Las Preguntas Que Recibimos Sobre La Declaración De Los Ancianos Del GCC

Posted on Actualizado enn

ESJ-2020 0804-003

Las Preguntas Que Recibimos Sobre La Declaración De Los Ancianos De GCC

Por Phil Johnson (y amigos)

Algunos amigos y yo colectamos preguntas comunes que se han planteado en relación con la reciente declaración de John MacArthur y los ancianos de la Iglesia Grace Community, titulada “Cristo, no César, es la cabeza de la Iglesia”. Aquí está nuestra FAQ (Preguntas Frecuentes) en su forma actual:

1.¿Por qué consintieron en la orden original del gobierno, citando a los Romanos 13 y 1 Pedro 2?

Los ancianos de la Iglesia Grace decidieron seguir los procedimientos recomendados en la orden original del gobierno, no porque creamos que el estado tiene derecho a decir a las iglesias cuándo, si o cómo adorar. Para ser claros, creemos que las órdenes originales fueron una intrusión ilegítima de la autoridad estatal en los asuntos eclesiásticos tanto como creemos que lo es ahora. Sin embargo, como no podíamos conocer la verdadera gravedad del virus, y porque nos preocupamos por la gente como lo hizo nuestro Señor, creemos que proteger la salud pública contra los contagios graves es una función legítima tanto de los cristianos como del gobierno civil. Por lo tanto, seguimos voluntariamente las recomendaciones iniciales de nuestro gobierno. Por supuesto, es legítimo que los cristianos se abstengan temporalmente de la asamblea de los santos ante una enfermedad o una amenaza inminente para la salud pública.

Cuando comenzó el devastador bloqueo, se suponía que era una medida provisional a corto plazo, con el objetivo de “aplanar la curva”, lo que significaba que querían reducir la tasa de infección para asegurar que los hospitales no se vieran desbordados. Y había horribles proyecciones de muerte. A la luz de esos factores, nuestros pastores apoyaron las medidas observando las directrices que se emitieron para las iglesias.

Pero no cedimos nuestra autoridad espiritual al gobierno secular. Dijimos desde el principio que nuestro cumplimiento voluntario estaba sujeto a cambios si las restricciones se prolongaban más allá del objetivo establecido, o si los políticos se inmiscuían indebidamente en los asuntos de la iglesia, o si los funcionarios de salud añadían restricciones que intentaran socavar la misión de la iglesia. Tomamos cada decisión con nuestra propia carga de responsabilidad en mente. Simplemente aprovechamos la primera oportunidad para apoyar las preocupaciones de los funcionarios de salud y acomodar las mismas preocupaciones entre los miembros de nuestra iglesia, por el deseo de actuar con abundancia de cuidado y sensatez (Filipenses 4:5).

Pero ya llevamos más de veinte semanas con las restricciones no aliviadas. Es evidente que esas proyecciones originales de muerte estaban equivocadas y el virus no es ni de lejos tan peligroso como se temía originalmente. Aún así, ha pasado aproximadamente el cuarenta por ciento del año y nuestra iglesia no ha podido reunirse de forma normal. La capacidad de los pastores para pastorear sus rebaños ha sido severamente restringida. La unidad e influencia de la iglesia ha sido amenazada. Se han perdido oportunidades para que los creyentes se sirvan y se ministren unos a otros. Y el sufrimiento de los cristianos que están preocupados, temerosos, angustiados, enfermos o que necesitan urgentemente de compañerismo y aliento se ha magnificado más allá de todo lo que podría considerarse razonablemente justo o necesario. Los principales eventos públicos que se planificaron para 2021 ya se están cancelando, lo que indica que los funcionarios se están preparando para mantener las restricciones en vigor hasta el próximo año y más allá. Eso obliga a las iglesias a elegir entre el claro mandato de nuestro Señor y los oficiales del gobierno. Por lo tanto, siguiendo la autoridad de nuestro Señor Jesucristo, con gusto elegimos obedecerlo.

2.¿Está diciendo que los pastores que eligen seguir las instrucciones del gobierno son, por lo tanto, culpables de abdicar su responsabilidad ante el Señor y de violar las esferas de autoridad ordenadas por Dios?

Para ser claros, no estamos tratando de vincular la fidelidad a una evaluación particular de la gravedad del virus o la mejor manera de tomar precauciones en respuesta. Para muchas iglesias, los ancianos concluirán independientemente que las regulaciones recomendadas son el mejor curso para el momento actual. Nuestro punto es que estas decisiones son el llamado de la iglesia, no del estado.

La forma en que los ancianos toman sus decisiones sobre si y cómo reunirse es un asunto de libertad cristiana, y no toda congregación fiel tomará esas decisiones exactamente como nosotros lo hemos hecho. Dado el tamaño, la salud, la edad y la ubicación de su congregación, así como la forma en que el virus ha afectado a su propia comunidad, algunos pastores y ancianos pueden decidir suspender la comunión por un poco más de tiempo. Nuestra declaración no pretendía dirigirse a los fieles pastores y ancianos que se esfuerzan por ejercer su propia discreción independiente y navegar por las necesidades de su propia congregación. Nuestro deseo era simplemente equipar y capacitar a tales hombres fieles – no causarles problemas o atar sus conciencias a las decisiones que estamos tomando.

