10 Cosas Que Debe Saber Sobre La Justificación Por La Fe

Posted on

ESJ-blog 20200610_02

10 Cosas Que Debe Saber Sobre La Justificación Por La Fe

Por Kevin W. McFadden

1. La justificación por la fe es una doctrina de toda la Biblia.

A algunos cristianos les puede sorprender saber que la doctrina de la justificación por la fe no sólo se encuentra en el Nuevo Testamento, sino también en el Antiguo. El Génesis nos dice que Abraham, en respuesta a la promesa de Dios, "creyó a Yahveh, y le fue contado como justicia" (Gn. 15:6). Job trató de justificarse ante Dios y al final renunció a su propia justicia (por ejemplo, Job 32:2; 42:1-6). David era un hombre según el corazón de Dios, y sin embargo habla de la bendición de la justificación aparte de las obras: "Dichoso aquel cuya transgresión ha sido perdonada, cuyo pecado ha sido cubierto" (Sal. 32:1); " Y no entres en juicio con tu siervo; Porque no se justificará delante de ti ningún ser humano" (Sal. 143:2). Isaías profetiza que el siervo del Señor "hará que muchos sean tenidos por justos, y cargará con sus iniquidades" (Is. 53:11). Y Habacuc nos enseña que "el justo vivirá por su fe" (Hab. 2:4), una verdad que también ejemplificó en su propia vida (Hab. 3:16-19). Por último, Jesús mismo enseña esta doctrina en su parábola del fariseo y el recaudador de impuestos, una parábola que contó "a algunos que confiaban en sí mismos que eran justos, y trataban a los demás con desprecio" (Lucas 18:9).

Así pues, la justificación por la fe es una doctrina enseñada por toda la Biblia. Pero se enseña más claramente en las cartas de Pablo, lo que me lleva al segundo punto:

2. La justificación por la fe es articulada más claramente por el apóstol Pablo.

La mayoría está de acuerdo en que la doctrina de la justificación por la fe se ve más claramente en las cartas de Pablo, y especialmente en sus cartas a los romanos y a los gálatas. Pablo resume el punto de su carta a los romanos en Romanos 1:17: " Porque en él [el evangelio] la justicia de Dios se revela por fe a fe, como está escrito: La justicia por la fe vivirá."". Obsérvese que he modificado ligeramente la versión inglesa, cambiando "de fe a fe" por "por fe a fe" para mostrar cómo "por fe" se utiliza dos veces en el griego original de este versículo. La justificación por la fe es el centro del argumento de Pablo en esta carta. Del mismo modo, está en el centro del argumento de Pablo en Gálatas, que se resume muy bien en Gálatas 2:16: "sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la ley, por cuanto por las obras de la ley nadie será justificado".

En esta última declaración, podemos ver cómo Pablo a menudo contrasta la justificación por la fe con la justificación por las obras de la ley, lo que nos lleva a mi tercer punto:

3. La justificación por la fe es otra forma de decir que no somos justificados por nuestras obras.

La justificación por la fe es lo contrario de la justificación por nuestras obras de obediencia a la ley. Como dice Pablo en Romanos, "sostenemos que uno es justificado por la fe sin las obras de la ley" (Rom. 3:28). También traza un contraste esclarecedor entre el trabajador y el creyente: " Pero al que obra, no se le cuenta el salario como gracia, sino como deuda; mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia." (Rom. 4:4-5). Recordemos que Jesús también enseña que el que es justificado ante Dios no es el que se jacta de su propia justicia, sino el pecador que clama a Dios por misericordia. Isaías profetiza que nuestra justificación se producirá por el sufrimiento del siervo por nuestras transgresiones. Y David enseña que "nadie que viva es justo ante ti". Esto significa que ninguno de nosotros será justificado por nuestras obras justas o nuestra obediencia a la ley. Más bien, somos justificados por la fe en Cristo.

Pero espere. Si somos justificados por nuestra fe, ¿no es eso todavía algo que hacemos? ¿Acaso la justificación por la fe hace que la carga de nuestra justificación recaiga sobre nosotros mismos? Esta pregunta me lleva al cuarto punto:

4. La justificación por la fe no significa que nuestra fe sea la causa última de nuestra justificación.

Una vez más, Pablo enseña claramente que somos justificados por nuestra fe (por ejemplo, Rom. 3:28). Sin embargo, no quiere decir con esto que nuestra fe sea la razón última por la que somos justificados. La razón última por la que somos justificados es esta: Cristo "fue entregado [por Dios] por nuestros delitos y resucitado [por Dios] para nuestra justificación" (Rom. 4:25). ¿Por qué entonces dice Pablo que somos justificados por nuestra fe? Porque nuestra fe es lo que se apoya y nos une al Cristo que fue crucificado por nuestros pecados y resucitado para nuestra justificación. La fe es la creencia en la verdad del evangelio, así como la confianza en el Dios del evangelio. Es un acto de toda la persona interior (el corazón, Rom. 10:9), que se dirige a la palabra de Dios, a Dios mismo, y especialmente a Cristo crucificado y resucitado. Pero si nuestra fe es el acto interior del corazón que cree y confía en Cristo, ¿significa esto que nuestras acciones exteriores no importan en absoluto para la justificación? Esta pregunta nos lleva a mi quinto punto:

