Cómo Utilizo El Progreso Del Peregrino En La Evangelización

Posted on

ESJ-blog 20210216_03

Cómo Utilizo El Progreso Del Peregrino En La Evangelización

Por Jordan Standridge

Soy un gran partidario de utilizar la Biblia en la evangelización. Quiero tener el libro abierto conmigo cuando comparto el Evangelio. Quiero que el incrédulo mire hacia abajo en la Biblia, quiero que escuche la Biblia, si es posible quiero que pueda citar algo de la Biblia al final de nuestra conversación.

Creo con todo mi corazón que la fe (sólo) viene del oír y el oír de la palabra de Dios. (Rom. 10:17 )

Pero a lo largo de los años me he encontrado usando el progreso del peregrino en algún momento durante un encuentro evangelístico.

Al principio, al final de una larga conversación evangélica, me encontré sin saber qué hacer a continuación. Por supuesto, no voy a guiar a alguien en una oración de los pecadores. Como creyente en la soberanía de Dios en la salvación no quería manipular a alguien para que hiciera una falsa profesión. Al mismo tiempo quería que entendieran la urgencia de lo que escuchaban y la importancia de lo que acababa de ocurrir en su vida. Entonces, siempre tenía este dilema, ¿cómo termino esta conversación?

¿Cómo les hago comprender la importancia de ir a casa y pensar en lo que hemos hablado?

Muchas de las personas con las que he hablado a lo largo de los años simplemente no se preocupaban. Eran apáticos. Especialmente los estudiantes universitarios.

Suelo explicarles la urgencia de responder a lo que han oído. Les digo que podrían morir en su viaje a casa. Que podrían sufrir un aneurisma cerebral. No para manipularles o asustarles para que se salven, sino para desafiar la indiferencia observable ante las palabras que han escuchado.

En muchas ocasiones la persona, intuyendo la gravedad de lo que estaba diciendo, me preguntaba ¿cómo puedo llegar al punto de preocuparme por lo que me has dicho hoy? ¿Cómo puede alguien generar preocupación por las cosas que me has dicho hoy?

Esta pregunta me animó. Significa que había transmitido bien la gravedad de la situación. Y a lo largo de los años me encontré utilizando cada vez más el progreso del peregrino.

Después de explicarles que la fe no se consigue por sí sola, citaba Romanos 10:17 y les hablaba de Cristiano en el Progreso del Peregrino.

Les explicaría que John Bunyan escribió el progreso del peregrino hace 400 años. Su objetivo era explicar cómo era la vida cristiana. Y que el libro comienza con el personaje principal, Cristiano, que vive en la ciudad de la destrucción, y que por casualidad coge un libro, que resulta ser la Biblia.

Continúo enfatizando con el incrédulo el hecho de que cuanto más lee Cristiano el libro, más se preocupa. Cuanto más lee la palabra de Dios, más se da cuenta de lo pecador que es y de lo desesperada que es su situación. Poco a poco se da cuenta de que tiene un gran peso sobre sus hombros y cuanto más lee más pesado se vuelve. Le digo que el peso que lleva es su pecado.

Luego destaco a las personas que viven cerca de él. Su esposa también peca mucho, pero no ve ni siente su carga. Sus compañeros de trabajo, sus vecinos, son todos pecadores constantes y sin embargo no tienen una carga al respecto.

La única diferencia entre ellos y Cristiano, es que Cristiano está leyendo su Biblia y los otros no.

Cuando abres la palabra de Dios ya no puedes mentirte a ti mismo. Porque la Biblia está constantemente enfatizando lo pecador, lo roto y lo indigno que eres de la salvación. Es imposible creer en la justicia basada en las obras si alguien solo cree y lee la Biblia.

Por eso todo el mundo anima a Cristiano a dejar de leer el libro. "Si te hace sentir mal deja de leerlo", le gritaban. Pero es su lectura la que le llevó a la cruz. De hecho, es un hombre llamado evangelista el que le ve leyendo y le habla de la cruz y de cómo se le puede quitar la carga en un instante.

Continúo diciéndoles que por eso estoy aquí hoy y por eso estoy compartiendo con ustedes este mensaje, porque ustedes tienen una carga y es más pesada de lo que podrían imaginar, y si mueren con ella puesta, pasarán la eternidad en el infierno, pero Cristo puede quitarles la carga en un instante si tan sólo se arrepienten de su pecado y ponen su fe en él.

La única manera de odiar tu pecado es verlo, y la única manera de verlo es que Dios te lo muestre a través de Su Palabra. Así que, ¡vayan a casa y léanla!

Luego les doy algunas sugerencias sobre qué leer y por dónde empezar.

He descubierto que ésta es una manera eficaz de ilustrar la importancia de leer la Biblia a un no creyente. Tengo curiosidad por saber qué hace usted en sus conversaciones de evangelización.

Oro para que, pase lo que pase, todos crezcamos en confianza en la palabra de Dios y recordemos que en el evangelismo la barrera entre la incredulidad y la creencia es el arrepentimiento y no la falta de evidencia. (2Tim 2:24-26 ) Siempre debemos empujar a la gente a leer la palabra de Dios porque es sólo a través de su palabra que un alma puede ser salvada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s