El Rapto Y El Regreso

Posted on

ESJ-2020 0403-001

El Rapto Y El Regreso

POR MARK HITCHCOCK

En resumen, el rapto es la primera etapa o fase de la segunda venida. El rapto y la segunda venida no son dos eventos separados. Son dos etapas de un solo evento. [1] GLENN KREIDER

Una de las principales críticas al rapto pretribulacional es que enseña dos segundas venidas de Cristo. Los pos-tribulacionistas objetan fuertemente la noción de que el rapto de la iglesia y el retorno de Cristo a la tierra son dos etapas o fases de un evento separadas por lo menos por siete años porque sostienen que esto está enseñando dos futuras venidas de Cristo, mientras que la Biblia presenta sólo un evento. [2] Sin embargo, la primera venida de Cristo incluyó múltiples eventos (o fases): Su nacimiento, vida, ministerio, muerte, resurrección y ascensión. De hecho, su espíritu dejó su cuerpo en Su muerte y regresó en Su resurrección (Lucas 23:46). Esto no se considera una venida separada, aunque estos eventos fueron separados por tres días.

Por supuesto, la misma crítica puede hacerse a los puntos de vista Mid-tribulacional y Pre-ira (pero con estos puntos de vista, el tiempo entre el rapto y la segunda venida se reduce a tres años y medio o alrededor de un año y medio). En este capítulo, nos centraremos sólo en la respuesta pretribulacional a la objeción postribulacional. El asunto en cuestión es si la venida de Jesús ocurrirá en un solo evento o en dos etapas de un evento (a menudo llamado el rapto y el retorno). Glenn Kreider establece claramente la posición pretribulacional con respecto a una venida de Cristo en dos etapas:

La primera etapa de la segunda venida, el rapto, ocurre sin aviso y sin señales. La segunda etapa ocurre siete años después… El Día del Señor será reservado por las dos etapas del regreso de Cristo. En otras palabras, el Día del Señor comienza después del rapto y concluye con el regreso físico de Cristo a la tierra para establecer el reino eterno. [3]

Así que la pregunta básica que tenemos ante nosotros es esta: ¿Es válido ver el rapto y el regreso como dos etapas de un mismo evento? Examinemos las pruebas.

El Vocabulario de la Segunda Venida

Los postulantes señalan la terminología utilizada en referencia a la venida de Cristo para reforzar su punto de vista de que es un solo evento. Debido a que los mismos términos parecen ser usados indistintamente para la venida de Cristo, rechazan cualquier intento de separar este evento en dos etapas. Charles Ryrie expone la cuestión de forma concisa: “¿Indican las palabras utilizadas para la segunda venida en el Nuevo Testamento que será un solo evento (perspectiva pos-trib), o describen dos eventos separados por siete años (perspectiva pretrib)?” [4] Refiriéndose al argumento pos-tribulacional, Ryrie continúa: “Para poner su argumento de otra manera: ya que los escritores del Nuevo Testamento usan varias palabras para describir la segunda venida, si el rapto y el regreso son eventos separados, ¿por qué no reservaron una palabra para el rapto y otra para el regreso, en lugar de usar las palabras aparentemente de manera intercambiable?” [5]

Las tres principales palabras griegas utilizadas en el Nuevo Testamento en referencia a la venida de Cristo son parousia , epiphaneia , y apokalupsis . Parousia  significa “venida”, “llegada” o “presencia”. Esta palabra se encuentra quince veces en el Nuevo Testamento, incluyendo Mateo 24:27, 1 Tesalonicenses 3:13, 1 Tesalonicenses 4:15, y 2 Tesalonicenses 2:8.

Epiphaneia  se usa en referencia a la segunda venida cinco veces. Significa “manifestación”. Entre otros pasajes, encontramos esta palabra en 2 Tesalonicenses 2:8, 1 Timoteo 6:14, 2 Timoteo 4:8 y Tito 2:13.

Apokalupsis  se produce cinco veces y significa “revelación” o “desvelamiento” (1 Corintios 1:7; 2 Tesalonicenses 1:6-7; 1 Pedro 1:7; 4:13; Apocalipsis 1:1).