5. La justificación por la fe afirma que las buenas obras se derivan necesariamente de la fe.

La doctrina de la justificación por la fe excluye nuestras obras de obediencia a la ley como medio o causa de nuestra justificación ante Dios. Pero también afirma que los actos de amor y las buenas obras se derivan necesariamente de nuestra fe como fruto de la misma. Por ejemplo, Pablo enseña que "en Cristo Jesús ni la circuncisión ni la incircuncisión cuentan para nada, sino sólo la fe que obra por medio del amor" (Gál. 5:6). Y Santiago enseña que nuestra fe se "completa con" nuestras obras (Santiago 2:22), concluyendo que "una persona se justifica por las obras y no sólo por la fe" (Santiago 2:24). A primera vista, esto parece corregir e incluso contradecir la enseñanza de Pablo sobre la justificación por la fe. Pero es mejor ver a Santiago corrigiendo una tergiversación de la enseñanza de Pablo: una que diría que nuestras obras no importan en absoluto (cf. Rom. 3:8). Por el contrario, Santiago enseña que nuestras obras sí importan. La fe genuina debe resultar en buenas obras. Pablo también enseña que la justificación por la fe resulta en la inclusión de los creyentes gentiles como parte del pueblo de Dios, lo que me lleva al siguiente punto:

6. La justificación por la fe tiene como resultado la inclusión de todos los creyentes como pueblo de Dios.

Una conclusión necesaria de la doctrina de Pablo sobre la justificación por la fe es la idea de que Dios justificará, por tanto, tanto a los creyentes judíos como a los gentiles. Si "todos pecaron" y "son justificados por su gracia como un don, mediante la redención que es en Cristo Jesús" (Romanos 3:23-24), entonces se deduce que Dios es el Dios no sólo de los creyentes judíos sino de los creyentes gentiles. Pablo lo señala en Romanos 3:29-30: “¿Es Dios solamente Dios de los judíos? ¿No es también Dios de los gentiles? Ciertamente, también de los gentiles. Porque Dios es uno, y él justificará por la fe a los de la circuncisión, y por medio de la fe a los de la incircuncisión.” De nuevo, en Romanos 4:9 pregunta: "¿Es, pues, esta bienaventuranza [de la justicia aparte de las obras] solamente para los de la circuncisión, o también para los de la incircuncisión?" Pablo concluye firmemente a favor de esta última opción. La inclusión de los gentiles es un punto que la Nueva Perspectiva de Pablo enfatiza ciertamente, aunque los estudiosos que sostienen este punto de vista tienden a ver erróneamente la inclusión de los gentiles como el significado esencial de la justificación por la fe, más que como un resultado necesario de la doctrina de la justificación por la fe.

Vemos, pues, que la justificación por la fe tiene implicaciones corporativas. Nuestra justificación ante Dios por la fe resulta en la creación de una familia de fe que incluye a todos los creyentes, judíos o gentiles, esclavos o libres. Sin embargo, la doctrina sigue hablando fundamentalmente de la posición del individuo ante Dios, algo que ha sido bien captado por sus formaciones teológicas en la historia de la Iglesia. Esto nos lleva a mi séptimo punto:

7. La justificación por la fe es una doctrina protestante.

La doctrina de la justificación por la fe, tal como la concebimos hoy, fue formulada por los teólogos protestantes en la época de la Reforma. Uno piensa inmediatamente en la fórmula "justificación sólo por la fe". Es una forma de captar la enseñanza bíblica de que no podemos ser justificados ante Dios por nuestra propia obediencia justa a la ley, sino sólo por nuestra fe en la satisfacción y el mérito de Cristo en nuestro favor. "Sólo la fe" no significa que las obras no importen en absoluto, porque los teólogos protestantes se apresuran a afirmar que aunque la justificación es "sólo por la fe", esta fe justificadora "nunca está sola", sino que va necesariamente acompañada de amor y buenas obras. Una segunda formulación importante para la doctrina de la justificación es la imputación. Dado que estamos unidos a Cristo por el Espíritu y por la fe, nuestros pecados han sido imputados a su cuenta, y su justicia ha sido imputada a nuestra cuenta. La imputación es un intento de captar la verdad de afirmaciones bíblicas como la de 2 Corintios 5:21: " Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él." Aquí Pablo no quiere decir que Dios realmente hizo a Cristo pecador, sino que imputó nuestro pecado a la cuenta de Cristo, al igual que, en la declaración paralela, ha imputado su propia justicia a nuestra cuenta.

