¿Refugiado? ¿Mestizo? Por favor, Deja de Cooptar a Cristo

Posted on

ESJ-blog 20201229_03

¿Refugiado? ¿Mestizo? Por favor, Deja de Cooptar a Cristo

Por Jordan Standridge

En los últimos años algunos cristianos, así como algunos falsos maestros han escrito artículos sobre Jesús que han hecho que los cristianos se preocupen.

Un artículo llamado Jesús El Salvador Mestizo, señalando algunas de las mujeres no israelitas que se encuentran en la genealogía de Jesús, otros, especialmente alrededor de la Navidad, han escrito en los medios de comunicación social señalando el hecho de que el propio Jesús era un refugiado, habiendo escapado de Herodes mientras trataba de matarlo. Muchos otros artículos y posts han sido escritos usando a Cristo como soporte para las creencias políticas y sociológicas.

Parece que en general hay un creciente deseo de cooptar a Cristo.

Tal vez por el amor a los perdidos, hay un deseo de ayudar a la gente a identificarse con Cristo, haciéndole simpatizar con muchas injusticias que el mundo está enfrentando. Por supuesto, no estoy de acuerdo con esto ya que no hay necesidad de ello, pero lo entiendo como deseo ver a las almas salvadas.

También podría existir la tentación de justificar nuestras inclinaciones políticas usando la Biblia. Obviamente si la Biblia dice algo es mucho más poderoso que si lo dijeran Trump u Obama. Mientras que la Biblia habla claramente sobre muchos temas es imperativo que no la tergiversemos para justificar nuestras posiciones. Esto es terriblemente peligroso y pecaminoso, pero también es una tentación comprensible.

Así que cuando se trata de identificar a Cristo como un salvador mestizo o como un refugiado, puedo entender el deseo de hacerlo. No significa automáticamente que el que lo hace sea un hereje, aunque podría serlo. Y no significa necesariamente que sean políticamente idólatras, aunque podría serlo. Puede ser simplemente que se entristezcan por los refugiados de todo el mundo y quieran hacer a Jesús más atractivo para el refugiado que están evangelizando. Pero incluso con estos motivos es bastante peligroso.

Claro, Jesús tenía algunas mujeres en su línea que no eran israelitas pero disminuir o eliminar su "judaísmo" es un gran problema teológico y no tiene sentido. Y claro, Jesús estaba escapando de un rey asesino, y en ese sentido, estaba buscando refugio, pero habría que conceder que casi cualquier judío que se alejara de Israel durante ese tiempo sería considerado un refugiado (en el mundo de hoy) ya que estaba bajo la opresión romana.

Y es esta misma opresión romana a la que se enfrentaban los judíos durante el tiempo de Jesús en la tierra lo que me lleva al punto principal de este artículo.

Cada vez que hacemos el ministerio de Jesús sobre cualquier otra cosa que no sea cumplir con su misión de ser el perfecto cordero de Dios que quita los pecados del mundo (Juan 1:29 ) corremos el peligro de al menos distorsionar el Evangelio si no es que enseñar uno falso (Gal. 1:8-9 ).

La razón en este caso es simple.

Si al señalar sus múltiples etnias y su estatus de refugiado estamos estableciendo a Cristo como una especie de luchador por la justicia social lo estamos cooptando, lo que significa que lo estamos usando para nuestros motivos, y torciendo su misión mientras está en la tierra.

Si Jesús vino a "predicar la libertad a los cautivos" (Lucas 4:18 ), y si la palabra "cautivos" incluye cualquier otra cosa que no sea la cautividad del pecado, entonces Él falló, y falló miserablemente.

De hecho, los Judíos trataron de asesinar a Jesús en su propia ciudad natal (Lucas 4:29 ) porque estaba insinuando que no iba a liberar a Israel de Roma y mucho menos hacer ningún milagro allí.

Jesús frustraba continuamente a sus compañeros judíos porque no dejaba de mostrarles y decirles que su misión no tenía nada que ver con mejorar nuestras vidas en esta vida.

No liberó a Israel del cautiverio romano, aunque podría haberlo hecho.

No sanó todas las enfermedades, aunque podría haberlo hecho. (Lucas 4:42-43)

No echó a todos los demonios, aunque podría haberlo hecho.

No mató a los guardias romanos cuando vinieron a arrestarlo, aunque podría haberlo hecho. (Juan 18:6)

No impidió que Pilatos matara a esos judíos, aunque podría haberlo hecho. (Lucas 13:1 )

No impidió que la torre de Siloé se derrumbara, aunque podría haberlo hecho. (Lucas 13:4 )

No puso fin al sufrimiento humano, aunque podría haberlo hecho.

No puso fin a la muerte, aunque podría haberlo hecho.

Obviamente, no digo que Jesús no hiciera del mundo un lugar mejor cuando estaba en la tierra. Sanó a muchos, alimentó a miles de personas hambrientas, e incluso resucitó a su amigo de entre los muertos, pero al final, los sanados volvieron a experimentar dolor, los alimentados volvieron a tener hambre, e incluso el buen viejo Lázaro volvió a experimentar la muerte.

Si hacemos del ministerio de Jesús una lucha contra la injusticia, estamos malinterpretando el Nuevo Testamento y alejándonos del Evangelio.

El enfoque de Jesús era la cruz. (Hebreos 12:2) Era para rescatar a la humanidad de su pecado. (Mateo 20:28 ) Iba a ser el cordero de Dios que quitaría el pecado del mundo. (Juan 1:29 )

Si bien es absolutamente trágico ver a tantas personas enfrentarse a las injusticias en esta vida, es más trágico considerar el hecho de que después de vivir una vida difícil, cada persona desnutrida en la tierra, cada esclavo, cada mujer que es violada, al respirar su último aliento, será juzgada instantáneamente por su propio pecado y atormentada en el infierno por la eternidad.

Y aunque es una de las evidencias de salvación para los cristianos amar y cuidar a aquellos que no pueden cuidarse a sí mismos, (Santiago 1:27 ) es una tontería poner nuestras esperanzas finales en algo tan minúsculo (en comparación con la eternidad) como la lucha contra la injusticia.

Por favor pasa tu vida rescatando esclavos sexuales de las garras de hombres malvados, por favor lucha para acabar con el aborto o lo que tu corazón desee pero hacerlo sin el Evangelio o torcer la misión de Jesús por razones políticas o de otro tipo está mal y te hará torcer el propio Evangelio.

Meterse con la historia del Evangelio para convencer a alguien de que lo acepte, o peor aún, para ganar un argumento político es contraproducente y en última instancia no bíblico. Rebaja el Evangelio y distorsiona la verdadera misión de Jesucristo.

Te ruego que dejes de jugar con la historia de la Navidad, las almas están en juego. No hay tiempo para juegos cuando miles de millones mueren sin Jesús y van al infierno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s