Inerrantistas Teóricos

Posted on

ESJ-blog 20210226_05

Inerrantistas Teóricos

POR TOM ASCOL

Una de mis crecientes preocupaciones sobre el cristianismo estadounidense (y me incluyo a mí mismo y a la congregación a la que sirvo en este análisis) es que hemos sido bendecidos con un fácil acceso a la Biblia durante tanto tiempo y hemos visto la reafirmación de su plena autoridad tan audazmente declarada por muchos de nuestros pastores, iglesias e instituciones que hemos hecho la afirmación de su inerrancia casi sin sentido. No estoy diciendo que la afirmación a voz en cuello de la inerrancia bíblica no sea importante. Al contrario, yo defendí eso mismo en el llamado "resurgimiento conservador" de la Convención Bautista del Sur durante las dos últimas décadas del siglo XX.

Me matriculé en el Southwestern Baptist Theological Seminary en mayo de 1979, después de haber sido convencido por un miembro prominente de esa facultad de que la inerrancia era, en el mejor de los casos, poco importante, y de que los "fundamentalistas" estaban asaltando los muros con la intención de despedir a todo el profesorado de Southwestern y convertirlo en una universidad bíblica rezagada que sólo pretendía adoctrinar y no educar.

Así que me presenté a mi primera clase cargado de confirmaciones para mis profesores de que llevaría a mi iglesia y a nuestros diez mensajeros a Houston en unas semanas y que votaría contra ese "joven de Memphis" (Adrian Rogers) que quería despedirlos. Por la gracia de Dios, mi primera clase fue un estudio de la historia de la iglesia con Tom Nettles. Al principio del curso le ofrecí mi tranquilidad en su despacho. Ladeó la cabeza, puso cara de consternación y me preguntó: "¿Con quién has estado hablando?". Cuando se lo dije y le expliqué cómo entendía la situación en la SBC, se levantó de su escritorio, se dirigió a su puerta y la cerró. El momento en que se sentó de nuevo marcó el comienzo de mi verdadera educación teológica.

Mientras luchaba con la naturaleza de las Escrituras, su autoridad, poder y suficiencia, y las implicaciones para mi vida y ministerio, mi mundo se tambaleó. Había sido criado por una madre piadosa que enseñó a sus hijos a creer en la Biblia, pero nunca había reflexionado profundamente sobre la naturaleza y las implicaciones de la revelación divina. A medida que lo hacía, me encontré con los sencillos y claros testimonios de las Escrituras sobre sí mismas, como los que hace Pablo en 2 Timoteo 3:16-17,

Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

Una vez convencido, hice todo lo posible por defender esta doctrina y prestar mi pequeña voz a los que llaman a la SBC a volver a una afirmación desvergonzada de la inerrancia bíblica. Lo hice porque creo que es verdadera y de vital importancia para un cristianismo sano. En consecuencia, me regocijé al ver que la SBC dio un giro de tal manera que ahora todos los presidentes de seminarios, jefes de entidades, profesores de seminarios y líderes denominacionales afirman sin vergüenza la inerrancia. De hecho, ningún pastor o líder bautista del sur que se aprecie a sí mismo se atrevería a negarlo.

Sin embargo, en los últimos años he llegado a una triste pero inevitable conclusión. Cuando muchos líderes y pastores bautistas del sur de hoy afirman la inerrancia bíblica en teoría, pero no en la práctica. Es decir, harán la afirmación, firmarán el Mensaje y la Fe Bautistas, el Resumen de Principios, o la Declaración de Chicago sobre Inerrancia sin vacilación o reserva mental y luego seguirán pensando y viviendo de manera contraria a la Palabra.

Son inerrantistas teóricos.

¿Qué quiero decir? Quiero decir que el espíritu de la época evangélica e inerrantista en la que vivimos se caracteriza cada vez más por la satisfacción de las afirmaciones verbales y las firmas en los documentos, más que por las vidas vividas en humilde sumisión y conformidad con las Escrituras.

