicio airado de Dios se está construyendo para Judá y Jerusalén. Sin embargo, antes de la destrucción de Jerusalén y el comienzo del exilio, Jeremías 30 comienza una sección de cuatro capítulos de increíbles promesas proféticas sobre el futuro de Israel y el mundo. Estas promesas divinas serían sorprendentes en cualquier parte de las Escrituras, pero en el contexto de Jeremías 1-29, en medio de algunas de las más descaradas maldades del pueblo judío, son aún más sorprendentes. En resumen, Jeremías 30-33 da una descripción detallada que amplía y explica “los planes de bienestar” de Jeremías 29:11.

El espacio nos permitirá abordar sólo algunos aspectos destacados de estos “planes de bienestar”. Primero, Jeremías 30:3 comienza con una frase que ocurre frecuentemente en esta sección, “Porque, he aquí, vienen días», —declara el Señor— «cuando restauraré el bienestar de mi pueblo, Israel y Judá». El Señor dice: «También los haré volver a la tierra que di a sus padres, y la poseerán».” En esta época de la historia, Israel estaba compuesto por las diez tribus del norte que se habían separado para convertirse en su propio país y que habían tomado el nombre de Israel. Los asirios los llevaron al exilio en el 722 a.C., y dejaron de ser una nación funcional e independiente en ese momento. Judá y Benjamín, las dos tribus del sur, que se llamaban Judá, tenían el templo en Jerusalén y eran gobernados por el heredero del pacto davídico. Algunos de los piadosos de las diez tribus de Israel emigraron a Judá antes del exilio asirio, y así las doce tribus permanecieron intactas. Tanto Israel como Judá recibieron promesas de Dios sobre el futuro, pero lo hicieron como un solo pueblo; nunca más las tribus del norte servirían como una nación independiente alejada de Judá

En segundo lugar, después de prometer un tipo de juicio purificador en el futuro de Israel, Dios promete en Jeremías 31:1 que “En aquel tiempo —declara el Señor— yo seré el Dios de todas las familias de Israel, y ellos serán mi pueblo.” En versículos posteriores de este capítulo (Jer 31:2-22), Dios promete futuras bendiciones a las diez tribus del norte para que vuelvan a la comunión del pacto con Yahvé. Además, Dios promete a las dos tribus del sur, en Jeremías 31:23-25:

23 Así dice el Señor de los ejércitos, el Dios de Israel: Otra vez hablarán esta palabra en la tierra de Judá y en sus ciudades, cuando yo restaure su bienestar:

«El Señor te bendiga, morada de justicia,

monte santo».

24 Y morarán juntamente en ella Judá y todas sus ciudades, los labradores y los que van con los rebaños. 25 Porque yo he de satisfacer al alma cansada y he de saciar[b] a toda alma atribulada.

Tercero, habiendo tratado las dos divisiones por separado, Yahvé siguió con bendiciones adicionales en Jeremías 31, cada una de las cuales comienza con una frase que mencionamos anteriormente: “He aquí que vienen días” ( Jer 31:27, 31, 38). En Jeremías 31:27-30 Yahweh prometió esto:

27 He aquí, vienen días —declara el Señor— en que sembraré la casa de Israel y la casa de Judá de simiente de hombre y de simiente de animal. 28 Y como velé sobre ellos para arrancar y para derribar, para derrocar, para destruir y para traer calamidad, así velaré sobre ellos para edificar y para plantar —declara el Señor. 29 En aquellos días no dirán más:

«Los padres comieron uvas agrias,

y los dientes de los hijos tienen dentera»,

30 sino que cada cual por su propia iniquidad morirá; los dientes de todo hombre que coma uvas agrias tendrán dentera

El mismo Dios que para entonces ya había devastado la tierra por su fuerte y severo juicio, volverá a repoblarla con humanos y animales. También, el versículo sobre “uvas agrias”, parece ser un proverbio entre la gente que en esencia afirmaba que todos los juicios de Dios fueron derramados por los pecados de sus antepasados. Cuando esta profecía se cumpla, cada uno se apropiará de sus propios pecados.

