Y Su Nombre Será Llamado

Posted on

ESJ-blog 20201207_04

Y Su Nombre Será Llamado

Por John MacArthur

Para una cultura tan agresiva y atea, todavía tendemos a escuchar el nombre de Jesucristo con una frecuencia sorprendente. Es trágico que el mundo haya convertido el nombre del Señor en una exclamación blasfema, pero no debería sorprendernos. Satanás no puede borrar la verdad sobre Cristo, pero felizmente se conformará con convertir la vida del Salvador en un mito y su nombre en una palabrota.

Incluso entre los creyentes profesantes, el nombre del Señor se usa con la clase de familiaridad casual que pasa por alto su significado. ¿Cuándo fue la última vez que consideró lo que significaba para Dios nombrar a su Hijo Jesucristo?

Con la celebración del nacimiento del Salvador a la vuelta de la esquina, consideremos el significado del nombre que su Padre le dio.

“Y dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque Él salvará a su pueblo de sus pecados..” – Mateo 1:21

Dios eligió el nombre de Jesús para su Hijo porque su significado básico definía el propósito fundamental y global de la venida del Hijo a la tierra. Jesús es la forma griega del hebreo Josué, Jeshua o Jehoshua, cada uno de los cuales significa "Jehová (Yahweh) salvará". El bebé que María concebía por el poder del Espíritu Santo y daba a luz en el plan de Dios, crecería para testificar el plan de salvación del Padre y sería él mismo esa salvación. Por su propia muerte sacrificial en la cruz y su triunfante resurrección de la tumba, salvaría del pecado a todos los que son atraídos para arrepentirse y que reciben la fe para abrazar Su obra expiatoria.

“He aquí, la virgen concebirá y dara a luz un hijo, y le pondrán por nombre Emmanuel, que traducido significa: Dios con nosotros.” – Mateo 1:23

El nombre Emmanuel es el corazón de la historia de la Navidad. Es un nombre hebreo que significa, literalmente, "Dios con nosotros". Es una promesa de la deidad encarnada, una promesa de que Dios mismo aparecería como un bebé humano, Emmanuel, "Dios con nosotros". Este bebé que iba a nacer sería Dios mismo en forma humana.

Si pudiéramos condensar todas las verdades de la Navidad en sólo tres palabras, éstas serían las palabras: "Dios con nosotros". Tendemos a centrar nuestra atención en la Navidad en la infancia de Cristo, pero la mayor verdad de la fiesta es Su deidad. Más sorprendente que un bebé en el pesebre es la verdad de que este bebé prometido es el creador omnipotente de los cielos y la tierra.

Emanuel, infinitamente rico, se hizo pobre. Asumió nuestra naturaleza, entró en nuestro mundo contaminado por el pecado, asumió nuestra culpa aunque estaba sin pecado, llevó nuestra pena, llevó nuestros dolores, fue herido por nuestras transgresiones y golpeado por nuestras iniquidades (Isaías 53:5). Todo eso está envuelto en "Dios con nosotros".

El apóstol Pablo escribió una de las verdades más alegres de toda la Escritura: "Porque conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que siendo rico, sin embargo por amor a vosotros se hizo pobre, para que vosotros por medio de su pobreza llegarais a ser ricos." (2 Corintios 8:9) Ese es el regalo inconmensurable de la Navidad. Cristo, el propio Hijo de Dios, renunció a su riqueza y privilegio de vivir como Dios con nosotros, para salvar a su pueblo de sus pecados, y que a través de su pobreza se hicieran ricos.

“porque os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor..” – Lucas 2:11

Cristo es un título exaltado para un bebé nacido en un humilde establo. Jesús no llevaba una corona y no tenía una aureola sobre su cabeza para identificarlo como alguien especial. No había marcas externas de su deidad, soberanía o Mesías. Pero cuando el ángel anunció el nacimiento de Jesús a los pastores, identificó al nacido esa noche por su doble título celestial, "Cristo el Señor".

Tanto en la traducción griega del Antiguo Testamento como en la del Nuevo Testamento, el título Christos ("Cristo") significa "el Ungido". Ese uso en referencia al futuro Salvador se remonta a Daniel 9:25-26 (donde Christos es simplemente el equivalente al Mesías hebreo). Cuando el término se usaba en tiempos bíblicos, significaba que una autoridad final estaba ungiendo a alguien y colocándolo en un cargo muy alto. En el caso de Jesús, la autoridad final que lo ungió fue su Padre. Dios declaró que Jesús es el Rey. Es el eterno Rey de reyes que se sentará en el trono de David y reinará sobre su reino para siempre. Jesús, al final de su ministerio terrenal, confirmó la verdad de su reinado en este intercambio con Poncio Pilatos:

Pilato entonces le dijo: ¿Así que tú eres rey? Jesús respondió: Tú dices que soy rey. Para esto yo he nacido y para esto he venido al mundo, para dar testimonio de la verdad. Todo el que es de la verdad escucha mi voz.” (Juan 18:37)

Cuando el ángel llamó a Jesús "Cristo el Señor", no estaba usando una mera designación humana de señor. En su lugar, usó una designación divina y afirmó que el Niño de Belén es Dios. Decir que Jesús es el Señor es decir que es primero y principal Dios. Esta es la confesión más fundamental y esencial de la fe cristiana. Es inequívoco, que si alguien desea ser salvado, debe hacer la confesión sincera y vocal de que Jesús es Señor (Romanos 10:9).

Además, la expresión "Jesús es el Señor" implica toda la soberanía y la autoridad asociada con Uno que es Dios. Para "Señor" en Lucas 2:11, el ángel usó la palabra griega kurios, que expresa una autoridad que es válida y legal. La última autoridad legal en el universo es Dios, y el ángel anunció la autoridad legal de Jesús como el Hijo de Dios. Los traductores griegos del Antiguo Testamento y los escritores del Nuevo Testamento usaron kurios tan a menudo para referirse a Dios que la palabra se convirtió en sinónimo del nombre de Dios. Cuando el ángel declaró a Jesús como Señor, lo declaró como el verdadero Dios, el que posee toda la autoridad y soberanía.

Afirmas esas mismas ricas verdades cuando te diriges al Hijo de Dios por su nombre o lo llamas "Señor". Disciplinémonos para recordar lo que significa usar esos términos, y ayudemos a los amigos y familiares no salvos a entender lo que estamos comunicando a través de ellos.

clip_image002

(Adaptado de God’s Gift of Christmas.)


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B151214
COPYRIGHT ©2020 Grace to You

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s