¿De qué sirve una Biblia inerrante si uno se niega a leerla y prestarle atención? ¿A quién le importa que una persona haya firmado diez mil afirmaciones de inerrancia y ortodoxia si no procura ordenar su vida de acuerdo con la clara enseñanza de las Escrituras?

¿Qué diferencia hace su afirmación de inerrancia si

· apoyas una conferencia que promueve el "cristianismo gay"

· introduce entretenimiento impío en tus servicios de adoración reunida al Dios Trino

· encubres el abuso de las víctimas en su iglesia o institución

· te conformas con que la mitad o más de los miembros de tu iglesia ni siquiera asistan a la reunión de adoración

· te niegas a guiar a tu iglesia para que obedezca las palabras de Jesús en Mateo 18:15-18

· te niegas a arrepentirte honesta y directamente del pecado y prefieres ofrecer disculpas o excusas a medias que intentan ocultar o mitigar tu ofensa

· vacilas o incluso te niegas a llamar pecado a lo que la Biblia llama pecado

· defiendes como justicia lo que la Biblia no llama justicia

· te imbuyes de ideologías que no están de acuerdo con Cristo en lugar de exponerlas y luchar contra ellas

· te niegas a aceptar el papel que Dios te ha dado en la familia, la iglesia y el estado

La inerrancia teórica está matando a la iglesia en Estados Unidos. Se está extendiendo como un cáncer en fase 4. Sólo Dios puede detenerla. Si lo hace, será a través de la predicación y la enseñanza de Su Palabra con el poder del Espíritu. Si lo hace, habrá un profundo arrepentimiento entre los pastores, los líderes y las iglesias, donde se confesará el pecado, se dará una nueva determinación y se adoptarán nuevos patrones de vida y de ministerio.

En 1958, J. I. Packer escribió "El Fundamentalismo" y la Palabra de Dios, con el fin de contender por la autoridad básica de las Escrituras contra aquellos que argumentaban que los "Fundamentalistas" estaban equivocados en su enfoque del tema. Lo que escribió entonces no podría ser más importante y relevante para los evangélicos de hoy.

Tenemos que elegir si aceptamos la doctrina bíblica de las Escrituras tal y como está o nos permitimos remodelarla a nuestro antojo. Tenemos que elegir si abrazamos la ilusión de que las criaturas humanas son competentes para juzgar y encontrar fallos en las palabras de su Creador o si reconocemos esta idea como la blasfemia que es y la abandonamos. Tenemos que decidir si llevamos a cabo nuestro arrepentimiento en el plano intelectual o si seguimos alimentando nuestro deseo pecaminoso de una vida de pensamiento libre del gobierno de Dios. Tenemos que decidir si decimos que creemos en la Biblia y lo decimos en serio o si lo decimos y buscamos la manera de decirlo sin tener que aceptar todas las consecuencias.

Si la mente humana se erige en medida y prueba de la verdad, rápidamente sustituirá al incomprensible Creador del hombre por un ídolo comprensible, hecho a su imagen y semejanza; el hombre quiere un dios que pueda manejar y con el que se sienta cómodo, e inevitablemente lo inventará si se le permite. Olvidará (porque no puede comprender) el abismo infinito que separa al Creador de sus criaturas y se imaginará un dios totalmente implicado en este mundo y totalmente comprensible (en principio, al menos) por el intelecto especulativo. No fue un accidente sino un desarrollo natural lo que hizo que la teología liberal del siglo XIX fuera tan fuertemente panteísta. Una vez que la gente invierte la relación adecuada entre las Escrituras y su propio pensamiento y empieza a juzgar las afirmaciones bíblicas sobre Dios por sus ideas privadas sobre Dios, en lugar de hacerlo a la inversa, su conocimiento del Creador está en eminente peligro de perecer y con él toda la idea de la religión sobrenatural.

Vuelva a leer la última frase. Despacio. Haciéndome eco de Packer, digo a mis compañeros inerrantistas: Hoy también debemos elegir. Y no tenemos mucho tiempo para hacerlo.

Un comentario sobre “Inerrantistas Teóricos

    diana escribió:
    4 abril 2021 en 8:51 am

    interesante. Buen punto.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s