Jesús No Está Allí

Posted on

ESJ-blog 2020413_01

Jesús No Está Allí

Por  Jordan Standridge

Una de las diferencias más claras entre los católicos romanos y los protestantes es su creencia sobre la Cena del Señor.

En el catolicismo romano, Jesús está presente, pero esta vez lo está de forma diferente a como lo estaba hace dos mil años. En palabras del Catecismo de la Iglesia Católica, Él es "re-sacrificado" de manera incruenta.

Este "re-sacrificio" es necesario porque el católico romano debe ser continuamente re perdonado por su pecado, mientras intenta apaciguar a Dios y trabajar para merecer el cielo.

Jesús debe ser sacrificado una y otra vez porque seguimos pecando una y otra vez.

En el mundo protestante, obviamente creemos de manera diferente. No necesitamos que Jesús sea sacrificado de nuevo. Su muerte en la cruz, hace ya casi dos mil años, fue completamente suficiente para borrar todos nuestros pecados-pasados, presentes y futuros (1 Cor. 6:11 ).

El escritor de los Hebreos lo expresa así:

Y ciertamente todo sacerdote está día tras día ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados; pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios, de ahí en adelante esperando hasta que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies; porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados. (Hebreos 10:11-14)

Jesús, hace casi dos mil años, ofreció el sacrificio perfecto que satisface a Dios por el pecado. Él mismo (Heb. 7:27 ). Y en el momento en que murió, nunca más tuvo que morir, porque satisfizo perfectamente la ira de Dios hacia los pecadores, y tomó nuestro castigo sobre sí mismo. Por medio de un sacrificio, hizo perfectos para siempre a los que están siendo santificados.

Por lo tanto, cuando tomamos la cena del Señor, estamos declarando esta verdad: ¡Jesús no está aquí!

¡Jesús no está presente! No está en la mesa comiendo con nosotros. De hecho, Él prometió que esto sería así.

En la última cena, Jesús les dijo claramente que esto sucedería. Él dijo,

…Porque os digo que no la comeré más, hasta que se cumpla en el reino de Dios.” (Lucas 22:16)

Al instituir la cena del Señor, Jesús dijo a sus discípulos que ésta sería la última vez que Él estaría presente físicamente durante la comunión. No volvería a participar en esta comida con ellos hasta que se reunieran con Él en el Cielo.

Cuando se trata de la cena del Señor, Jesús no está presente de ninguna manera físicamente hablando. Su cuerpo está en el Cielo a la diestra del Padre (Col. 3:1 ). Su obra fue terminada en la cruz hace dos mil años (Juan 19:30 ), y Él no tiene necesidad de volver y arreglar o añadir algo a la obra terminada que Él completó en el Calvario.

No quiero minimizar lo que Jesús dijo en Mateo 28:20 . Por supuesto, él estará siempre con nosotros hasta el fin de los tiempos. Los cristianos deberían alegrarse y consolarse por el hecho de que Jesús está siempre con nosotros. Pero se necesita una comprensión de la unión hipostática para poder apreciar plenamente este pensamiento. Hoy, (y a perpetuidad) Él continúa teniendo dos naturalezas. Siempre tendrá un cuerpo físico que estará en un lugar en un momento dado, pero su naturaleza divina no está ligada a su presencia física. En otras palabras, Él es omnipresente y al mismo tiempo Su cuerpo sólo puede ser visto en un lugar a la vez. Nunca habrá dos Jesús caminando al mismo tiempo. Su cuerpo nunca estará en dos lugares al mismo tiempo. Por lo tanto, Él no puede estar en la hostia en cientos de iglesias católicas al mismo tiempo. Su naturaleza humana lo prohíbe, y Su propio testimonio lo prohíbe también.

Los discípulos lo entendieron bien, seguramente incluso mejor que nosotros. Se consolaron con sus palabras de que siempre estaría con ellos, pero también anhelaban estar con Él de nuevo en el Cielo. Comieron literalmente con Él, tuvieron el primer servicio de comunión con Él, y se les dijo que no volverían a tenerlo con Él hasta la gloria. Nosotros, en cambio, nunca hemos tenido ese privilegio, pero debemos recordar cada vez que tomamos la cena del Señor que Jesús no está allí, pero que el día en que finalmente podamos comer con Él está por llegar.

Pablo entendió este concepto. Por eso habla de que morir es ganancia (Fil. 1:21 ). Por supuesto, él caminó con Cristo toda su vida, pero esperaba verlo cara a cara en el cielo.

Mientras que una comprensión protestante de la comunión no tiene efecto salvífico, sigue siendo una ordenanza esencial para la iglesia, dejando de lado el hecho de que Dios claramente ha ordenado a la iglesia a participar en ella (1 Cor. 11:17-34 ), hay muchos beneficios al tomar la cena del Señor.

Es una oportunidad para confesar nuestro pecado a Dios. Es una oportunidad para confesar el pecado a los demás. Es una oportunidad para la purificación de la iglesia, a través del arrepentimiento o incluso la disciplina de la iglesia. Es una oportunidad para recordar el sacrificio de Cristo por nosotros.

Pero también es una oportunidad para algo más.

Es una oportunidad para mirar hacia adelante. Para anhelar el cielo.

Cuando tomamos la cena del Señor, somos introspectivos, examinando nuestros caminos con el Señor. Somos retrospectivos, mirando hacia atrás a lo que Cristo hizo por nosotros. Pero rara vez, creo, miramos hacia el futuro. Pero cada vez que tomamos la cena del Señor debemos mirar hacia adelante. Pablo dice que proclamamos su muerte hasta que venga (1 Cor. 11:26 ). También es un recordatorio de que debemos esperar el día en que ya no pequemos. Cuando recibamos nuestros cuerpos perfectos y glorificados (1 Cor. 15:51-53 ). Cuando ya no nos lamentemos por nuestra condición pecaminosa, sino que adoremos perfectamente a Dios con toda pureza. Pero tal vez más descuidado es el hecho de que la cena del Señor es una oportunidad para esperar a comer con Cristo.

Por estar con Él.

En cada cena del Señor, hay un asiento libre en la cabecera de la mesa. Donde pertenece Jesús. Y sin embargo, Él no está allí. Está ausente. Está en el cielo preparando un lugar para sus ovejas.

Al ver la principal diferencia entre nosotros y Roma con respecto a la cena del Señor, me pregunto si consideramos esta importante verdad. La cena del Señor no sólo es un recordatorio para los verdaderos cristianos sobre el hecho de que su salvación ya está garantizada, sino que también es un recordatorio del hecho de que Jesús no está aquí físicamente. Que Él está preparando un banquete de bodas para nosotros, que espera comer con nosotros, su novia.

¿Anhelas ese día?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s