El Día En Que El Rey David Se Volvió Ateo

Posted on

ESJ-blog 20210106_02

El Día En Que El Rey David Se Volvió Ateo

Por Jordan Standridge

“porque la espada devora tanto a uno como al otro.” (2 Sam. 11:25 )

Estas son algunas de las palabras más impactantes que encontramos en las escrituras. En quizás uno de los capítulos más impactantes de la Biblia.

El Rey David, el héroe que mató a decenas de miles de personas malvadas, el adorador que escribió las más bellas canciones y capítulos de la Biblia, el hombre que fue ungido por Dios para ser el rey de Israel, se ha convertido en un ateo momentáneo.

Quiero decir que tenía que hacerlo, ¿no? Si no iba a arrepentirse de inmediato.

Acababa de cometer un crimen desmedido. Había tomado a la esposa de Urías, Betsabé, y la había embarazado, había traído de vuelta a Urías, que estaba en la guerra y trató de convencerlo de ir a Betsabé para que pensara que era su bebé. Cuando Urías se negó, envió un mensaje a su general ordenando la muerte de Urías por su propia mano.

Y cuando Urías fue asesinado con éxito, ¿qué se suponía que debía hacer? ¿Cómo viviría consigo mismo? ¿Cómo podría seguir viviendo en pecado?

Así que, dice, “porque la espada devora tanto a uno como al otro.”

En otras palabras, David está diciendo que Dios no existe. La gente muere por la espada al azar y no hay nada que los reyes, generales o soldados puedan hacer al respecto.

¡Dios no es soberano!

Esta es la típica platica para los no creyentes, pero no para un escritor de las escrituras.

¡No puedo pensar en nadie que haya creído en la soberanía de Dios más que en David!

¡Se negó a ponerle la mano encima a Saúl porque era el ungido de Dios!

¡Se enfrentó sin miedo a Goliat porque sabía que Dios estaba con él!

Escribió las hermosas palabras del Salmo 29:3-10 donde dice,

3 Voz del Señor sobre las aguas.

El Dios de gloria truena,

el Señor está sobre las muchas aguas.

4 La voz del Señor es poderosa,

la voz del Señor es majestuosa.

5 La voz del Señor rompe los cedros;

sí, el Señor hace pedazos los cedros del Líbano;

6 y como becerro hace saltar al Líbano;

y al Sirión como cría de búfalo.

7 La voz del Señor levanta[a] llamas de fuego.

8 La voz del Señor hace temblar el desierto;

el Señor hace temblar el desierto de Cades.

9 La voz del Señor hace parir a las ciervas[b],

y deja los bosques desnudos,

y en su templo todo dice: ¡Gloria!

10 El Señor se sentó como Rey cuando el diluvio;

sí, como Rey se sienta el Señor para siempre.

Salmo 29:3-10

David cree claramente que Dios es soberano sobre los animales, los bosques y, sí, incluso los seres humanos, con días contados. ¡Incluso declara que Dios es el rey del diluvio! ¡Destruyendo a todos y a todo en la tierra!

Y aún así, se convierte en un ateo momentáneo.

Creo que este es un importante recordatorio para todos nosotros al entrar en un nuevo año.

Todos somos ateos momentáneos de vez en cuando.

Por supuesto, no creo en los ateos. Como dice Sye ten Bruggencate, “Soy un A-ateísta,” lo que significa que no hay ateos, pero la razón por la que la gente rechaza al Dios que saben que existe es porque aman su pecado y no quieren renunciar a él. (Rom. 1:18 )

Y es precisamente por esta razón que vemos a David pecar de esta manera terrible. No quiere abandonar su pecado. Es un ladrón. Ha tomado la esposa de alguien. Le ha quitado la vida a alguien. Y ahora la única manera de vivir con él mismo es ignorando la existencia de Dios y culpar a la "casualidad" de la muerte del hombre que asesinó.

El hecho es que David lo sabe mejor. Y por mucho que quiera mentir a los mensajeros, a su general o incluso a sí mismo, no puede suprimir lo que sabe en su corazón. Que Dios existe y que vio todo lo que ocurrió. El Salmo 32:3-4 nos recuerda esto

3 Mientras callé mi pecado, mi cuerpo se consumió

con mi gemir durante todo el día.

4 Porque día y noche tu mano pesaba sobre mí;

mi vitalidad se desvanecía con el calor del verano. (Selah).

Afortunadamente David se arrepiente eventualmente, (Salmo 51) pero sufriría por el resto de su vida debido a este pecado.

Al entrar en el año 2021, necesitamos este recordatorio.

Estamos constantemente pecando. Cientos de veces al día.

Estamos constantemente luchando contra nuestra carne y nuestras mentes. Cuando pecamos, somos ateos momentáneos o al menos deístas. Estamos declarando con nuestras acciones que o bien no creemos que Dios puede ver lo que estamos haciendo, o que si Él puede ver, que no es capaz de hacer nada al respecto.

Al mirar nuestros planes para el 2021 por nuestro amor al Señor, debemos hacer de la muerte del pecado una prioridad. Y debemos recordar que en el momento del pecado nuestra tendencia a culpar se desplazará, minimizará e incluso ignorará al Dios que sabemos que existe.

Como los incrédulos que suprimen la verdad de Dios por su amor al pecado, nosotros también no estamos exentos. Pero en la bondad del Señor por el Espíritu Santo, Él es capaz de llevarnos al arrepentimiento y reconocer nuestro ateísmo momentáneo.

Que recordemos siempre que Dios es el soberano del universo, que nada se le escapa a sus ojos, y que por Su fortaleza nos arrepintamos rápidamente cuando nuestros ojos se alejen de nuestro glorioso y resucitado Salvador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s