4 Distinciones De Una Perspectiva Cristiana De La Raza

Posted on

ESJ-2020 0806-001

4 Distinciones De Una Perspectiva Cristiana De La Raza

Por Jesse Johnson

A medida que #BlackLivesMatter, White-Fragility [Fragilidad Blanca] y White-Privilege [Privilegio Blanco] se convierten en puntos críticos en nuestra sociedad, y a medida que organizaciones enteras han crecido alrededor del concepto de “reconciliación racial” es crítico recordar que los cristianos deben pensar de manera diferente al mundo en el tema de la raza.

El mundo está completamente involucrado en este tema. La frase “Las Vidas Negras Importan” se pinta en las calles, mientras que otros explican por qué rechazan la organización. El problemático libro “Fragilidad Blanca” se convierte en un best-seller, pero hay suficientes tomas seculares del libro que su efecto parece ser lo suficientemente contundente (aunque estoy seguro de que los evangélicos – a menudo un año después de las fiestas culturales – todavía lo entretendrán por un tiempo).

No sé si esto es cierto para todos los pastores, pero he tenido más conversaciones y correos electrónicos sobre la raza de los que puedo recordar sobre cualquier otro tema contemporáneo. Parece que diariamente me preguntan sobre mi comprensión de la raza y la reconciliación racial dentro de la iglesia.

Mientras que el concepto de raza se utiliza cada vez más como un marco a través del cual la gente entiende la sociedad, es imperativo que los creyentes recuerden que la comprensión cristiana de este tema es fundamentalmente diferente de la del mundo. Un punto de vista claramente cristiano sobre la raza es crítico porque aporta claridad a nuestro pensamiento sobre el conflicto en nuestro mundo, y trae esperanza a los individuos mientras buscan vivir en paz.

Y una visión Cristiana de la raza es única – nos hace estar aparte del pensamiento evolutivo que ha agarrado la mayor parte del mundo en este tema, y nos separa del Marxismo cultural que ha forzado su camino en la actual dinámica racial de América.

Aquí hay cuatro distinciones dentro de la visión cristiana de la raza:

1. La raza es un mito biológico: El hilo común que atraviesa las divisiones raciales de nuestro mundo es el mito de que la raza existe como una realidad biológica de cualquier manera significativa. Los cristianos creen (o al menos deberían creer) que todos los humanos descienden de Adán y Eva. Cada persona es un descendiente directo de Noé. Apreciamos la realidad de que todos somos “de una sola sangre” (Hechos 17:26).

Realmente no hay una base biológica para el concepto de raza. Va en contra de la lógica, la ciencia, la historia y la Biblia. Es una ficción inventada para privar a otros de sus derechos y justificar los abusos pecaminosos de la humanidad.

Yo llamo a esto un distintivo cristiano, pero en la providencia de Dios ahora también hay científicos seculares que dicen lo mismo. Aquí hay un enlace a un artículo de National Geographic titulado “No hay base científica para la raza: es una etiqueta inventada“. El artículo señala que no hay diferencias genéticas entre las llamadas razas. Aunque las diferencias lingüísticas, culturales y étnicas existen obviamente en el mundo, no son biológicas como implica el concepto de “raza”.

A los biólogos y antropólogos modernos que finalmente están afirmando lo obvio, el cristiano dice, “bienvenido a la fiesta”. Hemos denunciado la raza como un concepto artificial desde que Darwin se aferró a ella en un intento de apoyar la evolución. Spurgeon predicaba contra los conceptos evolutivos de Darwin, a menudo basando sus objeciones en la noción de que todos somos de una sola sangre (y ocasionalmente con un gorila disecado uniéndose a él en su púlpito como apoyo). No digo que todos los pastores cristianos hayan rechazado siempre el concepto de raza, al igual que no todos los biólogos han abrazado la evolución, sino que el rechazo de la evolución junto con la raza ha sido durante mucho tiempo un elemento básico de la antropología evangélica.