En apoyo del punto de vista pos-tribulacional, basado en el vocabulario utilizado para hablar de la venida de Cristo, George Eldon Ladd dice,

Ciertamente, si se puede hacer algo con el lenguaje, no se puede hacer ninguna distinción entre la Parusía, el apocalipsis y la epifanía de nuestro Señor. Son un mismo evento… La parusía, el apocalipsis y la epifanía parecen ser un solo evento. Y la división de la venida de Cristo en dos partes es una inferencia no probada… Es en otras palabras una distinción artificial e imposible. La parusía de Cristo es su retorno; su retorno es su venida; su venida es su segundo advenimiento. El vocabulario usado para el regreso de nuestro Señor no apoya la idea de dos venidas de Cristo o de dos aspectos de su venida. Por el contrario, corrobora la opinión de que el regreso de Cristo será un único e indivisible evento glorioso. [6]

Creemos que es un argumento justo, pero no creemos que sea convincente.

Hay un precedente bíblico para que un evento se desarrolle en varias etapas. Por ejemplo, hubo tres fases en el cautiverio babilónico de Judá: 605, 597 y 586 AC. A cada una se le llama cautiverio, pero son varias etapas de un solo evento. [7] Es importante recordar que hubo múltiples aspectos o fases de la primera venida de Cristo: Su nacimiento, Su vida, Su muerte, Su resurrección y Su ascensión. Todos estos eventos fueron parte de la primera venida y estuvieron separados por períodos de tiempo. De la misma manera, creemos que hay dos aspectos de la segunda venida del Señor: el rapto , que tiene lugar en el aire, y el regreso , que comienza en el aire pero termina con un retorno a la tierra.

De la misma manera, el Día del Señor vino sobre Judá y varias naciones gentiles en el Antiguo Testamento, y el último Día del Señor no vendrá hasta el final de los tiempos. [8] Incluso en los tiempos finales, el Día del Señor se dividirá en una fase de juicio (la Gran Tribulación) y una fase de bendición (el milenio). El Día del Señor tiene múltiples fases.

El patrón de una venida de Cristo en dos etapas o dos fases se duplica en el futuro reino de Dios, que también se desarrolla en dos etapas. La fase uno es el milenio (1.000 años), mesiánico y terrenal reino de Jesús como se describe en Apocalipsis 20:1-6, y la fase dos es el reino eterno en el nuevo cielo y la nueva tierra (Apocalipsis 21:1-22:5). No se trata de dos reinos diferentes. Están estrechamente conectados, pero son dos etapas del único y glorioso reino de Dios. [9] De manera similar, el rapto es la etapa inicial de la segunda venida, seguida por el regreso siete años después. No son dos venidas diferentes, como tampoco habrá dos Días del Señor o dos reinos futuros. Son dos etapas, un evento, dos etapas.

Charles Ryrie proporciona una ilustración práctica sobre el uso de los mismos o similares términos en diferentes contextos.

continuar usando este argumento es que estas palabras catalogan en vez de caracterizar. Para estar seguros, el vocabulario podría hacer eso; pero para estar igualmente seguros, podría no hacerlo.

Tomemos la palabra motor. Nuestra lavadora tiene un motor. Nuestro ventilador del horno tiene un motor. Mi cámara tiene un motor que hace avanzar la película automáticamente. ¿Es el término motor un rasgo característico de estos diversos productos? ¿O es un medio de catalogarlos, que nos obligaría a concluir que todo lo que tiene un motor es lo mismo? La respuesta es obvia. [10]

Claramente, entonces, el vocabulario por sí solo no prueba una perspectiva pre o pos-tribulacional del rapto. Incluso algunos defensores postribulacionales admiten que este argumento no es concluyente. [11] ¿Por qué, entonces, se sigue usando el vocabulario para refutar una venida en dos etapas? Simplemente porque los pos-tribulacionistas creen que es un apoyo válido que sustenta su punto de vista.

Los pre-tribulacionistas creen que estas tres palabras utilizadas para la venida de Cristo caracterizan las diferentes etapas de un evento tal como se emplean en sus diversos contextos. Si esto es cierto, entonces debería haber evidencia en las Escrituras de que estas dos fases tienen diferencias significativas que no pueden ser reconciliadas. Creemos que sí la hay.

Las Variaciones Entre El Rapto Y El Regreso

Mientras que el vocabulario de la segunda venida no mueve la aguja a favor de ninguna opinión sobre el momento del rapto, el hecho de que haya descripciones claramente diferentes sobre lo que sucede durante la segunda venida inclina la discusión a favor de la posición de pretribulacional. Las diferencias que existen entre los relatos de la venida de Cristo anulan la similitud que está presente en el vocabulario. Estas diferencias son tan significativas que la única explicación sensata es que la segunda venida tiene dos fases (el rapto y el retorno).