Dicho esto, no es un asunto de libertad cristiana que los ancianos cedan al estado la autoridad que Dios les ha dado para tomar tales decisiones. Eso es abdicación. Los pastores y ancianos que permiten que el gobierno dicte el tamaño de sus reuniones, o si pueden reunirse, dan autoridad al gobierno que Dios ha dado sólo a Cristo como cabeza de la iglesia. Si los líderes de la iglesia han cedido la autoridad de Cristo al gobierno, que Dios nunca dio ni pretendió que el gobierno tuviera, es nuestra oración que se arrepientan de ello y reafirmen que Cristo y no el César es la cabeza de la iglesia. La declaración llama a otras congregaciones fieles a unirse a nosotros en el reconocimiento de que Dios ha encomendado a los ancianos la autoridad y la responsabilidad de tomar estas decisiones, y no deben renunciar al Estado a esa autoridad y responsabilidad en contradicción con el designio de Dios.

3. ¿Son las esferas de la iglesia y el estado tan distintas como la declaración implica? ¿No se somete la iglesia a los códigos de incendios del gobierno y a las restricciones de zonificación? Si es así, ¿por qué no se somete igualmente a estas restricciones de salud pública?

Si bien es cierto que la iglesia está sujeta a los códigos de incendios y a las restricciones de zonificación, se trata de asuntos civiles rutinarios, no espirituales, por lo que el Estado ejerce una autoridad legítima para hacerlos cumplir. Pero la autoridad del gobierno en asuntos civiles asociados con la iglesia no le da autoridad en asuntos espirituales, que son el alma de la iglesia. Los topes de asistencia, las prohibiciones de canto y los requisitos de distanciamiento (especialmente los que se establecen arbitrariamente y por decreto ejecutivo) tienen el efecto de suprimir o eliminar el culto congregacional que es un elemento esencial de la vida de la iglesia. Por lo tanto, esas órdenes quedan fuera de la jurisdicción de las autoridades civiles.

4. ¿Por qué pidió firmas en esta declaración?

Queríamos encontrar una manera para que otros pastores y líderes de la iglesia que estaban de acuerdo con nuestra perspectiva, pero que tal vez estaban aprensivos acerca de la reapertura, tuvieran una forma de expresar su apoyo y solidaridad.

5.¿Por qué los ancianos de la Iglesia de Grace no han impuesto reglas de distanciamiento social y el uso de máscaras?

La comunidad médica tiene un desacuerdo generalizado y dogmático sobre la eficacia de ambas restricciones. No creemos que sea competencia o responsabilidad de los ancianos resolver ese desacuerdo o actuar como ejecutores de una disputa política tan acaloradamente debatida, especialmente cuando las propias autoridades gubernamentales se han negado a hacer cumplir esas reglas durante incontables manifestaciones masivas con multitudes mucho más grandes que las que ha atraído cualquiera de nuestros servicios de culto. En cambio, dejamos que cada individuo esté “plenamente convencido en su propia mente” de si debe o no seguir estas directrices. Con gusto damos la bienvenida a cualquiera a la Iglesia Grace Community y dejamos esas opciones a cada individuo, en el espíritu de Romanos 14.

6.¿Qué pasa si los funcionarios intervienen en nuestros servicios o nos obligan a cumplir?


La amenaza de las consecuencias más severas del gobierno nunca ha impedido que los fieles se sometan a la autoridad de la Palabra de Dios. Y sabemos que cualquier oposición que recibamos estará dentro de la voluntad de nuestro Señor, y por el bien de su iglesia. Simplemente deseamos reunirnos pacífica y reverentemente en adoración a Jesucristo (1 Timoteo 2:2), libres de las prohibiciones del estado. También comprendemos cuán desesperadamente el mundo necesita a la iglesia, porque somos (en palabras de Jesús) “la sal de la tierra” y “la luz del mundo” (Mateo 5:13-14), una influencia absolutamente indispensable para la verdad y la justicia en la sociedad. De todas las personas, comprendemos cuán desesperadamente el mundo necesita el Evangelio, una prioridad espiritual mucho más importante que cualquier amenaza física que pueda matar el cuerpo pero que no pueda matar el alma. Si las autoridades gobernantes sienten la necesidad de atacarnos por eso, confiaremos en el Señor, nos regocijaremos y glorificaremos a Dios por el privilegio de sufrir en el nombre de Cristo (1 Pedro 4:12þ16; cf. Filipenses 1:27þ30).

7. ¿La Iglesia Grace está abierta para que cualquiera pueda asistir?

Sí. Por favor, siéntase libre de unirse a nosotros para la adoración.

8.¿Debemos reunirnos en la tienda, o el centro de culto estará abierto?

Confiamos en que los miembros de nuestra congregación sean adultos maduros, así que ellos y sus familias son bienvenidos a sentarse donde se sientan cómodos. Tenemos amplios asientos al aire libre disponibles, y hemos observado uniformemente que los congregantes han sido respetuosos con los que llevan máscaras y/o buscan la distancia social.

9. ¿Qué pasa si no me siento cómodo regresando?

Entendemos que estamos en tiempos sin precedentes, y que la información de las autoridades gubernamentales y los funcionarios de salud cambia cada día. Si no se siente cómodo volviendo al culto, por favor, siéntase libre de aprovechar la transmisión en vivo y otras alternativas. Los amamos, los extrañamos y estamos ansiosos por darles la bienvenida cuando puedan unirse a nosotros (1 Pedro 1:22), pero reconocemos que hay algunos de nuestros miembros para quienes esta es la decisión correcta, especialmente si están enfermos o experimentan síntomas del virus, tienen un alto riesgo de complicaciones debido a la edad u otras condiciones de salud, o tienen contacto regular en casa con alguien que está en alto riesgo.

Mientras esté fuera, por favor, siga contactando con los pastores de su grupo, los pastores de los estudios bíblicos y otros miembros de su comunidad. Estamos ansiosos por conocer y satisfacer sus necesidades.

10.¿Cuándo se reanudarán los grupos de convivencia, el ministerio de niños, la guardería y los ministerios de estudiantes?

Tan pronto como podamos trabajar en la logística.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s