Aquí está Latasha Morrison explicando por qué esto es importante:

“A pesar del reconocimiento de la Biblia de los diferentes grupos étnicos, no hay indicación de raza. La raza, tal y como la conocemos, es una construcción política y social creada por el hombre con el propósito de afirmar el poder y mantener una jerarquía. Cuando creemos que las mentiras están incrustadas en las jerarquías raciales, la reconciliación se hace imposible.” Be the Bridge, 23-24.

Si se cree que las personas están divididas en categorías raciales por realidades biológicas, entonces se va a terminar creyendo en diferencias innatas entre las razas, y esto a su vez lleva a la imposibilidad de cualquier tipo de armonía racial (después de todo, si las diferencias son biológicas, entonces se vuelven inmunes a la experiencia espiritual). Esto conduce a la segregación racial, la superioridad, la animosidad y toda clase de odio, desde los holocaustos hasta la discriminación.

Por eso es importante la creencia cristiana de que descendemos de Adán y Eva. Si todos somos descendientes de esa misma pareja, entonces todos somos a imagen de Dios. Si todos somos descendientes de Noé, entonces a todos se nos ha dado el dominio sobre la tierra. Todos estamos relacionados. Puede haber diferencias entre las personas, pero todas son diferencias familiares.

2. El racismo existe porque existe el pecado. Los cristianos son capaces de identificar la depravación moral detrás del racismo. La gente está en pecado y las sociedades (compuestas de gente pecadora) son igualmente pecadoras. La gente inventa nuevas formas de odiar a Dios y a los demás. En los EE.UU., nuestro país ha pasado por la esclavitud, la segregación, Jim Crow, las restricciones de vivienda, y todo tipo de discriminación racial.

Detrás de todas estas injusticias está la realidad del pecado. El pecado se presenta en tres formas: el diablo, la carne y el mundo. Existe la realidad cósmica del pecado que se originó con el diablo, esto es el odio a Dios. Está la manifestación personal del pecado, que es la carne, vista como una persona odia a otra. Luego están los sistemas mundanos de pecado, vistos como las culturas ponen en práctica esos principios pecaminosos a nivel social. Pero detrás de todo esto está el pecado. En su raíz, el problema no es sociológico, sino espiritual.

He encontrado algunos que tienen dificultades para equilibrar estos dos primeros distintivos (la raza es una ficción, y el racismo existe). Si la raza no existe como una realidad biológica, entonces ¿cómo puede existir el racismo? Pero la existencia del racismo no depende de la existencia de distinciones raciales significativas. El racismo es real porque el pecado es real. En el fondo, la mentira detrás de la raza no es una mentira científica o biológica, sino una mentira demoníaca. Es una negación de la autoridad de la Biblia, y un rechazo de la imagen de Dios en el hombre.

Por supuesto, la categorización evolutiva de las personas conduce a expresiones pecaminosas de esas categorías. Uno de estos días la evolución se encontrará descartada en el mismo cajón de la basura que la tierra plana. Cuando eso suceda, no se sorprenda si su mayor contribución a la historia de la humanidad habrá sido una justificación pseudo-científica del racismo.

3. Hay perdón para el racismo en el evangelio. El hecho de que el racismo sea principalmente un problema de pecado es una mala noticia, pero resulta ser una buena noticia porque significa que la buena noticia puede ofrecer perdón y restauración.

La gente puede tener sus pecados perdonados y sus corazones cambiados. El racista puede hacer que sus pecados sean lavados. La animosidad que existe en la carne puede ser circuncidada, y entonces puede haber unidad entre las personas de diferentes etnias en la iglesia, ya que comparten la comunión en Cristo.

“Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados, anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz,.” Colosenses 2:13-14

El mundo se da cuenta de lo desesperada que puede ser la división racial. Pero la Iglesia no. La iglesia siempre se aferra a la esperanza, porque mientras algo sea un problema de pecado, es un problema que puede ser clavado en la cruz de Cristo.

