Nacido de Nuevo

Posted on Actualizado enn

ESJ-2020 0811-001

Nacido de Nuevo

POR STEVEN J. LAWSON

Pero a todos los que le recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios, es decir, a los que creen en su nombre, que no nacieron de sangre, ni de la voluntad de la carne, ni de la voluntad del hombre, sino de Dios. JUAN 1:12–13 

En una oscura noche de Colorado, bajo altas y majestuosas montañas, un joven adolescente caminó entre los pinos para estar a solas con Dios. Acababa de escuchar un mensaje de la Biblia que relataba cuando Jesús convirtió el agua en vino. Este milagro divino que ocurrió hace dos mil años reveló cómo una familia avergonzada se quedó sin vino en su fiesta de bodas. Cuando la madre de Jesús le pidió que interviniera, les dijo a los asistentes que llenaran con agua seis vasijas de agua vacías.

Cuando le trajeron las ollas a Jesús, hizo lo que sólo Él puede hacer. Jesús transformó el agua sucia y estancada en vino puro y espumoso. Cuando el vino fue presentado al camarero jefe, se sorprendió. Explicó que todas las demás bodas sirven primero el mejor vino. Luego, después de que la gente haya bebido libremente, sacan el vino más pobre. Pero esta boda hizo lo inexplicable. Dejó lo mejor para el final.

El orador dijo: “Esto es lo que Jesús debe hacer en tu vida. Debe tomar tu vida sucia, impura, estancada, contaminada por el pecado, y transformarla en la más pura y mejor que una persona pueda experimentar.”

Añadió: “Este milagro de Jesús es una imagen del nuevo nacimiento que debe tener lugar en tu vida. Esto es lo que Jesús debe hacer dentro de ti. Debes nacer de nuevo.”

Al final del mensaje, el orador había pedido a cada persona que no hablara con nadie, sino que saliera a la fresca noche de verano y buscara su corazón. Preguntó, “¿Dónde estás con Dios? ¿Alguna vez te ha cambiado de adentro hacia afuera? Si esto nunca te ha sucedido, pídele a Dios que te haga nacer de nuevo. Encomienda tu vida a Jesucristo.”

Un Tiempo De Búsqueda Del Corazón

Saliendo a la tranquilidad de la noche, el adolescente se enfrentó a estas verdades evangélicas. Miró en su corazón, pensando: ¿Dónde estoy con Dios? ¿Cómo puedo tener este nuevo comienzo con Dios? Deseaba tener este nuevo corazón del que hablaba el orador. Miró al cielo y puso su confianza en Jesucristo.

En ese momento, un milagro ocurrió dentro de él. El agua sucia se convirtió en vino espumoso. Su vida cambió. Nació de nuevo.

Esta transformación fue un milagro de la gracia. Fue una obra realizada por Dios para que su gloria fuera expuesta. Sé que este relato es cierto. Sé que ese adolescente fue cambiado. Sé que su sucio corazón se transformó en lo mejor que pudo ser.

Lo sé, porque yo era ese adolescente.

El Milagro Del Nuevo Nacimiento

¿Qué te viene a la mente cuando escuchas la frase “nacido de nuevo”? ¿Qué es el nuevo nacimiento? ¿Cuál es la naturaleza del nuevo nacimiento? ¿Y por qué es tan necesario un nuevo comienzo en la vida?

Estas son preguntas importantes que requieren nuestras cuidadosas respuestas. Pocas verdades necesitan una enseñanza clara más que el nuevo nacimiento. Debido a la enseñanza confusa, pocas doctrinas son menos comprendidas por los creyentes, y mucho menos por los incrédulos. Sin embargo, ninguna verdad es más importante para entender lo que Dios hace cuando alguien entra en su reino. Más que un ligero cambio en el corazón, el renacimiento es una completa renovación espiritual del alma. En lugar de una mera adición a la vida de alguien, el renacimiento significa que una persona posee una vida completamente nueva.

El nuevo nacimiento no es como repintar una casa vieja, pasando por encima de una vieja capa de pintura. Más bien, derriba completamente la casa y construye una estructura completamente nueva en el mismo sitio. Tal persona se convierte en una creación completamente nueva. La vieja vida es derribada y una nueva vida es construida en su lugar.

