La Necesaria Humanidad de Cristo

Posted on

ESJ-blog 20210324_02

La Necesaria Humanidad de Cristo

Hebreos 5:1-4

POR JOHN F. MACARTHUR

¿Por qué Jesús tuvo que hacerse hombre? ¿No podía Él, en su omnipotencia, haber organizado nuestra redención sin dejar el cielo? En la obra sacerdotal de Cristo encontramos la respuesta a esa pregunta.

Un sacerdote tiene que participar de la naturaleza de las personas por las que oficia. Un verdadero sumo sacerdote, por lo tanto, tenía que ser "tomado de entre los hombres", es decir, tenía que ser un hombre. Dios no eligió a los ángeles para ser sacerdotes. Los ángeles no tienen la naturaleza de los hombres. No pueden entender verdaderamente a los hombres, y no tienen una comunicación abierta con los hombres. Sólo un hombre podía estar sujeto a las tentaciones de los hombres, podía experimentar el sufrimiento como los hombres, y por lo tanto ser capaz de ministrar a los hombres de una manera comprensiva y misericordiosa. Sólo un hombre podría ministrar correctamente en nombre de los hombres.

Porque todo sumo sacerdote tomado de entre los hombres es constituido a favor de los hombres en lo que a Dios se refiere, para que presente ofrendas y sacrificios por los pecados; para que se muestre paciente con los ignorantes y extraviados, puesto que él también está rodeado de debilidad; y por causa de ella debe ofrecer por los pecados, tanto por sí mismo como también por el pueblo. Y nadie toma para sí esta honra, sino el que es llamado por Dios, como lo fue Aarón. (Hebreos 5:1–4)

Recordando a quién se escribió el libro de Hebreos, podemos ver más fácilmente la importancia del punto que se hace aquí sobre Jesucristo. Para ser el Sumo Sacerdote perfecto, de hecho para ser un sumo sacerdote en absoluto, Él tenía que ser un hombre. Esto, por supuesto, era completamente claro y aceptable para los judíos. Su problema era la encarnación, que Dios se hiciera hombre. El Espíritu Santo responde muy sencillamente al problema de la encarnación con un punto básico: El Mesías, que es Dios, no podía ser un verdadero sumo sacerdote a menos que fuera un hombre. A menos que Dios pudiera sentir lo que los hombres sienten y pasar por lo que los hombres pasan, no tendría una comprensión experimental de aquellos a quienes representaba.

Bajo la antigua economía, incluso después de los pactos con Abraham y con Moisés, Dios era inaccesible. En la caída, Dios había expulsado a Adán y Eva del jardín, y el hombre ya no tenía acceso a la presencia del Señor. En el desierto, el pueblo fue advertido de no acercarse demasiado al Sinaí, donde Dios decidió manifestarse a Moisés al dar el pacto de la ley. En el Tabernáculo y en el Templo, Dios estaba detrás de un velo y sólo se podía acercar a él a través de un sumo sacerdote.

Pero al enviar a su Hijo, Jesucristo, Dios ya no se mantuvo alejado, trascendente y separado de los hombres. Entró en el mundo humano y sintió todo lo que los hombres sentirán; por eso es nuestro Sumo Sacerdote compasivo, misericordioso y fiel. Si Dios no se hubiera hecho hombre, nunca podría haber sido un sumo sacerdote, un mediador o un intercesor. Nunca podría haber ofrecido el sacrificio perfecto y absoluto por los pecados de su pueblo, que la justicia divina requería. La encarnación no era una opción; era una necesidad absoluta. Era un imperativo si los hombres iban a ser salvados.

Juan Calvino dijo:

De ello se deduce que Cristo debe haber sido verdaderamente hombre. Debido a que estamos muy lejos de Dios, de alguna manera nos colocamos ante Él en su carácter sacerdotal. Esto no podría ser así si Él no fuera uno de nosotros. El hecho de que el Hijo de Dios tenga una naturaleza común con nosotros no le resta dignidad, sino que lo encomienda aún más a nosotros. Es apto para reconciliar a Dios con nosotros porque es hombre. [1]

Dios ha tenido que bajar hasta donde estamos para recogernos y devolvernos a Él.

Pero un verdadero sacerdote no podía ser un hombre cualquiera. Tenía que ser designado por Dios. No era un cargo que un hombre pudiera ocupar simplemente por sus propios planes o ambición. Tenía que ser el hombre de Dios, no simplemente en el sentido de ser fiel y obediente a Dios, sino en el sentido de ser seleccionado por Dios. Fue nombrado en nombre de los hombres, pero por Dios. “Y nadie toma para sí esta honra, sino el que es llamado por Dios, como lo fue Aarón.” (Hebreos 5:4; cf. 8:3).

Cuando se estableció el sacerdocio por primera vez, se le ordenó a Moisés: “Harás llegar delante de ti a Aarón tu hermano, y a sus hijos consigo, de entre los hijos de Israel, para que sean mis sacerdotes; a Aarón y a Nadab, Abiú, Eleazar e Itamar hijos de Aarón.” (Éxodo 28:1). Desde el principio del sacerdocio, los sacerdotes no sólo debían ministrar para Dios, sino por su designación. Cuando Coré, Datán, Abiram y On insistieron en tratar de democratizar el sacerdocio y pretendieron que cualquier israelita pudiera ser sacerdote, el Señor hizo que la tierra se los tragara (Números 16).

En Cristo tenemos al Sumo Sacerdote perfecto para representarnos ante Dios Padre. Él cumple totalmente con todos los requisitos divinos y entiende completamente cada fragilidad humana. Él conoce y entiende completamente lo que pasamos como su pueblo viviendo en este mundo caído. Él lo vivió.

(Adaptado de The MacArthur New Testament Commentary: Hebrews)


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B210324

COPYRIGHT ©2021 Grace to You

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s