En cuarto lugar, Jeremías 31:31-34 presenta la primera aparición de las palabras nuevo pacto en las Escrituras:

31 He aquí, vienen días —declara el Señor— en que haré con la casa de Israel y con la casa de Judá un nuevo pacto, 32 no como el pacto que hice con sus padres el día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto, mi pacto que ellos rompieron, aunque fui un esposo para ellos —declara el Señor; 33 porque este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días —declara el Señor—. Pondré mi ley dentro de ellos, y sobre sus corazones la escribiré; y yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo. 34 Y no tendrán que enseñar más cada uno a su prójimo y cada cual a su hermano, diciendo: «Conoce al Señor», porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande —declara el Señor— pues perdonaré su maldad, y no recordaré más su pecado.

Aunque había habido indicios de que este tipo de pacto estaba por venir (ver Dt 30:1-10), todavía no había nada tan específico. Nótese también que los participantes originales son de naturaleza judía, “la casa de Judá y la casa de Israel”, tal como vimos en Jeremías 30. Este pacto tiene que ver con el perdón de los pecados. Nótese también que el tiempo futuro es usado en todo momento; esto no es la ratificación del nuevo pacto, es la profecía descriptiva que dice lo que el nuevo pacto implicará una vez que sea ratificado.

Quinto, antes de la sección final de Jeremías 31, Yahweh se detiene para interponer que incluso con la nación lista para el exilio, con total certeza sus promesas se harían realidad, a pesar de los grandes pecados que Israel cometería. En Jeremías 31:35-37 Dios promete:

35 Así dice el Señor,

el que da el sol para luz del día,

y las leyes de la luna y de las estrellas para luz de la noche,

el que agita el mar para que bramen sus olas;

el Señor de los ejércitos es su nombre:

36 Si se apartan estas leyes

de mi presencia —declara el Señor—

también la descendencia de Israel dejará

de ser nación en mi presencia para siempre.

37 Así dice el Señor:

Si los cielos arriba pueden medirse,

y explorarse abajo los cimientos de la tierra,

también yo desecharé toda la descendencia de Israel

por todo lo que hicieron —declara el Señor.

VERDAD CENTRAL: Basado en estas promesas y con Dios comparando el cumplimiento de su creación con el cumplimiento de lo que ha prometido a la nación de Israel, yo estaría muy temeroso de quitar estas promesas de Dios y de su Palabra, pero mucha gente lo hace.

La parte final de esta sección, con el tercer “He aquí vienen días”, es igualmente una parte de las promesas anteriores de Dios para el futuro, aunque es descuidada por muchos que no ven ninguna esperanza para el futuro de Israel. En Jeremías 31:38-40 Dios promete:

38 He aquí, vienen días —declara el Señor— en que la ciudad será reedificada para el Señor, desde la torre de Hananeel hasta la puerta del Angulo. 39 Y el cordel de medir saldrá más allá, directamente hasta la colina de Gareb, y girará hasta Goa. 40 Y todo el valle de los cadáveres y de las cenizas, y todos los campos hasta el arroyo Cedrón, hasta la esquina de la puerta de los Caballos hacia el oriente, serán santos al Señor. La ciudad no será arrancada ni derribada nunca jamás.”

Cuando llegue la plenitud del nuevo pacto, no sólo se perdonarán los pecados, sino que la tierra será reclamada por Yahweh. Muchos de los lugares mencionados son lugares físicos que conocemos, como el arroyo Cedrón. También está la promesa de que no sólo Jerusalén será reconstruida, sino que será reconstruida para el Señor. Esta es la misma Jerusalén que entonces era la capital de Judá; esta es la misma Jerusalén donde Jesús sería crucificado.

