Discernimiento Por Fuera Y Por Dentro

Posted on

ESJ-blog 20201028_01

Discernimiento Por Fuera Y Por Dentro

Por Nicholas Batzig

Con el potencial de que el mundo entero fluya en nuestras mentes y corazones por medio de Internet, es seguro concluir que nunca ha habido un momento en el que los cristianos hayan necesitado tanto discernimiento como en la actualidad. ¿Pero qué es el discernimiento? ¿Cómo lo conseguimos? Y, ¿en qué áreas de nuestras vidas nos llama Dios a ejercerlo? Estas son algunas de las preguntas más importantes en las que debemos centrar nuestra atención, por la sencilla razón de que hay una notable falta de discernimiento en la iglesia y en nuestros propios corazones y vidas.

Sinclair Ferguson señaló acertadamente que el discernimiento no debe ejercerse simplemente con respecto a las falsas enseñanzas que amenazan la verdad de Dios entre los creyentes. Él escribe:

“La mayoría de nosotros, sin duda, quiere distanciarse de lo que podría considerarse como ‘la franja lunática’ del cristianismo contemporáneo. Estamos en guardia contra ser engañados por falsos maestros. Pero hay más en el discernimiento que esto. El verdadero discernimiento no sólo significa distinguir lo correcto de lo incorrecto; significa distinguir lo primario de lo secundario, lo esencial de lo indiferente, y lo permanente de lo transitorio. Y, sí, significa distinguir entre lo bueno y lo mejor, e incluso entre lo mejor y lo mejor.” [1]

El discernimiento evita que nos equivoquemos en aquello en lo que enfocamos nuestra atención y en lo que enfatizamos. Asegura que valoremos lo que Dios valora y nos aferremos libremente a lo que deberíamos aferrarnos. Para este fin, necesitamos desesperadamente descubrir la fuente del discernimiento.

Escribiendo a una congregación acosada por la amenaza de su propio pecado interior, así como la persecución de la comunidad judía exterior, el autor de Hebreos presentó una acusación contra los que escuchaban a los falsos maestros. Observó,

“Acerca de esto tenemos mucho que decir, y es difícil de explicar, puesto que os habéis hecho tardos para oír. Pues aunque ya debierais ser maestros, otra vez tenéis necesidad de que alguien os enseñe los principios elementales de los oráculos de Dios, y habéis llegado a tener necesidad de leche y no de alimento sólido. Porque todo el que toma solo leche, no está acostumbrado a la palabra de justicia, porque es niño. Pero el alimento sólido es para los adultos, los cuales por la práctica tienen los sentidos ejercitados para discernir el bien y el mal.” (Heb. 5:11–14).

Los creyentes a los que se escribió la carta necesitaban “tener sus poderes de discernimiento entrenados.” Necesitaban el alimento sólido de las Escrituras. En el contexto, el alimento sólido equivale a las cosas profundas de Cristo (Heb. 6:1). El "bien y el mal" entre los que debían distinguir eran las verdades sobre el cumplimiento de todas las cosas en Cristo (es decir, el sacrificio único de Cristo, el gran Sumo Sacerdocio de Cristo, la continua intercesión de Cristo, la superioridad del nuevo pacto sobre el antiguo y la necesidad de seguir viviendo por la fe en Cristo) en contraste con los elementos débiles y mendicantes del mundo. También era necesario que prestaran atención a las advertencias sobre el abandono de la fe, mediante una aceptación voluntaria de sus anteriores vidas pecaminosas (Heb. 6:4-8; 10:26-31). Las promesas y advertencias de las Escrituras, con un enfoque en Cristo, fue la fuente de entrenamiento del discernimiento en las mentes de los corazones de los creyentes.

El discernimiento debe ser ejercido por los cristianos tanto en el ámbito personal como en el público. Debe hacer brillar la luz de la verdad de las Escrituras en lo que está dentro y en lo que está fuera. Como el escritor de Hebreos deja claro a lo largo de la carta, los creyentes deben discernir el pecado dentro de sus propios corazones – para poder estar en contra de él – mientras reconocen la amenaza de los falsos maestros y la persecución desde el exterior. Un “corazón malvado de incredulidad” y “pecar deliberadamente” (es decir, rechazar el evangelio y volver a una vida de pecado) es el enemigo interno (Hebreos 3:12). La tentación de ceder a la falsa enseñanza para evitar “exponerse públicamente al oprobio y a la aflicción” es un enemigo exterior (10:33).