Hay tres pasajes principales de rapto en el Nuevo Testamento: Juan 14:1-3, 1 Corintios 15:51-55, y 1 Tesalonicenses 4:13-18. Entre los principales pasajes de la segunda venida están Zacarías 14:1-21, Mateo 24:29-31, Marcos 13:24-27, Lucas 21:25-27, y Apocalipsis 19:11-21. Las diferencias entre estos dos grupos de pasajes son sorprendentes. Son tan sorprendentes que apuntan claramente a dos contextos separados.

Ciertamente, hay algunas similitudes entre el rapto y el regreso. Ambos eventos mencionan una venida, y ambos mencionan nubes, simbolizando un papel celestial en ambos. Sin embargo, las diferencias demuestran que son dos etapas distintas de la segunda venida. John Walvoord señala, “Aunque es evidente que hay algunas similitudes en los dos eventos, estos no prueban que sean los mismos. También hay similitudes entre la primera y la segunda venida de Cristo, pero estas han estado separadas por casi dos mil años.” [12] Existen similitudes entre el rapto y el regreso, pero las disimilitudes irreconciliables tienen más peso.

Aquí están algunas de las diferencias más significativas entre el rapto y el regreso como se describen en las Escrituras. [13]

Hay una diferencia en las señales dadas para cada etapa.

Antes del rapto… No hay señales que deban ocurrir. El rapto puede ocurrir en cualquier momento. Es un evento sin señales. Ninguno de los pasajes del rapto contiene mención alguna de señales precedentes. Se ordena a los creyentes que contemplen constantemente el rapto y que “esperen” por él (1 Tesalonicenses 1:10).

Antes del regreso -Deben ocurrir señales específicas antes de que Cristo regrese a la tierra (Mateo 24:4-28). El mismo evento no puede ser lógicamente sin señal y sin embargo presagiado por numerosas señales. Eso es claramente contradictorio. La armonización más simple de estos dos acontecimientos diferentes apoya un rapto pretribulacional (que no tiene importancia y puede ocurrir en cualquier momento), mientras que los numerosos acontecimientos que tienen lugar durante la tribulación se entienden mejor como señales que conducen a la segunda venida.

Hay una diferencia en el lugar donde Cristo se encontrará con los creyentes.

En el rapto – Los cristianos se encontrarán con el Señor en el aire (1 Tesalonicenses 4:16-17). Jesús nunca pone un pie en la tierra en ninguno de los textos del rapto.

En el retorno -Cristo vendrá a la tierra con sus santos, descendiendo sobre el Monte de los Olivos en Jerusalén (Zacarías 14:2-4; Apocalipsis 19:14).

Hay una diferencia en cuanto a quién saca a la gente de la tierra.

En el rapto -Cristo mismo viene y saca a los creyentes del mundo. Viene por sus santos (Juan 14:1-3; 1 Tesalonicenses 4:16-17).

A su regreso -Cristo envía a sus ángeles para reunir a sus elegidos en la tierra (Mateo 24:31).

Hay una diferencia entre quién es sacado de la tierra y quién es dejado

En el rapto – Los creyentes son sacados de la tierra, mientras que los incrédulos son dejados atrás (1 Tesalonicenses 4:17).

Al regreso – Los creyentes vivos en la tierra son dejados para entrar en el reino mesiánico mientras que los incrédulos son llevados al juicio (Mateo 13:41-42, 49-50).

Hay una diferencia de cuando Jesús viene en relación con la tribulación.

En el rapto -Jesús viene a rescatar a los cristianos antes del tiempo de la tribulación y la ira (1 Tesalonicenses 1:10; Apocalipsis 3:10).

En el regreso -Jesús viene después de la tribulación para conquistar a sus enemigos, castigar a los malvados y gobernar el mundo (Mateo 24:29-30).

Hay una diferencia en cuanto a cuándo tiene lugar el juicio.

En el rapto – No se menciona el juicio de Dios ni ninguna angustia que tenga lugar. Sólo se hace referencia a las promesas de bendición y salvación.

En el regreso – La tribulación, la angustia, el apocalipsis y el juicio están en todas partes (Zacarías 14:2-4; Mateo 25:31-46; Apocalipsis 19:11-21).

Hay una diferencia en el momento de la resurrección de los muertos.

