La Inconfundible Voz Del Señor

Posted on

ESJ-blog 20201030_02

La Inconfundible Voz Del Señor

Por John MacArthur

No hay nada sutil en las alarmas. Todas las distracciones potenciales se derriten en el olvido cuando una sirena a todo volumen nos llama la atención. Por su diseño, ahogan todos los demás ruidos y exigen nuestra atención. De la misma manera, cuando el apóstol Juan escuchó la voz del Cristo glorificado en Patmos, fue sorprendente, fascinante y dominante.

Juan no pasa mucho tiempo preparando la escena de su visión. Dos detalles son suficientes: "Yo estaba en el Espíritu en el día del Señor" (Apocalipsis 1:10). La frase "en el Espíritu" simplemente significa que esta no fue una experiencia humana normal. A través del Espíritu Santo, Juan tuvo el poder de experimentar algo fuera de sus sentidos, y fuera del reino físico. La visión de Juan no puede ser explicada por ningún fenómeno del mundo creado – no estaba durmiendo ni soñando; estaba completamente despierto. Perfectamente coherente y en su sano juicio, Juan fue transportado por el Espíritu más allá de los límites de la comprensión humana a un plano espiritual de la existencia donde podía comunicarse directamente con Dios.

Esto es sumamente raro, incluso para un apóstol, pero las Escrituras indican algunos otros ejemplos de experiencias sobrenaturales similares. Isaías “vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y la orla de su manto llenaba el templo.” (Isaías 6:1). Ezequiel escribe que “Y el Espíritu entró en mí mientras me hablaba” (Ezequiel 2:2). El libro de los Hechos describe visiones similares del Señor tanto para Pedro (Hechos 10:9-16) como para Pablo (Hechos 22:17-21). En cuanto a su propia experiencia sobrenatural, Pablo escribiría más tarde a los Corintios,

Conozco a un hombre en Cristo, que hace catorce años (no sé si en el cuerpo, no sé si fuera del cuerpo, Dios lo sabe) el tal fue arrebatado hasta el tercer cielo. Y conozco a tal hombre (si en el cuerpo o fuera del cuerpo no lo sé, Dios lo sabe) que fue arrebatado al paraíso, y escuchó palabras inefables que al hombre no se le permite expresar.. (2 Corintios 12:2-4)

Al igual que Pablo, no podemos decir con certeza cómo sucedió con Juan. Lo que sabemos es que el Señor abrió sobrenaturalmente la conciencia de Juan al reino divino para comunicarse clara y vívidamente con él, y a través de él, con nosotros.

El único otro detalle que nos da Juan es que recibió esta visión "en el día del Señor" (Apocalipsis 1:10). Esto no es una designación escatológica. Juan no se refiere aquí al Día del Señor y al regreso de Dios en el juicio (ver 2 Pedro 3:10). A finales del primer siglo, "el día del Señor" era la forma habitual de los cristianos de referirse al primer día de la semana para conmemorar el día en que el Señor se levantó de la tumba. Juan nos dice simplemente que era un domingo en Patmos.

En ese domingo en particular, Juan dice que “y oí detrás de mí una gran voz, como sonido de trompeta,” (Apocalipsis 1:10). El Antiguo Testamento se refiere a un sonido similar antes de que Dios entregara su ley a los israelitas en el Sinaí: “Y aconteció que al tercer día, cuando llegó la mañana, hubo truenos y relámpagos y una densa nube sobre el monte y un fuerte sonido de trompeta; y tembló todo el pueblo que estaba en el campamento.” (Éxodo 19:16).

A lo largo del libro del Apocalipsis, un fuerte sonido o voz precede a los anuncios solemnes y a las expresiones de alabanza celestial (véase Apocalipsis 8:13; 14:2). Es un sonido penetrante, penetrante. Es un sonido como el de una trompeta, pero no proviene de un instrumento. En la visión de Juan, es la voz del Señor mismo, que instantáneamente ordena la atención completa del apóstol y ahoga cualquier otro ruido. El sonido es inconfundible: el resucitado y glorificado Señor Jesucristo está hablando. Es hora de escuchar.

¿Y qué dijo? “Escribe en un libro lo que ves, y envíalo a las siete iglesias: a Efeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardis, Filadelfia y Laodicea.” (Apocalipsis 1:11).

Sufriendo en el exilio, es posible que Juan se preguntara por qué el Señor le había mantenido vivo. ¿Por qué no había sido condenado a muerte como el resto de los apóstoles? ¿Por qué vivió lo suficiente para ver a la iglesia caer en un declive espiritual? ¿Había siquiera un futuro para la iglesia?

En el versículo 11, Dios le da la respuesta. El Señor todavía tenía más trabajo para él. Aún le quedaba un libro por escribir. Recibe el privilegio de mirar hacia el fin del tiempo, hacia la victoria final sobre el pecado y la futura glorificación de la iglesia. Condenado a una roca de exilio, el apóstol se elevó sobre las alas de la revelación profética al mismo trono de Dios y la gloria de Cristo. Alejado del mundo, ahora atravesaría los cielos.

El Señor le dice que escriba lo que ve. Y lo que vio fue increíble.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s