Nacer de nuevo significa que Dios implanta la vida divina dentro de nuestro corazón espiritualmente muerto. Es el acto vivificante de Dios, por el cual nos hace nacer en su familia. Significa que por la obra sobrenatural del Espíritu Santo, somos transformados dramáticamente en el centro de nuestro ser. Cuando nacemos de nuevo, somos hechos vivos para Dios. En el nuevo nacimiento, Dios nos da una nueva vida que sólo Él puede dar.

Entendiendo el Nuevo Nacimiento

Para comprender mejor lo que es el nuevo nacimiento, quiero que empecemos considerando el primer pasaje de la Biblia que realmente registra las palabras “nacido de Dios”. Se encuentra en el capítulo inicial del Evangelio de Juan.

Pero a todos los que le recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios, es decir, a los que creen en su nombre, que no nacieron de sangre, ni de la voluntad de la carne, ni de la voluntad del hombre, sino de Dios. (Juan 1:12-13)

En estos versículos, se nos presenta por primera vez la analogía de nacer de Dios. Sin embargo, esta no es la primera mención en las Escrituras de esta realidad espiritual. A lo largo del Antiguo Testamento el nuevo nacimiento está representado por otras metáforas como la circuncisión del corazón (Deut. 30:6), un transplante de corazón (Ez. 36:25-27), y una resurrección espiritual (Ez. 37:1-10). Sin embargo, Juan 1:13 es la primera mención del nuevo nacimiento. Muchos otros pasajes del Nuevo Testamento también usan esta metáfora del nacimiento (Juan 3:3, 5-6; 1 Juan 3:9; 5:1, 4-5, 18).

Todas Las Cosas Nuevas

En esta sección inicial, el apóstol Juan menciona esta obra divina de gracia que da nueva vida espiritual. Esto describe lo que ocurre cuando alguien entra en el reino de Dios. Este nuevo nacimiento permite a una persona convertirse en creyente de Jesús como Señor y Salvador. Da un nuevo comienzo con Dios, el nuevo comienzo que todos necesitan. Esta intervención divina es la transformación radical y completa de la vida de un hijo que es realizada por Dios.

El nuevo nacimiento da la vida de Dios – vida divina, vida eterna, vida sobrenatural – a un alma previamente vacía y sin vida. Donde antes sólo había una existencia hueca, la vida divina fue creada en el alma, vida real, vida nueva, vida abundante. Por primera vez, una persona comienza a vivir como Dios le ha destinado a vivir. Jesús dijo: “He venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” (Juan 10:10). Este nuevo nacimiento da un conocimiento personal de Dios al crear vida espiritual dentro del corazón. Los cambios que lo acompañan incluyen un nuevo deseo de Dios y una pasión por su palabra. En pocas palabras, nacer de Dios es la vida divina dentro del alma.

Sorprendentemente, hay dos lados de esta entrada al reino de Dios. En un lado está la actividad de la persona. El otro lado involucra la actividad de Dios. En Juan 1:12, Juan describe el paso de fe requerido para convertirse en un hijo de Dios. El apóstol Juan comienza con la responsabilidad humana de creer en Cristo. En el versículo 13, nos dice que es Dios quien hace que los individuos nazcan de nuevo. Ambos aspectos son necesarios. Debemos entender qué papel juega cada uno para tener una comprensión adecuada de estas verdades esenciales.

Desde El Lado Humano

El apóstol Juan comienza el versículo 12 con la palabra “pero”. Esto marca un agudo contraste con lo que precedió en el contexto inmediato. Anteriormente, Juan señaló que Jesucristo “En el mundo estaba, y el mundo fue hecho por medio de Él, y el mundo no le conoció” (1:10). Jesús era el Creador del mundo, pero el mundo que hizo no lo reconoció cuando apareció. El esplendor de su deidad eterna fue velado por la naturaleza humana sin pecado y la carne que asumió. No entró en este mundo con la pompa y majestad de un soberano gobernante. En su lugar, vino en la forma de un humilde sirviente. Era verdaderamente Dios, pero su realeza estaba oculta en un cuerpo humano. Dejó a un lado el despliegue radiante de su gloria por los harapos de la humilde humanidad. En consecuencia, los ojos incrédulos de la humanidad no lo reconocieron por lo que realmente era.