En el rapto – La resurrección de los muertos ocurre durante el descenso de Cristo del cielo (1 Tesalonicenses 4:16-17).

En el retorno -La resurrección de los creyentes que murieron durante la tribulación tiene lugar después de que Cristo haya descendido a la tierra. Observe el orden de los eventos en Apocalipsis 19:11-20:5: (1) el descenso de Cristo; (2) Cristo mata a sus enemigos; (3) el anticristo (la bestia) y el falso profeta son lanzados vivos al lago de fuego; (4) Satanás es atado y arrojado al foso; (5) después de todos estos eventos, hay una resurrección de los santos.

Hay una diferencia en las personas involucradas.

En el rapto -Sólo los creyentes ven a Cristo y se involucran (Juan 14:1-3; 1 Tesalonicenses 4:16-17).

En el retorno -Todos los pueblos verán a Jesús venir y están involucrados (Apocalipsis 1:7; 19:11-21).

Hay una diferencia en la mención del rapto de los creyentes vivos.

Pasajes del rapto – Todos se centran en el arrebatamiento de los creyentes vivos en la tierra para encontrar a Jesús en el aire.

Pasajes sobre el regreso – Ningún pasaje de la segunda venida contiene una clara e indiscutible referencia al rapto. En ninguno de los pasajes de la segunda venida -incluso en los más detallados de Mateo 24 y Apocalipsis 19- se menciona claramente el arrebatamiento de los creyentes vivos para encontrarse con Jesús en el aire. Esta omisión es inexplicable si el rapto y el regreso se supone que ocurren simultáneamente.

Hay una diferencia en los cambios en la tierra asociados con estos eventos

En el rapto – Todos los pasajes relevantes guardan silencio sobre cualquier cambio topográfico que tenga lugar en la tierra.

En el retorno -Cambios masivos en y sobre la tierra resultan de la venida de Cristo (Zacarías 14:1-11).

Este útil cuadro pone las diferencias una al lado de la otra para que puedas ver y estudiar por ti mismo si una segunda venida en dos etapas está apoyada por las Escrituras:

El Rapto

El Retorno

Cristo viene en el aire (1 Tes. 4:16-17)

Cristo desciende a la tierra, al Monte de los Olivos en Jerusalén (Zac. 14:4)

Cristo viene por Sus santos (Tes. 4:16-17)

Cristo viene con Sus santos (1 Tes. 3:13; Jud 14)

Los creyentes vivos son tomados al cielo

No hay mención de santos vivos

Los creyentes salen de la tierra (1 Tes. 4:16-17)

Los incrédulos son tomados (Mat. 24:37-41)

Cristo llama a Su iglesia

Cristo viene con Su iglesia

Cristo reúne a los Suyos (1Tes 4:16-17)

Cristo viene a juzgar (Mat. 25:31-46)

No en el Antiguo Testamento (1 Cor. 15:51)

Predicho a menudo en el Antiguo testamento

No hay señales, es inminente

Presagiada por muchas señales (Mat. 24:4-29)

Es un tiempo de bendición y consuelo (1 Tes 4:18)

Es un tiempo de destrucción y juicio (2 Tes. 2:8-12)

Involucra solamente a creyentes (Jn.14:1-3; 1 Cor 15:51-55; 1 Tes. 4:13-18)

Involucra a todos los pueblos de la tierra (Mat. 24:1-25:46)

Ocurrirá en cualquier momento, en el tiempo sucederá en un abrir y cerra de ojos, -solamente los creyentes le verán (1 Cor 15:51-52).

Sera visible al mundo entero (Mat 24:27; Apoc. 1:7)

Mientras que tanto el rapto como el regreso describen una venida del Señor y se usan los mismos términos para referirse a ambos, las dramáticas diferencias en los diversos pasajes que hemos examinado indican que están describiendo dos eventos únicos que ocurren en momentos separados. Las diferencias son demasiado sustanciales para fusionarlas en un solo evento. [14]

La Respuesta Pos-tribulacional

Entonces, ¿cómo manejan los postribulacionistas las disimilitudes que están presentes en los pasajes que ellos creen que describen el mismo evento? En su mayor parte, no abordan todas las distinciones. Ladd hace referencia de pasada a las diferencias y dice, “No hay ningún fundamento para asumir que debe haber un tiempo considerable entre el Arrebatamiento y la venida de Cristo con su Iglesia. Pueden ser dos aspectos de un solo evento indivisible”.[15] Argumenta que cualquier noción de dos eventos separados por un número de años es sólo una interpretación o inferencia y no se establece específicamente en ninguna parte de las Escrituras. [16] Douglas Moo dice:

Un pos-tribulacionista admite fácilmente que el Rapto y la Segunda Venida en juicio no son idénticos, en el sentido de que tienen diferentes propósitos o afectan a diferentes grupos de personas. Todo lo que el pos-tribulacionista afirma es que estos dos eventos son parte de un evento complejo, la Parusía, y que ocurrirá después de la Tribulación. [17]

Moo aborda algunas de las disimilitudes específicas entre el rapto y el regreso, argumentando que el rapto se menciona junto con la segunda venida en Mateo 24:31, pero está de acuerdo en que esta “referencia no es ‘indiscutible'”. [18] Su argumento general es que los pasajes del Nuevo Testamento se dirigen a situaciones específicas, lo que significa que el autor sólo incluye lo que es necesario para exponer su punto de vista y omite detalles que son innecesarios para cumplir su propósito inmediato. Cree que las omisiones de varios aspectos de la venida de Cristo en diferentes textos se entienden mejor de esta manera y da cuenta de las diferencias en los diversos pasajes. [19] Por supuesto que estamos de acuerdo en que no todos los autores del Nuevo Testamento dan todos los detalles sobre cualquier asunto a su audiencia, pero los detalles no pueden ser contradictorios y seguir describiendo el mismo evento.

Moo señala las aparentes inconsistencias en los relatos del Evangelio sobre la resurrección de Cristo y dice que a pesar de estas diferencias, “sabemos que todos representan el mismo evento”. [20] Moo tiene razón en que las aparentes inconsistencias en los relatos del mismo evento a menudo pueden ser fácilmente reconciliadas. En los Evangelios, cada autor humano tiene un público y un propósito particular a la vista y, por lo tanto, destaca los diferentes detalles que rodean la resurrección. Sin embargo, cada escritor de los Evangelios registra claramente el hecho de la resurrección de Jesús. Omitir ese hecho sería una omisión importante. De la misma manera, mientras que diferentes autores pueden dar diferentes detalles sobre la venida del Señor, para un relato omitir cualquier referencia al rapto de los creyentes vivos al cielo es una gran omisión. La falta de una referencia clara e indiscutible al rapto en Mateo 24 y Apocalipsis 19:11-21 -los dos principales textos de la segunda venida- equivale a que uno de los escritores de los Evangelios omitió la mención de la resurrección de Jesús. El hecho de que no se mencione el rapto nos deja con una disimilitud tan grande que es un claro indicador de que hay dos eventos diferentes a la vista.

Además, los relatos de los Evangelios que describen los eventos de la resurrección son largos pasajes narrativos que son propensos a diferencias menores que se explican y reconcilian fácilmente. Sin embargo, los pasajes del rapto y el retorno se encuentran más a menudo en el discurso profético o en el texto epistolar, que por lo general no se dan a conocer por tener diferencias significativas entre pasajes relacionados.

Que Dice la Evidencia

¿Hay diferencias entre los distintos pasajes que describen el segundo advenimiento? Todos están de acuerdo en que las hay. La siguiente pregunta, entonces, es esta: ¿Son estas diferencias lo suficientemente numerosas y notables como para justificar dos etapas de la venida de Cristo? Esa es la pregunta que cada intérprete debe responder.

Dejamos a su criterio, basado en la evidencia que hemos presentado de las Escrituras, decidir si las muchas y sorprendentes disimilitudes entre el rapto y el regreso pueden ser razonablemente explicadas por la sugerencia de que los autores dejaron fuera detalles supuestamente innecesarios en varios contextos. También dejamos que usted discierna, basado en lo que ha leído hasta ahora, si el punto de vista de la pretribulacional realmente tiene apoyo bíblico, o es sólo una inferencia que no se afirma en ninguna parte de la Palabra de Dios.