Por supuesto, somos susceptibles de correr el riesgo de limitar el ejercicio del discernimiento a una de las dos direcciones, ya sea hacia fuera o hacia dentro. He conocido individuos que una vez se consumieron en refutar el error teológico sin que ahora ya no caminan en la verdad. Ellos fallaron en dar un ojo discerniente a su propio pecado. Es posible hacer alarde de discernimiento sin que se convierta en una cubierta para ser delincuente en su ejercicio interior. Podemos obsesionarnos tanto en refutar el pecado de otros, incluso los errores teológicos de sectas y charlatanes, hasta tal punto que fallamos al tratar nuestro propio pecado y necesidad de gracia. Los creyentes deben evitar esconder su pecado personal bajo el manto del discernimiento eclesiástico. Una evidente falta de humildad y gentileza traiciona el hecho de que muchos bloggers de discernimiento de nuestros días parecen carecer de conciencia de sus propias inclinaciones pecaminosas. Una hiper-fijación con la refutación del error del evangelio de la prosperidad (que debemos rechazar categóricamente) puede servir en realidad como una cubierta para dar a la avaricia rienda suelta en el interior. La proyección del pecado tolerado en el interior a menudo toma la forma de un desaire vocal por el pecado externo distinto pero relacionado.

Al mismo tiempo, los creyentes pueden caer en el error de enfocarse sólo en el interior, mientras que descuidan el ejercicio del discernimiento correcto sobre las falsas enseñanzas y la vida pecaminosa en el exterior. Tristemente se ha vuelto común para muchos líderes cristianos restar importancia a la necesidad de discernimiento sobre la falsa enseñanza y la vida falsa sin el pretexto de fomentar la humildad y la mansedumbre. Los dos no son diametralmente opuestos. Los mismos apóstoles que llamaron a los creyentes a fomentar la humildad y la dulzura cristianas son los apóstoles que rechazaron la falsa enseñanza que amenazaba a la iglesia en el lenguaje más fuerte posible. Su tono al hacerlo estaba lejos del tono suave y despectivo que tantos desfilan hoy en día. Si nuestro tono sobre las falsas enseñanzas no es el mismo que el de las epístolas paulinas, [2] Pedro y Judas, entonces no hemos ejercido el discernimiento bíblico. Si estamos tan hartos del vitriolo de los “blogueros del discernimiento” y los “guardianes de la ortodoxia” que nosotros mismos no ejercemos el discernimiento bíblico en relación con las falsas enseñanzas, entonces corremos el riesgo de abrirnos a nosotros mismos y a los demás a la influencia de la falsedad. Los santos deben estar equipados para comprender los peligros de la falsa enseñanza, para evitarla y ayudar a rescatar a otros de su control destructivo.

La obtención y el ejercicio de un discernimiento bíblico, forjado por el Espíritu y centrado en Cristo será ventajoso para los creyentes de varias maneras. En su artículo de Ligonier, "¿Qué es el Discernimiento?" Sinclair Ferguson establece cuatro beneficios de ejercer el discernimiento:

“1. Actúa como un medio de protección, protegiéndonos de ser engañados espiritualmente. Nos protege de ser arrastrados por los vientos de la enseñanza que hacen del centro un elemento del evangelio que es periférico o tratan una aplicación particular de la Escritura como si fuera el mensaje central de la misma.

2. El discernimiento también actúa como un instrumento de sanidad, cuando se ejerce en gracia. He conocido un pequeño número de personas cuya capacidad para diagnosticar las necesidades espirituales de otros ha sido notable. Tales personas parecen ser capaces de penetrar en los problemas de corazón que alguien más enfrenta mejor de lo que la persona puede hacer. Por supuesto, esto es de alguna manera un peligroso regalo que Dios les ha confiado. Pero cuando se ejercita en el amor, el discernimiento puede ser el bisturí en la cirugía espiritual que hace posible la sanidad.

3. Una vez más, el discernimiento funciona como una clave para la libertad cristiana. El cristiano celoso pero sin discernimiento se convierte en esclavo de los demás, de su propia conciencia inculta, de un patrón de vida no bíblico. El crecimiento en el discernimiento nos libera de tal esclavitud, permitiéndonos distinguir las prácticas que pueden ser útiles en algunas circunstancias de las que son obligatorias en todas las circunstancias. Pero de otra manera, el verdadero discernimiento permite al cristiano libre reconocer que el ejercicio de la libertad no es esencial para el disfrute de la misma

4. Por último, el discernimiento sirve como catalizador para el desarrollo espiritual: “El escarnecedor busca sabiduría, y no la halla, pero para el hombre entendido el conocimiento es fácil.” (Prov. 14:6). ¿Por qué? Porque el cristiano que discierne va al meollo del asunto. Sabe algo sobre todo, es decir, que todas las cosas tienen su fuente común en Dios. El aumento del conocimiento, por lo tanto, no conduce a una mayor frustración, sino a un reconocimiento más profundo de la armonía de todas las obras y palabras de Dios.”[2]

Nosotros, como creyentes individuales, familias cristianas y el pueblo reunido de Dios, necesitamos desesperadamente valorar y ejercer el discernimiento en nuestros corazones, mentes y vidas. Que Dios nos dé la resolución y el deseo de clamar a Él por ello, y de escudriñar diligentemente las Escrituras para obtenerlo.

1. https://evangelio.blog/2013/08/27/qu-es-el-discernimiento/

2. Ibid.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s