Brechas Divisorias (Fault Lines)

Posted on

ESJ-blog 20200722_03

Brechas Divisorias (Fault Lines)

Por Eric Davis

Sin duda, ya has oído hablar de ello: Teoría Crítica de la Raza e Interseccionalidad. El gobierno de Biden ha impulsado agresivamente la TCR/I en la educación pública de Estados Unidos y en las agencias gubernamentales.

La TCR/I enseña que la gente de baja melanina es intrínsecamente racista. No se trata de si son racistas, sino de cómo. Robin D’Angelo, defensor de la TCR/I, dice: “Como resultado de haber sido criado como una persona blanca en esta sociedad, tengo una visión racista del mundo. Tengo un profundo prejuicio racista. He desarrollado profundos patrones racistas. Tengo inversiones en el sistema de racismo porque me ha servido mucho.” Pero la TCR/I no sólo es predicada por quienes están fuera de la fe cristiana. Un escritor de Sojourners dice: “Si no se confiesa el pecado del racismo blanco, la supremacía blanca, el privilegio blanco, las personas que se llaman a sí mismas cristianas blancas nunca se liberarán de la esclavitud de una mentira, un mito y una ideología, y de un ídolo” (77). Ekemini Uwan, de la Conferencia Evangélica de Dallas, dijo: “La realidad es que la blancura tiene sus raíces en el saqueo, en el robo, en la esclavización de los africanos, en el genocidio de los nativos americanos” (71). Y hay más.

Para el TCR/I, el racismo ya no significa el odio a los individuos por motivos de etnia, tono de piel o apariencia física diferente. Ahora se refiere a la existencia en una determinada cultura y fisiología, en particular, a los estadounidenses nacidos con poca melanina.

La TCR/I sostiene que si una persona blanca cuestiona la idea de que el contenido de melanina le hace culpable del pecado de odio por motivos étnicos (es decir, el racismo), no hace más que retratar su racismo y sus tendencias supremacistas blancas. Y, utilizar la lógica y el razonamiento para dialogar está fuera de lugar. El argumento dentro de la TCR/I es que se trata de herramientas utilizadas por los dominantes (por ejemplo, los blancos, etc.) para excluir los conocimientos de los que están fuera de ese grupo dominante. La TCR/I sostiene que quienes descubrieron los métodos (por ejemplo, la lógica, la razón, la exégesis) para legitimar el conocimiento (a menudo hombres blancos y heterosexuales) construyeron este sistema de comprensión con el propósito de excluir a los grupos oprimidos y sus “conocimientos.” Así, el grupo dominante está descalificado para utilizar la lógica, los hechos y la exégesis para analizar la TCR/I.

Así, los grupos de identidad de las categorías oprimidas tienen un conocimiento al que no pueden acceder los de la categoría opresora. Esto crea una jerarquía epistemológica y una justicia basada en el color de la piel, el género y la sexualidad. La epistemología se refiere a cómo podemos saber lo que sabemos. Uno debe existir inherentemente en determinadas etnias, géneros y persuasión sexual para operar inherentemente en una epistemología superior. El privilegio del grupo identitario te prohíbe la capacidad de tener los verdaderos conocimientos. Así, tu acceso al verdadero conocimiento está determinado por tu etnia, género y sexualidad.

Se podría decir más, pero esta cosmovisión odiosa y divisiva necesita ser abordada a fondo. Voddie Baucham lo hace hábilmente, bíblicamente y con gracia en su libro más reciente, Fault Lines: The Social Justice Movement and Evangelicalism’s Looming Catastrophe.[ Brechas Divisorias: El Movimiento por la Justicia Social y la Inminente Catástrofe del Evangelismo.]

Baucham comienza con un testimonio cautivador y una historia familiar relevante para el libro. Se crió "en la pobreza, sin padre, y rodeado de drogas, bandas, violencia y disfunciones en uno de los entornos urbanos más duros imaginables" (19). Tras su conversión a Cristo, Baucham siguió siendo lo que él llama un "cristiano afrocéntrico", interesado en la ideología del "Poder Negro". Si muchos años después, Baucham se fundamenta en las Escrituras.

Baucham demuestra que la TCR/I es fundamentalmente marxista (xii-xiii). Sólo esto debería movernos, en amor y verdad, a abandonarla por completo.

En un capítulo titulado “En busca de la verdadera justicia,” Baucham desvela los datos que rodean a los recientes tiroteos con participación policial. En una gran ilustración de Proverbios 18:17, revela más información relativa a los numerosos casos altamente politizados, que muestran una imagen diferente a la pintada por los principales medios de comunicación. Para mayor claridad, arroja luz sobre trágicos tiroteos de los que nunca has oído hablar, demostrando que hay muchas cosas que fallan. Por ejemplo, Tony Timpa era un esquizofrénico de 32 años, asesinado por la policía de Dallas en 2016. Timpa llamó a la policía, diciendo que no estaba tomando sus medicamentos y que necesitaba ayuda. Mientras estaba esposado, la policía implementó una restricción adicional colocando una rodilla y las manos en su espalda y cuello durante catorce minutos, tiempo durante el cual Timpa gritó: "¡Me vas a matar!" A continuación, Timpa se quedó sin fuerzas, y durante ese tiempo los agentes se burlaron de él y bromearon. Aunque los agentes lo mataron, siguieron de servicio en 2017 sin ninguna medida disciplinaria, y las grabaciones del cuerpo no se publicaron durante tres años. Bauchum ofrece datos mucho más alarmantes sobre casos populares y de gran repercusión.

Todas las religiones tienen ingredientes comunes: una cosmología, una visión de lo absoluto, una propuesta de lo que está mal en el mundo, una propuesta de cómo arreglarlo, una norma de justicia, un sacerdocio y un canon. Examinando cada categoría, Baucham demuestra minuciosamente cómo la TCR/I es su propia religión sin evangelio. Es esencial entender esto, especialmente para los cristianos que se proponen sostener la TCR/I junto al cristianismo bíblico.

Lo recomendamos como una lectura obligatoria para todo cristiano. Nuestra iglesia está leyendo el libro en conjunto, y discutiendo en grupos de confraternidad en casa. Estos son días en los que los cristianos, como los hijos de Isacar, deben entender los tiempos y saber qué hacer (1 Cr. 12:32 ). Fault Lines es también un gran libro para aquellos que no profesan a Cristo por al menos dos razones. En primer lugar, arroja más luz sobre la narrativa fabricada en relación con muchos tiroteos controvertidos. En segundo lugar, independientemente de la persuasión espiritual, el libro demuestra cómo la TCR/I es su propia religión; la religión más nueva y agresiva que se impone en muchos lugares.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s