La Fe Como Cristo La Definió

Posted on

ESJ-blog 20201027_03

La Fe Como Cristo La Definió

Por John MacArthur

Si nuestro objetivo es entender la verdadera naturaleza de la fe salvadora, ¿a quién mejor que al propio Jesucristo, "el autor y consumador de [nuestra] fe" (Hebreos 12:2)? Y aunque el Señor tuvo mucho que decir sobre la calidad y las características de la fe salvadora a lo largo de su ministerio público, el Sermón del Monte es su declaración más completa y definitiva.

Las Bienaventuranzas (Mateo 5:3-12) revelan el carácter de la verdadera fe, así como cualquier pasaje de las Escrituras. Estos rasgos -pobreza de espíritu, hambre y sed de justicia, pureza de corazón, etc.- no son sólo una norma legal inalcanzable. Son características comunes a todos los que creen. La primera de las Bienaventuranzas no deja dudas sobre quién está hablando el Señor: “Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos” (Mateo 5:3, énfasis añadido). Está describiendo a los redimidos, a los que han creído, a los que forman parte del reino.

Su característica fundamental es la humildad, una pobreza de espíritu, un quebrantamiento que reconoce la bancarrota espiritual. Los verdaderos creyentes se ven a sí mismos como pecadores; saben que no tienen nada que ofrecer a Dios que compre su favor. Por eso se lamentan (Mateo 5:4) con la pena que acompaña al verdadero arrepentimiento. Aplasta al creyente en la mansedumbre (Mateo 5:5). Tiene hambre y sed de justicia (Mateo 5:6). A medida que el Señor satisface esa hambre, hace que el creyente sea misericordioso (Mateo 5:7), puro de corazón (Mateo 5:6) y un pacificador (Mateo 5:9). El creyente es finalmente perseguido y vilipendiado por causa de la justicia (Mateo 5:10).

Esa es la descripción de Jesús del creyente genuino. Cada una de las características que nombra, empezando con humildad y llegando a buen término en la obediencia, es una consecuencia de la verdadera fe. Y noten que la obediencia de la fe es más que externa; surge del corazón. Esa es una de las razones por las que su justicia es mayor que la de los escribas y fariseos (Mateo 5:20). Jesús continúa caracterizando la verdadera justicia -la justicia que nace de la fe (cf. Romanos 10:6)- como obediencia no sólo a la letra de la ley, sino también al espíritu de la ley (Mateo 5:21-48). Esta clase de justicia no se limita a evitar los actos de adulterio, sino que llega a evitar los pensamientos adúlteros (cf. Mateo 5:27-28). Evita el odio al igual que el asesinato (Mateo 5:21-22).

Si ves que el estándar de Dios es más alto de lo que puedes alcanzar, estás en el camino de la bendición de la que Jesús habló en las Bienaventuranzas. Comienza con la humildad que surge de un sentido de total pobreza espiritual, el conocimiento de que somos pobres de espíritu. Y se consuma inevitablemente en la obediencia justa. Esas son las características de una vida sobrenatural. Son imposibles aparte de la fe, y es imposible que alguien con verdadera fe carezca totalmente de estas características que son comunes a todos en el reino (Mateo 5:3).

Cuando Jesús quiso ilustrar el carácter de la fe salvadora, tomó a un niño pequeño, lo puso en medio de los discípulos y dijo: “De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos.” (Mateo 18:3). Un niño era el cuadro perfecto de la humildad obediente -bajo la autoridad de otro y castigado cuando desobedecen-, una lección objetiva sobre la fe salvadora.

Jesús usó esta ilustración para enseñar que si insistimos en mantener los privilegios de la edad adulta – si queremos ser nuestro propio jefe, hacer lo nuestro, gobernar nuestras propias vidas – no podemos entrar en el reino de los cielos. Pero si estamos dispuestos a venir sobre la base de la fe infantil y recibir la salvación con la humildad de un niño, con la voluntad de rendirnos a la autoridad de Cristo, entonces venimos con la actitud correcta.

Jesús dijo: "Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen; y yo les doy vida eterna, y no perecerán jamás" (Juan 10:27-28, énfasis añadido). ¿Quiénes son las verdaderas ovejas? Las que siguen. ¿Quiénes son los que siguen? Los que reciben la vida eterna.

La fe obedece. La incredulidad se rebela. La dirección de la vida de uno debe revelar si esa persona es creyente o no creyente. No hay término medio. El mero hecho de conocer y afirmar los hechos, aparte de la obediencia a la verdad, no es creer en el sentido bíblico. Aquellos que se aferran a recordar una decisión de "fe", pero carecen de cualquier evidencia de la manifestación de la fe, es mejor que presten atención a la clara y solemne advertencia de las Escrituras: “El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él” (Juan 3:36).

Noten el contraste ahí, no es fe contra incredulidad, sino fe contra desobediencia. La iglesia de hoy está llena de gente que dice creer en Cristo, pero nunca lo sabrías con sólo mirar sus vidas. El pueblo de Dios necesita mantener el estándar bíblico de lo que realmente constituye la fe salvadora para el mundo que lo observa. Pero también debemos exhortar a aquellos entre nosotros que empañan el testimonio de la verdad de Dios viviendo vidas que traicionan sus afirmaciones de fe.

Por la gracia de Dios hemos sido salvados, y por Su plan soberano hemos sido apartados para vivir vidas de obediencia que testifiquen Su obra salvadora. Esa es la fe salvadora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s