Sexto, mientras que las glorias proféticas de estas promesas de Dios serían más que suficientes, Dios no ha terminado. Recuerden que Jeremías 30-33 es una unidad en el libro; otras promesas relacionadas con esto están en Jeremías 32:36-40, donde Dios pronuncia la naturaleza eterna de lo que está a punto de hacer:

36 Ahora pues, así dice el Señor, Dios de Israel, en cuanto a esta ciudad de la cual vosotros decís: «Va a ser entregada en mano del rey de Babilonia por la espada, por el hambre y por la pestilencia». 37 He aquí, los reuniré de todas las tierras a las cuales los he echado en mi ira, en mi furor y con gran enojo, y los haré volver a este lugar y los haré morar seguros. 38 Ellos serán mi pueblo, y yo seré su Dios; 39 y les daré un solo corazón y un solo camino, para que me teman siempre, para bien de ellos y de sus hijos después de ellos. 40 Haré con ellos un pacto eterno, por el que no me apartaré de ellos, para hacerles bien, e infundiré mi temor en sus corazones para que no se aparten de mí.

Las promesas de Yahweh para Israel incluyen Jeremías 33:14-18, que comienza con otro “He aquí vienen días”:

14 «He aquí, vienen días» —declara el Señor— «en que cumpliré la buena palabra que he hablado a la casa de Israel y a la casa de Judá. 15 En aquellos días y en aquel tiempo haré brotar de David un Renuevo justo, y Él hará juicio y justicia en la tierra. 16 En aquellos días estará a salvo Judá, y Jerusalén morará segura, y este es el nombre con el cual será llamada: el Señor, justicia nuestra». 17 Porque así dice el Señor: «Nunca le faltará a David quien se siente sobre el trono de la casa de Israel; 18 y a los sacerdotes levitas nunca les faltará quien en presencia mía ofrezca holocausto, queme ofrendas de cereal y prepare sacrificios todos los días».”

Cuando se produzca la plenitud de las bendiciones del nuevo pacto, Dios promete que la plenitud de las bendiciones del pacto Davídico también se producirá. Desde este punto en adelante, aunque siempre en la mente de Dios como parte del plan predeterminado de Dios, el pacto Davídico y el Nuevo Pacto deben estar funcionando en pleno vigor en ese momento; no se puede tener bíblicamente uno de estos pactos sin el otro. Además, uno de los mandatos dados por Dios para el Mesías se encuentra en Jeremías 33:15: ” Él hará juicio y justicia en la tierra.”

Finalmente, Dios concluye esta gloriosa sección de Jeremías 30-33 con estos pronunciamientos proféticos en Jeremías 33:19-22 con la absoluta certeza de que Él cumplirá toda su buena palabra. Dios le habló a Jeremías diciendo,

19 Y vino palabra del Señor a Jeremías, diciendo: 20 Así dice el Señor: «Si pudierais romper mi pacto con el día y mi pacto con la noche, de modo que el día y la noche no vinieran a su tiempo, 21 entonces también se podría romper mi pacto con mi siervo David, y él no tendría hijo para reinar sobre su trono con los sacerdotes levitas, mis ministros. 22 Como no se puede contar el ejército del cielo, ni se puede medir la arena del mar, así multiplicaré la descendencia de mi siervo David y de los levitas que me sirven».”

Esta sección termina con un desafío más para aquellos que quieren eliminar, ignorar o espiritualizar el cumplimiento de las futuras promesas que Dios ha hecho a Israel y al mundo.

Jeremías 33:23–26 afirma:

23 Y vino palabra del Señor a Jeremías, diciendo: 24 ¿No has observado lo que este pueblo ha hablado, diciendo: «Las dos familias que el Señor escogió, las ha desechado»? Desprecian a mi pueblo, ya no son una nación ante sus ojos. 25 Así dice el Señor: «Si no permanece mi pacto con el día y con la noche, y si no he establecido las leyes del cielo y de la tierra, 26 entonces desecharé la descendencia de Jacob y de mi siervo David, para no tomar de su descendencia quien gobierne sobre la descendencia de Abraham, de Isaac y de Jacob. Pero yo restauraré su bienestar y tendré de ellos misericordia».

