El Objetivo es La Gloria De Dios

Posted on

ESJ-blog 20200709_02

El Objetivo es La Gloria De Dios

Por John MacArthur

En mi opinión, el aspecto más horrible del pecado es el hecho de que trae reproche al nombre de Dios. Como humano y como cristiano, represento a Dios, y cada vez que peco, hago daño a su reputación en la tierra. La persona más importante afectada por mi pecado no soy yo, sino Dios.

De la misma manera, la persona más importante involucrada en mis oraciones es el Señor, no yo. Vemos esto modelado muy claramente al final de la oración de Daniel:

16 Oh Señor, conforme a todos tus actos de justicia, apártese ahora tu ira y tu furor de sobre tu ciudad Jerusalén, tu santo monte; porque a causa de nuestros pecados, y por la maldad de nuestros padres, Jerusalén y tu pueblo son el oprobio de todos en derredor nuestro.

17 Ahora pues, Dios nuestro, oye la oración de tu siervo, y sus ruegos; y haz que tu rostro resplandezca sobre tu santuario asolado, por amor del Señor.

18 Inclina, oh Dios mío, tu oído, y oye; abre tus ojos, y mira nuestras desolaciones, y la ciudad sobre la cual es invocado tu nombre; porque no elevamos nuestros ruegos ante ti confiados en nuestras justicias, sino en tus muchas misericordias.

19 Oye, Señor; oh Señor, perdona; presta oído, Señor, y hazlo; no tardes, por amor de ti mismo, Dios mío; porque tu nombre es invocado sobre tu ciudad y sobre tu pueblo. (Daniel 9:16-19)

Se repite varias veces a lo largo de esta sección la aclaración de Daniel: “Por amor de ti mismo.” Daniel entiende que la verdadera oración apela al deseo de Dios de glorificar su propio nombre.

Parte de la razón por la que esto es cierto es porque no garantizamos, por nosotros mismos, la misericordia de Dios. Daniel no podía decir: "¡Señor, sálvanos, a causa de nosotros y por nuestra valía!". Israel no era digno de la ayuda de Dios. Israel no tenía ninguna bondad que motivara la intervención de Dios.

Sin embargo, Israel tenía algo más. Tenían el hecho de que Dios los eligió como su nación especial, como el pueblo a través del cual glorificaría su nombre. Por eso Daniel dice: "Somos llamados por Tu nombre; ayúdanos, porque tu reputación está en juego".

Como puede verse, el cautiverio de Judá y el lamentable estado de Jerusalén hicieron que las naciones pensaran que el Dios de Judá era impotente o inconstante. Aunque este juicio era un justo castigo por el pecado, a los ojos de los extranjeros seguía pareciendo que Yahvé era un fracaso. Daniel no podía soportar esto, y sabía que Dios tampoco lo haría.

Vivimos en una época en la que la mayoría de las oraciones están muy lejos de esta norma de madurez. La gente ora sólo para sus propios fines. Pero el tipo de oración centrada en Dios que ofreció Daniel aparece en toda la Escritura. Veamos sólo un ejemplo de los Salmos:

12 Mas tú, Jehová, permanecerás para siempre,

Y tu memoria de generación en generación.

13 Te levantarás y tendrás misericordia de Sion,

Porque es tiempo de tener misericordia de ella, porque el plazo ha llegado.

14 Porque tus siervos aman sus piedras,

Y del polvo de ella tienen compasión.

15 Entonces las naciones temerán el nombre de Jehová,

Y todos los reyes de la tierra tu gloria;

16 Por cuanto Jehová habrá edificado a Sion,

Y en su gloria será visto (Salmo 102:12-16)

La lógica del salmista es la siguiente “Dios, cuando vuelvas y reconstruyas tu ciudad, las naciones sabrán que eres grande.”

¿Oras así? ¿Oras para que Dios haga ciertas cosas en tu vida y en la de otros para que Él sea glorificado? Deberíamos, porque Jesús dice que para eso es la oración. En Juan 14:13 dice a sus discípulos: “Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.”

Para eso ora Daniel. Así es como nosotros también debemos aprender a orar.

Entonces, ¿qué hemos aprendido? Hemos visto que la verdadera oración es generada por la Palabra de Dios, caracterizada por el fervor, realizada en la abnegación, identificada con otros, fortalecida en la confesión, dependiente del carácter de Dios y consumada en la gloria de Dios.

Este es el tipo de oración que Dios ama, y este es el tipo de oración que recibe respuesta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s