Contrastando Las Imágenes De La Bendición

Posted on

ESJ-blog 20201207_03

Contrastando Las Imágenes De La Bendición

Por Scott Aniol

Estamos viviendo en lo que potencialmente podrían ser tiempos muy desalentadores para los cristianos que buscan vivir vidas que glorifiquen al Señor. Pero como señalé la semana pasada, el libro de los Salmos ha sido estructurado para ayudarnos a soportar este tipo de tiempos. Gran parte del libro se centra en los tiempos oscuros de desánimo y luego a través de su estructura y poesía nos forma en personas que pueden alabar al Señor en medio de la maldad a nuestro alrededor y el pecado dentro de nosotros.

El Salmo 1 introduce esta idea y pronostica la trayectoria de todo el libro. La primera palabra del salmo capta bien nuestro deseo: la bendición. Ser bendecido significa literalmente "un estado de bienestar"; florecer; prosperar. Es lo que podríamos llamar "la buena vida". Eso es lo que queremos, ¿no? Eso es lo que todo el mundo quiere. Queremos florecer. Cuando hacemos lo correcto, queremos que el resultado sea la prosperidad. Y no es prosperidad aparte de Dios, no, reconocemos que esta prosperidad viene de él, y queremos alabarlo por ello, ese es realmente nuestro objetivo, ¿no? Queremos ser capaces de alabar libremente a Dios con nuestros labios y nuestras vidas por la rica, plena y bendita vida que nos ha dado.

De hecho, el salmo pinta una imagen pintoresca de este tipo de bendición en el versículo 3:

Será como árbol firmemente plantado junto a corrientes de agua,

que da su fruto a su tiempo,

y su hoja no se marchita;

en todo lo que hace, prospera.

Y claramente, este salmo introductorio nos ayudará a entender cómo alcanzar esta clase de bendición: "Bienaventurado el hombre que…" El salmo nos dirá el camino a la bendición, el camino a un estado de bienestar. Y, de hecho, el Salmo 1 introduce el hecho de que todo el Salterio está diseñado para desplegar ese camino a la bendición. Todo el Salterio está diseñado para enseñarnos cómo será el viaje por el camino de la bendición para una persona justa.

Curiosamente, esta instrucción sobre cómo ser bendecido comienza con tres negativos, pero en base a lo que ya hemos visto, esto no debería sorprendernos, porque los negativos están directamente relacionados con la realidad de la gente malvada que nos rodea: no andes en el consejo de gente como esa, no te interpongas en el camino de los pecadores, no te sientes en el asiento de los burladores. En otras palabras, si eliges caminar por el camino de los justos, vas a encontrar muy rápidamente oposición. Vas a encontrar gente que te aconseja ir por el otro camino, que tiene una idea diferente del camino correcto hacia la bendición.

Y no es como si llegaras a una bifurcación en el camino, y un camino es el verdadero camino a la bendición, y el otro es un camino falso, y tienes gente malvada aconsejándote que tomes el camino equivocado, y mientras tomes el camino correcto, dejarás a esa gente malvada atrás y nunca más tendrás que lidiar con ellos.

No, esa es la imagen equivocada. En realidad es así: estás caminando por el camino hacia la destrucción con cientos de otras personas malvadas que van en la misma dirección, y si eliges el camino correcto, tienes que dar la vuelta completamente y empujar contra la corriente a lo largo del camino hacia la bendición.

De hecho, este contraste entre el bienaventurado y el malvado es un marco estructural que continúa a lo largo de todo el Salterio porque es una realidad que siempre existirá a lo largo de la historia de la humanidad: entre la caída y la venida de Cristo ha habido y siempre habrá dos grupos de personas: los justos y los malvados. Están aquí en este Salmo, y están presentes en la mayoría del Salterio, si prestas atención mientras lees cualquier salmo, los malvados están ahí.

Quiero decir, sólo la raíz básica de la palabra hebrea para "malvado" aparece 90 veces en los salmos, y eso ni siquiera incluye otros sinónimos como pecadores y burladores y enemigos y malvados y así sucesivamente. De hecho, menos de 30 salmos no mencionan este tipo de personas. ¡Están en todas partes!

Y no sólo eso, ¡están prosperando! Ves ese tipo de cosas una y otra vez en los salmos, y lo experimentamos todo el tiempo. De hecho, miren conmigo por un momento en el Salmo 10:

3 Porque del deseo de su corazón se jacta el impío,
y el codicioso maldice y desprecia al Señor.
4 El impío, en la altivez de su rostro, no busca a Dios.
Todo su pensamiento es: No hay Dios.

5 Sus caminos prosperan en todo tiempo;
tus juicios, oh Dios, están en lo alto, lejos de su vista;
a todos sus adversarios los desprecia.

¿Qué hacemos con eso? El salmo uno dice que los justos prosperarán, pero aquí los malvados prosperan. Y esto es lo que estamos experimentando, ¿no es así? Los malvados están ganando toda la influencia, los malvados controlan la industria del entretenimiento y los medios de comunicación, los malvados ascienden a la prominencia en el gobierno. Los malvados están en todas partes, están prosperando, y el Libro de los Salmos está estructurado para retratar eso porque es una realidad inevitable.

Así que no debemos sorprendernos cuando la gente malvada hace cosas malas a nuestro alrededor, han estado aquí desde Caín y estarán aquí hasta el final. A menudo tratamos de evitar esa realidad; tratamos de escapar de ella, de ignorarla. Fingimos que los malvados no están aquí. Tendemos a saltarnos los pasajes de los salmos que hablan de los malvados; esos son sólo los enemigos de David. Quiero decir que esto es lo que esencialmente hizo Isaac Watts. Me encantan los himnos de Watts, y me encantan sus paráfrasis de salmos como "Oh Dios, nuestra ayuda en épocas pasadas", "Jesús reinará" y "Gozo para el mundo". Pero cuando parafraseó los salmos, Watts típicamente pasó por alto cualquier referencia a los malvados como si no tuvieran ninguna relevancia para los cristianos de hoy.

Pero el predominio de los malvados en los salmos es deliberado. El Salterio está estructurado de tal manera que a medida que progresas en el Libro, nunca te alejas de estas personas. Si eliges caminar por el camino de la justicia hacia la bendición, estas personas siempre estarán contigo. Cuando ves a la gente tergiversando los hechos para promover su propia agenda de maldad, deberías reconocer, ahí están. Ahí están los malvados. Cuando ves asesinatos e injusticias e inmoralidad y literalmente formas indecibles de suciedad en el público donde todos pueden verlas, deberías reconocer, ahí están. Está la realidad que el Salmo 1 pintó, y está la realidad que está presente en todo el Libro.

Sin embargo, los salmos no sólo presentan la realidad de los malvados, sino que también nos muestran cómo alabar en medio de los malvados. Exploraremos cómo los salmos hacen esto la próxima ocasión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s