Juan explica además: “a los suyos vino, y los suyos no le recibieron” (v. 11). Qué extraño que el mismo mundo que Jesús creó no lo recibiera. Esto se debe a que los ojos espirituales de la gente estaban cegados por su propio pecado. No podían reconocerlo como su Creador y Salvador. Tampoco podían determinar que Él era su tan esperado Mesías. En su mayor parte, sus reclamos soberanos cayeron en oídos sordos espiritualmente.

Recibiendo a Jesucristo

Sin embargo, había un remanente que sí creía en Jesucristo. Juan explica que “a todos los que le recibieron, les dio el derecho de ser hijos de Dios” (v. 12). Aquellos que lo “recibieron” lo acogieron en sus vidas como un anfitrión recibirían calurosamente a un huésped. Esta alegre recepción significó el comienzo de una estrecha relación de amistad con Él. Cristo viene a vivir en los que creen en Él. Este derecho divinamente otorgado como “hijos” incluye dirigirse a Dios como Padre y convertirse en un heredero conjunto con Cristo, compartiendo el vasto patrimonio legado por el Padre a su Hijo. Este derecho da derecho a aquellos que reciben a Jesús como Señor y Salvador a su vasta herencia. Este privilegio incluye recibir la abundante provisión de Dios para las necesidades diarias y su continua protección. También significa un día en el futuro permanecer en la casa del Padre en el cielo.

Creer En Su Nombre

Juan identifica además a los que reciben a Jesucristo como “los que creen en su nombre” (v. 12). En otras palabras, recibir a Cristo es lo mismo que creer en Él. Creer en Jesús significa más que simplemente conocer algunos hechos intelectuales sobre Él o simplemente reconocer quién es y qué vino a hacer. Creer en Él incluye mucho más que sentir emociones sobre Jesús, estar profundamente convencido de su pecado, e incluso estar persuadido de su desesperada necesidad de Él. Creer en Jesús significa más que reconocer que Él es el único que puede liberarte de tu problema de pecado. Creer en Jesucristo es un acto decisivo de la voluntad por la cual una persona compromete su vida a Él. Creer en Jesús significa confiar nuestra vida a Él en humilde sumisión. Implica entregarle nuestra vida como nuestro Señor y someterse a su autoridad suprema. Requiere negarnos a nosotros mismos y seguirle. Cualquiera que se convierta en un hijo de Dios lo hace creyendo en Jesucristo.

¿Por Qué Creíste?

Pero es necesario plantear una pregunta importante. ¿Por qué algunos creen en Jesucristo y otros no? ¿Por qué algunos lo reciben en su vida y otros lo rechazan? ¿Por qué algunos tienen una relación con Él y otros no lo conocen? ¿Es porque los que creen son más inteligentes? ¿Es porque son mejores personas? ¿Eran más espirituales?

Las respuestas a estas preguntas se encuentran en el siguiente versículo, como registra Juan: “No han nacido de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios” (1:13). Habiendo considerado la responsabilidad humana de recibir a Jesús, el apóstol Juan describe a continuación la obra divina en el nuevo nacimiento. Dios debe hacer que una persona nazca de nuevo, lo que, a su vez, produce una fe salvadora. Es el nuevo nacimiento el que nos permite recibir a Jesucristo en nuestra vida. El factor decisivo para que una persona llegue a la fe en Cristo, explica Juan, es que “nazca… de Dios” (v. 13). Esto no se refiere a nuestro nacimiento físico sino a nuestro nacimiento espiritual.

Este nuevo nacimiento es como la creación del nuevo cielo y la nueva tierra, cuando todas las cosas serán hechas nuevas. Aunque todavía conservamos elementos de nuestra antigua vida, todo nuestro ser cambia instantánea y dramáticamente en una nueva vida glorificada por Dios.