No sé cómo Dios pudo haber dicho esto más claramente con respecto a los que quieren eliminar su futuro cumplimiento del pacto como parte de su fidelidad a las promesas, que se extenderá hasta el momento en que su Mesías reine en el reino de la tierra y, en última instancia, en el estado eterno. Para aquellos que quieren espiritualizar estas promesas, la carga está en ellos para responder a la pregunta, si Dios no tenía la intención de ser fiel al futuro Israel, ¿qué quiso decir Dios con las repetidas y precisas promesas que hizo? También, ¿aplicarían esa misma hermenéutica a otras Escrituras? Después de todo, tal vez Dios no quiso decir realmente que enviaría a su Mesías a reinar o que perdonaría los pecados para siempre. Personalmente, yo dudaría mucho en seguir este camino, pero mucha, mucha gente lo hace. Sin embargo, las Escrituras proclaman innegable y repetidamente que Dios, en su plan predeterminado antes de la fundación del mundo, envió a su Mesías, que en última instancia cumple todas sus promesas y que un día reinará sobre todo el mundo.

EL NUEVO PACTO EN EL NUEVO TESTAMENTO

Aunque diremos más sobre esto cuando lleguemos a la edición del Nuevo Testamento de The Bible Expositor’s Handbook, necesitamos señalar dos asuntos importantes aquí. Primero, cuando Juan el Bautista apareció y proclamó a la nación de Israel, “Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado.” (Mateo 3:2), lo hizo a la gente bajo el pacto mosaico. Pero lo que pronunció está ligado a la plenitud del pacto Davídico, no tanto al nuevo pacto. Por ejemplo, nunca proclamó, “Arrepiéntanse, porque el nuevo pacto está cerca”.

Jesús tampoco se refirió al nuevo pacto hasta el increíblemente importante tiempo de Lucas 22:14-20:

14 Cuando llegó la hora, se sentó a la mesa, y con Él los apóstoles, 15 y les dijo: Intensamente he deseado comer esta Pascua con vosotros antes de padecer; 16 porque os digo que nunca más volveré a comerla hasta que se cumpla en el reino de Dios. 17 Y habiendo tomado una copa, después de haber dado gracias, dijo: Tomad esto y repartidlo entre vosotros; 18 porque os digo que de ahora en adelante no beberé del fruto de la vid, hasta que venga el reino de Dios. 19 Y habiendo tomado pan, después de haber dado gracias, lo partió, y les dio, diciendo: Esto es mi cuerpo que por vosotros es dado; haced esto en memoria de mí. 20 De la misma manera tomó la copa después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que es derramada por vosotros.”

Debemos señalar que el nuevo pacto sería ratificado no esa noche, sino al día siguiente cuando el Cordero de Dios, conocido de antemano antes de la fundación del mundo, quitaría los pecados del mundo ( Juan 1:29), y lo haría en la ratificación del nuevo pacto en su propio cuerpo y sangre.