Así, como nuestra doctrina de la Trinidad está asociada a las formulaciones del Concilio de Nicea, nuestra doctrina de la justificación por la fe está asociada a las formulaciones de la Reforma Protestante. Pero esto no significa que los antiguos cristianos no creyeran o experimentaran la doctrina, lo que me lleva al octavo punto:

8. La justificación por la fe es una antigua doctrina cristiana.

La articulación formal de la doctrina de la justificación por la fe proviene de la Reforma de la Iglesia occidental que comenzó en el siglo XVI. Pero la doctrina de la justificación por la fe había sido enseñada y experimentada por los cristianos mucho antes de la Reforma. Ya lo hemos visto en la Biblia, pero también leemos sobre esta doctrina en los padres de la iglesia. Por ejemplo, en la defensa del cristianismo del siglo II o III llamada Epístola a Diogneto, encontramos este hermoso pasaje: "Él [Dios] no nos aborreció, ni nos rechazó, ni nos guardó rencor, sino que fue paciente e indulgente; en su misericordia tomó sobre sí nuestros pecados; él mismo entregó a su propio Hijo como rescate por nosotros, el santo por el inicuo, el inocente por el culpable, el justo por el injusto, el incorruptible por el corruptible, el inmortal por el mortal. Porque, ¿qué otra cosa sino su justicia podría haber cubierto nuestros pecados? ¿En quién podíamos ser justificados nosotros, impíos y sin ley, sino en el Hijo de Dios? Oh el dulce intercambio, oh la incomprensible obra de Dios, oh las inesperadas bendiciones, que la pecaminosidad de muchos se oculte en un solo justo, mientras que la justicia de uno solo justifique a muchos pecadores!" (Diogn. 9:2-5).

Uno puede ver aquí que la justificación por la fe, como dice J. I. Packer en su artículo clásico sobre el tema, es una doctrina no sólo para ser articulada sino para ser experimentada. Pero, por desgracia, también es una doctrina que ha estado rodeada de controversia, lo que me lleva al noveno punto:

9. La justificación por la fe es una doctrina muy discutida.

Parece que la doctrina de la justificación por la fe se encuentra a menudo en medio de la controversia. Pablo habla de ella en su conflicto con los falsos maestros que hacían pasar un mal rato a los gálatas por no estar circuncidados. Y los teólogos protestantes la articulan formalmente en su intento de reformar la iglesia occidental. Podríamos decir entonces que se trata de una doctrina "polémica", en el sentido de que ataca activamente la falsa doctrina; pero Pablo y los reformadores también defendían la verdad del evangelio: el evangelio que Pablo había recibido de Dios (Gálatas 1:11-12), y el evangelio que los reformadores recibieron de las Sagradas Escrituras. Hoy en día, entre los evangélicos, los herederos de la reforma inglesa, esta doctrina sigue siendo a menudo combatida. Esto puede ser desalentador, especialmente en una época en la que parece que el conflicto está esperando a la vuelta de cada esquina. Pero quizás también puede ser alentador que no seamos los primeros en estar en conflicto por esta doctrina. De hecho, las doctrinas más importantes de la historia de la Iglesia suelen forjarse en el contexto de la controversia.

Pero mi último punto nos recuerda que la articulación, la experiencia e incluso la controversia de la justificación merecen la pena, porque:

10. La justificación por la fe da gloria a Dios.

Hay algo en la justificación por la fe que da especial gloria a Dios. Pablo dice esto de la fe de Abraham: "Tampoco dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios, sino que se fortaleció en fe, dando gloria a Dios, plenamente convencido de que era también poderoso para hacer todo lo que había prometido;" (Rom. 4:20-21). La promesa de Dios en el Evangelio es que justificará a los impíos e incluso dará vida a los muertos en Cristo. Así, cuando nosotros, como Abraham, reconocemos que el evangelio es verdadero y confiamos en que Dios lo hará, le damos una gloria particular por medio de Jesucristo. Por eso dice que el gran objetivo de oír el evangelio, creerlo y recibir el Espíritu como anticipo de nuestra futura herencia es todo "para alabanza de su gloria" (Ef. 1:14).

Una vez más vemos que la justificación por la fe no llama la atención sobre nosotros mismos y nuestra gran fe, sino sobre Cristo y la gran obra de redención de Dios por medio de él. "A él sea la gloria por siempre. Amén" (Rom. 11:36).

Kevin W. McFadden es el autor de Faith in the Son of God: The Place of Christ-Oriented Faith within Pauline Theology.


Kevin McFadden (PhD, Southern Baptist Theological Seminary) es profesor asociado de Nuevo Testamento en la Universidad de Cairn en Filadelfia y coautor de Teología Bíblica Según los Apóstoles. Kevin y su esposa, Colleen, son miembros de la Trinity Community Church en Abington, Pensilvania.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s