Dios No Los Escucha

Posted on

ESJ-2020 0616-001

Dios No Los Escucha

Por Jordan Standridge

El 14 de mayo, el Papa Francisco se unió a los musulmanes para animar a todas las personas de la tierra que creen en Dios, a orar a su Dios para acabar con el Coronavirus.

Creo que cuando oímos cosas como esta, surge una pregunta obvia en nuestras mentes: ¿Dios escucha todo tipo de oración o sólo escucha a un tipo específico de persona? ¿Escucha a las personas que forman parte de las falsas religiones?

Hace poco estuve predicando sobre el Salmo 145 y me llamó la atención una vez más un versículo en particular hacia el final de este glorioso Salmo. El verso 18 dice esto,

El Señor está cerca de todos los que le invocan,

de todos los que le invocan en verdad.

Salmo 145:18

En una sección de este salmo dedicada a reflexionar sobre la gracia de Dios en nuestras vidas, el salmista declara la cercanía de Dios a aquellos que lo invocan. Esta reflexión impulsa claramente a David hacia la alabanza. La mera noción de la cercanía de Dios debería hacer que nuestros corazones se regocijen en alabanzas a Él por inclinarse hacia el hombre pecador.

No hay nada más reconfortante que saber que el Señor está cerca de nosotros cuando le llamamos. Que no importa a lo que nos enfrentemos y no importa lo difícil que sea la situación, nuestro pastor está cerca y dispuesto a escucharnos. Este verso es una maravillosa promesa a los que creen en Dios de que está cerca cuando lo invocamos.

Pero nos lleva a una pregunta importante. ¿Significa esto que Dios estará cerca de cualquiera que lo llame? ¿Responde a las plegarias de todas las personas?

Aunque sea popular creer lo contrario, el Salmo 145 nos dice claramente que Dios sólo escucha las oraciones de las personas que lo invocan en verdad.

Y sin embargo, al mirar a las otras religiones del mundo, hay mucha gente que ora, algunos pondrían a muchos cristianos en vergüenza por sus esfuerzos. Pero, ¿Dios está escuchando?

¿Sabías que hay gente que va al Muro de los Lamentos en Jerusalén todos los días con el único propósito de rogar a Dios que envíe al Mesías por primera vez? Gente que fielmente, día tras día, va y ora a veces con lágrimas pidiendo a Dios que envíe al Mesías prometido. ¿Responderá Dios a sus plegarias?

¡Claro que no! Ya ha venido. Aunque sea admirable ver el nivel de compromiso de la gente que va cada día al muro occidental, es ofensivo para Jesucristo hacer esa oración.

Hay cientos de personas cada día que se alinean en la escalera de Roma, rezando el rosario y esperando que a través de sus oraciones a María, Dios en su misericordia permita a su ser querido salir del purgatorio siete años antes. ¿Verá Dios las lágrimas y escuchará sus oraciones y concederá su petición?

¡Claro que no! El purgatorio ni siquiera existe.

Hay millones y millones de personas que diariamente rezan oraciones memorizadas a su dios a veces hasta cinco veces al día, esperando que Dios los escuche y les conceda la salvación a través de sus esfuerzos, pero ¿Dios verá sus esfuerzos y les concederá la salvación basada en ellos?

¡Claro que no! Nunca compartiría su gloria con ningún humano, y les permitiría ganar su salvación a través de las obras.

Es imperativo que como creyentes entendamos esta simple verdad, es decir, que Dios sólo escucha un tipo de oración, la oración ofrecida en la verdad.

Este es un claro patrón en las escrituras. Cuando el fariseo ora, Lucas señala el hecho de que está “orando para sí mismo”, declarando así que Dios no está escuchando (Lucas 18:11 ), más tarde Juan dice, “Esta es la confianza que tenemos ante Él, que si pedimos algo de acuerdo a su voluntad, Él nos oye”. Lo que implica que Dios nos escucha cuando oramos de acuerdo a su voluntad. (1 Juan 5:14 ) Obviamente él escucha todo, pero Juan está enfatizando el hecho de que Dios escucha y responde a aquellos que quieren que su voluntad se haga por encima de todo.

Jesucristo fue muy claro cuando dijo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida, nadie viene al padre sino a través de mí”. Juan 14:6

Este versículo no sólo enseña que Jesús mismo es la verdad, sino que también nos instruye que sin la fe en Él y la posesión de su justicia nadie puede acercarse a Dios.

No es poco amable de nuestra parte señalar este hecho. Diría que señalar esto y enseñar esta verdad sólo llevará a los creyentes a crecer en su amor por los perdidos. De la misma manera, sólo será útil para los incrédulos escuchar que para que Dios los escuche deben arrepentirse de su pecado, arrepentirse de su orgullo y poner su confianza sólo en Jesucristo. Entonces y sólo entonces podrán acercarse confiadamente al trono del Señor, no por su propia justicia sino por la de Cristo.

Espero que nunca pierdas la maravilla del hecho de que el Creador soberano del universo, que conoce la profundidad de la maldad en nuestros corazones, ama escuchar y estar cerca de nosotros cuando lo invocamos a través de su hijo Jesucristo. ¡Que vayamos continuamente a Él para alabarle y suplicarle por todas nuestras necesidades para glorificarle cada día!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s