La Vida Cristiana Significa Ser Llamado A La Santidad

Posted on

ESJ-2020 0402-001

La Vida Cristiana Significa Ser Llamado A La Santidad

por John F. Macarthur

El Nuevo Testamento resuena con llamados a la santidad. Se nos dice que nos abstengamos de los deseos carnales (1 Pedro 2:11), que mortifiquemos las obras del cuerpo (Rom. 8:13), que no amemos al mundo (1 Juan 2:15), que huyamos de la inmoralidad (1 Cor. 6:18), que nos despojemos del viejo hombre (Ef. 4:22), y que pensemos en la verdad (Fil. 4:8). Leemos los mandatos de dejar que la Palabra de Cristo habite en nosotros ricamente (Col. 3:16), de revestirnos con la coraza de la justicia (Ef. 6:14), de dar bofetadas a nuestros cuerpos para someterlos (1 Cor. 9:27), y de presentar nuestros cuerpos como sacrificios vivos (Rom. 12:1). Escuchamos el llamado del Apóstol Pablo para limpiarnos de toda la suciedad de la carne (2 Cor. 7:1), caminar en el Espíritu (Gal. 5:16), y dejar de lado toda amargura, ira y malicia (Ef. 4:31). Pedro citó a Levítico a su cargo para vivir vidas disciplinadas y piadosas: ” sino que así como aquel que os llamó es santo[a], así también sed vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; 16 porque escrito está: Sed santos, porque Yo soy santo.” (1 Pedro 1:15-16). La mayoría de los cristianos están bien versados en esos mandamientos, los conocemos y los creemos.

Sin embargo, la familiaridad y el asentimiento mental no son suficientes para producir resultados justos. De hecho, la iglesia parece estar perdiendo rápidamente la batalla por la santidad y la pureza. Considere la mundanalidad que impregna la iglesia hoy en día. Algunas congregaciones son virtualmente indistinguibles del mundo; muchas más se mueven rápidamente en una trayectoria similar. Otras no necesariamente llevan sus afectos mundanos en la manga, pero sus actos externos de piedad y devoción no pueden ocultar la corrupción interior.

La razón es simple. La batalla por la santidad no se trata principalmente de profesiones públicas y exhibiciones externas. Más bien, si el pueblo de Dios va a ser santo, primero debemos ganar la batalla en el interior.

La Corte Suprema del Corazón Humano

Cuando Pablo se vio obligado a defenderse ante los creyentes de Corinto de las acusaciones de los falsos apóstoles, no recurrió a los testimonios de amigos y compañeros de ministerio para verificar su virtud. No señaló sus obras milagrosas o el número de iglesias que había plantado para validar sus credenciales apostólicas. En su lugar, apeló al más alto tribunal del corazón humano. “Porque nuestra satisfacción es esta: el testimonio de nuestra conciencia que en la santidad y en la sinceridad que viene de Dios, no en sabiduría carnal sino en la gracia de Dios, nos hemos conducido en el mundo y especialmente hacia vosotros.” (2 Cor. 1:12). Pablo recurrió a su propia conciencia como su mejor defensa.

El valor de una conciencia limpia es un tema repetido a lo largo del ministerio de Pablo. En Hechos 23:1, le dijo al Sanedrín, “Hermanos, hasta este día yo he vivido delante de Dios con una conciencia perfectamente limpia.” En Hechos 24:16, le confesó a Félix, “Por esto, yo también me esfuerzo por conservar siempre una conciencia irreprensible delante de Dios y delante de los hombres.” Y en 2 Timoteo 1:3, escribió: “Doy gracias a Dios, a quien sirvo con limpia conciencia.”

En su primera epístola a Timoteo, Pablo explicó que “Pero el propósito de nuestra instrucción es el amor nacido de un corazón puro, de una buena conciencia y de una fe sincera” (1 Tim. 1:5). Instó a su joven aprendiz en la fe a que “pelees la buena batalla, guardando la fe y una buena conciencia,” (vv. 18-19). Más tarde identificaría “guardando el misterio de la fe con limpia conciencia” (3:9) como una de las calificaciones necesarias para los diáconos.

Peter también comprendió el valor de una conciencia limpia. En su primera epístola, encargó a sus lectores que ” teniendo buena conciencia, para que en aquello en que sois calumniados, sean avergonzados los que difaman vuestra buena conducta en Cristo” (1 Pedro 3:16). Las acusaciones externas no pueden compararse en intensidad con el testimonio interno de la propia conciencia. El predicador puritano Richard Sibbes describió la conciencia como “el alma que se refleja en sí misma”.[1] En la corte del corazón humano, la conciencia ocupa todos los papeles. Es el reportero de la corte, registrando con detalle preciso todo lo que hacemos (Jer. 17:1). Es nuestro fiscal, presentando quejas cuando somos culpables, y nuestro defensor que se declara inocente (Rom. 2:15). Como vemos en Pablo, la conciencia es nuestro testigo, testificando fielmente a favor o en contra de nosotros (2 Cor. 1:12). Es nuestro juez tanto en la condenación como en la reivindicación (1 Juan 3:20-21). La conciencia sirve incluso como nuestro verdugo, ya que nos plaga de dolor por nuestra culpa descubierta (1 Sam. 24:5).[2]

Los falsos maestros de Corinto hicieron todo lo posible por empañar el testimonio de Pablo y poner en duda sus credenciales. Pero sus acusaciones no pudieron influir o silenciar el claro testimonio de su conciencia. En la corte de su corazón, ante el Señor, el Apóstol sabía que era inocente de sus acusaciones.

Cuando hablamos de ganar la batalla por la santidad en el interior, estamos hablando de la conciencia. La victoria en la batalla externa debe ser precedida por la victoria en esta batalla interna. John Owen escribió, “No dejes que ese hombre piense que hace algún progreso en la santidad no caminando sobre las entrañas de sus pasiones.”[3] La verdadera santidad debe comenzar en el interior, y la conciencia es el punto de contacto primario para esa reforma interna.

Esa realidad se opone a la visión que el mundo tiene de la conciencia. Hoy se nos dice que ignoremos el alegato interno de culpa y dolor para tomar los pasos necesarios para silenciar la conciencia. Un autor describió la culpa como una neurosis inútil, diciendo: “Las zonas de culpa deben ser exterminadas, limpiadas con aerosol y esterilizadas para siempre”.[4] Los psicólogos y gurús se harán eco felizmente de ese sentimiento, animando a aquellos plagados de culpa a anular, suprimir y silenciar sus conciencias. El mensaje es claro: la culpa está fuera de lugar; la vergüenza es culpa de alguien más. El mundo tratará de convencernos de que la conciencia no es más que un obstáculo persistente para vivir la vida al máximo, un impedimento perjudicial para la autoestima y la búsqueda de placer y satisfacción sin culpa.

El pueblo de Dios no debe adoptar esa perspectiva rebelde. Más bien, necesitamos reconocer que la conciencia es uno de los mayores dones de Dios a la humanidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s