Creemos que las notables diferencias en varios pasajes que tratan del regreso del Señor apuntan hacia una segunda venida en dos fases. Estas dos etapas están bien armonizadas por la perspectiva pretribulacional, mientras que otras perspectivas del momento del rapto no pueden acomodar las diferencias tan suavemente. Un examen del vocabulario usado en referencia a la venida de Jesús así como las variaciones entre los pasajes que describen su regreso apoyan una venida de Jesús en dos etapas separadas por al menos siete años. En apoyo de este punto de vista, John MacArthur dice,

Las Escrituras sugieren que la Segunda Venida ocurre en dos etapas: primero el Rapto, cuando viene por Sus santos y son arrebatados para encontrarse con Él en el aire (1 Tesalonicenses 4:14-17), y segundo, Su regreso a la tierra, cuando viene con Sus santos (Judas 14) para ejecutar el juicio sobre Sus enemigos. La septuagésima semana de Daniel debe caer entre esos dos eventos. Ese es el único escenario que reconcilia la inminencia de la venida de Cristo por Sus santos con las señales aún no cumplidas que señalan Su glorioso retorno final con los santos. [21]

Jesús viene otra vez. En este punto, todos los cristianos están de acuerdo. Los autores de este libro creen que viene antes de la tribulación, sin ningún aviso previo, para llevar a su novia al cielo. Puede venir en cualquier momento.

¡Viva esperando!

Notas

1 . Glenn R. Kreider, “The Rapture and the Day of the Lord,” in Evidence for the Rapture: A Biblical Case for Pretribulationism , gen. ed. John F. Hart (Chicago: Moody, 2015), 83.

2 . Alan Bandy and Benjamin Merkle, Understanding Prophecy (Grand Rapids: Kregel, 2015), 191-212.

3 . Kreider, “The Rapture and the Day of the Lord,” 83.

4 . Charles C. Ryrie, Come Quickly, Lord Jesus (Eugene, OR: Harvest House, 1996), 47.

5 . Ryrie, Come Quickly, Lord Jesus , 47-48.

6 . George Eldon Ladd, The Blessed Hope (Grand Rapids: Wm. B. Eerdmans, 1989), 69-70.

7 . Gleason L. Archer Jr., The Rapture: Pre-, Mid-, or Post-Tribulational? (Grand Rapids: Zondervan, 1984), 216.

8 . Archer Jr., The Rapture .

9 . Kreider, “The Rapture and the Day of the Lord,” 83-84.

10 . Ryrie, Come Quickly, Lord Jesus , 51.

11 . Douglas J. Moo, The Rapture: Pre-, Mid-, or Post-Tribulational? (Grand Rapids: Zondervan, 1984), 177.

12 . John F. Walvoord, The Rapture Question , rev. ed. (Grand Rapids: Zonderan, 1979), 94.

13 . Paul D. Feinberg, The Rapture: Pre-, Mid-, or Post-Tribulational? (Grand Rapids: Zondervan, 1984), 80-85. Paul N. Benware, Understanding End Times Prophecy(Chicago: Moody, 1995), 206. Walvoord también enumera importantes contrastes entre la traducción (rapto) y la segunda venida. Walvoord, The Rapture Question , 93-94.

14 . Paul N. Benware, Understanding End Times Prophecy (Chicago: Moody, 1995), 207.

15 . George Eldon Ladd, The Blessed Hope (Grand Rapids: Eerdmans, 1990), 91.

16 . Ladd, The Blessed Hope , 91-92.

17 . Moo, The Rapture: Pre-, Mid-, or Post-Tribulational? , 98. Moo aborda algunas de las omisiones sugeridas de detalles en los pasajes de rapto que faltan en los pasajes de regreso y viceversa (98-101).

18 . Moo, The Rapture: Pre-, Mid-, or Post-Tribulational? , 98. El problema de tomar Mateo 24:31 como referencia al rapto es que, como admite Moo, en el versículo no se afirma ningún rapto de creyentes vivos al cielo. Además, en el evento del rapto no sólo habrá el rapto de los creyentes vivos, también habrá una resurrección de los cristianos fallecidos. No se encuentra ninguna mención específica ni de un rapto ni de una resurrección en Mateo 24:31. Todo esto se refiere a una reunión de los elegidos. Además, todo el contexto de Mateo 24 es judío, lo que indica que los “elegidos” de Mateo 24:31 son creyentes judíos vivos en la tierra en la venida de Cristo que están reunidos desde los cuatro rincones de la tierra.

19 . Moo, The Rapture: Pre-, Mid-, or Post-Tribulational? , 99.

20 . Moo, The Rapture: Pre-, Mid-, or Post-Tribulational? , 100-01.

21 . John MacArthur, The Second Coming (Wheaton, IL: Crossway, 1999), 87.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s