Por lo tanto, la iglesia realmente existe como una empresa de evangelización. Mucha gente descarta esto con comentarios trillados como “Sólo predicar el Evangelio no funciona, y la iglesia debería en cambio abogar por soluciones políticas en la sociedad”. No estoy de acuerdo. “Sólo predica el Evangelio” puede sonar como una frase minimalista, pero tiene el máximo potencial. Entendemos que el mundo siempre estará marcado por divisiones pecaminosas, guerras y rumores de guerras. No podemos cambiar eso. Los cristianos son un pequeño rebaño en un camino estrecho. No cambiamos el rumbo de las elecciones (independientemente de lo que digan las mentiras sobre las encuestas de salida), y no nos proponemos reestructurar la sociedad.

Nos proponemos compartir el evangelio con los pecadores, y ver a Dios hacer su trabajo en los corazones humanos. Pero esto no es una excusa para hacer la vista gorda ante la injusticia porque…

4. Estos distintivos revelan a la iglesia como un ejemplo de verdadera reconciliación. Sigue la lógica:

– Si todos somos una sola raza, y

– si el racismo existe como un problema de pecado pero

– es perdonado en la cruz,

– entonces los creyentes tienen una nueva hermandad que trasciende las divisiones culturales y étnicas.

No perseguimos la “reconciliación racial” como una meta en sí misma. De hecho, “reconciliación racial” es un término muy problemático – es una mezcla de un concepto no bíblico con un mandato bíblico, unido por un guión. En cambio, entendemos que al estar unidos a Cristo a través de la fe en el evangelio, estamos unidos unos a otros en la iglesia.

Esta unión es una realidad ontológica. En este momento, hay unidad en la iglesia, porque el mismo Espíritu habita en cada creyente. Ya sea que vayas a una iglesia multiétnica, una iglesia predominantemente blanca o negra o filipina, no importa: ya estás reconciliado con Dios y aquellos otros creyentes de otras iglesias que no parecen estarlo ya están reconciliados con el mismo Dios que tú. Eres uno con ellos, te guste o no.

Pero debería gustarte, porque donde hay división en la iglesia, hay pecado. El racismo en la iglesia representaría una negación de la obra terminada de Cristo en la cruz y una negación del poder transformador del Espíritu Santo. Por eso, si estás en la mesa del Señor y tienes algo contra tu hermano, debes ir y reconciliarte antes de tomar la comunión (Mateo 5:23-24 ; Lucas 17:3-4 ; 1 Corintios 1:10 , 11:18-20 ).

Como Bryan Lorrits señaló en su libro “Un Evangelio En Forma De Cruz“, hay elementos verticales y horizontales del evangelio. Pero no puede haber efectos horizontales – no hay reconciliación real entre las personas – sin primero una reconciliación vertical con Dios. Pero tan cierto como los dos rayos en la cruz, habrá un cambio en sus relaciones con los demás cuando llegue a la fe en Cristo. La verdadera reconciliación siempre comienza a través de la cruz, y entonces nuestra fe transformará nuestras relaciones con los demás.

Esta visión de la vida en la iglesia ofrece esperanza. Nos protege de la desesperación del mundo, que no puede soportar separarse de las políticas de identidad enraizadas en el pensamiento evolutivo. El mundo nunca será capaz de enfrentar realmente las raíces del racismo, porque no entiende la naturaleza del pecado. Pero los cristianos sí, y esta comprensión nos motiva a la evangelización. Creer en Hechos 17:26 nos ayuda a reconocer la realidad, y nos recuerda que tanto como existe el racismo, lo hace porque existe el pecado. Esto nos devuelve la esperanza, porque hay una verdadera unión en la cruz, donde todos somos pecadores, pero todos podemos ser perdonados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s