La Imaginación Formada Por La Música De Las Escrituras

Posted on

ESJ-blog 20201215_01

La Imaginación Formada Por La Música De Las Escrituras

Por Scott Aniol

La forma en que vives será controlada en última instancia por tu imagen de la buena vida – lo que significa realmente florecer y prosperar, Y, en particular, tu imagen de lo que significa florecer en relación con el gobierno de Dios es lo que controla tu vida.

Esto es lo que hemos estado viendo del Salmo 1 durante las últimas semanas. Los salmos nos han sido dados para ayudarnos a saber cómo debemos vivir en medio de un mundo en el que parece que la maldad está realmente floreciendo, un mundo en el que somos bombardeados por el tipo de consejo que dice, “Libérate del gobierno de Dios, eso es el verdadero florecimiento.”

Pero como demuestra el Salmo 1, y la persona verdaderamente bendecida no caminará en ese tipo de consejo, no permitirá que su imagen de prosperidad sea moldeada por una imaginación malvada.

Más bien, "su deleite", lo que dará forma y moldeará su camino, "es la Ley", la Torá, del Señor". Esta palabra Torá, por supuesto, se refiere a menudo a la Ley Mosaica, los primeros 5 libros del Antiguo Testamento, esas "reglas" – eso es lo que significa la palabra Torá – esas "reglas" por las cuales el pueblo de Dios se supone que debe vivir su vida.

¿Pero no es interesante que al igual que hay 5 libros en la Torá mosaica, también hay 5 libros en la Torá Davídica: el Libro de los Salmos? ¿Crees que eso es deliberado? Ciertamente lo es. Los editores del Libro de los Salmos organizaron la colección en cinco libros casi seguro para mostrar un paralelo con los Cinco Libros de Moisés.

Todo el mundo reconoce la importancia y el significado de la regulación de la vida de los Libros de Moisés, pero ¿reconocemos los Libros de los Salmos como igual de importantes y reguladores de la vida? O, para decirlo de otra manera, todos reconocemos la importancia crítica de los mandamientos y la doctrina de Dios para gobernar nuestras vidas, ¿pero las canciones? Eso es un extra; es algo que se disfruta.

No, los editores de los Salmos, bajo la inspiración del Espíritu Santo, organizaron estas canciones en Cinco Libros en paralelo con los Cinco Libros de Moisés como una forma de decir, “Estos Cinco Libros de canciones son la Torá de Dios con un significado tan importante y regulador de la vida como los Cinco Libros de Moisés.” Y una persona justa se deleitará con esta Torá. De hecho, la Torá de Moisés es absolutamente importante para dar a una persona justa la instrucción que necesita para vivir una vida próspera bajo el gobierno de Dios, pero la Torá de David es igualmente importante porque da forma y moldea la vida justa y bendita de maneras que la Torá de Moisés no puede hacer sola.

Una vez más, nuestro camino, nuestras vidas, son impulsadas en última instancia por lo que permitimos para dar forma a nuestra imagen de lo que significa ser bendecido, lo que significa ser próspero. Está la imagen de los malvados, una imagen de prosperidad y florecimiento aparte de la sumisión a Dios, y está la imagen de la Torá, una imagen de prosperidad que resulta de la sumisión a Dios. Y cualquier imagen que hayas puesto ante ti es la que marcará tu camino.

Es como un mapa del tesoro. La X marca el lugar, y cualquier mapa que tengas controlando tu búsqueda determinará el camino que tomes y el tesoro resultante. Si tienes un mapa genuino que te llevará al oro, si sigues ese mapa, te llevará allí. Pero si tienes un mapa falso que promete oro pero que en cambio lleva a arenas movedizas, los resultados son inevitables.

Este mapa que rige la vida, esta imagen interior de lo que realmente significa prosperar, es lo que la Biblia a menudo llama "el corazón", es por eso que el versículo dos dice que una persona justa se deleitará en la Torá del Señor. El corazón en las Escrituras no es solo "emoción". El corazón es una imagen interior de la buena vida, lo que significa ser bendecido, lo que significa prosperar, y esa imagen interior entonces impulsa todo acerca de cómo vivimos y nos movemos y tenemos nuestro ser. Se convierte en el mapa que dirige nuestro camino.

Y así, lo que sea que dé forma a esa imagen interior, lo que da forma a tu corazón, es de suma importancia. Si tu corazón está moldeado por el consejo de los malvados, el camino de los pecadores, el asiento de los burladores, si tu imagen interior está moldeada por su concepción de la buena vida, entonces caminarás por el camino de los malvados.

Pero la persona verdaderamente bendecida, la persona justa, moldeará su corazón por la Torá. Nuestra imagen de la buena vida será moldeada por la imagen de Dios de la buena vida. Y por cierto, noten que el salmista no sólo nos describe la bendición en términos estrictos, propositivos y doctrinales; usa una imagen para moldear nuestra imaginación de cómo sería eso. La verdadera bienaventuranza es como un árbol plantado por una fuente abundante de alimento, de modo que produce fácilmente frutos hermosos, ricos, jugosos y deliciosos, y nunca se marchita por falta de sustento. Está describiendo la bendición de una manera que da forma a nuestra imaginación, no sólo a nuestro intelecto.

Eso es lo que significa el término “medita” en el versículo 2. La palabra hebrea significa literalmente “vocalizar,” por lo que tiene la idea de murmurar sobre algo; a veces esta palabra se traduce como “musitar” sobre algo. ¿Qué hacemos cuando murmuramos sobre algo? Dejamos que ruede en nuestra mente, lo contemplamos desde todos los ángulos, pero incluso esas formas de describirlo son insuficientes, porque es más que algo que hacemos con nuestra mente, es algo que hacemos con nuestro corazón; meditar sobre algo, musitar sobre algo es permitir que forme y moldee nuestro corazón, nuestro mapa del mundo, nuestra imagen de la buena vida. Por eso esta palabra hebrea también se traduce a veces por “imaginar.”

Lo que esto significa es que la meditación es más que estudiar la Escritura, es más que pensar en la doctrina; es “escribir la Palabra de Dios en la tabla de vuestro corazón” (Prov 3:3 , 7:3 ; Jer 17:1 , 31:33 ; Heb 10:16 ). Es “dejar que la Palabra de Cristo habite en abundancia en vosotros” (Col 3:16 ).

Y lo que es particularmente interesante acerca de esa referencia de Colosenses 3:16 es lo que viene a continuación; ¿cómo permitimos que la Palabra de Cristo habite ricamente en nosotros, cómo meditamos en la Palabra de Dios, cómo meditamos en la Torá? Cantando salmos, e himnos, y canciones espirituales. Una vez más, este tipo de meditación de formación de imágenes en la Torá es una función de nuestros corazones, nuestra imaginación, y eso requiere no sólo declaraciones doctrinales, no sólo la Torá mosaica, requiere formas de imaginación – requiere canciones, la Torá Davídica.

Meditamos en la Torá cuando la Torá toma la forma de música.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s