Nueva Vida De Dios

Nacer de Dios significa que la nueva vida es creada por Él dentro de un corazón humano. Esto es concebir la vida de Dios mismo dentro de un alma espiritualmente muerta. Antes del nuevo nacimiento, Pablo escribe: “estabais muertos en vuestros delitos y pecados,” (Ef. 2:1). Es decir, cada incrédulo es un cadáver viviente, desprovisto de toda vida espiritual. Somos muertos vivientes en este mundo. Pero cuando renacemos, Dios insufla nueva vida en el vacío de nuestra alma humana. Este acto divino nos eleva de la tumba del pecado a la vida eterna.

El nuevo nacimiento trae una calidad de vida completamente nueva que sólo Dios puede dar. Es completamente diferente a todo lo que este mundo puede dar, una vida fuera de este mundo que baja de Dios arriba. La regeneración desencadena una vida sobrenatural que no se parece a nada que hayamos experimentado antes. Cuando nacemos de nuevo, el alma previamente contaminada se limpia de las manchas del pecado. Nuestro viejo corazón de piedra, una vez endurecido hacia Dios, es removido. En su lugar, un nuevo corazón de carne se implanta en nuestro interior. Esto le da a nuestro corazón un pulso espiritual que está vivo para Dios.

El Espíritu Santo asume su residencia real dentro de nuestro ser más íntimo. Nuestro corazón cobra vida para Dios, e inmediatamente responde a Él. El Espíritu hace que comencemos a caminar por el camino de la rectitud. Este renacimiento produce un cambio radical de vida. Las cosas viejas han pasado, y nuestras almas han sido lavadas. Nuestro nuevo corazón se libera del poder dominante del pecado, y tenemos un nuevo deseo de perseguir las cosas de Dios.

Negativos y positivos

El apóstol Juan explica más específicamente cómo ocurre este nuevo nacimiento. Utiliza tres negaciones negativas seguidas de una afirmación positiva para hacer su punto. Primero afirma que el segundo nacimiento no ocurre, y luego afirma que sí ocurre. Al abordar esto tanto desde lo negativo como desde lo positivo, no deja lugar a malentendidos. Puede ser difícil aceptar este medio exclusivo para entrar en el Reino de los Cielos, pero el mensaje es muy claro.

Al afirmar esto desde ambos lados de la verdad, Juan explica en términos simples cómo se produce el nuevo nacimiento. La regeneración no es un esfuerzo cooperativo entre dos partes o un proyecto conjunto que involucre a dos iguales. En su lugar, el nuevo nacimiento es exclusivamente una obra divina de Dios en el corazón humano.

No Por Nuestra Herencia Familiar

La primera negación negativa de Juan explica que los que entran en el reino de Dios “nacieron, no de sangre” (1:13). Nadie nace en la familia de Dios por su herencia familiar. No estamos bien con Dios simplemente porque hayamos nacido en una familia cristiana o con sangre judía. Nuestro linaje familiar no crea nueva vida dentro de nosotros. Nuestra descendencia física no actúa automáticamente como un catalizador para nuestro nacimiento espiritual.

Podemos nacer en una familia cristiana, pero eso no nos convierte en un miembro de la familia de Dios. Dios tiene muchos hijos pero no nietos. Nuestro padre puede haber sido un anciano o diácono en la iglesia en la que crecimos. Nuestro abuelo puede haber sido un misionero en una parte remota de la tierra. Nuestro bisabuelo puede haber sido un pastor. Puede que seamos la séptima generación de descendientes de una famosa figura de la historia de la iglesia. Pero este pedigrí religioso no puede hacer nacer a nadie en la familia de Dios.

No Por Nuestros Esfuerzos Personales

Además, Juan estipula que el nuevo nacimiento no es “de la voluntad de la carne” (v. 13). Esto significa que nacer de nuevo no es el resultado de ningún esfuerzo moral. No viene de ir a la iglesia, conocer las Escrituras, o incluso de recitar una oración. En otras palabras, el nuevo nacimiento no se produce por las buenas obras que una persona ha realizado. Ninguna participación en ninguna rutina religiosa o asistencia a la iglesia puede hacer que alguien entre en el reino de Dios.