CONCLUSION

En este capítulo hemos mostrado cómo Jeremías 29:11 en su conjunto, y de hecho todo su contexto, es importante para entender lo que Dios pretendía con esta promesa en particular. En primer lugar, el escenario del libro de Jeremías muestra al Israel nacional viviendo en un descarado pacto de desobediencia a Yahvé. El exilio se avecina para el pueblo judío (Lev 26:31-33), pero Dios promete un eventual retorno en algún momento no revelado del futuro (Lev 26:40-45). En segundo lugar, Jeremías 2-29 contiene catorce mensajes, en su mayoría de condena de la nación de Israel por su maldad, así como un repetido llamamiento a que regresen y se arrepientan. Tercero, Jeremías 29:1-10 recuerda a los exiliados que Dios los había enviado allí; que debían desempacar y vivir allí, dado que el exilio duraría setenta años, tras los cuales Él volvería “y cumpliría mi buena palabra para con vosotros”. Cuarto, con este trasfondo en mente, Jeremías 29:11 tiene sentido sólo para el pueblo judío, no como un “versículo favorito” para un creyente del nuevo pacto. Quinto, más significativo para el creyente del nuevo pacto es la siguiente sección de Jeremías (30-33), donde el mismo Dios mira hacia el futuro y promete maravillosas bendiciones escatológicas mesiánicas. Sexto, Jeremías 31 despliega parte de la plenitud del nuevo pacto en el que Jerusalén será reconstruida para el Señor, santa para Él y protegida para siempre por Él. Séptimo, cuando todas las bendiciones del nuevo pacto sean operativas, serán todas eternas ( Jer 32, 36-40), y también se entrelazarán con la plenitud de las bendiciones del Mesías como parte del pacto Davídico ( Jer 33, 14-26). Octavo, aunque el nuevo pacto es completamente irremplazable para cualquier persona nacida para ser salvada, Jesús nunca enseñó acerca de este último de los pactos de Dios hasta la última cena (Lucas 22:14-20). Finalmente, la ratificación del nuevo pacto comenzó al día siguiente con la muerte de Jesús, no con el nacimiento de Jesús o como parte de su ministerio terrenal antes de su crucifixión.

PREGUNTAS DE ESTUDIO PARA PROFUNDIZAR

1. ¿Qué indica Levítico 26:31-33 acerca de la condición espiritual de Israel ante Dios al acercarse el prometido exilio babilónico? ¿Cómo lo sabe? ¿Qué enseña Levítico 26:40-45? ¿Es esto cierto? Explique y apoye su respuesta.

2. ¿Cómo afectó el exilio babilónico a los profetas Daniel, Ezequiel y Jeremías? ¿Cuál fue específicamente el papel de Jeremías al quedarse atrás en Jerusalén, y cómo eso preparó el escenario para lo que escribiría en Jeremías 29?

3. ¿Cuál es el trasfondo de Jeremías 29? ¿Cuál es el contenido específico de Jeremías 29:1-10? Enumere el contenido y sea específico.

4. ¿Cuánto tiempo duró el exilio babilónico? ¿Cómo lo sabe? ¿Qué le dice esto sobre la hermenéutica literal-gramatical? Explique y apoye su respuesta.

5. ¿Por qué Jeremías 29:11 no es un buen “versículo favorito” para que alguien lo use? Explique y sea específico. 6. ¿Por qué Romanos 8:28 o Filipenses 1:6 es más apropiado para la gente de la iglesia que Jeremías 29:11? Explique y apoye su respuesta.

6. ¿Cuál es la importancia de que Jeremías 30-33 sea una unidad? ¿Cómo contrasta con los pecados del pueblo judío y el exilio babilónico que se aproxima rápidamente? ¿Por qué es importante? Explique y dé cinco verdades de esto.

7.. ¿Qué promete Dios específicamente con el triple uso de “He aquí vienen días” en Jeremías 31:27, 31, 38? Enumere lo que Dios prometió hasta el final. ¿Dios realmente quiso decir lo que prometió? ¿Cómo lo sabe?

8. ¿Qué promete Dios en Jeremías 33:14-18? ¿Dios realmente quiso decir lo que prometió? ¿Cómo lo sabes? Sé específico.

9. En Jeremías 33:19-22, ¿qué tan seguro está Dios de los eventos que se cumplirán en el futuro? ¿Cómo lo sabe? Sé específico. Considere las mismas preguntas para Jeremías 33:23-26. ¿Qué dice Dios aquí? ¿Realmente lo dijo en serio? Explique y sea específico.

10.. ¿Cuál es el significado de la primera mención de Jesús sobre el nuevo pacto en Lucas 22:14-20? ¿Qué enseñó en este pasaje? ¿Por qué es importante? También, ¿cuál es el significado de que el nuevo pacto sea ratificado, no durante la Última Cena, sino al día siguiente, con la muerte de Jesús. Explique y defienda su respuesta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s