Por analogía, no había nada que ninguno de nosotros pudiera hacer para causar nuestro nacimiento físico. No teníamos ninguna capacidad moral para causarlo. ¿Qué podríamos haber hecho para causar nuestro nacimiento? La respuesta, por supuesto, es nada. De la misma manera, no hay nada que nadie pueda hacer para producir su nacimiento espiritual en la familia de Dios. No hay ninguna contribución que podamos hacer para causar nuestra propia concepción espiritual. Somos completamente impotentes para crear vida eterna dentro de nosotros mismos.

No Por Nuestra Elección Personal

Además, Juan hace hincapié en que el nuevo nacimiento no fue causado por “la voluntad del hombre” (v. 13). Esto niega que cualquier elección personal que una persona haga pueda resultar en un nuevo nacimiento. El ejercicio de la voluntad de una persona no convertida de creer en Jesucristo es totalmente imposible. Después de todo, ¿qué puede hacer una persona muerta? La respuesta es absolutamente nada. Ninguno de nosotros tiene la capacidad de elegir nacer. Tampoco tenemos la capacidad de elegir nacer de nuevo.

Cuando alguien cree en Jesucristo, es con la fe salvadora que no se originó con ellos. Los muertos no pueden creer. Dios debe primero originar nueva vida dentro de cada corazón muerto. Debe crear una fe salvadora. Sólo entonces podremos responder al Evangelio. Es Dios quien debe volver nuestro corazón incrédulo hacia Cristo. Nosotros, los muertos, debemos reconocer nuestra completa incapacidad para salvarnos y clamar a Dios por la salvación. Incluso el arrepentimiento por el cual una persona se aleja del pecado es el regalo de Dios. El ejercicio de la voluntad no es nunca la causa del nuevo nacimiento, sino el resultado del mismo. Cada aspecto de la conversión se remonta directamente a Dios en el nuevo nacimiento.

Sino Por La Obra De Dios

El apóstol Juan avanza entonces más allá de las tres negaciones a una afirmación positiva. Concluye que nacer de lo alto es “de Dios” (v. 13). Es decir, el nuevo nacimiento tiene lugar enteramente por la obra de Dios en nuestra alma. La regeneración es exclusivamente la actividad salvadora de Dios. Lo que una persona no puede hacer, Dios debe hacerlo y lo hace. En el nuevo nacimiento, Él crea una nueva vida donde antes no existía ninguna. Dios debe causar una concepción espiritual dentro del útero estéril de nuestro corazón. Luego debe inducir el parto y provocar el nacimiento de una nueva vida.

Desde esta perspectiva divina, está claro que la razón última por la que alguien cree en Jesucristo es porque hemos nacido de nuevo. El nuevo nacimiento da nuevos ojos para ver la verdad del evangelio. Da nuevos oídos para escuchar lo que Dios está diciendo en su palabra. Da un nuevo corazón para amar a Dios con un nuevo afecto. Da nuevos pies para venir a Cristo por la fe. Da nuevas manos para abrazarlo.

Un Nuevo Tú

Este es el mayor milagro que Dios realiza. Cualquier otra muestra de poder divino es un segundo distante a su causa del nuevo nacimiento. Nosotros, los que nacemos de nuevo, nunca somos los mismos de nuevo. Somos una nueva creación por la inmerecida gracia de Dios. El nuevo nacimiento comienza la obra divina de rehacer cada persona a la semejanza de Jesucristo.

En los capítulos siguientes, examinaremos el encuentro personal que un hombre tuvo con Jesucristo, registrado en Juan 3. Era un individuo notable que vivió hace dos mil años, durante la época del ministerio público del Señor. Examinaremos el encuentro nocturno entre este líder religioso muy venerado, Nicodemo, y aquel al que se acercó, Jesucristo. A medida que investiguemos este encuentro, descubriremos más claramente lo que Dios hace en nuestra vida cuando nos hace nacer de nuevo. Para apreciar correctamente su poder salvador, debemos saber más sobre este milagro del nuevo nacimiento.

Antes de que pases la página, debo preguntarte: ¿Has experimentado este nuevo nacimiento? Si es así, este libro aclarará lo que Dios ya ha hecho en su vida. Si no ha nacido de nuevo, por favor continúe leyendo, porque las siguientes páginas le explicarán más cuidadosamente lo que Dios debe hacer en su vida. En realidad, debes convertirte en un milagro de la gracia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s